lunes, 18 de enero de 2010

¡Dios nos libre de ciertos católicos!

En todas partes cuecen habas. En España tenemos a José Bono, a Pepe Blanco y a Lola Cospedal, tres políticos destacados en sus respectivos partidos, que proclaman su fe católica al tiempo que defienden el aborto.

En Estados Unidos, la Speaker de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no quiere ser menos y hace piruetas mentales semejantes declarando que es una devota Católica, al tiempo que defiende el ‘freedom of Choice’, que significa tener libertad para elegir ente matar al propio hijo o dejarlo vivir, ni más, ni menos.

Además, da un nuevo argumento que ni siquiera la inventiva de Bono había imaginado: afirma que impedir el aborto es una violación del libre albedrío de la mujer, lo cual, según ella, va contra la doctrina católica del libre albedrío. ¡Ahí es nada!

15 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Jajjajajajaa... siento reirme, pero ante estos demntes progre-estúpidos pro asesinato en favor del libre albedrío poco más se puede hacer. Reirse o llorar, y como de llorar ya estoy harta, me descuajo de la risa.

Panda de majaderos...

Besos Eli.

Ricardo dijo...

Pelosi es la gran esperanza de Obama. Y todos los anticatólicos intentan engañar siempre con las mismas tácticas, diciendo, soy de los vuestros.

Felipe G. decía "vengo del pueblo, soy tan pobre como vosotros", pero mangoneó lo que quiso. Él y los suyos.

Juanjo dijo...

Ya sabes que ahora está de moda decir que se es provida para promover el aborto.

Y los católicos de verdad votan a esta gente. ¿es que no saben leer?

Anónimo dijo...

No sabía como se las gasta esta señora. Su homologa española consigue ir a una manifestación antiabortista y que la aplaudan. Saludos.

Teresa dijo...

Quizá nuestra sociedad está demasiado adormecida, católicos incluidos. Esperemos que en nuestro país la gente reaccione y siga luchando, aunque se apruebe la ley.

Anónimo dijo...

El anónimo es mío. Soy Alfonso. Aún estoy pendiente de crearme una cuenta como ves.

Fran dijo...

Insensatos que son.

Juanjo dijo...

Esos políticos que se dicen católicos son peones del demonio para quebrar la Iglesia desde dentro.

Hay que excomulgarlos y expulsarlos de la Iglesia.

ARCENDO dijo...

Ya no saben que GILIPOLLEZ inventarse, para justificarse. Totalmente patético.

Sancho dijo...

Sí, y allí, su obispo también se ha enfrentado a ella con la verdad.

Joaco dijo...

En España pasa algo por el estilo: se convoca una manifestación "pro-vida" que en realidad es a favor de aborto e increíblemente van muchos miles de personas. Aquí, además de usar la caradura, consiguen engañar a los incautos "católicos" que hacen de acompañantes pardillos a los políticos abortistas. Estamos peor que en USA.

Angelo dijo...

Estos son los lobos con piel de cordero. Los que hacen que el rabaño se disperse para defenderse de ellos. No quiero juzgarles, porque solo Dios conoce el corazón, pero sí que hay que hacer caso a las palabras de Jesús: Por sus obras los conocereis.

dadaista dijo...

...Nuestra naturaleza humana nos lleva a cometer errores.

misideascotidianas dijo...

Indigencia intelectual que se llama, amén de palabras mayores.
Tamos apañaos

Luis y Mª Jesús dijo...

Una imbécil. Perdona Elige, pero hoy estoy que no me aguanto ni yo y en estos casos me sale la vena de mi padre y no soporto a los que dicen estupideces como esta señora. No se trata de hacer piruetas, se "esmorra" directamente, pero lo triste es que lleva con ella una estela de vidas.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).