miércoles, 27 de enero de 2010

La historia de la rata Skeeky


El fundador de Sacerdotes por la Vida, el Padre Lee Kaylor, en una de sus primeras cartas enviada a los sacerdotes de los Estados Unidos, para animarlos a predicar sobre el tema de la defensa de la Vida, narraba la historia de la rata Skeeky.

Esta rata se hizo muy famosa en un pequeño pueblo del sur de California en el año 1990, porque un artista quería realizar una obra de arte para una galería local. Su obra consistiría en colocar a la rata Skeeky sobre el pavimento y, sobre ella, una tela blanca para luego dejar caer desde un tercer piso un bloque de cemento que daría como resultado la “obra de arte”. Por supuesto que aquello causó tal revuelo en la prensa, radio y TV locales que, el día pautado para la elaboración de tan “creativa” expresión artística, se presentaron más de 600 personas para salvar a Skeeky. El roedor fue finalmente salvado de la muerte. Hasta aquí la historia de la rata.

Más de 3500 bebés -1 cada 26 segundos-, solamente en los Estados Unidos, son asesinados cada día a través del aborto legal que no solamente mata a un inocente, al ser humano más vulnerable de todos, el no nacido, sino que además deja huellas indelebles físicas, emocionales y espirituales en la madre de la criatura con los efectos subsecuentes en todo el tejido social. 3500 bebés que no tienen la suerte de la rata Skeeky.

De la web 'Priests for life'

8 comentarios:

Ricardo dijo...

Esto es muuy propio de nuestra cultura, escandalizarse por las corridas de toros o por utilizar cobayas para experimentos, pero quedar impasibles ante la barbaridad del aborto. Dicho esto, el "arte" de aplastar una rata me parece de locos...

Anónimo dijo...

"3500 bebés asesinados cada día, que no tienen la suerte de la rata Skeeky". ¡Qué fuerte!

Sylvia

Fran dijo...

Lo que también hay es mucha cobardía.

Angelo dijo...

Siempre nos aportas datos para luchar cada vez con más fuerza a favor de la vida humana. Veo que te has acostumbrado a postear a diario. Jajaa. Ahora tenemos el apoyo de Benedicto XVI para proclamar la Verdad en la red. Es verdad que se dirige a los sacerdotes pero también a todos nosotros. Perdona el retraso en entrar, he tenido una jornada llena de papeleos. Esta es una para obligatoria.Un beso

mar dijo...

Por no hablar de la defensa del lince.
Se solidarizan con una rata y no con un bebe.
Se perdió la cordura.
Saludos.

dadaista dijo...

El arte se suele adelantar a la sociedad...

El aborto es un grave error que no gusta ni a los que lo defienden...

...y comparar a skeeky con un feto, pienso que también, ya que no va a hacer cambiar de opinión al que anteponga la libertad de la embarazada.

Se requiere de un maquiavelo...y mucha paciencia.

eligelavida dijo...

Dadaísta, no se trata de comparar una rata con un feto. Se trata de que una rata maltratada logró que 600 personas se manifestaran en su defensa. ¿Cuántas personas se manifiestan diariamente ante los abortorios donde seres humanos son asesinados como ratas?

dadaista dijo...

Deacuerdo, me he confundido al pensar que se establecía una comparativa...Me dices que el problema está en la reacción de la opinión pública...una opinión pública claramente insensible: sigo pensando igual...así no se convence ni se convierte a nadie.

Es a través de la razón y no de los sentimientos por lo que se les ha de llegar...Pienso que no puede ser de otra forma.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).