viernes, 23 de abril de 2010

Un aborto acabó con la vida de su hermano gemelo


La joven de la fotografía se llama Claire Culwell. Su madre biológica tenía trece años cuando quedó embarazada. Por decisión de su familia, fue llevada a una clínica abortista para desembarazarse del feto. A las pocas semanas de tener un aborto, descubrió que aún seguía embarazada. Su madre, creyendo que el aborto no había sido efectivo, la llevó entonces a otra ‘clínica’ donde le dijeron que el embarazo era gemelar, ¡por lo que había abortado sólo a uno de los gemelos!

Los médicos no quisieron realizarle otro aborto dado lo avanzado de su estado, y pocas semanas después nació Claire, dos meses prematura. Debido a esto, fue necesario dejarla internada más de ocho semanas, y aún padece ciertas anomalías físicas en caderas y pies debido al aborto.

Claire tiene hoy 21 años. Hace poco conoció a su madre biológica y supo que había sido dada en adopción después de un aborto que había terminado con la vida de su hermano gemelo.

Esta es la página web de Claire Culwell http://claireculwell.com/, otra joven superviviente de un aborto que hoy dedica su tiempo a la causa de la defensa de la vida.

9 comentarios:

Teresa dijo...

Llama la atención que en sus testimonios las víctimas del aborto, supervivientes, hablen siempre de perdón. Eso demuestra que cuando se ama a Dios, todo, incluso esto, se puede perdonar.

Anónimo dijo...

Otro impresionante testimonio de una superviviente al aborto:
http://www.mscperu.org/aborto/sobrevivientes/aborto_salineo.htm

Me encanta tu blog, gracias.

Marta dijo...

¡Que horror!! No se si podría soportar enterarme de algo así a los veintiun años.
Tiene que ser muy dificil vivir pensano que estas aquí de casualidad..

Angelo dijo...

Que duro debe ser. priemro por el aborto, después por la pregunta tantas veces que debe haberse planteado ¿porqué yo sí? y por último el vivir sin su hermana. Ha tenido que ser muy muy duro. El aborto no solo mata a los niños sino a las personas que le rodean. Su mundo se convierte en muerte, Gracias a Dios Claire ha encontrado su alegría en la defensa de la vida. Una historia más que ponen los pelos de punta.

Luis y Mª Jesús dijo...

Estoy convencida que los supervivientes del aborto gozan de un especial cuidado de la Providencia y tienen una misión muy especial en este mundo.
Un abrazo

Ricardo dijo...

Hace tiempo el Sunday Times publicó que en Inglaterra sobreviven cada año, 50 bebés al aborto. Lo que ocurre es que después algunos son atendidos y otros son abandonados a su suerte durante las primeras 24 horas y mueren.

Aún así se sigue negando que hay una vida independiente de la de la madre. La cuestión es por qué tienen el poder los que defienden la muerte.

Anónimo dijo...

Es una mujer muy bella. Y no solo es belleza física lo que transmite.

Juanjo dijo...

Es terrible que una chica de 13 años se quede embarazada, lo cual quiere decir que mantenía relaciones sexuales al menos desde los 12!. Eso hay que prevenirlo.

Pero solucionar un mal con un asesinato, me parece la peor de las soluciones. Por eso es intrínsecamente malvado el aborto. Es como decir, me duele la cabeza pues me la corto. No, para empezar te duele la cabeza quizá porque te has bebido una botella de vino. Empecemos por ahí.

Oceanida dijo...

He visitado su pagina y me he quedado admirada. Yo echaria de menos a mi hermano tal vez pero estaria agradecida todos los dias de mi vida. Mi admiracion hacia esta mujer y su lucha.

Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).