miércoles, 24 de noviembre de 2010

Médico y paciente frente a la muerte

Interesante artículo publicado por Nicolás Jouve sobre la eutanasia encubierta y la situación del médico frente a la muerte.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tiene previsto aprobar una ley de muerte digna con el fin de regular los derechos de los enfermos terminales. Mucho nos tememos que este anuncio trate de emular la ley aprobada en el parlamento andaluz, y cuyo trasfondo no es otro que avanzar hacia la despenalización del suicidio asistido.

Tenemos que recordar que el artículo 27 del Código de Ética y Deontología Médica de la Organización Médica Colegial señala que «el médico tiene el deber de intentar la curación o mejoría del paciente siempre que sea posible. Y cuando ya no lo sea, permanece su obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir el bienestar del enfermo, aun cuando de ello pudiera derivarse, a pesar de su correcto uso, un acortamiento de la vida. El médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa por parte de éste».

De acuerdo con la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, tan eutanasia es inyectar un fármaco letal como omitir una medida terapéutica que estuviera correctamente indicada, cuando la intención y el resultado es terminar con la vida del enfermo. Hablar de «eutanasia pasiva» es ambiguo y confuso porque supone clasificar conjuntamente dos situaciones de diferente naturaleza. Por un lado tenemos lo que se trata de denominar «permitir la muerte» (evitar el encarnizamiento médico, respetar el derecho a rechazar tratamientos); y por otro lado tenemos la eutanasia por omisión. Pero, pueden darse situaciones difíciles de abordar, casos concretos de personas conscientes de su situación, con enfermedades irreversibles y padecimientos no tratables con fármacos. Desde un punto de vista ético, es difícil para el médico evitar el dolor y para los familiares aliviarlo. En estos casos debería evitarse el llamado «ensañamiento terapéutico», o sea, las intervenciones médicas desproporcionadas respecto a los resultados que se podrían esperar o al elevado coste que supondría para él, su familia o la sociedad. Cuando se sostiene el derecho a una muerte digna, la reflexión que debemos hacer es si se puede calificar de digna una muerte en la que se deja solo al enfermo para que acabe con su vida utilizando los medios que le ha facilitado el médico. Desde una posición individualista, quizá sí, pero desde una concepción antropológica, en ningún modo. En este sentido hay que apostar por una biomedicina que busque la calidad de la vida pero sometiendo siempre la calidad a la vida y no la vida a la calidad.

Fuente: www.larazon.es
Nicolás Jouve es catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares y Presidente de Cívica.

8 comentarios:

Ricardo dijo...

Lo cierto es que la situación del médico respecto a la del paciente terminal tendría que estar clarísima: evitar el dolor en la medida de lo posible y tratar al paciente de los síntomas cuando ya no es posible curar, evitando en encarnizamiento terapéutico.

Lo que no se puede es obligar a un médico a matar con una acción directa que quite la vida.

Interruptor dijo...

Interesante.

Te copio la idea y te menciono.

Armando dijo...

Por desgracia, y siempre solapadamente, este mal gobierno que tenemos en España, va imponiendo poco a poco sus decretos, haciendo de sus leyes dictaduras abominables.
Un fuerte abrazo.

Juanjo dijo...

Dios quiera que haya una lucha encarnizada contra esta ley que el gobierno quiere sacar, pero me temo que en este país no hay una oposición fuerte y segura de la que poder fiarse, aunque sea fuera simplemente a título testimonial.

Rafael dijo...

Muy interesante.
Gracias

Angelo dijo...

No me gusta para nada el término de muerte digna que se usa en los cuidados paliativos ni en las leyes que pretenden sacar adelante. Una muerte digna es aquella en la que una persona pasa de este mundo al otro rodeada de amor. Los pobres del moritorio que atendía la Madre Teresa y tantos otros atendidos de igual forma saben lo que es morir dignamente. Sintiéndose personas amadas.

mar dijo...

Como bien dice Angelo, morir dignamente es morir con alguien a tu lado que te dá la mano para que no te encuentres solo en ese momento, que te moja los labios para refrescarte, que te limpia la frente...
Y como comenta Ricardo el médico lo tiene que tener muy claro.

Un saludo.

Kara dijo...

Que miedo me dan según que leyes, pero que miedo. Un abrazo ¡¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).