lunes, 23 de agosto de 2010

Deseados y no deseados


La gente joven se plantea con frecuencia la paternidad como algo importante pero secundario. Algo que merece la pena vivir después de haber disfrutado de la juventud, alcanzado el éxito profesional y logrado una buena situación económica. Para entonces, no buscan crear una gran familia, sino ser padres del ejemplar perfecto, el superviviente que os relataba el otro día. Sus progenitores afirman que son hijos deseados, y por ello, amados. Lo cierto es que estos niños son, en muchas ocasiones, ‘fabricados’ a la medida de unos padres egoístas y acaban creciendo con el rencor de saber que viven porque otros como ellos se quedaron por el camino.

Son niños que no carecen de nada… excepto, muchas veces, de sus padres. Divorcio, separaciones o, simplemente, exceso de trabajo, hacen que los hijos crezcan solitarios.

Evidentemente, no todos los hijos de un matrimonio son ‘programados’, pero todos deberían ser deseados, es decir, recibidos con amor. Cuando caemos en la trampa del lenguaje y hablamos de hijos deseados o no deseados, nos acercamos mucho a los argumentos que defienden los promotores del aborto: “vale más abortar que traer al mundo un hijo no buscado”.

No hablemos, por tanto, de ‘hijos no deseados’. No utilicemos estas expresiones propias de nuestra sociedad laicista. Toda vida es sagrada y, se haya previsto o no su nacimiento, debe ser respetada, amada y, en este sentido, ‘deseada’.

13 comentarios:

Juanjo dijo...

Mas bien la palabra debería ser, recibida en lugar de deseada (programada) en referencia al nuevo niño.

Lo suyo es recibir con alegría a la nueva vida. La mejor manera de verlo sería observar a un hijo y pensar que si hubiera sido abortado, esa vida única e irrepetible hubiera muerto asesinada por nosotros.

Hilda dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Eli, son trampas del lenguaje. Cuando yo les doy ese tema a mis alumnos, les digo, que hay hijos que quizás no sean programados, que llegan de forma imprevista, no planeada. Pero todos, todos son deseados y por tanto amados, por la sencilla razón que son fruto del amor en el matrimonio.
Saludos. Hilda

eligelavida dijo...

Hilda, eso es exactamente lo que he pretendido decir. Gracias!

AleMamá dijo...

¡Sabias palabras! demasiadas veces los católicos tomamos el lenguaje laicista apoyando -quizás sin querer- sus posturas sin m´s dios que sus ideas y caprichos que demasiadas veces matan.

Teresa dijo...

Eligelavida, yo creo que es muy díficil que nuestros jóvenes valoren algo que ellos mismos no han vivido. Esta generación está llena de matrimonios rotos e hijos únicos, padres "ausentes" y playstation/nintendo/tv... que ocupan las horas que deberían hacerlo las charlas, juegos y salidas familiares... ¿Cómo van a valorar algo que no han vivido ellos ni lo ven en su entorno?. ¡Es francamente difícil!. Creo que nuestro ejemplo es el que marcará la diferencia: si en nuestra casa se vive en el amor; si el trato hacia los hijos es de respeto, entrega, diálogo; si compartimos nuestros valores, inquietudes; si les acercamos a las realidades sangrantes de esta sociedad desquiciada -entre ellas, el aborto-... podrán tener una nueva visión de la realidad y elegir en la vida aquello que hace vivir no lo que mata -aborto, drogas, alcohol...y tantas realidades que matan.-. Un abrazo.

Luis y Mª Jesús dijo...

Tienes razón. El lenguaje tiene mucha más importancia de la que pensamos. Recuerdo una conversación con una pareja, ,e preguntaron si cuando Luis y yo eramos novios pensamos en tener 10 hijos; ante la respuesta de que no habíamos planeado número de hijos, afirmaron: "entonces, no fueron hijos deseados".
No han sido hijos fabricados, ni siquiera programados, quizá por eso no los considero de mi propiedad y de ahí su gran ventaja, no tienen sobre ellos la losa de un futuro planeado, su padre y yo sólo esperamos que respondan a lo que Aquél que es su Dueño espere de ellos y pedimos darles la capacidad necesaria para que puedan cumplir su destino.
Gracias por recordarnos las trampas del lenguaje.
Un abrazo

Salvador Pérez Alayón dijo...

Todo empieza en el propio egoísmo que hoy padecemos más. Nos hemos fabricado una cultura hedonista, y en eso todos tenemos culpa.

Los padres de ayer no supimos transmitir renuncias, solidaridad y muchos valores que hoy se nos escapan por nuestro sometimiento al consumo y bienestar.

Diríamos que no se piensa sino en eso, y, por supuesto, los hijos son un estorbo en ese proyecto de vida.

Algo así cuando nuestra carrera y proyectos se veían interrumpidos, en mi época, con el obligatorio servicio a la patria.

Todo lo demás son directas consecuencias de esa cultura del placer y el bienestar material.

Un abrazo en XTO.JESÚS.

DonJoan dijo...

Donde hay paternidad responsable todo hijo es deseado, siempre, porque cada acto conyugal significa la nueva vida potencial... incluso cuando se realiza en un período agenésico. Así que quien usa medios anticonceptivos "nunca" desea verdaderamente ningún hijo; Quien usa los medios naturales con intención anticonceptiva, tampoco. Quien usa los medios naturales con responsabilidad, desea siempre que el amor conserve el significado procreador... y los posibles hijos son por tanto deseados siempre.

Es un poco galimatías, pero así es.

BRUCE dijo...

Es fácil caer en esas trampas del lenguaje laicista sencillamente porque todos los medios usan ese lenguaje en televisión salvo una cadena que es intereconomía. En la radio pues salvo Radio María y la COPE, tres cuartos de lo mismo y en prensa ya se sabe muy bien que ABC, La Razón...y poco más no le siguen el juego al grupo PRISA,si hay algo que funciona bien en la izquierda laicista es la amquinaria de la propaganda, en eso no hay quien les gane.

Y están filtrando de forma explícita e implícita los mensajes que les interesan.

En concreto eso de los "hijos no deseados" es solo uno de los ejemplos. Se dice "no programados".

Pues claro!

BRUCE dijo...

"SPARE PARTS" Esta canción de Bruce Springsteen habla precisamente de un hijo no programado pero sí deseado.

Lo que no estaba ni programado ni deseado era que el padre abandonara a la madre de su hijo en cuanto supo del embarazo.

Está subtitulada al Español.

En el minuto 2 Springsteen explica muy bien lo que trata de contar con el resto de la canción.

www.youtube.com/watch?v=CwDPP-KbxGY

Miriam dijo...

Debo tener alguna neurona rara, o quizás es pq no soy madre, pero yo ya frase esa de los pro aborto de "nuestros hijos son deseados" no la he entendido nunca.
Como explicas en el post es muy distinto "programado" que "deseado"
¿y si luego la "programación" sale mal, y se quedan sin trabajo, o sin salud, o se rompe la pareja?

Sobretodo yo percibo incluso más amor en recibir un niño no esperado.

Como si quedo con un amig@ para un cine, y como necesito "hablar", el otro acepta transformalo en un cafe. Merienda no "deseada" pero aceptada pq me quiere.
GEnial post, gracias por compartirlo

BRUCE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
aradigall dijo...

yo no me espere a tener dinero para tener hijos (no los habria tenido nunca, segun se han desarrollado las cosas), mi hijo mayor no tiene movil, llevan ropa regalada por los hijos de amigos... pero les pego unas palizas al monopoly que es lo mejor (sin trampas, claro). Ahora les iniciare en el parchis, que me gusta mucho y pierdo siempre... Entre nosotros hay mucho paseo por el campo y mucho hablar, ... y me paso media vida explicandoles porque ellos no llevan zapatillas de 50 euros pero si son 3 hermanos.
No considero haber sacrificado nada por tenerles,al contrario, creo que Dios me ha hecho un regalo enorme...
Yo elegi vivir en un pueblo, tener un trabajo corriente, apretarme el cinturon y tener 3 hijos ... no me arrepiento de nada.
Tambien perdi dos bebes de 10 semanas y no entiendo comoalguien puede matar a su propio hijo.
Cada dia me acuerdo de ellos y me pregunto donde estan... donde estan los bebes que no nacen?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).