viernes, 28 de mayo de 2010

Es preciso ponerle cara al aborto

Es preciso ponerle una cara al aborto. En este caso, la de Andrea Himes, una mujer que, gracias al proyecto ‘No más silencio’, da su testimonio.


8 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Sí, ya conocemos casos como este es España, pero no salen en video, aún no se sienten tan libres como para mostrar la cara , más que en decirlo y aún con miedo, pero algo es algo
La gracia actuo en esa mujer, porque se sentía acusada por su conciencia.
Es un excelente testimonio.
Gracias.
Sor.cecilia

Oceanida dijo...

Wow. Que llantina tengo querida amiga.

Sus testimonios y sus caras son algo valiosisimo para todos.

Que valentia y fortaleza. Solo Dios te da eso.

Un abrazo muy fuerte.

Juanjo dijo...

Un pecado llama a otro. Sin embargo esta mujer ha demostrado arrepentimiento no solamente con palabras, sino también con obras.

Es curioso, pero cuando somos jóvenes creemos que estamos llamados a grandes glorias, grandes carreras profesionales, etc, ante lo cual se antepone todo, incluso si eso conlleva cometer un asesinato.

Es la gran trampa de satán. Luego pasa el tiempo, y la mayoría de las personas simplemente llevan vidas oscuras y grises, trabajan para comer y poco mas, y de gloria terrenal nada de nada.

Y sin embargo un inocente pagó por adelantado con su vida esta presunta liberación

DonJoan dijo...

Impresionante testimonio. cuando he abierto tu post pensaba que habrías colgado alguna fotografía que reflejara este crimen abominable (cosa totalmente legítima y también conveniente), pero le has puesto una cara al aborto: el testimonio de esta mujer es sencillo y conmovedor.

Hay una serie -flashforward- en la que se crea una red social en la que todos los que han tenido una experiencia la comparten en un programa llamado mosaico. Habría que hacer algo así, para que todos los que han tenido una experiencia de este tipo le pusieran una cara y una localización a este drama.

Angelo dijo...

Me llama la atención cuando dice que abrió su corazón. Ahí está la clave, abrirnos para que podamos recibir, para que la luz entre, para que la vida nazca. Un gran testimonio.

mrswells dijo...

Admiro su corage..La escucharan las jovenes??
Como dices, Juanjo, desde la juventud se ven las cosas de otra manera y, en mayor o menor medida todos hemos caido en algo (yo por lo menos). Todos somos erradores (de errar, que suena igual que 'herrador o herrero') y uno solo fue 'carpintero'.

Ella no solo da testimonio de lo que hizo mal , lo que hay que ver en ella es el testimonio de lo que Jesus hizo de bien en ella, quitarle una mascara. En mi blog de hoy dedico un dibujito de la mujer quitandose el disfraz.

Luego llega la vida real (como dice Juanjo) y un inocente pagó , tienes razón: Jesucristo. Yo creo que esta mujer ha sabido ver esto y lo ama tanto que es capaz de dar la cara por El, porque El se lo ha pedido.

Me llegó una postal recientemente que decía: 'Iba a lanzarme A CAMBIAR el mundo PERO no pude encontrar babysitter' ..era por supuesto una critica a la mentalidad de la madre actual, pues son nuestros hijos los que nos indican donde tiene que cambiar el mundo.

Y como enseñanza que saco yo de hoy es que todos tenemos un testimonio que dar, pues a ello, sin miedo

Luis y Mª Jesús dijo...

Lo veo en casa porque voy a llorar

Teresa dijo...

Impresionante testimonio de como Dios actúa en las almas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).