jueves, 30 de diciembre de 2010

No hay mayor violencia contra la mujer que el aborto


Cuando un niño nace hay una desvinculación física, pero el contacto de la madre con el niño, sobre todo a través de la lactancia, sigue manteniendo el estado de felicidad en la madre, que es como una continuidad de ese estado mental que se ha ido introduciendo durante la gestación. Cuando pasa un poco de tiempo, suele hablarse de una depresión postparto, porque ese estado disminuye porque aparece muy fuerte un estado de ansiedad o de preocupación por el miedo a que le pase algo al hijo. Esa depresión es muy característica y tiene una estimulación cerebral natural.

En una mujer que aborta, en un aborto espontáneo, hay un corte del estado mental propio que tiene con la gestación. Su organismo y su cerebro se han preparado para el cuidado del niño. Entonces se produce una crisis que es falta de esa alegría propia de la maternidad. Y si el aborto es provocado y ha sido voluntario, eso deja una fuerte marca de stress y de ruptura interior, mucho más fuerte que el golpe de separación natural. El aborto provocado es un drama también para el cerebro, y tiene tal magnitud que es conocido en psiquiatría la depresión que se produce después.

Se ha descrito que el aborto de repetición que parece poder producir acostumbramiento, no pocas veces termina en suicidio. La desarmonización del cerebro es dramática con el aborto provocado.

No puede haber una violencia mayor contra una mujer que cortarle, o cortar ella voluntariamente, un vínculo natural tan fuerte como es un embarazo. No existirían animales, no existiría la vida, si ese vínculo maternal no tuviera esa fuerza natural. No querer ni saber si se ha iniciado una vida y, por tanto, si se ha destruido un hijo, se entiende por una parte cuando se desea borrar lo que ha pasado. Pero por otra parte, podemos perder las referencias a cuestiones humanas tan fuertes como son los vínculos familiares. Y estos vínculos familiares son esenciales para que una persona se pueda desarrollar con normalidad.

Entrevista a Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquíma de la Universidad de Navarra. Leer entrevista completa aquí.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

¡Yo soy inocente!


Decía Juan Pablo II que detrás de cada mujer que aborta, está el egoísmo de un hombre que no ha sabido quererla, apoyarla, comprenderla. Nadie duda que el aborto para casi todas las mujeres, -yo me atrevería incluso a afirmar que para toda mujer-es, aunque lo escondan bajo mil pretextos, un tremendo dolor y un trauma que oprime el corazón y la conciencia.

"El hombre no es el dueño de la vida, es el custodio, el administrador, y la mujer, la cuna donde el Creador deposita su tesoro", comentó en uno de sus discursos Benedicto XVI. Todas estas reflexiones me han venido a la mente leyendo la obra teatral de José María Velo de Antelo en la que plantea una situación, en el contexto de una sociedad donde se ha legalizado la interrupción de la maternidad y es podríamos definir de "manga ancha". La obra plantea el problema de una pareja a la que un embarazo no deseado le desmorona sus planes y no están dispuestos a sacrificar por un hijo su independencia, su comodidad. Él lo tiene muy claro. ¡No quiere a ese ser inocente que es carne de su carne! A ella le envuelve la duda y le asaltan los miedos; rechaza la maternidad ayudada por el cinismo, la frivolidad, el egoísmo de una amiga. ¡Va a matar al niño que lleva en sus entrañas!

En los actos y en un crescendo de diálogos dramáticos, se enfrentan y se delinean las dos parejas; cada una tiene una visión diversa del problema hasta conducirnos a un final que es... ¡Un canto a la vida!

"Yo Soy Inocente" hace comprender, en toda su verdad, que el aborto es la derrota del hombre y de la sociedad civil; que se sacrifica la vida de un ser humano indefenso, por cobardía, por desconfianza, para perseguir un mal entendido bienestar.

Pero antes de que se levante el telón quiero terminar con Teresa de Calcuta, apóstol de la vida y de la caridad; la religiosa universal que decía siempre, "no abortéis, dadme a mí ese hijo que no queréis que nazca." A Madre Teresa la encontré un día en el aeropuerto de Fiumicino; acababa de bajar del avión de Air India. Llevaba en los brazos a un niño muy pequeño y otro, de unos seis años, se agarraba al sari blanco bordeado de azul, el habito de la fundadora de las Misioneras de la Caridad. Eran dos pequeños abandonados en las calles de la Ciudad del Infierno a los que había encontrado un hogar, una familia. "Madre Teresa -le aconsejé al verla ya tan anciana, agotada de cansancio, enferma- debería cuidarse, no hacer vuelos largos... además ¡con dos niños pequeños. Seguro que le habrán dado el viaje!"

Madre Teresa me sonrió, con aquella sonrisa suya desarmante que al igual que su mirada desprendían amor y paz. No olvidaré nunca sus palabras. “¿Cansada? ¿Cansada de amar a mis pobres? ¡Jamás! - me contestó.- Cómo me puedes decir eso querida Paloma, cuando llevo en mis manos... ¡dos pedacitos de Dios...!"

Señoras y señores. LA FUNCIÓN ESTÁ A PUNTO DE COMENZAR. MEDÍTENLA.

'Yo soy inocente', es un drama en tres actos de José Mª Velo de Antelo. Las palabras anteriores pertenecen al prólogo de esta obra, firmado por Paloma Gómez Borrero. Leer la obra entera aquí.

martes, 28 de diciembre de 2010

Los Santos Inocentes


"Tus manos me formaron, me plasmaron (...). Recuerda que me hiciste como se amasa el barro (...). ¿No me vertiste como leche y me cuajaste como queso? De piel y de carne me vestiste y me tejiste de huesos y de nervios" (Jb 10, 8-11).

lunes, 27 de diciembre de 2010

I Congreso Internacional de Ideología de Género


La categoría de género está enclavada en el discurso antropológico, social, político y legal contemporáneo. Se ha integrado en el lenguaje académico, en las normas jurídicas y, fundamentalmente, desde 1995, en los documentos y programas de Naciones Unidas. Se trata de un término polisémico que, desde antiguo, ha designado la diferencia de los sexos y, asimismo, ha sido empleado en lógica, en filosofía y en lingüística. También fue usado, con resultados positivos, en la lucha contra la discriminación de la mujer. Sin embargo, en las últimas décadas ha ido evolucionando, en su uso antropológico, hacia un significado ambiguo. Si bien en su origen remitía a la base biológica de la diferencia sexuada, progresivamente corre el riesgo de suplantar dicha base, hasta llegar a abolirla. Así, la denominada “Ideología de género” -haciendo un uso indebido de esa noción-, la entiende como una pura construcción cultural y subjetiva, difundiendo un concepto de identidad sexual dependiente, únicamente, de las inclinaciones y deseos de cada individuo, que puede elegir a qué sexo pertenece e, incluso, pasar de un sexo a otro.

En este contexto, el presente Congreso, organizado en el marco del Proyecto de Investigación Internacional “Igualdad y Género”, pretende crear un foro de debate para reflexionar sobre los presupuestos, fundamentos y consecuencias sociales, políticas y jurídicas de la Ideología de género, así como sobre otras propuestas realistas de la noción de género, que respondan a una antropología más adecuada sobre el ser humano, varón y mujer.

I Congreso Internacional de Ideología de Género
Organiza: Grupo de investigación Interdisciplinar Igualdad y Género
Fechas de celebración: 9-10-11 de febrero de 2011.
Lugar: Aula Magna de la Universidad de Navarra.
Destinatarios: profesores universitarios, estudiosos del tema, alumnos universitarios, público interesado en general.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

"Christus est pax nostra!"


Hombres y mujeres del tercer milenio, vosotros que tenéis hambre de justicia y de paz, ¡acoged el mensaje de Navidad que se propaga hoy por todo el mundo!

Jesús ha nacido para consolidar las relaciones entre los hombres y los pueblos, y hacer de todos ellos hermanos en Él. Ha venido para derribar "el muro que los separaba: el odio" (Ef 2, 14), y para hacer de la humanidad una sola familia.

Sí, podemos repetir con certeza: ¡Hoy, con el Verbo encarnado, ha nacido la paz!
Paz que se ha de implorar, porque sólo Dios es su autor y garante (…).

Como los pastores, acudamos a Belén, quedémonos en adoración ante la gruta, fijando la mirada en el Redentor recién nacido. En Él podemos reconocer los rasgos de cada pequeño ser humano que viene a la luz, sea cual fuere su raza o nación: es el pequeño palestino y el pequeño israelí; es el bebé estadounidense y el afgano; es el hijo del hutu y el hijo del tutsi... es el niño cualquiera, que es alguien para Cristo.

Hoy pienso en todos los pequeños del mundo: muchos, demasiados, son los niños que nacen ya condenados a sufrir, sin culpa, las consecuencias de conflictos inhumanos.
¡Salvemos a los niños, para salvar la esperanza de la humanidad!

Nos lo pide hoy con fuerza aquel Niño nacido en Belén, el Dios que se hizo hombre, para devolvernos el derecho de esperar (…).

Hermanos y hermanas que me escucháis, abrid el corazón a este mensaje de paz, abridlo a Cristo, Hijo de la Virgen María, a Aquel que se ha hecho "nuestra paz".

Abridlo a Él, que nada nos quita si no es el pecado, y nos da en cambio plenitud de humanidad y de alegría.

Y Tú, adorado Niño de Belén, lleva la paz a cada familia y ciudad, a cada nación y continente.
¡Ven, Dios hecho hombre!
¡Ven a ser el corazón del mundo renovado por el amor!
¡Ven especialmente allí donde más peligra la suerte de la humanidad!
¡Ven, y no tardes!
¡Tú eres "nuestra paz"! (Ef 2,14).

(Juan Pablo II. MENSAJE URBI ET ORBI, Navidad, 25 de diciembre de 2001)

martes, 21 de diciembre de 2010

O.K. a la vida


La fotografía que veis en la imagen es real. Fue tomada durante una ecografía realizada a una mujer británica de 35 años, Marie Boswell, en el Hospital de Wythenshawe, cerca de su casa en Manchester. El bebé tiene apenas 20 semanas y creo que simboliza un soplo de esperanza para tantos niños en riesgo de ser abortados en Europa y en todo el mundo. Su madre ha declarado que con esas manos podría ser un buen portero de fútbol. Quién sabe…

lunes, 20 de diciembre de 2010

El pesticida humano


La Mifepristona, componente de la pídora RU 486, es una hormona sintética que bloquea la progesterona, hormona indispensable durante el embarazo. Esta droga provoca la expulsión del embrión, al impedir su implantación en el útero.

Por consiguiente, tanto si se administra antes como después de la implantación, es un potente abortivo que se presenta como una alternativa al aborto quirúrgico.

Su introducción en España fue promovida por los dos partidos políticos mayoritarios, y fue aprobada por el gobierno de José María Aznar en febrero de 2000. Para los abortistas, se trata de una opción “más atractiva” que el aborto quirúrgico porque, en principio, no precisa de quirófano. La RU 486 utilizada sola es efectiva entre un 60 y un 80% de casos. Si se utiliza con Prostaglandina, el éxito del aborto está prácticamente garantizado. Además, con su uso se evitan las posibles objeciones de conciencia del personal sanitario (basta encontrar a un desalmado que firme la receta), y sus partidarios afirman que produce menos trauma en la mujer (pero… ¿no era que el aborto no producía trastornos sicológicos?). En realidad, sucede todo lo contrario. La mujer que aborta mediante la píldora RU 486 experimenta en absoluta soledad lo que significa matar a su hijo en un plazo tortuoso de más de 72 horas, que es lo que tarda la píldora en actuar. En muchos casos, el feto no es expulsado y es preciso practicar un legrado.

Los obispos españoles han sido rotundos en su rechazo de este pesticida humano y declaran: “Al resultar más sencillo el procedimiento, podría acentuarse la falsa impresión, por desgracia ya bastante difundida, de que el aborto es un "asunto privado" que concierne en exclusiva a la madre y, sólo muy secundariamente, a las personas y facultativos que la asistan. Pero no se debe olvidar que también el padre, la sociedad entera y, sobre todo, el ser humano víctima del aborto están implicados en éste. La píldora abortiva podrá camuflar el aborto, pero no despojarlo de su carácter de crimen ni de las graves implicaciones sociales y públicas que todo crimen comporta”.

Más sobre la RU 486 en: EL ABORTO CON PÍLDORA TAMBIÉN ES UN CRIMEN.

RU 486 (or Mifepristone) blocks a vital nutrient hormone, Progesterone. RU 486 alone is effective from 60 to 80% of the time. If Prostaglandin is added, the abortion rate rises to 95%. Mifepristone was approved for use in Spain in 2000 by the PP (Partido Popular).

domingo, 19 de diciembre de 2010

Bailando bajo la lluvia


Miriam Fernández nació con parálisis cerebral y su madre biológica, una adolescente, optó por entregarla en adopción. A sus 20 años Miriam se está labrando una carrera como cantautora.

Sus canciones tienen un marcado carácter provida y aunque tiene ya detractores por su firme compromiso con la defensa de la vida, ella afirma: "si una embarazada escucha mis canciones y le dan esperanza y eso salva a su hijo, todas las críticas me habrán dado igual".

Dos años después de ganar el concurso "Tú sí que vales" de Telecinco, Miriam ha sacado al mercado el disco "Bailando bajo la lluvia", en el que interpreta sólo canciones de las que es autora.

En su carrera de cantante, Miriam se enfrenta a muchas dificultades por apoyar las campañas provida como las del Foro de la Familia. "No deberías estar tan posicionada" -me dicen. "Pero defender la vida es una cuestión humana, no política. Digo no al aborto, pero más aún digo sí a la vida".

Más información en: http://www.miriamfernandez.org/


sábado, 18 de diciembre de 2010

¿Qué hijos vamos a dejar a este mundo?


Una reflexión de Leopoldo Abadía (autor de "La crisis Ninja"):

Me escribe un amigo diciendo que está muy preocupado por el futuro de sus nietos.
Que no sabe qué hacer: si dejarles herencia para que estudien o gastarse el dinero con su mujer y que "Dios les coja confesados".

Lo de que Dios les coja confesados es un buen deseo, pero me parece que no tiene que ver con su preocupación.

En muchas de mis conferencias, se levantaba una señora (esto es pregunta de señoras) y decía esa frase que me a mí me hace tanta gracia: "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?"

Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya están crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos?"
Yo suelo tener una contestación, de la que cada vez estoy más convencido:
"¡¿y a mí, qué me importa?!"

Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco.
Yo era hijo único. Ahora, cuando me reúno con los otros 64 miembros de mi familia directa, pienso lo que dirían mis padres, si me vieran, porque de 1 a 65 hay mucha gente. Por lo menos, 64.

Mis padres fueron un modelo para mí. Se preocuparon mucho por mis cosas, me animaron a estudiar fuera de casa (cosa fundamental, de la que hablaré otro día, que te ayuda a quitarte la boina y a descubrir que hay otros mundos fuera de tu pueblo, de tu calle y de tu piso), se volcaron para que fuera feliz. Y me exigieron mucho.
¿Pero qué mundo me dejaron? Pues mirad, me dejaron:

1. La guerra civil española
2. La segunda guerra mundial
3. Las dos bombas atómicas
4. Corea
5. Vietnam
6. Los Balcanes
7. Afganistán
8. Irak
9. Internet
10. La globalización

Y no sigo, porque ésta es la lista que me ha salido de un tirón, sin pensar. Si pienso un poco, escribo un libro.

¿Vosotros creéis que mis padres pensaban en el mundo que me iban a dejar? ¡Si no se lo podían imaginar! Lo que sí hicieron fue algo que nunca les agradeceré bastante: intentar darme una muy buena formación. Si no la adquirí, fue culpa mía.

Eso es lo que yo quiero dejar a mis hijos, porque si me pongo a pensar en lo que va a pasar en el futuro, me entrará la depre y además, no servirá para nada, porque no les ayudaré en lo más mínimo.

A mí me gustaría que mis hijos y los hijos de ese señor que me ha escrito y los tuyos y los de los demás, fuesen gente responsable, sana, de mirada limpia, honrados, no murmuradores, sinceros, leales. Lo que por ahí se llama "buena gente". Porque si son buena gente harán un mundo bueno.

Por tanto, menos preocuparse por los hijos y más darles una buena formación: que sepan distinguir el bien del mal, que no digan que todo vale, que piensen en los demás, que sean generosos. . . .

En estos puntos suspensivos podéis poner todas las cosas buenas que se os ocurran.
Al acabar una conferencia la semana pasada, se me acercó una señora joven con dos hijos pequeños. Como también aquel día me habían preguntado lo del mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos, ella me dijo que le preocupaba mucho qué hijos íbamos a dejar a este mundo.

A la señora joven le sobraba sabiduría, y me hizo pensar.

Y volví a darme cuenta de la importancia de los padres. Porque es fácil eso de pensar en el mundo, en el futuro, en lo mal que está todo, pero mientras los padres no se den cuenta de que los hijos son cosa suya y de que si salen bien, la responsabilidad es un 97% suya y si salen mal, también, no arreglaremos las cosas.

Y el Gobierno y las Autonomías se agotarán haciendo Planes de Educación, quitando la asignatura de Filosofía y volviéndola a poner, añadiendo la asignatura de Historia de mi pueblo (por aquello de pensar en grande) o quitándola, diciendo que hay que saber inglés y todas estas cosas.

Pero lo fundamental es lo otro: los padres.

Ya sé que todos tienen mucho trabajo, que las cosas ya no son como antes, que el padre y la madre llegan cansados a casa, que mientras llegan, los hijos ven la tele basura, que lo de la libertad es lo que se lleva, que la autoridad de los padres es cosa del siglo pasado.

Lo sé todo. TODO. Pero no vaya a ser que como lo sabemos todo, no hagamos NADA.
Leopoldo Abadía.

P. D.:

1. No he hablado de los nietos, porque para eso tienen a sus padres.
2. Yo, con mis nietos, a merendar y a decir tonterías y a reírnos, y a contarles las notas que sacaba su padre cuando era pequeño.
3. Y así, además de divertirme, quizá también ayudo a formarles
.

Leopoldo Abadía (Zaragoza, 1933) es profesor y escritor, conocido por su análisis de la crisis económica actual

viernes, 17 de diciembre de 2010

El decapitador Braun y UNICEF


En alguna ocasión he hablado de UNICEF y su relación con el aborto. Esta organización defensora de la infancia no quiere que los niños nazcan malitos o que sean pobres y han encontrado la solución: planes de suministros hospitalarios para países pobres donde no faltan todo tipo de ‘ayudas’ para la mujer como los miles de aplastacráneos Braun, succionadores para abortos, píldoras y decapitadores Braun.

Por poner sólo un ejemplo, el decapitador Braun es un instrumento propio de los ‘proveedores de salud sexual y reproductiva’, un garfio fabricado para extraer el feto muerto del útero de la madre. Aquí podéis verlo con detalle.

Para colmo, ING ha lanzado una campaña solidaria con UNICEF en la que ofrece la visualización de un vídeo en YouTube a cambio de la donación de 1’20 € con el fin de trabajar por el derecho a la educación de niños en países en vías de desarrollo, como Zambia, Etiopía, India y Brasil. Una empresa muy loable, sin duda. ¿Es también una pantalla para esos otros fines que financia UNICEF? ¿Valen entonces las medias tintas? ¿Está bien dar una de cal y otra de arena cuando hablamos de vidas humanas?

En estas fechas, cada vez que alguién felicita la Navidad con una tarjeta UNICEF, contribuye a financiar estos 'suministros hospitalarios' para practicar abortos.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¡Quiero vivir!


"En el seno materno, y desde el mismo momento de la concepción, hay un ser humano vivo, distinto de la madre aunque dependiente de ella. Si alguien suprime esa vida -sea quien sea, por el motivo que sea y con la pretendida autoridad que sea- no hay la menor duda de que ha matado un determinadísimo, insustituible, único e irrepetible ser humano. Eso se llama abortar".

Explicación breve y sencilla de lo que es un aborto y cómo éste niega el valor más fundamental: la vida.

Ver aquí: ¡Quiero vivir!

Autor: J. Cremades

miércoles, 15 de diciembre de 2010

La plaga del hambre


Vivimos en nuestro siglo una gran paradoja, y es que al tiempo que desarrollamos una prosperidad y una riqueza sin precedentes gracias a los avances científicos y tecnológicos, se difunde de manera imparable la pobreza y el hambre.

Los conflictos políticos, las guerras, las catástrofes naturales, las epidemias, no favorecen la lucha contra el hambre que sigue siendo un azote para millones de seres humanos en todo el mundo.

Afortunadamente existen organizaciones internacionales dedicadas al noble objetivo de erradicar esta plaga promoviendo la agricultura en los países más desfavorecidos y todo tipo de voluntariado empeñado en ayudar. Pienso que el primer paso que deberíamos dar todos, siguiendo a estas personas, es el de reconocer que existe un derecho fundamental del ser humano que hay que atender y respetar: el derecho a vivir "libre del hambre". Del hambre física y del hambre espiritual. Porque a la carencia de pan, es decir, de lo más básico, acompaña un abandono, un desprecio a la persona, una pérdida de dignidad que hay que solucionar con mucha generosidad y entrega. Así lo enseñó la Madre Teresa de Calcuta y así lo viven miles de personas que un día se sienten llamadas a alimentar a sus hermanos y, en seguida, comprenden que este alimento debe ir unido al reconocimiento de la dignidad de la persona que sufre y carece de él.

Así lo relata el protagonista de esta historia, Narayanan Krishnan, que he encontrado en el blog ‘Noche oscura del alma’, y que explica cómo ha hallado el sentido de su vida en una palabra: "dar".


martes, 14 de diciembre de 2010

Matar al niño 'por su propio interés'


El Tribunal de Apelación de Bruselas ha dictaminado que los padres pueden demandar a los médicos que no diagnostiquen discapacidades graves en los niños antes de nacer. En otras palabras, la justicia belga considera que los padres tienen el ‘derecho’ a matar a sus hijos cuando estos vengan con una malformación o enfermedad congénita y deben tener la posibilidad de hacerlo. Para ello, es preciso que el diagnóstico prenatal sea adecuado. Si un médico se equivoca o no comunica a los padres la deficiencia de su hijo, éstos pueden demandarle por no haber podido realizar un aborto.

La sentencia, que tuvo lugar el pasado 21 de septiembre, afirma: “el diagnóstico equivocado no causó la discapacidad del niño, que existía antes del error y que no podía ser remediada”. No obstante, el tribunal considera que “el daño que debe ser compensado no es la discapacidad misma, sino el hecho de haber nacido con esas discapacidades”.

En esta sentencia se da por hecho que el aborto es en interés del niño (¿?) y que los padres hubieran tomado la decisión de abortar si no hubiera habido un diagnóstico erróneo. La sentencia dice textualmente: “el legislador debe haber tenido la intención de ayudar a evitar dar a luz a niños con graves anormalidades, al haber considerado no sólo los intereses de la madre, sino también el del mismo niño por nacer”.

Esa es la conclusión de la justicia: el interés del niño discapacitado se protege matándolo. En otras palabras, se reconoce el ‘derecho’ del niño a no nacer (por su propio interés), y el de sus padres a eliminarlo. Para este Tribunal, la vida de un niño discapacitado es una vida carente de valor y lo mejor que pueden hacer médicos y padres es eliminarlo ‘por su bien’.

¿Qué hacer frente a esta tragedia?

lunes, 13 de diciembre de 2010

El aborto no es feminista


No sé por qué razón se dice que las culpables del aborto son las feministas. Si por feminista se entiende aquellas mujeres que luchan por la mujer, por su integración social, por la igualdad de salarios, por el derecho a un trabajo justamente remunerado, por el derecho a la maternidad, por el derecho a cuidar, criar y educar a sus hijos, entonces tendremos que admitir que el aborto no es una práctica feminista.

Es evidente, y la historia del siglo XX lo demuestra, que la legalización del aborto (o su despenalización) ha dificultado la expansión de los derechos de la mujer. Esta práctica degradante ha llevado a cientos de miles de mujeres a matar a sus propios hijos, las ha degradado como mujeres y como seres humanos, y las ha convertido en objeto de explotación para médicos que se han lucrado con su tragedia.

El aborto no ha beneficiado a aquellas mujeres que deseaban ser madres sin dejar por ello de desarrollar un trabajo profesional; y no ha favorecido tampoco el concepto de familia que tiene a la madre por educadora.

La práctica del aborto ha transformado a la mujer madre y protectora en asesina y, a veces, en víctima. Ha desarrollado una sociedad fría, capaz de matar a sus miembros más débiles y necesitados de protección. Ha roto con las reglas naturales y ha ignorado el dolor y el trauma de la mujer que ha abortado y está arrepentida de haber eliminado a su hijo. Ha potenciado una sociedad en la que, para colmo, cada vez aumentan más los abortos por selección de sexo donde, naturalmente, las niñas llevan la peor parte.

El aborto ha dado dinero, ha desarrollado una industria que mueve millones a costa de las vidas de seres inocentes, pero no ha hecho nada por la mujer. El aborto es sexista, racista, eugenista, pero no es feminista.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Por la libertad de conciencia


Como recordaréis, el pasado 7 de octubre tuvo lugar en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa una votación que rechazaba el llamado Informe McCafferty que pretendía hacer del aborto un «derecho», una prestación sanitaria enmarcada dentro de la «salud sexual y reproductiva» de las mujeres y consideraba que la objeción de conciencia de los médicos obstaculizaba de manera caprichosa «los derechos sexuales y reproductivos» de las mujeres. Los parlamentarios rechazaron con rotundidad los presupuestos del Informe y aprobaron la Resolución 1763 "Derecho a la objeción de conciencia en la atención médica" que establece, entre otras cosas, que:

"Ninguna persona, hospital o institución será coaccionada, considerada civilmente responsable o discriminada debido a su rechazo a realizar, autorizar, participar o asistir en la práctica de un aborto, la realización de un aborto involuntario o de emergencia, eutanasia o cualquier otro acto que pueda causar la muerte de un feto humano o un embrión, por cualquier razón".

Profesionales por la Ética ha puesto en marcha una campaña para exigir a la Ministra de Sanidad, Dª Leire Pajín, y a los Consejeros de Sanidad de todas la Comunidades Autónomas que, en virtud de lo establecido en esta Resolución, garanticen y respeten la libertad de conciencia de manera clara y sin matices.

Tú puedes defender la libertad de conciencia sumándote a esta iniciativa, aquí.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Eggsploitation


Eggsploitation es un documental que revela nuevos datos acerca de una industria multimillonaria en Estados Unidos: la industria de la infertilidad.

Se trata de una película que recoge el testimonio de varias mujeres utilizadas como fábricas de óvulos y que hoy están arrepentidas de sus actos. Sus inquietantes historias muestran cómo sus vidas cambiaron para siempre desde el momento en que accedieron a vender (en teoría, a donar) sus óvulos. Algunas llegaron a recibir ofertas de hasta 100 mil dólares por someterse al proceso de donación de óvulos para la fecundación in Vitro.

Eggsploitation (juego de palabras que une las palabras huevo y explotación) evidencia lo que hay detrás de esta industria: la explotación de mujeres jóvenes que llegan a entregar su material genético sin tener siquiera conocimiento de los riesgos que este procedimiento tiene para la salud de la ‘donante’. Una de las protagonistas relata cómo sufrió un derrame cerebral y quedó además infértil. Otras, cuentan los peligros del llamado Síndrome del ovario sobre estimulado que padecen muchas mujeres sometidas a este procedimiento. Además, el documental trata el tema de las madres de alquiler y otros negocios relacionados con el lucrativo ‘tratamiento’ de la infertilidad que produce anualmente millones de dólares.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

Mujeres explotadas como fábricas de óvulos


«Muchas parejas padecen problemas de fertilidad y tienen que recurrir a utilizar una donante de óvulos para poder tener hijos. La donación de óvulos es un acto solidario y sumamente generoso ya que va a dar la posibilidad que otra mujer pueda cumplir su objetivo de ser madre llevando una felicidad indescriptible a una pareja que lleva muchos años luchando por tener un hijo. Aunque según la legislación española no debe haber pago por las donaciones, sin embargo, esto no excluye compensar económicamente a la donante por las molestias».

De esta y otras formas parecidas, las llamadas Clínicas de Reproducción Asistida captan a las donantes de óvulos. Internet y los anuncios en los campus universitarios son los principales medios a través de los cuales los buscadores de negocio hacen su agosto. ‘Eres joven y los tienes a miles’, ‘Con tu ayuda muchas parejas podrán tener hijos’, ‘Un pequeño gesto hace mucho’, son algunos de los slogans que se utilizan para atraer a las jóvenes a las que luego se compensará económicamente por la venta de sus óvulos, quiero decir, por su ‘donación’. La ley prohíbe la venta y comercialización de ovocitos, pero las mujeres son ‘compensadas’ por las molestias. De hecho, las donaciones de óvulos han aumentado con la crisis.

Por ello, lo que buscan los expertos en el negocio son mujeres jóvenes y sanas que anden cortas de dinero. Lo que les ofrecen es una compensación económica a cambio de sus óvulos, células sexuales portadoras del material genético de la mujer, que serán fecundados in Vitro con el esperma de quién sabe quién y darán lugar a una persona, su hijo, que será implantado en el útero de otra mujer (futura ‘madre’ o quizá simplemente ‘madre de alquiler’). Las clínicas dicen que garantizan a las parejas infértiles un alto control de calidad sobre los óvulos y el esperma que se va a utilizar (¿?).

Para poder donar óvulos, la mujer tiene que ser sometida a tratamientos hormonales de forma que, en un solo ciclo, pueda producir una cantidad de óvulos muy superior a la normal (uno o dos). Esto hace que las donaciones tengan efectos secundarios severos como accidentes cerebrovasculares, daño cerebral, hemorragia interna, o infertilidad tras el procedimiento. De nada de esto se informa a las mujeres explotadas y convertidas en fábricas de óvulos, que entregan a cambio de dinero el material genético de sus propios hijos biológicos, a los que nunca conocerán.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).