miércoles, 21 de julio de 2010

"Curar" matando no es un acto médico


La llamada doctrina del "bien superior", defendida por muchos filósofos y científicos, afirma que todo, incluso las personas, pueden ser sacrificadas para lograr un bien mayor; en otras palabras, que "el fin justifica los medios". Veamos unos ejemplos:

Hoy sabemos que en Australia, entre 1945 y 1970, cientos de niños huérfanos y abandonados fueron utilizados para probar la efectividad de vacunas contra enfermedades como el herpes y la tos ferina. Eran niños a los que nadie quería. Fueron utilizados como cobayas para obtener vacunas seguras con las que poder tratar a la población sana y eliminar enfermedades. ¿Es esto ético?

Otro ejemplo: ¿Es admisible secuestrar a un niño para extraerle los órganos? ¿Nooo? ¿Seguro? ¿Ni aunque sea un "niño de la calle", abandonado y solo, que pasa hambre y no tiene futuro? ¿Ni siquiera para salvar a un niño español que con un transplante podría tener una calidad de vida magnífica, estudiar y ser alguien de provecho para nuestra sociedad? ¿Noooo?

Naturalmente que no, porque cualquier persona sensata sabe que no es lícito hacer el mal, ni siquiera para alcanzar con ello un bien.

Entonces, ¿por qué admitimos que varios seres humanos sean fabricados en una probeta, estudiados, seleccionados para la vida, para la muerte, para la investigación, para ser donados, cedidos, tratados como mercancía o congelados como la merluza? Uno de ellos será elegido para ser el donante de su hermano enfermo... De acuerdo, el fin es bueno, pero los medios empleados para alcanzarlo, son perversos.

Unos que se autodenominan médicos, han conseguido curar a un niño gravemente enfermo, fabricando un hermano a su medida. Para ello han creado varios embriones en un laboratorio, y han seleccionado a uno para vivir porque estaba sano y era compatible con su hermano.

"Seleccionado" significa que ha sido escogido, preferido, designado, lo cual implica que otros han sido rechazados, destruidos, o congelados como embriones no aptos o sobrantes.

¿Qué pensará este pequeño ser humano cuando sepa que no fue concebido en un acto de amor de sus padres, sino fabricado por un técnico de laboratorio que mezcló los ingredientes? ¿Cómo se sentirá al saber que fue elegido porque reunía lo necesario, mientras que otros hermanos fabricados con el mismo fin y de la misma inmoral manera se quedaron en el camino?

¿Y qué dirá el niño enfermo al saber que muchos embriones hermanos suyos han sido eliminados porque padecían su misma enfermedad, o porque no eran compatibles con él?

El bebé medicamento ha tenido suerte. Ha pasado el 'control de calidad. Nuestra sociedad utilitarista lo ha declarado “apto”, “útil”, y por eso, está vivo. Sus hermanos no han sido tan afortunados y ahora están muertos o congelados.

Esto tiene un nombre: eugenesia.

Curar matando no es altruismo, no es ético, no es un acto médico.


Al hilo de la última entrada, he recuperado este post sobre la selección embrionaria y la eugenesia, publicado en Marzo de 2009.

9 comentarios:

Oceanida dijo...

Que terrible Elige. Me recordo a la pelicula My Sister's Keeper.

Un abrazo.

Museros dijo...

¿Qué es "curar matando"?.

Si curas, no matas.

Si matas, no curas.

eligelavida dijo...

Museros, tienes razón. A este 'curar' le faltaban las comillas.

mrswells dijo...

Elige
Me he sentido muy culpable leyendo tu post de ayer, porque yo si que conozco gente que ha tenido nignos por fecundacion in vitro y cuando me los encuentre probablemente no sacaré el tema de que esta mal, pues ya tienen el bebé 'superviviente' en sus brazos pero quiza deba abrir la boca y decir algo... Por favor dazme algun consejo

BRUCE dijo...

La eugenesia viene del nazismo y eso ya dice mucho.
En cuanto a que el fín justifica los medios en este caso que tratamos aquí hoy está muy claro que NO, pero en otros es más que disicutible.

Nuestro Catecismo de la Iglesia Católica en determinados casos muy puntuales (y con los que yo estoy de acuerdo) contempla la posibilidad de la pena de muerte o de entrar en guerra para la defensa de la propia nación por una invasión injusta.

Inclusive en esa pena de muerte que tiene muchos requisitos que cumplir para ser justa y también en el de esa guerra justa, van a morir personas inevitablemente para poder salvar a otras, en esos casos la Iglesia haestimado que sí que el fin justifica los medios.
(Opinión que humildemente dentro de mi ignorancia comparto).

El problema viene en situaciones intermedias, donde no está nada claro.

¿Pecamos si nos equivocamos pero actuamos de buena fe? NO.

1º-Si actuamos de buena fe y sale bien, estará bien.

2º-Si actuamos de buena fe y sale mal, estará BIEN TAMBIÉN.

3º-El problema es cuando se actúa claramente de mala fe, porque entonces, salga mal o salga bien, estará siempre mal.

Como dice el padre Amorth exorcista del Vaticano, hay un "sacramento" que ha salvado más almas quizás que el resto de sacramentos:

LA IGNORANCIA.

eligelavida dijo...

Mrswells:

Pienso que todos los cristianos tenemos en cierto modo la obligación de dar catequesis. Los sacerdotes, los catequistas, pero también los padres con los hijos, con los amigos, los que están en los medios de comunicación, etc.

Y dar catequesis no es dar una opinión personal. No se trata sólo de decir la fecundación in vitro es inmoral o el aborto es un crimen. Se trata de mostrar a Cristo y su doctrina. Si conocemos la verdad acerca de la grandeza de la persona humana y de su dignidad, no podemos ocultarla.

eligelavida dijo...

Bruce:

Del Catecismo de la Iglesia Católica (1753):

Una intención buena (por ejemplo: ayudar al prójimo) no hace ni bueno ni justo un comportamiento en sí mismo desordenado (como la mentira y la maledicencia). El fin no justifica los medios. Así, no se puede justificar la condena de un inocente como un medio legítimo para salvar al pueblo. Por el contrario, una intención mala sobreañadida (como la vanagloria) convierte en malo un acto que, de suyo, puede ser bueno (como la limosna) (cf Mt 6, 2-4).

BRUCE dijo...

Elige, ya advertí que este asunto se las trae, y que podemos perder horas y años discutiéndolo nosotros y se supone que gente muy preparada y además inspirada por el ES lo ha considerado así y discutido ya.

Dicho esto, considero que debo ser un grandísimo pecador porque yo prefiero mentir para salvar la vida a una persona por más que diga el Catecismo que está mal en ese punto que me expones, por ej. si yo fuera un oficial de las SS y tuviera que mentir a mis superiores para poder salvar a todos los judios que pudiera bajo mi custodia en un campo de concentración.

Y sencillamente lo justifico porque la CARIDAD ESTÁ POR ENCIMA DE LA LEY. Y cuando digo ley, me refiero a Ley de Dios, es decir mandamientos.

Los fariseos tuvieron algunos problemas con Jesús porque no les terminaba de entrar eso en la cabeza.

Hace unos días lo vimos en el evangelio de la misa cuando los apóstoles de Jesús teniendo hambre cogieron espigas en sábado.

Y que conste que no quiero convencer a nadie y que si me condeno eternamente o me "como" la tira de siglos de purgatorio no quiero arrastar a nadie conmigo.
Hoy por hoy lo veo así.

Si la caridad lo justifica se pueden hacer muchas cosas, tantas como matar a una persona, y me parece que los escoltas del Papa no llevan pistolas que disparan chorrillos de agua.

¿Es pecado matar? según nuestro catecismo: DEPENDE.

Pero decir que NO puedo mentir sino hay más remedio, por salvar a una persona porque el fin no justifica los medios, y que SI puedo matar a una persona sino hay más remedio, para protejer a otras, me parece una INCONGRUENCIA que con todo el cariño y la sinceridad del mundo de verdad que no entiendo y que me gustaría que alguien me explicase, si es tan amable, de una forma sencilla para que yo sea capaz de entenderlo.

GRACIAS !!

BRUCE dijo...

No me parece un tema banal eso que me parece una incongruencia.

Acabo de plantearle la cuestión a un par de sacerdotes por correo para que con tiempo analicen mi duda y puedan explicármela.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).