lunes, 25 de octubre de 2010

Los caníbales


Una vez, en Nueva York, vi quitarle el corazón a una perrita, sustituirlo por el corazón de un cerdito, y después colocarlo ante las narices de la pobre criatura para ver si lo reconocía. Ella lo reconoció y se puso a gemir desesperadamente. Otra vez, en Chicago, vi quitar el cerebro de un pequeño mono. El mono estaba vivo, dado que el cerebro tenía que permanecer vivo. Se llamaba Libby y, mientras lo ataban a la mesa de operaciones me miraba fijamente con sus ojos, como si pidiese ayuda. De hecho, me avergoncé. Vomité y el Frankenstein de turno, un prestigioso investigador, me preguntó sorprendido: «Why? -¿por qué?- La creía menos melindrosa, -less squeamish-. Libby no tiene alma».

Lo cuenta Oriana Fallaci en "Nosotros los caníbales" un interesante texto sobre la investigación con embriones. Se pregunta Fallaci cómo es posible que los defensores de los animales (entre los que ella se encuentra), sean capaces de manifestarse y defender con fuerza a estos seres torturados en nombre de la ciencia, y no muevan un dedo para evitar que las células de los embriones (nuevas cobayas) vayan a enriquecer la industria farmacéutica, aceptando que estos pequeños seres humanos inocentes sean descuartizados.

Me da igual – dice Fallaci - su promesa de curar la diabetes, la distrofia, el Alzheimer o la esclerosis múltiple. «Ni siquiera me importaría si las células madres sirviesen para curar mi cáncer o, mejor dicho, mis cánceres. Dios sabe lo que me gusta vivir y que me gustaría vivir lo máximo posible. Estoy enamorada de la vida. Pero si para curar mis cánceres me inyectaran las células de un niño jamás nacido me parecería ser una caníbal».

(Oriana Fallaci falleció en Florencia, el 15 de septiembre de 2006)

9 comentarios:

Javier dijo...

Según un médico católico al que escuché en una conferencia las células madre de embriones no debían de usarse, las que debían de usarse era las células madre del cordón umbilical. Adujo argumentos diciendo que las células madre embrionarias eran una apuesta perdida, pero no recuerdo las razones que dio... Lo siento...

Angelina de Maria dijo...

QUE RESPUESTA ''NO TIENE ALMA'' Y ''SENTIRME UNA CANIBAL'' ME ENCANTARIA OIR LA RESPUESTA DE DIOS...
PERO, MI QUERIDA AMIGA, LOS DIAS DE VIDA QUE NOS QUEDAN NO ALCANZARAN PARA ROGAR POR TODAS LAS PETICIONES, NECESIDADES DE ESTE MUNDO!!!
HA NO DESALENTARNOS!!!!
Y SEGUIR CAMINANDO DESPACITO EN OBEDIENCIA, CON SENCILLEZ Y HUMILDAD, SIENDO NADA ANTE DIOS PARA QUE EL NOS SIGA USANDO DONDE CREE QUE PODEMOS SERVIRLE...
UN ABRAZO Y BUENA SEMANA DE LA MANO DEL SEÑOR!

Gran Visigoda dijo...

Pues suscribo cada palabra de las dichas por Oriana Fallaci. Ayer mismo me llamo la atención una pegatina que había en un expositor de publicidad justo cerca del Hotel en donde se celebtaba el congreso de los aborteros, la pegatina era lafoto de un simio y ponía debajo "Los animales no son un recurso, acabemos con la esclavitud" entre los que ibamos lo comentamos, los animales no son un recurso pero parece ser que los embriones , los niños medicamento etc...si.
¿Dónde se está quedando el hombre, el verdadero hombre?.
Un abrazo!

sandra dijo...

Me ha encantado el post de hoy.

Siempre me ha impresionada esas personas que con toda su buena voluntad luchan contra el uso de pieles de animales, la matanza de las ballenas, etc. y luego estan a favor no ya de la experimentación con embriones, sino con el aborto de un niño de varias semanas o meses...

Rafael dijo...

yo creo que el aborto provocado (también a nivel embrionario) es peor que el canibalismo. El canibalismo, si se trata de comer carne humana de personas muertas, no implica asesinato.

Salvador Pérez Alayón dijo...

No hay mayor amor que dar la vida por su semejante. Esta era la actitud, al menos por lo que se desprende de su comentario, y esta es la lección, en mi humilde opinión, que más nos interesa sacar de su testimonio:
"No me importaría morir antes que condenar a un recién nacido en el seno de su madre", aún siendo la salvación de mi vida".

Aunque no literalmente, entiendo que Oriana viene a decirnos, más o menos eso. Y ese debe ser el espíritu que nos mueva a continuar luchando. Dar nuestra vida si es preciso.

Seguro que los verdugos que se lucran y enriquecen, si les pusiesen en peligro, no estarían dispuesto a morir ni por el dinero.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Bruce dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angelo dijo...

Que fuerza tenía esta mujer. Ella supo luchar por la vida. Dio muchos testimonios de ello. Sus palabras siempre laceraban a otros. No tenía miedo, siempre con la verdad. Su reflexión que hoy compartes con nosotros es fantástica. Muy actual hoy, en la que los animales han sustituido a muchos niños.
Besos

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Elegida, esto es un infierno, no paramos de ir en sobresalto en sobresalto a ver qué pensará el de turno. Por sí yio estor con ornella y me da mucha pena.
Con ternura
Sor.Cecilia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).