lunes, 29 de noviembre de 2010

Aquí todavía hay sitio


Nos hacemos viejos. Esa es la conclusión a la que llega la Comisión Europea, que ha asegurado que el envejecimiento de la población puede acabar con el Estado de Bienestar. Según sus estimaciones, la población europea de más de 65 años aumentará casi un 40 por ciento entre los años 2010 y 2030.

Sin embargo, la ONU, para confundirlo todo un poco más, lleva años afirmando que es preciso estabilizar la población de este planeta porque para cada nuevo ser humano que llega las perspectivas son deprimentes: hambre, falta de espacio, falta de trabajo, calentamiento planetario, aparición de nuevas enfermedades…

Nos dicen que no tengamos más hijos, que en esta fiesta sobra gente, pero al mismo tiempo nos advierten que envejecemos y no habrá nadie para cuidarnos. ¿En qué quedamos? No falta mucho para que en los países desarrollados unos pocos adultos en edad de trabajar tengan que sostener el peso económico de una gran población anciana.

Los catastrofistas que anunciaban que nos íbamos a caer por los bordes de la Tierra debido al exceso de población se han equivocado. Es cierto que afortunadamente la mortalidad infantil ha disminuido y la esperanza de vida ha aumentado, pero los recursos naturales no se han agotado. No terminemos nosotros con nuestro mejor recurso: el propio ser humano.

Algunos, en lugar de reconocer que los recursos están mal aprovechados y la riqueza mal distribuida, quieren convencernos de que en este planeta sobra más de uno, y no son ellos, claro. No digo que no sobre gente en Benidorm en Agosto, o en El Corte Inglés en rebajas, pero miro por la ventana y, de verdad, aquí todavía hay sitio.

15 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

El mundo siempre ha sido mundo y seguirá siendo mundo hasta que Dios quiera...
Claro que hay sitio, mucho sitio...
Un abrazo!

LAHDDEC dijo...

Cuando se vive asi se piensa asi,pienso como tú
un abrazo

Sancho dijo...

El mito de la superpoblación se ha mostrado ficticio. No era más que un invento para implantar el control de natalidad. Lo que es una vergüenza es que en muchos países (véase China) se siguen apoyando en él para sostener políticas inhumanas mientras Estados Unidos y Europa callan.

Rafael dijo...

Faltan personas y sobran memos. Pero estos últimos han llegado a la conclusión inversa; por algo son lo que son.

Angelo dijo...

Leyendo lo de Visgoda me quedo sin argumentos . Más claro no se puede decir.
¡Que ya no cuela lo de la falta de recursos! ¡Lo que falta es amor y lo que sobra egoísmo! Si uno sube y el otro baja, seguro que las visiones cambiarían.
Besos

Capuchino de Silos dijo...

Hay muchíiisimo sitio y habría muchíiisimo más si los que sobran, que son muchos, se fueran a vivir a otro planeta.

¡Qué acertada entrada!

Un abrazo

Nicolás dijo...

¿Quien ha elegido a los genios de la ONU para que pontifiquen en nombre de la humanidad? Según la ideología de género cuantos menos seamos mejor viviremos.
No se dan cuenta que seamos muchos o seamos pocos siempre habrá quien viva mejor y quién peor. Y disminuyendo el número no se consigue mejorar la calidad de vida.
Mejorando la preparación personal, mejora la productividad y la calidad de vida. En cambio, aumentar desmesuradamente el gasto conduce a la ruina.

Interruptor dijo...

El sitio sobra, lo que falta son las ganas de compartirlo como Dios manda.

Estoy de acuerdo con Rafael: faltan personas, sobran memos.

mrswells dijo...

Si

Braveheart dijo...

Aquí los únicos que sobran son los que promueven el tan cacareado nuevo orden mundial.

Kara dijo...

Lo que sobra es tanto político con pocos valores y menos estudios. Un beso¡

Gonzalo dijo...

Sobra sitio, falta justicia en el reparto.

Te enlazo, con permiso.

Saludos.

Rafa Monterde dijo...

Qué pena. Tienes razón. Sobra sitio, y también sobran opiniones peregrinas... La ONU es curiosa. Complicada. Es más contradictoria que paradójica. Creo que el problema está en que su vida no tiene sentido, para los que piensan así, más que nada. Y claro, cuando uno no es feliz le cuesta comprender que otros lo sean... Y no les gusta arriesgarse a que nuevas vidas tengan la misma vida que tienen ellos; no viven, tampoco sobreviven, sino que se desgastan, se resisten a la vida. Es decir, viven muertos. Mucha tristeza... Por suerte, la vida es radiactiva y al final provoca un cortocircuito en el sistema de la muerte... Mucho ánimo. Un saludo, Rafa.

NIP dijo...

Hola Elige: Ya no hay sitio para nadie que no sea humano, estamos sobrepoblados de bestias.El sistema injusto se agotó, ha mostrado su esterilidad.
Totalmente de acuerdo con Rafael, nos gobiernan y deciden asuntos muy serios auténticos memos, gente muy peligrosa, en muchos casos aupados por la mayoría tibia.

Sancho, China es el fruto del imperio del mundo, y todos comen de él.

Daniel Espinoza dijo...

Hola

Sed Consolación Jóvenes Misioneros, blog tiene el honor de inaugurar el Premio "Habla al Corazón de mi Pueblo 2010" con motivo a la celebración de la Fiesta de Navidad, para entrar plenamente en la lógica de la fe: creer en Dios, en su diseño de salvación, y al mismo tiempo comprometerse en la construcción de su Reino.

La justicia y la paz, de hecho, son un don de Dios, pero requieren hombres y mujeres que sean “tierra buena”, dispuesta a acoger la buena semilla de su Palabra.

PORFAVOR RECIBE ESTE PREMIO, COMPARTELO Y DIFUNDE EL MENSAJE:

"EL SEÑOR HABLA AL CORAZÓN DE SU PUEBLO"

http://sedconsolacion.blogspot.com/2010/12/premio-habla-al-corazon-de-mi-pueblo.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).