jueves, 4 de febrero de 2010

El feto percibe el dolor con más intensidad que un niño mayor


Carlo Bellieni, neonatólogo especializado en terapia intensiva neonatal del Policlínico Universitario “Le Scotte” de Siena, ha declarado que es “totalmente acientífico tratar la vida prenatal como si fuera de segunda clase” dado que esa vida es humana.

“Hoy sabemos que el feto dentro del útero materno percibe olores y sabores. Oye los sonidos. Los recuerda después del nacimiento. Desde luego sabemos que un feto, desde las 30 semanas de gestación, es capaz de soñar”; En otras palabras, Bellieni afirma que el feto es persona.

Existe además otro dato interesante: el feto siente dolor; “No sólo siente dolor, sino que su percepción parece ser más profunda que la de un niño mayor” y esto es así, porque los científicos han constatado que al nacer se generan nuevas estrategias para no sentir dolor que el feto aún no ha desarrollado.

Bellieni declara con rotundidad que la vida comienza en el momento de la concepción, afirmando que “cuando se unen los patrimonios genéticos del óvulo y del espermatozoide comienza un proceso que es único e irrepetible justamente porque nadie en el mundo tiene un ADN igual al de esa pequeña célula fecundada. Tampoco sus padres. Por lo tanto es absurdo decir que el feto es propiedad de la madre o del padre”.

Es más, los neonatólogos hoy en día “tienen el privilegio de atender justamente a los fetos. Y a ninguno de los médicos se le ocurre poner en duda que aquellos sean nuestros pacientes, en otras palabras, que sean personas”.

(Fuente: Forum Libertas)

9 comentarios:

Ricardo dijo...

El tema del feto, su desarrollo, sus sensaciones, está más que demostrado. Los que siguen negando que el feto es persona, simplemente, no quieren ver.

Alero dijo...

Estos testimonios médicos desdicen a nuestra ministra que afirma que está demostrado que el feto no es humano!!! Muchos más científicos tendrían que levantar la voz. Saludos Elige y felicidades por este primer año.

Angelo dijo...

Ayer leí en el libro de Sor Emmanuelle, que una anécdota de alguien que tenía el don de conocer las conciencias, que incluso en el seno materno el feto percibe el rechazo de la madre.

Militos dijo...

Qué acertado es tu post de hoy, como todos. Eso es lo malo, que las mujeres que abortan piensan que el feto no siente ni padece. Yo creo que si supieran el dolor físico que experimenta el fruto de sus entrañas con los sangrientos procedimientos de los abortos, no serían capaces de seguir con ello.
Pero todavía es peor la falta de escrúpulos de los que se llaman médicos que si tienen conocimiento de las sangrías que causan a los seres humanos no nacidos.

Un beso, Elige

Guerrera de la LUZ dijo...

Claro, si son pacientes, ¿no van a ser personas??...ainss

Pensar que sufren dolor me traumatiza, me hiela la sangre.

Un beso cielo.

Juanjo dijo...

Como dice Ricardo, no hay mayor ciego que el que no quiere ver. Todo se reduce a negar la evidencia para justificar un asesinato. Pero lo peor no son los asesinos, sino los que sabiendo lo que ocurre, miran para otro lado. Esos dan asco.

Natalia Pastor dijo...

Como bien señala Ricardo,quien niega la condición de perona del feto, lo hace por interes espúreos y prejuicios ideológicos.
A estas alturas,tanto el desarrollo del feto como su evolución, están ampliamente documentados.

dadaista dijo...

Esta linea argumental me gusta más...pero ¿es el medico imparcial?. Si el medico fuera ateo mejor,,,

Si la comunidad científica se pone deacuerdo...solo la paciencia dará sus frutos y corregirá este error.

Mis felicitaciones.

Luis y Mª Jesús dijo...

Quienes legislan, quienes atienden abortos lo saben perfectamente., pero... no hay peor ciego que el que no quiere ver.
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).