miércoles, 21 de abril de 2010

Nuevos ataques laicistas a la Iglesia


La Iglesia está siendo atacada de una manera singular en los últimos tiempos. Una de las nuevas iniciativas surgidas con el fin de agredirla es la llevada a cabo por «Europa laica» y el «Observatorio de la laicidad», dos organizaciones que, con motivo de la campaña de declaración de la Renta 2009, han pedido a los españoles que no marquen las casillas destinadas a la ‘asignación tributaria a la iglesia católica’ ni a ‘fines sociales’.

A estas organizaciones laicistas se han sumado otras como la «Asociación de Ateos Españoles» y, atención, los «Cristianos de Base y Cristianos por el Socialismo», por si todavía queda alguien que cree que las famosas Comunidades de Base son realmente católicas.

Lo que pretenden estas asociaciones es que los contribuyentes destinen su dinero a fines mucho más "altruistas" como el aborto y la eutanasia.

A raíz del acuerdo alcanzado entre el Estado y la Santa Sede en diciembre de 2006 el sostenimiento económico de la Iglesia Católica en España depende única y exclusivamente de los católicos y de quienes quieran colaborar con la Iglesia. Este año, más que nunca, contribuye al sostenimiento de la Iglesia para que pueda continuar realizando su labor tanto a nivel pastoral como social.

8 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

De verdad, cuanto resentimiento ignorante, desde luego que aún queda mucho por hacer...

Los del observatorio ese son los de la secta FIdA, los talibanes del ateísmo, unos tarados de un calibre que no quiero ni acordarme.

Anónimo dijo...

Es hora de que los católicos demostremos nuestras convicciones y apoyemos a nuestra Iglesia.

Y el clero es el primero que tiene que dar la talla. Para empezar, no más cobros a la entrada de Iglesias antiguas y catedrales, y mucho menos para poder visitar al Santísimo o venerar una imagen. Ya está bien.

Arnold.

Leona catalana dijo...

Hasta el moño de estos impresentables.
Yo que no soy creyente, acabaré partiéndoles la cara por, no sólo no respetar las creencias de otros, sino atacarlas miserablemente.

Estos son los mismos que chillan cual gorrinos contra los curas pederastas, pero sonríen complacidos ante los musulmanes que se casan con niñas de nueve años, causando la muerte a muchas por desgarros vaginales y la consiguiente hemorragia.

Mal rayo parta a los hipócritas.

ulpiano dijo...

Mi apoyo a la Iglesia y al Papa en estos momentos. Un saludo.

Aquiles dijo...

El laicismo defiende la promoción de la práctica sexual entre niños y lo quiere imponer como educación obligatoria en los colegios, defiende la pornografía, ataca la vida y se mofa de la dignidad del ser humano, pero luego salen con estas. No creo que haya nadie tan ingenuo que se deje engañar por ellos.

Sancho dijo...

Nuestra cultura está plagada de prejuicios religiosos. Estos integristas de base y defensores de la laicidad, a falta de argumentos convincentes, se limitan a poner en marcha la máquina propagandística para extender sus prejuicios, y los medios de comunicación, como siempre, les siguen la corriente.

Fran dijo...

La verdad que se me ocurren todo tipo de tacos al leer sobre estas organizaciones basadas en el odio. Si me lo permites, próximamente haré un remake de esta entrada y me llevo la url del vídeo.

Luis y Mª Jesús dijo...

Siempre me ha parecido de mezquinos y resentidos la propaganda que se basa en : "no compre lo de la competencia". Me reafirmo en mezquinos y resentidos en este caso.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).