domingo, 9 de mayo de 2010

Ben... y su madre: una historia excepcional


Ben Underwood es ciego. Un cáncer en la retina fue el causante de que le extirparan los ojos cuando apenas tenía tres años. Desde entonces utiliza unas prótesis para evitar llevar las órbitas vacías pero, evidentemente, no puede ver. Sin embargo, a lo largo de los años, ha sido capaz de desarrollar un extraño sistema de sonar, parecido al de los delfines, con el cual se orienta a la perfección, hasta el punto de patinar, jugar al baloncesto e ir en bicicleta.

Este vídeo cuenta su historia. Por desgracia, no he podido encontrarlo traducido al español, pero creo que se entiende perfectamente. No os lo perdáis porque merece la pena. En él veréis cómo Ben, realizando constantes chasquidos con la lengua, se orienta analizando el eco que este sonido produce al chocar contra los objetos que le rodean, lo que le permite orientarse sin necesidad de utilizar bastón o perros guía.

Ben es la única persona ciega en el mundo que ha podido desarrollar este sistema de ecolocalización o visión sónica. Pero además, veréis a un joven de hoy, luchador y valiente que, gracias al apoyo de su familia, lleva una vida normal a pesar de su discapacidad.

En el vídeo, la madre de Ben cuenta como, después de intentar curar el cancer, tuvo que tomar la dura decisión de que a su hijo le fueran extirpados los ojos. Ella relata así esos momentos:

Ben despertó de la cirugía y dijo: "¡Mamá, ya no puedo ver, no puedo ver!" Después de rezar pidiendo fuerzas le dije: "¡Ben, sí puedes ver!" Le cogí las manos, las puse en mi cara y le dije: "me puedes ver con tus manos"; Puse mi mano en su nariz y le dije: "huéleme, me puedes ver con tu nariz. Ben no puedes usar tus ojos nunca más, pero me puedes ver con tus oídos, tu nariz y tus manos. Todavía puedes ver".

8 comentarios:

Carlos dijo...

Una historia sorprendente. Y qué fuerza la de la madre, aunque eso nada tenga que ver con el don tan especial que tiene este chico. Nunca había oído nada parecido.

Fran dijo...

Me quedo asombrada. Qué buen oído tiene Ben pero sobre todo qué gran madre.

Teresa dijo...

¡Impresionante!

Guerrera de la LUZ dijo...

Me había perdido los últimos posts tuyos y los acabo de recuperar todos. Como siempre, es necesario leerte.

Mi sueño es que tengas una sección en cualquier periódico de tirada nacional o en cualquier otro medio de esos de comunicación de masas...

Un abrazo muy grande.

Shikilla dijo...

La fuerza que tiene el amor de una madre solamente es igualable con la fuerza de superación cuando alguien de verdad descubre que querer es poder. Emotiva entrada, que toca directamente el corazón.

Oceanida dijo...

Esto es algo grandioso, Una vez mas, una muestra mas de que se puede vivir siempre aunque no tengamos todos los sentidos, aunque haya discapacidad.

Este chico es una muestra de valentia que deberian ver todos los que quieren que se les practique la eutanasia.

Que riqueza de post.

Un abrazo Elige, mil gracias por mostrarnos la bella realidad de la Vida.

Angelina de Maria dijo...

AMIGA ,DEFENSORA DE LA VIDA!!!
QUE HERMOSA HISTORIA Y CUANTA FORTALEZA DE MUJER...QUE IMPERFECTOS SOMOS, PERO CUAN PERFECTO EL AMOR DE DIOS!
POR UN LADO QUITA PERO MULTIPLICA POR EL OTRO...PERFECCION DIVINA.
QUE EL MANTO DE MARIA ESTE SOBRE TI Y TU MISION EN ESTA VIDA.
UN ABRAZOTE ANGELINA.

Luis y Mª Jesús dijo...

¡IMPRESIONANTE!.¡lo que es capaz el hombre con voluntad!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).