martes, 30 de noviembre de 2010

La vida naciente amenazada por el egoísmo de los adultos y el oscurecimiento de las conciencias


El ser humano tiene derecho a no ser tratado como un objeto que poseer o como una cosa que se pueda manipular a voluntad, de no ser reducido a puro instrumento a ventaja de otros y de sus intereses. La persona es un bien en sí misma y es necesario buscar siempre su desarrollo integral. El amor hacia todos, además, si es sincero, tiende espontáneamente a convertirse en atención preferencial por los más débiles y los más pobres.

En esta línea se coloca la solicitud de la Iglesia por la vida naciente, la más frágil, la más amenazada por el egoísmo de los adultos y por el oscurecimiento de las conciencias. La Iglesia continuamente reafirma cuanto declaró el Concilio Vaticano II contra el aborto y toda violación de la vida naciente: "La vida, una vez concebida, debe ser protegida con el máximo cuidado".

Hay tendencias culturales que intentan anestesiar las conciencias con distintos pretextos. Respecto al embrión en el seno materno, la ciencia misma pone en evidencia su autonomía capaz de interacción con la madre, la coordinación de sus procesos biológicos, la continuidad del desarrollo, la creciente complejidad del organismo. No se trata de un cúmulo de material biológico, sino de un nuevo ser vivo, dinámico y maravillosamente ordenado, un nuevo individuo de la especie humana. Así lo fue para Jesús en el seno de María; así lo ha sido para cada uno de nosotros, en el seno de la madre. Con el antiguo autor cristiano Tertuliano podemos afirmar: "Es ya un hombre aquel que lo será"; no hay ninguna razón para no considerarlo persona desde la concepción.

Por desgracia, también después del nacimiento, la vida de los niños sigue estando expuesta al abandono, al hambre, a la miseria, a la enfermedad, a los abusos, a la violencia, a la explotación. Las múltiples violaciones de sus derechos que se cometen en el mundo hieren dolorosamente la conciencia de todo hombre de buena voluntad. Ante el triste panorama de las injusticias cometidas contra la vida del hombre, antes y después del nacimiento, hago mío el apasionado llamamiento del Papa Juan Pablo II a la responsabilidad de todos y de cada uno: "¡Respeta, defiende, ama y sirve a la vida, a toda vida humana ¡Sólo siguiendo este camino encontrarás justicia, desarrollo, libertad verdadera, paz y felicidad!".

Palabras del Papa Benedicto XVI en la Vigilia por la Vida Naciente, celebrada el pasado 27 de Noviembre, en las Primeras Vísperas del primer domingo de Adviento. Ver texto completo aquí.

7 comentarios:

lourdes dijo...

Gracias por su compartir la vida debería ser una canción cantada en diversas tesituras, tanto más elevadas cuanto más se abre a lo que es más precioso a los ojos de Dios unidas en oración y un abrazo en Cristo jesús

Capuchino de Silos dijo...

"Retiran del mercado la traducción española de La Luz del Mundo, el Nuevo libro de Benedicto XVI
Manipulación que han hecho los traductores (tanto de L´Osservatore Romano, como de la Editorial Herder) para acomodar las palabras del Papa a lo que ellos querían escuchar.
Autor: Lucrecia Rego de Planas Fuente: Catholic.net"

La red mundial contra la Iglesia católica llega tan lejos que se encuentra en el mismo lugar donde reside el Santo Padre. El artículo a que hago referencia, (no sé cómo hacer llegaros el enlace para que lo lean) no tiene desperdicio. Pero lo pueden ver en internet en la página "Catolic.net".

"Creo que ha quedado demostrado, con este pequeño ejemplo, la manipulación que han hecho los traductores (tanto de L´Osservatore Romano, como de la Editorial Herder), por error, ignorancia o malicia, para acomodar las palabras del Papa a lo que ellos querían escuchar en sus posiblemente deformadas conciencias.

Por lo pronto creo, sinceramente, que se deberían retirar del mercado los ejemplares de la traducción española, para no confundir a los fieles.

Gracias. Que Dios les llene de bendiciones.

Lucrecia Rego de Planas

Dirección
Catholic.net
lplanas@catholic.net"

GRACIAS POR LA ENTRADA.

Un fuerte abrazo

Rafa Monterde dijo...

Muy bueno. Quizá haya que matizar algunas cosas... No porque estén mal, sino para explicarlas más explícitamente. Pero me ha encantado. Un saludo.

Rafael dijo...

La verdad es que con la Iglesia Católica no hay color. Desde luego, al margen de las creencias que cada uno tenga, es la institución que más clara e incondicionalmente se ha posicionado a favor de la vida.

Juanjo dijo...

El Papa, como siempre, muy claro. Veremos la reacción de los católicos en las próximas elecciones.

Kara dijo...

Cada vez hay más egoismo y menos amor al prójimo, en todos los sentidos. Un abrazo ¡

NIP dijo...

Hola Elige:En la vida también hay asesinos, no podían faltar en el circo del pecado y la corrupción de Satanás. Claro que cuando la asesina es la madre, como cuando el día de la muerte es la del piloto del avión. Un pretexto, un apuro, optan por lo más fácil, eliminar el estorbo, la dificultad sin afrontarlo. De pequeña se dedicaba a mentir para esquivar su responsabilidad, ahora que fornica elimina 'su problema' con igual facilidad. La Miseria radica en la estructura de homicidio que se ha montado, en los mataderos que llaman clínicas. Pero ¿asesinos?, esos los va a haber siempre, por desgracia, lo triste es el aliento y el tobogán para quienes quieren asesinar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).