viernes, 15 de octubre de 2010

La adopción es, hoy más que nunca, una opción por la vida.


Vivimos tiempos contradictorios. En nuestra sociedad podemos encontrar fácilmente matrimonios que, por motivos económicos o de otra índole, deciden no tener hijos haciendo uso para ello de todo tipo de métodos, algunos absolutamente inmorales, como la píldora post-coital o el aborto químico o quirúrgico.

Por otro lado, también es habitual hallar matrimonios que, en su afán por tener hijos ‘propios’, y ante un problema de esterilidad, han acudido a prácticas como la fecundación in vitro, las madres de alquiler, la inseminación con donante, y otras tan inmorales como las anteriores.

Unos porque no desean descendencia y otros porque la desean a toda costa, el caso es que en ambos casos los padres acaban matando a sus hijos. Sí, ya se que algunos se ofenderán porque no he dicho ‘interrumpiendo embarazos’ o ‘eliminando embriones sobrenumerarios’. Para el caso es lo mismo. El deseo de no ser padres o el deseo de serlo a toda costa redunda, en estos casos, en la muerte de seres humanos.

¿Dónde queda aquí la adopción? Conozco al menos doce matrimonios con hijos adoptivos. Algunos no han tenido descendencia y se han decidido por el camino de la adopción. Otros, teniendo ya hijos biológicos, simplemente han aumentado la familia con hijos adoptados. Son familias que dan testimonio de un camino concreto y difícil, por qué no decirlo, donde la burocracia ahoga muchas veces, pero que es al mismo tiempo un camino generoso y auténtico.

Adoptar un hijo supone reconocer que la relación entre padres e hijos no se mide sólo en función de los genes o de la sangre. En la adopción también se ‘engendra’ hijos a través de la acogida, el amor y la entrega. La relación que nace entre padres e hijos adoptivos no es en absoluto inferior a la biológica. La adopción es, hoy más que nunca, una opción por la vida.

Today, there are many couples who decide to have no children while others, in the desire to have their "own" child at any cost, make use of immoral practices like IVF.

There is an alternative to these questionable practices and it is adoption. Here we recognize that the relationship between parents and children is not measured only by genetic standards. Adoption is also a form of "procreation" which occurs through acceptance, generosity and love.

The relationship between parents and adopted children is in no way inferior to one based on a biological connection. Today, more than ever, adoption is a choice for life!

16 comentarios:

Teresa dijo...

Es una opción por la vida que tendría que promoverse más. Un abrazo.

ARCENDO dijo...

Muy buen comentario, excelente y certera reflexió. ABRAZOS.

mrswells dijo...

El post de hoy, ademas de verdadero (como todos) y positivo (como el mismo) es , absolutamente....

BELLO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Bruce dijo...

PERFECTO!!

Joshua Hearne dijo...

Gracias por este respaldo muy bien escrito de la adopción. Me tomó un poco más de tiempo para leerlo porque mi primer idioma es el Inglés, pero es definitivamente vale la pena.

Además, me encantaría saber cómo llegaste a mi sitio (ttstm.com). Si lo desea, puede escribir a mí en joshua@ttstm.com en español o en Inglés.

Una vez más, gracias.

Miriam dijo...

Es un camino de gran generosidad.
Esperemos que la burocracia, sin perder la prudencia necesaria, se agilice para facilitar las adopciones
En el fondo son, igual que los hijos biologicos, personitas asignadas por Dios a los padres para su custodia.

Nicolás dijo...

Hay muchas leyes por hacer y muchas por reformar.
Las leyes por la familia y las leyes por la educación son las preferidas del PSOE.
Hablan de pactos de Estado, pero nunca han admitido ninguna sugerencia que no esté de acuerdo con su ideología.
Da la impresión que lo único que quieren es destruir la familia tradicional e impedir la enseñanza religiosa en los colegios.
Reconocer los derechos de los homosexuales o potenciar los colegios públicos a costa de los concertados, es mera excusa.
Seguiremos insistiendo para conseguir una mayoría suficiente que permita rellenar todas estas lagunas legales, también en Europa, que hagan un mundo mas humano.

eligelavida dijo...

Hola Joshua!

He llegado a tu blog a través de un link en un blog católico, aunque no recuerdo exactamente cual.

Estoy intentando contactar con "pro-life blogs" en Estados Unidos y Europa.

Muy interesante el post que hoy publicas sobre Santa Teresa.

Gracias por tu comentario y bienvenido!

Angelo dijo...

Ciertamente. Más deben esforzarse en facilitar esta opción. En la actualidad son muchas las trabas que los padres adoptivos encuentran, eso sin contar, con los elevados costes que tantos intermediarios se encuentran en el proceso. Tengo varios amigos que son padres adoptivos y los últimos que han adoptado a dos hermanos rusos, el sentimiento que tienen es de que es un negocio lucrativo. Han pasado por muchos obstáculos que casi les hacen desistir de su intención. Gracias a Dios ya están todos juntos.

FOTELIAS dijo...

Que verdad tan grande has plasmado en este post queridísima "Elige" y que contradictoria a la vez.
Duele que muchas mujeres maten a sus hijos en su seno y que muchas parejas quieran adoptar y les pongan tantas trabas como dice Angelo.
Pero la cuestión es que la adopción es una muy buena salida al problema pero parace ser que la mujer no está dispuesta a estar nueve meses y despues darlo en adopción ya que si se diera el caso ninguna lo daría en adopción, se quedarian con el o ella; es mas preferible seguir el camino de la muerte y la desesperación olvidando el gozo y la alegría de dar la vida... a tu propio hijo.
Verdaderamnete CONTRADICTORIO.
Yo apuesto, con los ojos cerrados, por la adopción antes que por la muerte, que es más propio de "animales selváticos".

dadaista dijo...

Estimada elige...

Estoy plenamente deacuerdo con tus palabras.

Pienso que has dado con una primera razón, punto clave del aborto: la falta de recursos económicos y reproductivos.

sds!

gosppi dijo...

Me encanta tu comentario. Creo que esto llegará a un buen fin, pues todo parece que está empezando, no podemos estar abortando y no abrir esperanzas a tantos como quieren adoptar.Tengo seis hijos y todos vinieron por cesárea, todo un Milagro de Dios, tb me ligaron en contra de mi voluntad y esto me ha hecho mucho sufrir pues caí en una depresión de campeonato, me desligaron y gracias a Dios sentí una Mano -desde la Fé- que me sacó del infierno del sin sentido. Hoy soy una mujer Nueva con mas Fé y con mi Vida ordenada.Un abrazo

lourdes dijo...

Hermosa reflexión tiene razón, realmente es una oopción por la vida gracias que Dios te bendiga siempre unidas en oración

Gran Visigoda dijo...

Es una opción por la vida... una opción hermosa en donde la generosidad se pone de manifiesto y en donde al final esta se extiende a las dos partes , realmente no se sabe quien da o recibe más, si el hijo adoptado o los padres adoptivos.Un abrazo!

Oceanida dijo...

Claro que si! Aun recuerdo a mi amiga que queria abortar y la convenci para que diera en adopcion a su bebe. Se me pone la piel de gallina de pensar ahora como me sentiria de no haberlo conseguido.

Un abrazo!

sandra dijo...

El ser humano es así de contradictorio... unos matan a sus hijos porque no los quieren y otros los matan porque los quieren tener como sea.

Y el ser humano es así de complicado: si no quieres a tu hijo, entrégalo en adopción... si quieres un hijo y no puedes tener, adóptalo.

Lo complicado que podemos llega a ser los hombres!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).