lunes, 6 de septiembre de 2010

La moral del "self service"


El relativismo moral que impera hoy en día me recuerda a esos buffets hoteleros del verano. Llegas, te sirves el zumo de pomelo, la ensaimada, la mermelada, un poco de jamón y una tostada. Luego, de vuelta en tu mesa, das un sorbo al zumo y ves que está demasiado amargo. ‘No problem’. Te levantas y te sirves otro vaso, pero esta vez de naranja. Y si el jamón está soso, te pones unos huevos con bacon, y de paso, un trozo de tortilla, que está al lado, por si los huevos no te apetecen. Y ya que estás de pié, coges algo de fruta. Al final, te comes un 15% de lo que te has servido y el resto… lo recoge el camarero y a la basura.

Nuestra cabeza funciona de forma parecida. Estoy bautizado, pero no me gusta definirme como católico. Prefiero decir que soy ‘buena gente’. Me enamoro y me sirvo un matrimonio. Si cuando doy el primer sorbo se me antoja amargo, me sirvo un divorcio. Voy a la Iglesia, pero protesto porque los divorciados no pueden comulgar y, como no me hablo con mi ex, mi niño hace dos primeras comuniones, una con su padre y otra con su madre. Quiero hijos, pero si me dicen que no van a ser los hijos perfectos a la medida que yo espero, me hago la fecundación in vitro y de paso me llevo algunas pildoritas que encuentro en el buffet. En fin, que me sirvo de aquí y de allá hasta que me da una indigestión.

17 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno, veo que humor no te falta, las vacaciones te han sentado muy bien.
De tu post...qué decir, si todo lo tenemos al revés. Razones siempre las encontraran, y las veran naturales cuando noostros lo vemos absurdo. LA vida, la vida, como decía Sarita Montiel« La vida es una mala partida» y estos han querido sacarte tajada.
Con ternura
sor.Cecilia

BRUCE dijo...

No creo que sea así como dices, creo que es mucho peor.

Uno de mis últimos amigos que se casó, en la última semana de boda me confesó que a modo de despedida se dio el homenaje de "despedirse" de tres de las amantes con las que había engañado durante todo su noviazgo a la que iba a ser su mujer.

Tres!! en una semana, y antes de la boda.

Pero me mintió seguro, en mi opinión fueron al menos 7 en 7 días. De hecho con el tiempo me contó que la stripper profesional de su despedida de boda le dio su número de teléfono y ...ya se sabe.Eso sería la confiarmación de 4 mujeres, pero sé que por vergüenza me ocultaba la verdad.

Se supone que esto era como una despedida de la mala vida. Ja!

Esa mujer se tuvo que ir con un niño pequeño y embarazada de otro de su casa, a casa de sus padres "porque la cabra siempre tira al monte" y se acabó cansando de sus infidelidades durante el amtrimonio.

Pobre chica, buena y guapa, pero cometió el error de dejarse enamorar por el hombre equivocado, muy guapo eso sí, si miras a Riky Martín así es mi amigo pero sin ser gay.

Sé que él la quedó embarazada con intención, no quería que se le escapara.

Eso sí, sus dos hijos lleban de nombre Jesús y Abrahan porque él es muy creyente.Toma ya!

Yo no dudo que sea muy creyente, ahora lo de practicante...
Se ve que no lo lleva muy bien.

Esto es un resumen, omito detalles soeces.
Y que conste que solo puse un ejemplo.

Fiel de verdad hoy día debe ser un 2% de las personas.
Si tenemos en cuenta que muchos son "fieles" porque no les sale la ocasión de ser infieles,y que por lo tanto solo son fieles porque no les queda más remedio se quedan en el 1%.

Y si tenemos en cuenta los que son fieles con la mirada y el corazón y que de verdad piensan en quién tienen que pensar se queda en un 0.5% los que son fieles de verdad.

No es muy halagüeño, pero siempre os quedará el consuelo de que mis estadísticas las hice a ojímetro y que tienen un margen de error suficiente para como seguir soñando con principes azules.

Yo sigo pensando que es posible.Eso sí, no desviarse ninguno de los dos miembros de la pareja de Dios ni medio palmo.Sino olvídate.

Seneka dijo...

En la COPE nos cuentan que a más opciones para elegir, más libertad. Ergo, el modelo buffet es el paradigma de la libertad.

Como, además, en la libertad personal es dónde reside nuestra dignidad de seres humanos, resulta que el modelo buffet democrático es el que mejor nos ayuda a desarrollarnos como personas.

Bueno, lo dejo que se me levanta dolor de tiesto. Un saludo.

Sancho dijo...

Antes en los buffés había ciertos alimentos vedados. Ahora hasta te ponen la mayonesa en mal estado a ver si cuela, y hay quien se la toma.

dadaista dijo...

¿Los 'buffets'? Los buffets dicen mucho de las personas.


Yo, si me he servido el zumo de pomelo y está amargo me lo acabo porque me da verguenza dejarlo...lo que haré será tomarme otro de naranja después para quitarme el mal sabor.

No es tan malo el relativismo, elige... y es que si todos hubieramos recibido los mismos talentos!

Abrazotes!

Interruptor dijo...

La libertad no está en poder elegir montones de cosas como y cuando se me antoje. La libertad es poder elegir el bien. Si se elige otra cosa, sencillamente se pierde libertad.

Así pues, lo malo no es tener un buffet delante de las narices, sino el no saber utilizarlo y acabar tirando a la basura la mitad de lo que te has servido o engordar como un cerdito por comer mucho más de lo necesario. El buffet está para elegir el desayuno que necesito en función de la actividad que voy a desarrollar en esa mañana y poder alimentarme adecuadamente.

Si todos supiésemos utilizar correctamente el buffet, es seguro que algunas cosas acabaría desapareciendo de la gran mesa porque nadie las consumiría.

Un abrazo.

eligelavida dijo...

Interruptor, quizá tengas razón. Pero fíjate en el tema de la televisión. Escogemos basura entre la muchísima basura que se ofrece. Tal vez lograríamos que desapareciera si la gente no viera ciertos programas. Pero eso es casi pedir un imposible.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Dentro de la ironía, me parece muy acertada tu reflexión, elige. Creo, como tú, que esa es la realidad y, también, como expone Bruce, que la realidad se queda pequeña.

Dentro de la misma Iglesia estamos a medias aguas y, si entrara alguien a una Eucaristía con una metralleta, y dijera: quienes creen en JESÚS que se queden sentados; sepan que van a morir. Y quienes no, que se vayan ahora mismo. Me pregunto, ¿cuántos quedaríamos?

Si realmente supiésemos quien es JESÚS nuestra vida daría, como la de los santos, un vuelco de 360 grados.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Sinretorno dijo...

Genial, muy bien elegido el ejemplo, con humor sí pero real como la vida misma. Y seguro que tienes fuerzas. Date cuenta del bien que haces con este blog de referencia.

BRUCE dijo...

Si no sabes elegir entre lo que está y bien y lo que está mal, porque no encuentras la diferencia...

¿Para qué quieres la libertad?

Carlos dijo...

Por lo que se refiere a la televisión, estoy totalmente de acuerdo. Se ofrece basura, porque es lo que el público quiere ver. Esos son precisamente los programas mas vistos.

Interruptor dijo...

Elige, pero es que estamos en lo mismo. Igual que no sabemos utilizar el buffet en cuestiones como el matrimonio y la fidelidad, tampoco sabemos utilizar el buffet de la televisión.

Pero no perdamos la esperanza y hagamos lo que esté en nuestra mano. Para empezar yo enseño a mis hijos a ver la televisión igual que les enseño las virtudes de la fidelidad, la templanza o el trabajo. Y evidentemente empiezo por no ver yo la telebasura. De la misma manera, debemos ser apóstoles y explicar a otros, con la palabra y con el ejemplo, cómo se deben vivir las virtudes.

Sembremos semillas y confiemos en que den fruto. Enseñemos a utilizar el buffet, sea este de desayunos o de cenas y, si Dios quiere, acabará cambiando lo que se nos ofrece en ese buffet.

Un abrazo.

mrswells dijo...

si uno se deja guiar por su madre , ella te dice lo que elegir y ademas te educa porque si te acostumbras a derrochar y luego le haces lo mismo en casa que?

Los catolicos tenemos, Gracias a Dios, una Madre y su doctrina por la que guiarnos, no?
Que bien
Besitos

Gran Visigoda dijo...

Yo creo que eso no es vivir, eso es pasar, dejarse llevar arrastrado por la corriente... si uno de verdad tiene unos principios y se mantiene firme en ellos no habrá moda, ni corriente, ni elección posible... simplemente uno sabrá que es lo que tiene que hacer.
Me ha gustado mucho esta entrada.Un abrazo

Anónimo dijo...

Este texto me ha recordado a un compañero de trabajo que, hace años, contaba que, en una charla de amigos y ante comentarios entre ellos, uno, que era cura, dijo en un momento de la conversación: "Pero es que la Iglesia no es un supermecado: cojo de esto el triple, de eso paso... De supermercado nada, o la coges o la dejas, pero entera." A mí este ejemplo se me quedó grabado a fuego, y la convicción de mi compañero reafirmando la postura de su amigo cura ante bastantes compañeros de trabajo comunes, también: aprendí mucho y bien, y encima de dos personas claras y valientes.

Mrswells, encantada de saludarte, que hacía mucho; y Sor Cecilia y Bruce...; a los demás no os conozco pero os sigo bastante, así que un abrazo y gracias.
Camino García

eligelavida dijo...

mrswells, ya nos contarás que tal recibís al Papa en Gran Bretaña. Espero que sea un gran acontecimiento. Un abrazo!

Juanjo dijo...

No estoy de acuerdo con que la televisión da lo que el público quiere ver. Otra cosa es que el público esté aborregado por el intento de los medios de imponer el pensamiento único, y no hace nada por rebelarse. Tenemos la libertad de apagar el televisor, pero no podemos evitar por ejemplo que en esta sociedad sexualizada les metan a nuestros hijos toda clase de ideas apenas salen a la calle. La libertad hoy brilla por su ausencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).