viernes, 8 de octubre de 2010

Premio al inventor de los niños probeta


La Academia sueca ha concedido el premio Nobel de Fisiología y Medicina de este año a Robert G. Edwards, uno de los artífices de la fecundación in vitro. Desde que en 1978 se llevó a cabo con éxito el primer embarazo conseguido a partir de un óvulo fecundado en un tubo de ensayo, han nacido por esta técnica aproximadamente cuatro millones de personas.

Junto a estos niños probeta, existen más de 30 millones de personas humanas en estado embrionario cuya vida está en suspenso, congelados en nitrógeno líquido a 196 grados bajo cero. Otros muchos han sido eliminados por voluntad de sus propios padres y médicos (o fabricantes) al no superar los controles de calidad que nuestra sociedad impone a los no nacidos.

Han transcurrido ya más de veinticinco años desde el nacimiento de la primera niña probeta. Las técnicas de reproducción asistida se practican de forma habitual a pesar de que estadísticamente el número de niños nacidos es muy pequeño comparado al de personas muertas o congeladas como consecuencia de su aplicación.

Tristemente, el hijo obtenido por FIV es hoy por hoy un "producto" fabricado en laboratorio cuyo valor para sus padres y para los científicos depende en realidad de que sea capaz de superar el "control de calidad".

The Nobel prize in physiology or medicine has been awarded this year to Robert G. Edwards who developed the in vitro fertilization procedure. Since the birth of the first test tube baby, approximately four million babies have been conceived by mixing eggs and sperm outside the body and returning the embryo to the womb.

More than 25 years have passed since the birth of the first baby created by a procedure of fertilization in vitro. Since then a new mentality is developing. The child is treated as a "product" whose value depends on its "good quality" because these techniques make possible that doctors and parents can exercise a more effective "control" over the quality of the conceived child who is subjected to severe controls and careful selection in line with their wishes.

15 comentarios:

Mercuzzio dijo...

Sin duda, el premio Nobel se lo merece.

Otra cuestión es: ¿su descubrimiento es moral? ¿Es un "milagro" de la ciencia o un infanticidio? Mañana es el día internacional contra la Pena de Muerte.

Saludos.

Luis y Mª Jesús dijo...

Con los problemas que tienen los niños fruto del amor de sus padres, no quiero ni imaginar el drama de los adolescencentes que saben que hubieran sido eliminados si no hubieran dado "la talla". Les cabrá siempre la duda de haber respondido a las expectativas de sus padres y a los padres de si sus hijos les quieren tal y como son por eso de que "piensa el ladrón que todos son de su condición", máxime en este caso que han sido educados con esos valores o, mejor, sin valores.

Por cierto, con vistas al río, ahí tienen tu casa.

Un abrazo

Patricia Jáuregui dijo...

Lo que antes era y significaba el PREMIO NOBEL se ha devaluado desde que le dieron a Obama el Nobel de la Paz (que a él mismo sorprendió) y ahora se ratifica su devaluación al premiar a alguien cuyas investigaciones ni son las mas innovadoras ni son las que mas contribuyen a la ciencia ni a la humanidad. Me pregunto qué hay detrás de esto?

Anónimo dijo...

Lo que para unos es ciencia,para otros es un crimen.Alla cada uno con su conciencia.

Carlos dijo...

La infertilidad no ha sido curada. Lo que sucede es que se inventa un nuevo método de concebir. Por mucha felicidad que esto pueda traer a los padres de niños concebidos in vitro, hay que recordar cuantas vidas humanas son eliminadas o viven en estado de congelación por el uso de este método.

Un saludo.

Juanjo dijo...

Cuatro millones de seres humanos nacidos y 30 millones de seres humanos que están a la espera de una solución (que no sea la 'solución final', porque esto se parece mucho al holocausto).

José Miguel dijo...

Habría que recordar que no todo lo que es tecnológicamente posible es lícito moralmente.
Por este motivo las ciencias deben estar sujetas a la rama de la ética denominada deontología.

Javier Vicens y Hualde dijo...

¡Gracias!

A Martha trying to be Mary dijo...

Un premio Nobel de medicina para alguien que descubrio un sistema que no cura ni diagnostica realmente.

El invitro ha llevado a que ahora más que nunca no se investiguen las causasd de la infertilidad.

Mejor hubiera haberselo dado al fundador de Naprotechnology en Estados Unidos quien si ha descubierto muchisimas causas y ha buscado curarlas teniendo hasta 3 veces el éxito del invitro. Pero como no es una fuente de dinero no se toma en cuenta.

bakea dijo...

Ultimamente estoy leyendo varios blogs catolicos y la verdad dejan mucho que desear,me explico:
Los temas son sangrantes en muchas ocasiones,hasta ahi totalmente de acuerdo,pero esa forma de mofarse y de ridiculizar a las personas sobra.Una cosa es estar en contra,y otra es la falta de respeto.Un buen catolico debe dar ejemplo,yo me siento muy ofendido porque aunque en el fondo estoy deacuerdo totalmenta con las ideas,en las formas de decirlas no.
Moderen las palabras y eviten los insultos.
Paz a todos.

Angi Burt dijo...

Y para otros un negocio, de eso no se suele hablar, pero te recomiendo leer: Baby Business, un libro de Debora L. Spar. Un mercado de 3000 millones de dólares, solo en USA y hace ya tres años.

eligelavida dijo...

José Miguel, ¡cuánto tiempo! Me alegro de que sigas por la blogosfera. Totalmente de acuerdo contigo. El problema no está en la ciencia, sino en la falta de ética con que ésta se aplica. Un abrazo!

eligelavida dijo...

A Martha trying to be Mary:

Tienes razón. Esta técnica ha costado mucho dinero y muchas vidas humanas y ha llevado a que no se investigue lo suficiente cuales son las causas de la infertilidad. Esa todavía es una asignatura pendiente de la ciencia. Gracias por tu comentario.

mjbo dijo...

Gracias por esta entrada.
Muchas gracias

Oceanida dijo...

Algunos Nobeles no se explican...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).