lunes, 19 de julio de 2010

'Compasión' y eugenesia


De vez en cuando leo que en España hay una mayoría de ciudadanos que rechaza el aborto. No lo sé. Francamente, yo no los conozco. Cada vez me cuesta más encontrar auténticos defensores de la vida. Por supuesto, hay mucha gente que se declara antiabortista, pero, a la hora de la verdad, aceptan ‘determinados’ tipos de aborto, justificados, según ellos, por las circunstancias, y el aborto por malformaciones congénitas está a la orden del día: “¿No te das cuenta de que este es un caso muy especial donde el niño va a nacer con una gravísima discapacidad? ¿No crees que es una crueldad traerlo a este mundo para que sufra? ¿Has pensado en sus padres, en el dolor que tendrán que pasar, en sus gastos, en que el niño será una carga para sus hermanos?”

No son frases inventadas. Son las inocentes cuestiones que plantean los defensores de la eugenesia. Esos - muchas veces cristianos - solidarios y compasivos ciudadanos que sólo quieren ‘una sociedad mejor’. Y cuanto mayor es el bienestar económico de un país, más ‘ciudadanos compasivos’ tiene, es decir, más se busca eliminar a los no productivos. Y la forma más fácil de acabar con ellos es en el útero de sus madres.

La eugenesia presupone una mentalidad utilitarista que juzga el derecho a vivir de la persona en función de sus facultades funcionales, de su salud, de la belleza física, del coeficiente intelectual o de su capacidad de hacer dinero. En otras palabras, hace falta ser un egoísta y un hipócrita de narices para defender lo indefendible.

Y por favor, no creáis que los defensores de la eugenesia son seres colorados con orejitas en forma de triángulo, una gran cola que acaba en flecha y un tridente en la mano. No. El inocente y compasivo defensor de la eugenesia se sienta a tu lado en Misa de siete y te da la paz como si tal cosa. Y cuando le dices que es inmoral seleccionar unos embriones para la vida y otros para la muerte, te responde que lo que es inmoral es traer al mundo un niño que sabes que va a sufrir. No se les ocurre pensar que al salir de la iglesia les puede caer a ellos un ladrillo en la cabeza y convertirlos en seres dependientes para toda la vida.

Nuestra cultura es, hoy por hoy, una cultura pagana que no respeta la vida. Podríamos culpar de ello a ciertas ideologías que han imperado en el siglo pasado; al nacimiento de nuevas sectas que fabrican religiones a la carta; a los colegios que dan mala formación; al comunismo; a la masonería; a los medios; a los falsos artistas que blasfeman con su ‘arte’; al nuevo orden mundial; en fin, podríamos justificarnos de mil formas y no acertaríamos a decir que el paganismo que impregna nuestra sociedad nace de nuestra propia mediocridad.

Una intolerable mediocridad que lleva a sostener una cultura insostenible y decadente; que hace que cristianos solidarios y caritativos miren para otro lado cuando sus vecinos, en la búsqueda del ‘hijo perfecto’, recurren a la fecundación artificial, dejando por el camino las vidas de los ‘no deseados’; que hace que muchos que se llaman a sí mismos ‘defensores de la vida’ permanezcan en silencio ante el aborto eugenésico.

Me pregunto si alguno de estos compasivos defensores de la eugensia se han parado alguna vez a pensar en lo altas que son las aceras, en los escalones que hay para entrar en muchos edificios públicos, en la cantidad de hoteles que te dicen que están adaptados para después llevarte al buffet del desayuno atravesando la cocina, en los grandes centros comerciales que sólo tienen un pequeño ascensor, en las puertas de 70 centímetros, en los baños públicos no adecuados; por no hablar de los prejuicios de los colegios para aceptar a estos niños en sus aulas.

Más solidaridad auténtica y menos 'falsa compasión', porque el que calla y mira para otro lado, también es culpable.

19 comentarios:

Juanjo dijo...

Este post enlaza con el anterior, y mi comentario para los dos es el mismo:

Cuidado con las afirmaciones que se hacen del tipo: "yo no quiero estar conectado a una máquina", "a mi dejarme morir si estoy incapacitado...", etc.

Esas afirmaciones hechas al calor de un whisky (o dos, o tres) después de una buena cena, en una charla estúpida, probablemente con amigos progres no menos estúpidos, pueden tener consecuencias muy graves, como fué efectivamente el caso del hombre que se salvó parpadeando. Hay que procurar dejar todo esto por escrito, y las familias pensarse tres veces (o tres mil veces) antes de "desconectar" a un deudo.

Teresa dijo...

Opino, como tú, que no hay abortos "justificables"; sí que hay circunstancias delicadas, pero razón de más para apoyar a esas criaturas que han de nacer.

He conocido padres que han acabado sintiéndose agradecidos por la llegada de ese hijo "discapacitado" y por lo que ha aportado a su vida. Han aprendido a colaborar entre ellos, la familia se ha unido para atenderle, los demás hijos han crecido menos egoistas y más compasivos... Ese hijo se ha sentido amado y atendido, y cuando ha fallecido el dolor y el recuerdo que ha dejado en la familia ha sido imborrable.

Realmente el aborto de un niño discapacitado es ¿"para que no sufra" o "para que no suframos nosotros"? Estamos ante un planteamiento engañoso y tremendamente egoista.

Gracias de nuevo por tu reflexión. Un abrazo.

Interruptor dijo...

No sabes la cantidad de veces que he tenido discusiones por eso. Hay muchísima gente de buen corazón y católicos que se pierden completamente cuando se habla de algunos temas. He llegado a tener que interrumpir conversaciones porque el resultado inminente era la pérdida de una amistad, así que he optado por cambiar la estrategia.

He comprobado que se trata de una simple falta de formación, a veces sólo es cuestión de falta de formación moral, otras de falta de información sobre lo que es la eugenesia y otras se trata de falta de formación sobre ambas cosas. Así que me he puesto manos a la obra con la tarea de intentar darles formación.

Como sé que no van a aceptar de primeras el ir a un curso o unas charlas sobre el tema, comienzo con un bombardeo de frases camufladas en medio de otras conversaciones donde voy dejando caer ideas. Una vez sembradas ciertas inquietudes ya he conseguido llevar a alguna a ciertas charlas de formación. De momento no he conseguido grandes logros, pero sigo en ello. Cambiar la forma de pensar de una persona lleva su tiempo, pero con la ayuda de Dios se pueden conseguir frutos jugosos.

Carlos dijo...

La compasión que mata no es compasión. Es verdad que muchos quizá no se atreverían nunca a hacerlo, pero llegado el caso, comprenden que otros aborten ante un problema grave.

Militos dijo...

Querida amiga: llevo días intentando comentarte, pero estoy en el campo y tengo poca conexión. Hoy parece que anda mejor y a ver si tengo suerte y me entra este comentario.

Tu post es excelente, me ha emocionado y a la vez entristecido porque sé que las cosas son como dices.
Se ha perdido por completo el valor absoluto de la vida. Y, sin embargo, yo conozco muchos padres con hijos deficientes que son felicísimos con ellos, lo mismo sus hermanos. Pero esto no se entiende en este mundo perfeccionista que vivimos, donde todo se admite con tal de aparentar que somos "divinos de la muerte"
Eso sí, ahora prohibimos la venta de bollos y chuches en los colegios porque los niños de hoy no pueden ser gorditos.
El aborto es un asesinato premeditado y no puede tener supuesto alguno.
Gracias Elige por esa claridad de ideas que tienes y lo bien que lo expones.
un beso con mi cariño

Patricia Jáuregui dijo...

Debemos comenzar a entender que compasión significa sufrir-con ("con-passio"). Porque aunque sufrir ciertamente no es ni deseado ni agradable, ciertamente no es algo anormal ya que TODOS sufrimos.
No deberíamos tener tanto miedo a sufrir como a desperdiciar nuestros sufrimientos por no encontrarles sentido, a desaprovechar las ocasiones de crecimiento que nos brindan y oportunidades de sensibilizarse/humanizarse que les brindan a los que están cercanos a alguien que sufre.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno , mi estimada amiga, de regreso de mis pequeñas vacaciones ya estoy de nuvo en tu blog. Defender la vida, cada día nos cuesta más, los correos en ocasiones me acusan de que yo no he tenido que decir de ser madre porque soy monja, ¡jajaj, soy monja desde los cuarenta y edad de ser madre, lo pude ser, por eso te digo que a mi personalmente por mi condición de religiosa se me ceban más. Pero te doy toda la razón, se actua bajo una presión de una compasión no por el bebé sino por los adultos que deben de empeñar la vida con un peso que no desean por comodidad y falta de responsabilidad. En fin...hay que seguir luchando y orando pata que dejemos de ser estúpidos y nos engañen.
Con ternura.
Sor.Cecilia

TIRSO dijo...

Lo que dices de las puertas estrechas y las aceras no adaptadas demuestra que lo que no se acaban de derribar son las barreras mentales. Claro que se van adaptando cosas, pero la mentalidad de acogida brilla por su ausencia.

Luis y Mª Jesús dijo...

"el paganismo que impregna nuestra sociedad nace de nuestra propia mediocridad."
Totalmente de acuerdo, si fuéramos más valientes,más cristianos, no esconderíamos la cabeza bajo el ala. La verdad está de nuestro lado y es aplastante, pero no nos atrevemos a pregonarla.
Un abrazo

BRUCE dijo...

El último día de la novena a María Auxiliadora en la parroquia de los Salesianos, se le ocurrió decir a un cura "fascista y nazi" a más no poder, que había oído decir a mujeres de misa diaria que aconsejaban a sus nietas abortar llegado el caso si un embarazo deseado les estropeaba el futuro.

Antes las caras que puso la gente por las palabras de ese cura "facista", y el ohhhhh! multitudinario que provocaron sus palabras, todavía añadió: sí, sí pero si están setadas en los bancos hoy en la iglesia, que además yo prsonalmente lo he oido de ellas.

Esta vez no hubo el ohhhhhhh! puede que porque las que se dieron por aludidas no sabían dodne meterse.

Si eso es un cura fascista, yo quiero que todos lo sean.

Hay que tener narices a decir eso en una homilía un día que hasta la gente estaba de pie, porque no se cabía por la gran asistencia.

Lo mismo me vale para le Eugenesia.

El que se quiera tirar o colgar de un puente con una soga al cuello, es cosa suya, pero que nos dejen tener a los demás nuestros hijos, vengan como vengan.

Polizón y náufrago dijo...

Nuestro problema es que no sabermos amar. Y como no sabemos amar, no somos capaces de reconocer en un niño minusválido a un ser "amable" (digno de ser amado).

Seneka dijo...

El tema es aún más complicado. Porque esa persona que se sienta a tu lado en Misa puede que en el plano teórico SI esté de veras en contra de la eugenesia, pero a la hora de la verdad eso no se refleja en sus actitudes políticas y sociales, vive al margen de todo eso.

Lo peor no es que la cultura de hoy sea pagana, sino que es, además, "post-cristiana" de manera que suplanta muchos valores cristianos tradicionales cambiándoles por completo la sustancia

Anónimo dijo...

La falsa compasión y la falsa solidaridad son peligrosas. Hacen ver una preocupación por los más débiles, pero es puramente superficial. Por suerte, también está el caso contrario de gente que, sin que se vea quizá públicamente, luchan contra la eugenesia y contra la discriminación. Conozco casos y suelen ser personas que lo han vivido de cerca. Un abrazo. Sylvia.

Cristian Muñoz P. dijo...

En primer lugar, mis saludos para todos, pues es primera vez que aparezco en este blog.

Me presento (mi nombre ya está en el encabezado), soy católico (o más bien trato de serlo, pues serlo de verdad es super difícil) ... pero creo en el libre albedrío y sin perjuicio de escuchar a los pastores de mi Iglesia, aplico mi propio criterio y la inteligencia que DIOS me dio en todo aquello que no es un dogma de fe. Por supuesto que corro el riesgo de equivocarme en ocasiones, pero si me equivoco supongo que será de buena fe y el Señor es misericordioso. No soy joven en estricto rigor de lo que cronológicamente se entiende por tal (50), pero me siento tan joven como el que más y desde siempre para mi, la edad no ha sido un tema de preocupación.

¡Y bueno!, por la foto que acompaña mi encabezado, comprenderan que soy provida.

Sobre el tema en discusión, por supuesto que comparto con Uds. que el aborto NO ES JAMÁS aceptable.

Pero en este tema no soy un teórico, participe activamente por más de 10 años en un grupo provida chileno (el Movimiento Anónimo por la Vida o MAV), y si bien hoy no soy miembro activo, conservo los principios que defendíamos, y atesoro toda la experiencia y conocimientos allí adquiridos ... y adquiridos en la práctica, atendiendo a mujeres que pensaban abortar, escuchando a otras que abortaron y dando charlas sobre el tema allí donde nos quisieran escuchar.

Hoy este "apostolado" no lo práctico en la acción, pero lo aplico participando en todo blog donde se discute el tema del aborto y si revisan la sección de Cartas de El Mercurio (blog), allí me encontraran cada vez que surge el tema.

Y hoy estoy discutiendo precisamente este tema en particular en el blog http://chileliberal.blogspot.com/ , cuyo autor es partidario del aborto en general y en especial del de corte eugenésico y en niños Down.

Los invito y las invito a (especialmente a las mujeres, pue siempre nos critican a los hombres que somos los que más hablanmos de esto y que hablamos de lo que "no sabemos", por no llevar al hijo en nuestro cuerpo), a participar en estas instancias donde podemos encontrarnos con contradictores pues ... y pidiéndoles por favor que no tomen esto como una critica, es fácil opinar donde nadie nos llevara la contra, pero hacerlo donde se nos contradecirá, se nos dirá de todo e incluso se nos insultará por defender la vida, es algo más complicado pero, al final, tremendamente satisfactorio.

Un abrazo y los felicito por este blog.

Cristian Muñoz P. dijo...

¡¡HUMMM!!

He seguido leyendo el blog y solo ahora me doy cuenta que este parece ser español ... ¿estoy en lo cierto?.

Si es así, entonces pido disculpas, pues mi presentación anterior la hice pensando que este blog era de mi país ... CHILE.

¡Si amigos, soy chileno!, y cuando en posteo anterior hable del blog de El Mercurio, me refería a ese diario de mi país (http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/) ... y el otro blog que les mencione, también pertenece a un chileno.

Lo mismo corre para ese grupo provida del que hable, es también y obviamente, chileno.

Y por supuesto, debo reconocer que Uds. la tienen mucho más difícil que nosotros, pues luchan por la vida, allí donde la "cultura de la muerte" ya logro imponer el aborto en la Ley ... ¡a DIOS gracias!, acá todavía eso no ocurre, pero nadie asegura que estemos libres de ello. Por eso hay que dar la lucha participando en cada parte donde el tema surja y no temiendo OPINAR A FAVOR DE LA VIDA.

¡Bueno!, esperando que mis comentarios pasen la revisión de eligelavida y aparezcan publicados, los saludo nuevamente.

eligelavida dijo...

Cristian, bienvenido. Gracias por participar con tus comentarios. Un saludo!

Oceanida dijo...

Amen.

me siento identificada con la persona que deje atras Elige, tu me conociste entonces. Han pasado muchas cosas desde que empezaba a hacer algun comentario por aqui. Gracias a Dios mis ojos estan abiertos ahora y a veces me pesa como losa todo aquello.

Yo tambien conozco gente asi, cristianos y no cristianos, gente como la que era yo, y me creia buena persona.

Tu lo has dicho, menos compasion y mas solidaridad autentica.

INÉS dijo...

Hasta que no nos demos cuenta de que la defensa de la vida se basa en la dignidad de la persona y no en ninguna creencia religiosa no habremos avanzado mucho.
No me importa si eres o no católico...eso que matas es un ser humano.

Alfonso dijo...

¡Jopé!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).