viernes, 26 de noviembre de 2010

Pastillas contra el dolor ajeno


En el primer mundo, si te duele algo hay pastillas para mitigar casi cualquier dolor. Pero... ¿qué pasa si lo que te duele es el dolor ajeno, el dolor de los que no tienen pastillas para curar su sufrimiento?

¿No es genial, que nosotros que tenemos pastillas de casi todo, podamos tomarnos una para calmar el dolor de los que no tienen?

Es un acto simbólico pero, a la vez, de gran impacto: comprando esta caja de caramelos -de venta exclusiva en farmacias- y al precio de sólo 1 euro estás colaborando en una campaña solidaria de ayuda a enfermos olvidados.

Este es el anuncio solidario que realizó Luis García Berlanga, recientemente fallecido:


16 comentarios:

NIP dijo...

Me imagino doña Elige que también querrá que estén en la S.S. y lo pague el Estado ¿o me equivoco?

LAHDDEC dijo...

Me encantan tus entradas porque informas de unas cosas muy interesantes y peculiares, no tenia ni idea de esto, viene bien saberlo. Y que bien abanderas la vida...
un abrazo Elige

Angelo dijo...

Todo lo que sea en beneficio de los que sufren, bienvenido sea. Cuando me operaron hace unos meses me vino a la mente lo que transmites en tu entrada. Ante el dolor físico que experimentaba, me avergoncé ante mis quejas al comprobar lo privilegiado que era pudiendo recurrir a los calmantes con facilidad. Pensé que el agunos lugares ni siquiera tenían anestesia.
Ojalá sepamos ser más solidarios con los que no tienen. Basta experiementarlo un poquito, para darse cuenta de lo mucho que tenemos.

Armando dijo...

Hay que sublimar ideas como esa de Lui García Berlanga.
Hay personas que aparentan una apatía espiritual, pero que sin embargo, el gran corazón que tienen, no cabría dentro de ellos.
Un abrazo.

Salvador dijo...

Afirmo junto con Berlanga que es la más importante.

Sin lugar a duda, cada cosa que hagas por mitigar el dolor ajeno te sentará de maravillas y ganarás un pedazo más de cielo, o lo dicho de otra forma, estarás más cerca de la eternidad.

No hay tampoco mejor inversión porque al estar el mundo con mejor salud, tú también estarás más saludable.

Concusión: Creo que el mundo está lleno de idiotas o egoístas que, unos por no ver nada y otros por su ceguera posesiva, envejecen sin percibir que muy, pero que muy cerca tienen el elixir de la eterna juventud.

Es excelente el vídeo, elige, y muy sencillo y breve, por lo tanto dos veces bueno, la forma con la que has conducido el toro hasta ponerlo en situación de ser picado.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Sinretorno dijo...

Elige, me podrías decir si en madrid va a haber vigilia. Cuándo y donde. Miré algo que me mandaron pero de Madrid sólo ví Alcalá de henares. Eres tan amble de contestarme en mi blog. Mil gracias. El relato del carmelita es escalofriante. Tengo el teléfono de red madre, cual es el mejor sitio para llamr en esos casos? Gracias.

Shikilla dijo...

No conocía este anuncio, me ha emocionado, me ha producido ternura y, en medio de este mundo cada vez más hedonista y egoísta, hablar de solidaridad con el dolor ajeno es poner el dedo en la llaga, la empatía no es un valor demasiado extendido, a ver si abrimos un poco más el alma.

Aparte de lo dicho, quiero también dejar constancia de mi admiración por García Berlanga, un genio que se nos ha ido que, además, aqui muestra su empatía con el que sufre.

Saludos

Militos dijo...

ME PARECE UNA IDEA FABULOSA, en cuanto pueda voy a inflarme de esas pastillas.

Qué gusto me da poder volver a pasear por vuestros blogs. Ya tengo a los dos enfermos en casa.
Muchísimas gracias por tus oraciones.
Un beso fuerte, fuerte

eligelavida dijo...

Dani: Respecto a la Vigilia por la Vida naciente, creo que esto depende de cada Parroquia. En la mía, por ejemplo, ayer celebramos una Vigilia por la vida, a la que asistió un buen número de fieles. En esta página puedes ver próximos eventos programados en toda España:

http://www.hazteoir.org/vigilia-vida-27-n

Sé que muchos obispos han anunciado que presidirán la vigilia en sus respectivas Catedrales. En Madrid he buscado información en la web de la Archidiócesis, pero sólo he encontrado esto:

http://www.archimadrid.es/.

Quizás alguien pueda darnos más información.

eligelavida dijo...

Militos; ¡Qué alegría que todo vaya mejor! ¡Ánimo y un abrazo!

Miriam dijo...

Solidaridad en el dolor.
Inmensa capacidad qeu Dios da al hombre

Miriam dijo...

Ah , aunque es otro tema, me ha recordado a lo del medicamento

http://www.ponlacara.com/crucifijo/crucifijo.html

Capuchino de Silos dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada, pero el que me impresionó fue el anterior del carmelita.¡Madre Mía!

Gracias por pasarte por mi blog.
Te deseo un feliz fin de semana. Que lo pases muy requetebien´

Un abrazo

Kara dijo...

Hoy las he visto en la farmacia. Me parece una gran iniciativa, y el lema acertadísimo. Un beso ¡

Carlos dijo...

Me parece una bonita forma de ser solidarios.

derechofamilia-páginas libres dijo...

Querida amiga, de alma tierna,
Me encantaría que en Perú las farmacias tuvieran esas pastillas, tan solidarias, no las hay, felicito a ese ser tan especial que las creó, te agradexco por difundirlas.
Tu sabes que yo defiendo la vida de todos, y mañana tendremos en la Catedral la Vigilia que los Arzobispados del mundo la haran a pedido del Papa Benedigto XVI, ya lo indico en mi entrada del Adviento.
!Debe ser hermoso estar en Roma en la Plaza de San Pedro en esa Vigilia, yo me conformaré viendola por la TV DEL VATICANO.

Cariños y sigamos defendiendo la vuda, que Dios te bendiga.

María del Carmen

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).