miércoles, 26 de mayo de 2010

«Imagina que soy un árbol y sálvame»


Soy ecologista porque creo en la superior dignidad del hombre sobre el resto de las criaturas de la naturaleza. Si no se admite esto, tampoco se puede considerar que el hombre tiene una responsabilidad sobre su entorno. Sin embargo, continuamente me encuentro con falsos ecologistas que defienden prácticas nefastas para el hombre, como el aborto, o hablan de la protección de la naturaleza sin tener en cuenta la dignidad del ser humano.

Hace unos años, unos biólogos realizaron un estudio de los peces de río en una ciudad de Colorado. Para su sorpresa, descubrieron que la relación de peces macho respecto a las hembras era de 1’8, cuando la relación normal es de 1’1. Además, hallaron una extraña especie híbrida entre macho y hembra, a la que los investigadores no supieron qué sexo asignarles.

Los biólogos atribuyeron esta anormal evolución de los peces al estrógeno (hormona femenina) que encontraron en el agua del río. Al parecer, esta hormona proviene principalmente de las píldoras anticonceptivas, Norplant, Depo-Provera y parches que contienen estrógeno. Se trata de drogas que actúan segregando dosis masivas de hormonas femeninas en el torrente sanguíneo de la mujer, suprimiendo así su ciclo reproductivo natural.

Estas hormonas, no degradables, van a parar a la orina y de ahí, una vez purificada en una planta de tratamiento de agua, al río, con hormonas incluidas, pues la planta no está preparada para eliminar hormonas.

En otras palabras, los anticonceptivos causan un impacto negativo en el medio ambiente y, aunque constantemente oímos a los falsos ecologistas protestar contra determinados daños causados por el ser humano, nunca los he oído quejarse del impacto producido por las hormonas contaminantes. Y es que hay mucho de manipulación ideológica en este tema. De otro modo, no se explica que la mayoría de los llamados 'ecologistas' defiendan el control de la población para proteger el planeta, aunque sea a través del aborto.

Y si el uso excesivo de anticonceptivos hormonales acaba ocasionando una grave mutación en los peces de río, eso no lo veremos nunca denunciado, porque la gran baza de este falso ecologismo es defender el planeta eliminando al hombre (véase Al Gore y compañía).

¿De verdad puede defenderse la Tierra propugnando la matanza del hombre o su reducción a través de la anticoncepción? ¿Se puede ser ecologista y proteger el medio ambiente sin defender al ser humano?

4 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

No, Eligelavida,es un contrasentido tal, que hay ocasiones que no desearías abrir los ojos. Acabo de ver la foto de un bebé abortado,troceado, separado la cabeza del tronco y pueden imaginarse el resto. Durante 20 años he ejercido de enfermera tanto en Urgencias como en Cuidados intensivos, he visto de todos los colores, pero lo que he visto hoy , me ha impedido un buen rato tragarme la sabíba.
Hay buenos ecologistas, pues los conozco y otros que se aprovechas de la ecología, hemos de tener los ojos como platos e impedirles que hagan más daño al hombre.
Dígame, como puedo hacerle llegar esa fotografía que le comento.
Gracias.
Con ternura.
Sor.Cecilia

eligelavida dijo...

Sor Cecilia, mi correo es:
eligelavida08@gmail.com

Gracias por su comentario. Un saludo!

ARCENDO dijo...

Ese ecologismo light, si no es humanitario no sirve para nada. La primera defensa es LA DEL SER HUMANO..., lo demás es política, tramoya y sostén de chupopteros. SALUDOS.

Interruptor dijo...

¿Nunca has oído la expresión “ecologistas sandía”?
Pues sí: muy verdes por fuera pero muy rojos por dentro. Así son los ecologetas, les importa un car… la ecología, lo que buscan son justificaciones para imponer su ideología.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).