viernes, 12 de noviembre de 2010

Hombre y mujer, llamados al amor fiel, recíproco y fecundo


«Con el anuncio de la Palabra de Dios, la Iglesia revela a la familia cristiana su verdadera identidad, lo que es y debe ser según el plan del Señor » Por tanto, nunca se pierda de vista que la Palabra de Dios está en el origen del matrimonio y que Jesús mismo ha querido incluir el matrimonio entre las instituciones de su Reino, elevando a sacramento lo que originariamente está inscrito en la naturaleza humana. «En la celebración sacramental, el hombre y la mujer pronuncian una palabra profética de recíproca entrega, el ser “una carne”, signo del misterio de la unión de Cristo con la Iglesia».

La fidelidad a la Palabra de Dios lleva a percibir cómo esta institución está amenazada también hoy en muchos aspectos por la mentalidad común. Frente al difundido desorden de los afectos y al surgir de modos de pensar que banalizan el cuerpo humano y la diferencia sexual, la Palabra de Dios reafirma la bondad originaria del hombre, creado como varón y mujer, y llamado al amor fiel, recíproco y fecundo.

Del gran misterio nupcial, se desprende una imprescindible responsabilidad de los padres respecto a sus hijos. En efecto, a la auténtica paternidad y maternidad corresponde la comunicación y el testimonio del sentido de la vida en Cristo; mediante la fidelidad y la unidad de la vida de familia, los esposos son los primeros anunciadores de la Palabra de Dios ante sus propios hijos. La comunidad eclesial ha de sostenerles y ayudarles a fomentar la oración en familia, la escucha de la Palabra y el conocimiento de la Biblia.

Extracto de EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL VERBUM DOMINI DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI SOBRE LA PALABRA DE DIOS EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA.


The Synod also felt the need to stress the relationship between the word of God, marriage and the Christian family. Indeed, “with the proclamation of the word of God, the Church reveals to Christian families their true identity, what it is and what it must be in accordance with the Lord’s plan”. Consequently, it must never be forgotten that the word of God is at the very origin of marriage and that Jesus himself made marriage one of the institutions of his Kingdom, elevating to the dignity of a sacrament what was inscribed in human nature from the beginning. “In the celebration of the sacrament, a man and a woman speak a prophetic word of reciprocal self-giving, that of being ‘one flesh’, sign of the mystery of the union of Christ with the Church”. Fidelity to God’s word leads us to point out that nowadays this institution is in many ways under attack from the current mentality. In the face of widespread confusion in the sphere of affectivity, and the rise of ways of thinking which trivialize the human body and sexual differentiation, the word of God reaffirms the original goodness of the human being, created as man and woman and called to a love which is faithful, reciprocal and fruitful.

The great mystery of marriage is the source of the essential responsibility of parents towards their children. Part of authentic parenthood is to pass on and bear witness to the meaning of life in Christ: through their fidelity and the unity of family life, spouses are the first to proclaim God’s word to their children. The ecclesial community must support and assist them in fostering family prayer, attentive hearing of the word of God, and knowledge of the Bible. To this end the Synod urged that every household have its Bible, to be kept in a worthy
place and used for reading and prayer.

POST-SYNODAL APOSTOLIC EXHORTATION VERBUM DOMINI OF THE HOLY FATHER BENEDICT XVI ON THE WORD OF GOD IN THE LIFE AND MISSION OF THE CHURCH

La ilustración corresponde al cuadro de Bartolomé Esteban Murillo titulado 'Bodas de Caná'.

5 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias amiga Elegida por tu entrada. Conviene recordar de donde pocede la institución del matrimonio tal como debe ser.
Recibe mi ternura con un beso
Sor.Cecilia
Tengo un blog de premios, donde está la pluma de oro, pasa dentro quieres?

Gracias

Interruptor dijo...

Este texto tiene algunas cosas que me encantan, como eso de que el hombre y la mujer pronuncian una palabra profética de recíproca entrega, el ser “una carne”. Siempre digo que el matrimonio supone dejar de pensar en singular para empezar a pensar en plural, dejas de pensar “me apetece” o “quiero” para pensar “nos apetece” o “queremos”. Al convertirse los dos en una carne, resulta imposible pensar en uno mismo, es inevitable pensar en común. En otro caso no hay matrimonio de verdad.

Y es una verdad enorme que esta institución está amenazada también hoy en muchos aspectos por la mentalidad común, mentalidad común que es sinónimo de corrección política, y que hoy está representada por el relativismo moral, uno de los peores males que puede sufrir una sociedad.

La labor de los padres y el compromiso que adquirimos con nuestros hijos, nos debe llevar a enseñarles lo que es el matrimonio real para que esta institución, este sacramento, salga airoso de las amenazas que hoy sufre. Aunque confío en que el Señor se encargará de protegerlo como sacramento que es.

Gracias por traernos estos textos.

mrswells dijo...

Que bonito! precisamente hoy que publicaba un post sobre la UNIDAD de las iglesias, aqui viene una receta muy simple: oración, leer la Biblia juntos
Gracias

Salvador Pérez Alayón dijo...

La amenaza proviene de nuestra propia naturaleza libre. Ya, al principio, fue Adan y Eva los que desobedecieron por querer ser dueños de sus propios destinos y apetencias.

Hoy, miles y miles de años después, ocurre exactamente lo mismo: "el hombe y la mujer pretenden invertar su propia vida y seguirla según su propia carne y naturaleza caída.

¿Qué ocurre? Ya lo vemos todos. Las consecuencias son las que padecemos y observamos. Se esconden y huyen del SEÑOR, y así va todo. De espaldas a ÉL no hay nada que hacer ni conseguir.

Hace falta una dosis de humildad, ejemplo, María, su Madre. Y mientras el hombre y la mujer, como Pedro, no se arrepientan de su rebeldía, el mundo seguirá nadando en el pecado y la perdición.

Un abrazo en XTO.JESÚS.

gosppi dijo...

Llevo 25 años casada y esta Palabra es para vivirla Dia a Dia, a veces he pensado en singular y me ha llevado a sufrir muchisimo. Gracias por tu comentario que me ayuda una barbaridad...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).