jueves, 31 de diciembre de 2009

«El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz»


Mañana comienza un nuevo año: el año 2010 d. de Cristo, que es como calculamos los años desde hace siglos. Hoy por hoy, cristianos, ateos o creyentes de otras religiones tienen que reconocer que la medida del tiempo que vivimos tiene su epicentro histórico en el Nacimiento del Hijo de Dios. Y es precisamente a Santa María, Madre de Dios, a quien los católicos dedicamos el primer día del año.

Y esta madrugada, cuando comience el nuevo día, con las doce campanadas, todos nos desearemos felicidad y paz. La liturgia de la Iglesia nos trae además, con las palabras de Moisés, la bendición de Dios, y ese es mi deseo para todos en este año: «El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor te muestre su rostro y te conceda la paz».

miércoles, 30 de diciembre de 2009

¿Tienen Derechos los concebidos?


El niño de la derecha fue un niño rechazado por sus padres, abortado, asesinado por manos de unos que se llaman a sí mismos médicos y que cometieron el acto más opuesto a la esencia misma de la medicina: matar.

El niño de la izquierda fue un niño querido por sus padres y traído al mundo en un hospital, ayudado por médicos que ejercían el acto más propio de la medicina: salvar vidas.

Los dos tienen la misma edad
. Uno esta vivo, y el otro muerto simplemente porque a su madre la sociedad le dio el derecho a matarlo.

¿Tienen los concebidos Derechos?

Declaración de los Derechos Humanos del Concebido:

Principio 1.- Todo Concebido, varón o mujer, discapacitado o no, disfrutará de los derechos enunciados en esta Declaración.

Principio 2.- Todo Concebido tiene derecho a que se le reconozca como un individuo de la especie humana y, por lo mismo, cuenta con todos los derechos humanos reconocidos por la ONU, por los organismos internacionales y por las constituciones de los Estados.

Principio 3.- Todo Concebido tiene derecho a que se le reconozca su individualidad, en tanto que su código genético propio es único e irrepetible y, por lo mismo, diferente al de sus progenitores.

Principio 4.- Todo Concebido tiene derecho a que se reconozca y respete en él, el valor supremo de la vida, desde el momento de la concepción hasta su muerte natural y, por lo mismo, deberá ser respetado y cuidado este derecho a lo largo de todo su proceso de vida en el seno materno y, una vez nacido, fuera de él.

Principio 5.- El valor supremo de la vida del Concebido debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de velar por su desarrollo integral. Dicha responsabilidad recae, en primer término, en su padres, y de manera subsidiaria en sus demás familiares, en la sociedad y en el Estado.

Principio 6.- Todo Concebido deberá ser protegido de cualquier tipo de discriminación por motivo de raza, etnia, condición genética, sexo, origen social, situación económica, de él o de sus progenitores.

Principio 7.- El Concebido es un individuo en desarrollo, con sus derechos específicos, que no puede reclamarlos ni exigirlos por razones propias de esta etapa de su vida, por lo que se impone a sus padres, a la sociedad y al Estado la obligación irrenunciable de velar por su respeto.

Principio 8.- Todo Concebido, para el pleno y armonioso desarrollo de su individualidad, deberá hacerlo bajo el amparo y responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad. La mujer embarazada deberá contar con los cuidados propios y atenciones especiales de este periodo.

Principio 9.- Todo Concebido dispondrá de las oportunidades y servicios dispensados por la ley y por otros medios, en condiciones de libertad y dignidad, para que pueda desarrollarse física, mental, espiritual y socialmente, en forma integral; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales..

Principio 10.- Todo Concebido tiene derecho a una nacionalidad, y el Estado deberá reconocer y proteger todos sus derechos.

martes, 29 de diciembre de 2009

Rescatar la ética


Dice Juan Pablo II en la encíclica Centesimus annus:

“Hay que volver a considerar la familia como el santuario de la vida. En efecto, es sagrada: es el ámbito donde la vida, don de Dios, puede ser acogida y protegida de manera adecuada contra los múltiples ataques a que está expuesta, y puede desarrollarse según las exigencias de un auténtico crecimiento humano. Contra la llamada cultura de la muerte, la familia constituye la sede de la cultura de la vida.

El ingenio del hombre parece orientarse, en este campo, a limitar, suprimir o anular las fuentes de la vida, recurriendo incluso al aborto, tan extendido por desgracia en el mundo, más que a defender y abrir las posibilidades a la vida misma”.

Tenemos una ardua tarea por delante: rescatar la ética; conseguir que nuestra sociedad vuelva a sacar la ética del sótano donde la ha escondido, para que los esfuerzos humanos por lograr el progreso no se orienten a destruir la vida, sino a cuidarla y protegerla.

lunes, 28 de diciembre de 2009

No tienen quien les llore


"Entonces Herodes, al ver que había sido burlado por los magos, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: Un clamor se ha oído en Ramá, mucho llanto y lamento: es Raquel que llora a sus hijos, y no quiere consolarse, porque ya no existen" (Mt 2,16-18).

La crueldad de Herodes sigue llamándonos la atención siglos después. Sin embargo, la vileza de los ‘nuevos herodes’ nos deja fríos. El Papa Juan Pablo II denuncia, al hablar de la cultura de la muerte, la existencia de toda una estructura de pecado que lleva a la sociedad a perder la conciencia del carácter maligno de los actos contra la vida.

Padecemos una sordera brutal que nos impide oir el clamor de las vidas asesinadas en el seno de sus propias madres. Lo que nuestra naturaleza nos grita que es una crueldad y una injusticia, nuestra conciencia, ahogada en esta cultura de la muerte, lo rechaza, admitiendo que el Estado nos diga lo que está bien y lo que está mal.

Los Santos inocentes asesinados por Herodes fueron llorados por sus familias, por sus padres, por sus madres. Ahora son las propias madres las que, bajo el amparo del Estado y de la sociedad, ejecutan la matanza de sus hijos. Mientras, los viles aplauden y los cobardes miran para otro lado.

Los nuevos santos inocentes no tienen quien les llore.

domingo, 27 de diciembre de 2009

Fiesta de la Sagrada Familia


Desde hace dos años la archidiócesis de Madrid celebra la Fiesta de la Sagrada Familia con una solemne liturgia o eucaristía en la que se hacen presentes muchos obispos de España e innumerables fieles procedentes de diversos lugares de nuestra geografía, muchos de ellos pertenecientes a movimientos y asociaciones apostólicas. Esta celebración, en el marco de las fiestas navideñas, pretende dar gracias a Dios por el don de la familia y exaltar la riqueza de esta institución natural, que el Hijo de Dios quiso consagrar naciendo en el seno de una familia, la de Nazaret, que se ha convertido en el modelo que debemos imitar.

También este año celebraremos la eucaristía el domingo 27 de Diciembre, Solemnidad de la Sagrada Familia, en la madrileña Plaza de Lima. Este año hemos abierto el horizonte de nuestra celebración a otras iglesias de Europa, que viven también preocupadas por la situación que atraviesa la institución familiar. Por ello, nos acompañarán algunos cardenales de Europa y de la Curia romana, que se unen gozosamente a esta fiesta de la Sagrada Familia y de todas las familias cristianas para testimoniar el plan de Dios sobre el matrimonio y la familia.

Son muchos los motivos que tenemos para unirnos en oración y pedir a la Sagrada Familia la solución a problemas tan graves como son los que afectan a la institución familiar: la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la unión indisoluble del matrimonio entre el hombre y la mujer, el significado trascendente de la sexualidad humana y del amor conyugal, la educación cristiana de los hijos y el derecho de los padres a formarlos según sus propias convicciones religiosas y morales, el grave problema económico por el que atraviesan muchas familias, privadas de un trabajo digno y en situación de pobreza y necesidad.

De la Carta Pastoral del Cardenal-Arzobispo de Madrid D. Antonio María Rouco Varela.
Leer Carta completa aquí.

El evento de este año tendrá lugar el 27 de diciembre de 2009 en la Plaza de Lima de Madrid. A las 12 h. mensaje del Papa Benedicto XVI y Eucaristía.

jueves, 24 de diciembre de 2009

¡Feliz Navidad!


¡Oh Niño, que has querido tener como cuna un pesebre; oh Creador del universo, que te has despojado de la gloria divina; oh Redentor nuestro, que has ofrecido tu cuerpo inerme como sacrificio para la salvación de la humanidad!

Que el fulgor de tu nacimiento ilumine la noche del mundo. Que la fuerza de tu mensaje de amor destruya las asechanzas arrogantes del maligno. Que el don de tu vida nos haga comprender cada vez más cuánto vale la vida de todo ser humano.

Juan Pablo

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Carnicería a gusto de la consumidora


De vez en cuando, leer la prensa tiene compensaciones como esta. La decana de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU de Madrid, Inmaculada Castilla de Cortázar, ha calificado como ‘prostitución de la Medicina’ la enmienda a la Ley sobre Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo con la que se pretende incluir el aborto en las carreras sanitarias. Según Castilla de Cortázar, con esta ley lo que se pretende no es formar médicos sino carniceros.

¡Cuantas veces no habremos comparado el aborto a una carnicería silenciosa! Y es que no hay nada más alejado de la profesión médica que matar, ensañarse con el débil, despreocuparse por la vida y la salud del ser humano. Pero muchos de los que se llaman médicos son esclavos de unas leyes que permiten que la mujer llegue a la consulta, no para consultar, sino para afirmar que ha tomado la decisión de matar a su hijo, de quitarlo de en medio porque es un hijo no deseado. Entonces, el esclavo del miedo tiene dos opciones, negarse a practicar un aborto, aunque eso le cueste el puesto de trabajo, o actuar como un simple carnicero de humanos y desollar al bebé al gusto de la consumidora.

Aquí os dejo la continuación del testimonio de Gianna Jessen:

martes, 22 de diciembre de 2009

Esta es una batalla entre la vida y la muerte. ¿De qué lado estás?


Mujerlatina, una comentarista habitual de este blog, me ha dejado un enlace sobre Gianna Jessen. Se trata de una joven mujer de California con parálisis cerebral que fue adoptada al poco tiempo de nacer. Seguramente, estos datos os sonarán conocidos, ya que coinciden con los de Ximenia Renearts.

Al igual que Ximenia, Gianna fue víctima de un aborto. Su madre biológica tenía diecisiete años y estaba en el séptimo mes de embarazo cuando decidió abortar. En el centro de Planned Parenthood al que acudió, le recomendaron el método de inyección salina. Una vez muerto el bebé, se provoca el parto. Gianna nació viva.

En el siguiente vídeo ella misma relata su historia. No he podido encontrarlo con subtítulos en español. Pero si habláis inglés, no dejéis de verlo, porque se trata de un testimonio impresionante que emociona.

Dice Gianna: "Esto no es un "asunto" político. Es una batalla ente la vida y la muerte. ¿De qué lado estás?"


lunes, 21 de diciembre de 2009

La terrible realidad del aborto


El 17 de diciembre de 1985 Nadine Bourne llegó a las urgencias del Hospital General de Vancouver debido a las complicaciones de un aborto sufrido cuatro días antes en un centro de Planned Parenthood. El médico que la examinó no se dio cuenta de que aún estaba embarazada. Horas después, Nadine dio a luz a una niña en un retrete del hospital.

La enfermera Vera Wood, al tener conocimiento del caso, no intentó una resucitación sino que, de acuerdo a los protocolos establecidos para niños nacidos vivos tras un aborto, trasladó al bebé a una sala donde se almacenan los fetos muertos, y lo abandonó allí durante 40 minutos.

Thomas Berger, el abogado que hoy representa a la niña ha declarado: "Podemos demostrar que Vera y otras enfermeras no hicieron nada para succionar la nariz del bebé o proporcionarle calor u oxígeno. La niña sufrió graves traumas como consecuencia de los actos u omisiones del hospital y sus empleados por lo que hoy sufre un grave retraso y parálisis cerebral".

Después de 40 minutos, la enfermera comprobó que la niña aún vivía, por lo que avisó a la supervisora, Joyce Hatherall, que limpió las vías respiratorias del bebé, la abrigó y le dio oxígeno.

Pero a pesar de la intervención de Hatherall, el bebé fue posteriormente colocado sobre un mostrador de metal, donde sufrió una hipotermia. Después de varias horas, dado que no moría, la niña fue trasladada a un hospital infantil. Su nombre es Ximenia Renearts.

Esta es la realidad del aborto. Cuando la sociedad acepta que una madre puede matar al hijo que lleva en su seno, la vida humana, la de todos, queda desprotegida. La frialdad de médicos y enfermeras fue abominable. No habían sido ellos los responsables del aborto. Sin embargo, nada hicieron por salvar la vida de Ximenia. Y no han respondido por ello, dado que, en aras del derecho de la madre a abortar, la niña sólo fue considerada un feto abortado. Nació viva y sobrevivió a pesar de todo, pero nadie le dio la categoría de persona.

Con el tiempo, Ximenia fue adoptada. Podéis leer su historia completa en los enlaces que hay al final de esta entrada. Debido a los atentados que sufrió contra su vida padece daño cerebral permanente, es tetrapléjica y tiene la capacidad mental de un niño pequeño. Si alguien la disparara hoy por la calle, ¿sería responsable de un asesinato? ¿O sigue siendo considerada un ‘feto abortado’? El Jueves cumplió 24 años.

El caso de Ximenia

domingo, 20 de diciembre de 2009

“Fue tu recompensa que te llamara mamá”


“Cambiaste las muñecas por un niño de verdad, tuviste el coraje de afrontar la realidad, y fue tu recompensa que te llamara mamá”. Es parte de la letra de la canción ‘Diecisiete primaveras’, single promocional del album 'Quiero volar', de la joven Belén Moreno. Aquí os la dejo:


sábado, 19 de diciembre de 2009

¡Majestad, no firme!

Ha nacido una nueva plataforma ciudadana: http://www.majestadnofirme.com/, iniciativa de la web ‘Religión en libertad’.

Su objetivo es muy concreto: pedirle al Rey que no sancione con su firma la Ley del Aborto que ya está en el Senado, por lo que es previsible que en poco más de tres meses finalicen los trámites parlamentarios.

MajestadNofirme.com propone un modelo de carta en el que se dice:

Ni el Gobierno, ni nuestros representantes en el parlamento, han sido capaces de entender, por intereses políticos o por cobardía, algo que cualquier ser humano con una mínima sensibilidad puede comprender: la vida humana es sagrada y más aún cuando no puede defenderse por sí misma.

Por favor, Majestad, no sancione con su firma este nuevo holocausto. Aunque esta valiente decisión le traerá contratiempos, sin su firma la Ley no entrará en vigor. Evitará así muchísimo dolor y sufrimiento a miles de mujeres, y, lo más importante, salvará infinidad de vidas que no tienen posibilidad de defenderse.

viernes, 18 de diciembre de 2009

De Cospedal habla claro: «En el PP no estamos en contra del aborto»


¿Todavía hay algún despistado que cree que el PP no es abortista?

Mª Dolores de Cospedal ha realizado unas declaraciones en el programa «En días como hoy» de RNE, en las que acusa al Gobierno de intentar plantear un debate maniqueo sobre el aborto confundiendo a la opinión pública. Para de Cospedal, la cuestión no es ‘aborto sí, aborto no’ ya que el Partido Popular «nunca ha dicho que hubiera que eliminar» los supuestos que recoge la ley actual.

A la secretaria general del Partido Popular le molesta que digan que su partido es antiabortista, porque no lo es. Esto, naturalmente, lo sabemos todos menos aquellos peperos que no se quieren enterar para poder seguir votando al PP con la conciencia tranquila.

Os recuerdo que esta señora fue a la manifestación contra el aborto para decir que la nueva ley es mala, pero que el aborto no lo es.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Universidad y Vida

Con motivo de la nueva ley del aborto en España, los decanos de las Facultades de Medicina, Enfermería, Ciencias y Farmacia, y el director general de la Clínica de la Universidad de Navarra han firmado una declaración en la que realizan una reflexión sobre la realidad del aborto en España.

Entre otras cosas, afirman:

Celebramos que la humanidad ha avanzado tanto a lo largo de la Historia, entre otras razones, porque nos hemos equivocado mucho.

Comprendemos el sufrimiento de muchas mujeres ante un embarazo imprevisto. Necesitan un apoyo que sólo personas con corazón pueden prestar… y hay muchas personas así. La defensa de esas mujeres clama a nuestra conciencia y una mirada compasiva nos recuerda que otro ser humano comparte esa tragedia en una posición de mayor debilidad todavía.

Nos negamos a solucionar la tragedia de un embarazo indeseado con la tragedia superior del aborto. Nos negamos a incorporar las técnicas abortivas a los contenidos de la educación. Nos comprometemos a formar profesionales para curar, investigar y ayudar.

Nuestra ilusión es que la educación y la información lleguen a todas las mujeres. Saber es un derecho.

Nuestra ilusión es que una mujer embarazada nunca se encuentre sola, sino que el padre y el hijo también cuenten. La vida que comienza es asunto de tres.

Una sociedad que protege al débil es fuerte
.

La historia juzgará nuestra pasividad cómplice o nuestro compromiso solidario con el débil. No hay mejora sin cambio. Hoy es el día de cambiar en España, en Europa y en el mundo.

Declaración firmada por:

José Andrés Gómez Cantero, director general de la Clínica Universidad de Navarra;
María Pilar Civeira, decana de la Facultad de Medicina;
Iciar Astiasarán, decana de la Facultad de Farmacia;
Ignacio López Goñi, decano de la Facultad de Ciencias;
Mercedes Pérez, directora de la Escuela de Enfermería

Texto completo: Declaración Universidad y vida

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Campaña Santos Inocentes


Os traigo una iniciativa de la web Infocatólica, de cara a la festividad de los Santos Inocentes que, como sabéis, la Iglesia Católica celebra el 28 de diciembre.

En este día, ya desde el siglo VI, la liturgia de la Iglesia recuerda la gran matanza de niños ordenada por el Rey Herodes. Con ella pretendía matar al Niño Jesús, por temor a que este nuevo «Rey», nacido en Belén, pudiera arrebatarle el trono (Mateo 2,13-20).

Dos mil años después, asistimos a una situación semejante. Millones de niños son asesinados en el seno de sus madres. InfoCatólica hace un llamamiento para que ese día los diarios locales y nacionales publiquen una esquela de difuntos en memoria de todos estos inocentes. Desde aquí, os propongo que los blogs nos unamos a esa iniciativa publicando nuestra propia esquela.

La publicación de esquelas en los periódicos cuesta dinero, pero si somos muchos los que lo llevamos a cabo, podríamos cubrir un buen número de diarios.

Para participar en esta iniciativa, podéis obtener más información en Infocatólica, Campaña Santos Inocentes.

martes, 15 de diciembre de 2009

¡Cuántas gracias hemos dado a Dios por habernos dado este disgusto!


Ayer, después de las cartas publicadas, recibí un comentario de DonJoan (Familia en construcción) en el que me recomendaba leer una una carta escrita por un padre cuyo décima hijo nació con Síndrome de Down, y que termina con las esperanzadoras palabras que dan título a esta entrada. Merece la pena leerla. Es esta:

"María del Mar nació en la mañana del 10 de junio de 2004. Fue un momento inolvidable, como lo habían sido los anteriores nueve nacimientos en nuestra familia, pero éste tenía algo que lo hizo más inolvidable todavía: el bebé tenía síndrome de Down. Nadie tuvo que decirnos nada, tanto su madre como yo lo supimos con solo mirarla: era una niña y sus ojos marcadamente rasgados la delataban… ¡nos había pasado a nosotros! Qué difícil es describir lo que se siente en un momento así, pienso que solamente lo sabe el que lo ha vivido en primera persona. No es que no estuviéramos avisados, porque ya desde poco antes de la Navidad anterior, la ecografía revelaba que el pliegue de la nuca de nuestro bebé era demasiado grueso, lo que médicamente es una señal de alarma de unas cuantas anomalías, señaladamente la del síndrome de Down, así que contemplábamos la posibilidad de que algo así podría pasar.

No nos interesó hacer la amniocentesis, porque como dijo mi padre a alguien que le preguntó sobre el tema, en nuestra familia no tenemos costumbre de matar a los niños, así que para qué hacer una prueba peligrosa como ésa si íbamos a tener al bebé de todas formas. No es que nos conformáramos con la idea de que algo pudiera ir mal, porque desde aquel día y hasta el momento del parto estuvimos rezando y haciendo rezar para que todo fuera bien, y de verdad esperábamos que así fuera. Pero la posibilidad estaba allí y nos acompañó a lo largo de casi siete meses. Sin embargo, había ocurrido, y la tensión en las caras del médico, la comadrona y demás personal de la sala de partos, lo expresaba todo.

Algo así como el miedo a lo desconocido, esto es sencillamente lo que asusta, con todas las letras, cuando te enfrentas en directo a esta realidad. El miedo al pensar en el futuro y las dificultades añadidas a criar una persona especial, son las ideas que te atenazan, como un mazazo, en los primeros momentos. ¡Dios mío, somos demasiados mayores para este esfuerzo! A esto se añade la sensación de que de alguna manera te han escamoteado, por decirlo así, el bebé que has esperado durante los largos meses del embarazo, como si por sorpresa te hubieran dado el cambiazo. El bebé que esperabas no ha llegado y en cambio ha venido el que no esperabas –y de alguna manera el que tampoco deseabas, si puedo decirlo así-. Como digo, es muy difícil de describir.

Recuerdo haber preguntado ¿qué necesitábamos para sacar adelante este bebé? La respuesta me tranquilizó: cariño y estimulación, nos dijeron. Bueno, de esto tenemos, y además en abundancia. Si otros lo han hecho, nosotros, que somos un equipo humano de considerables dimensiones y muy cohesionado, también podremos, pensé. Del susto inicial pasamos enseguida a la esperanza. Era cuestión de ponerse manos a la obra enseguida y no dejarse engullir por la desazón o la intranquilidad. Pensar en positivo era la clave. Llevábamos 20 años educando hijos y esa experiencia podía ser determinante si le sabíamos sacar partido.

Lo primero fue informarnos sobre qué era el síndrome de Down. Mucha gente conoce directa o indirectamente a una de estas personas, pero pienso que pocos saben en realidad qué les hace distintos, cómo se manifiesta en el día a día ese cromosoma 21 extra que les hace tan especiales, qué podrá hacer y qué no podrá nunca conseguir, qué podemos hacer sus padres y hermanos para paliar su discapacidad, etc. Nosotros por lo menos sabíamos muy poco. En esto fue determinante la ayuda de los amigos de Fundación Talita (www.fundaciontalita.org). ¡Cuánto bien nos hicieron sus palabras de aliento y de esperanza y cómo nos situó la información con que nos apoyaron desde las primeras horas! Saber qué hacer y cómo hacerlo. Cada día tiene su afán, podría ser la definición de esta inesperada tarea. No preocuparnos por el futuro sino ocuparnos del día a día es el estado de ánimo con el que poco a poco nos dispusimos a sacar adelante a Mar.

La verdad es que al principio, quiero decir los primeros meses, lo que nos llamaba la atención es la atonía muscular típica de estas personillas. Por decirlo de alguna manera es como si tu bebe lo es mucho más tiempo, como si a su alrededor el tiempo jugara con una escala distinta, más lenta en todo. Conseguir tomar el biberón sin atragantarse a cada segundo, agarrar el chupete, juntar las manos, darse la vuelta en la cuna, todo tomó más tiempo que en un niño corriente. Pero lo formativo para nosotros era ver que lo conseguía, que cada pequeña meta que nos poníamos, tarde o temprano venía a ser sustituida por otra más difícil. Y lo más sorprendente era darnos cuenta de que cada pequeño avance era vivido como una verdadera victoria, que celebrábamos por todo lo alto.

Aquí estaba la segunda clave del éxito, nos dimos cuenta enseguida: ¡cómo nos unía a toda la familia esta pequeñaja! Nos habíamos convertido sin saberlo en un verdadero equipo de estimulación temprana. Todos, desde el primero al último, cada uno a su manera y en su momento, competíamos por enseñarle algo nuevo a Mar, pero el éxito de uno se convertía sencillamente en la victoria del grupo. Las primeras sonrisas, los primeros sonidos, los primeros aplausos, los primeros gateos… todo lo cotidiano en un bebé corriente, alcanzaba con Mar una intensidad asombrosa. Éramos –somos– mar-adictos, si se me permite la expresión, pero en grupo, no de uno en uno. Pero aún había más: lo mismo ocurría de alguna manera con la familia extendida, sus tíos, primos, abuelos, y también con nuestros amigos, todos cobraban un apego especial a esta pequeña a poco que tuvieran relación con ella. Y lo mismo ocurrió con el tiempo con su fisioterapeuta, más tarde con la logopeda, las señoritas y todo el equipo de P2 y de P3, de sus compañeros y compañeras de clase –en un colegio pionero en la integración –, del personal no docente de la escuela… todos venían de alguna manera a formar parte del grupo de mar-adictos.

¿Dónde está el secreto de esta atracción? Un observador apresurado seguramente encontraría la explicación en la ternura que inspira lo que llamamos la discapacidad, y es seguro que algo de esto hay. Pero no lo explica todo, ni siquiera en una pequeña parte. Pienso que lo verdaderamente atrayente de Mar es su capacidad de amar y su alegría permanente y contagiosa. Es un fenómeno común en los síndromes de Down que dista mucho de ser explicado. Los más recientes avances de la ciencia y la investigación comienzan a vislumbrar las causas del retraso asociado a esta especial manera de ser –por favor, desterremos el término enfermedad- de los Downs, pero no tienen la menor idea de cómo un cromosoma de más puede llegar a generar tanto cariño. Yo suelo decir que Mar es discapacitada en lo intelectual, especialmente en el conocimiento abstracto, pero a cambio es superdotada, -así, con todas las letras-, en lo social y afectivo. Es como una central nuclear de amor, en los dos sentidos de esta palabra, tanto en el que ella da a los demás como el que genera en los que tenemos la suerte de compartir la existencia con ella. Los que la conocen saben que no exagero, aunque sea su padre.

Dicen los expertos que estamos viviendo algo así como una nueva era en la capacidad de desarrollar el potencial de los niños y niñas que nacen marcados con este síndrome. Pienso que Mar es un ejemplo vivo de esta nueva era, que paradójicamente se produce cuando menos Downs vienen al mundo porque se les impide nacer. Ignoro qué cosas logrará hacer cuando sea mayor, y si tengo que decir la verdad, me importa bastante poco. Me basta con la fortuna de vivir cada día con ella.

¡Cuántas gracias hemos dado a Dios por habernos dado este disgusto!"

La carta está publicada en el blog Familia en construcción y aquí.

lunes, 14 de diciembre de 2009

¡Aborto programado para hoy!


Me llega el relato a tiempo real, de un aborto programado para el lunes 14 de diciembre. Me parece importante y urgente publicarlo, incluida la petición a todos vosotros, de la que me hago altavoz:

…Pide en tu blog una oración especial por ésta niña y ésta mujer en la Misa de mañana. Se lo he dicho a muchas personas…estoy rezando para que no ocurra lo inevitable… Quizá si lo pedimos más cristianos, se haga un pequeño gran milagro…

La madre que ha tomado la decisión de abortar mañana (por hoy, día 14), escribe:

Hola …

No te contesté la otra vez porque estamos metidos en un lío terrible con el embarazo. Nos esta pasando una cosa muy dramática que nunca hubiésemos imaginado. Cuando salí del hospital hace 10 días pensé que estaba todo estabilizado con los bebés. La pequeña seguía demasiado pequeña pero seguía creciendo de a poco.

Hace dos días fuimos para la visita semanal y nos dieron los resultados finales de la segunda amniocentesis: la pequeña tiene la T21…, sin que se vea en la eco, raramente, pero así es. La otra esta bien.

En dos días tuvimos que decidir la interrupción medica del embarazo que tendrá lugar el lunes (por hoy), estoy cagada de miedo no te puedes imaginar.

No porque duele (es lo mismo que para una amnio, una inyección en el corazón del bebe), pero para el tiempo que voy a tener que convivir que el bebé vivo y el bebe muerto in utero. Es una cosa impensable. Vimos a la psy del hospital y nos explicó un poco, hay que ir paso a paso con todo eso porque es un trauma muy importante. En el hospital de Aix me ofrecieron programar una cesárea para la semana 37 o 38 (hoy llego a la 34) para proteger al bebé que está bien al máximo. Creo que vamos a aceptar. En realidad todo depende de las contracciones que pueden surgir después del lunes y acelerar el parto. Pero igual lo dudan porque tengo el cuello bien cerrado y largo.

Al mismo tiempo tuvimos que decidir ya qué vamos a hacer con el cuerpo de la melliza, optamos por una cremación a nuestra carga y ella descansara el parque memorial del funerarium de Aix, es un lugar muy lindo con árboles olivos y flores. Queríamos un lugar donde podremos ir con su hermana, con una inscripción y su nombre en una placa conmemorativa, y la vamos a declarar en el estado civil.

Mi marido se encargó de este aspecto material, no sé como hizo porque es muy duro, y yo no estaba en condiciones de hacerlo.

Ahora para el fin del embarazo tenemos que concentrarnos en el bebe que esta bien, eso nos va a ayudar seguro, a pesar de la honda pena que tenemos.

La vida es muy cruel a veces…

Muchos besos

Y la respuesta de la persona que me hace llegar la alerta es ésta:

Hola H.

Cuánto siento lo que estás pasando…

Sé por mi profesión, ya que veo muchas madres, y en algunos momentos he visto cómo se enteraban que sus hijos traían síndromes, malformaciones, etc que es un momento muy difícil y doloroso.

Me sorprende mucho, pero mucho, mucho, mucho, tu decisión.

No es que sea poco habitual en los tiempos que corren, se está haciendo lastimosamente frecuente que al saberse que hay un síndrome de Down, las madres optan por matar a los hijos.

Ya sabes que creo en Dios, me hice médico con una vocación que vivía en mí desde que era una niña pequeña. Tengo un respeto absoluto e inquebrantable en la vida, toda vida humana. En la de los enfermos, en la de los sanos, en la de los diabéticos, leucémicos, síndromes de Down, altos, bajos, gordos y flacos, feos, hermosos…

Todos personas, todas con derecho a vivir.

No sé si has tenido contacto alguna vez con niños síndrome de Down. Precisamente en éstos días uno de ellos, Pablo Pineda ha sido galardonado en el festival de San Sebastián por su trabajo en el cine…ha terminado su segunda carrera universitaria…

Son niños encantadores, aman profundamente a su familia y sus amigos, son cariñosos y sociables y te sorprenden por lo mucho que pueden enseñarte en el día a día. Son un tesoro, algunas de las enseñanzas más valiosas en el bagaje de un médico, un educador, un padre, una madre, o una persona las pueden enseñar ellos…

En la semana 34 ¿vas a parar el corazón de tu hija, porque es diferente?

¿No le vas a dar el derecho que tiene a respirar y vivir desde el mismo momento en que fue engendrada??

¿Que tiene características diferentes? ¡Por supuesto! ¿Que tendríais que organizar vuestra vida para ayudar, proteger y potenciar a tu hija? ¡Por supuesto! ¿Que es fácil? No, no lo es. Es una de las situaciones más duras por las que se puede pasar y sin duda muchos padres pasan…

¿Cómo puedes elegir entre una melliza y otra? ¿Cómo puedes desechar a la que no es “perfecta” y elegir a la que no tiene la trisomía??

¡No hay diferencia alguna entre pararle el corazón y esperar a que nazca y ahogarla en un cubo de agua!!!

Perdóname que sea tan dura…pero así lo siento. Así es, H.

No vale con buscarle un bello lugar donde meter su cuerpecito cuando lo saquen de ti, su alma seguirá viva, aunque no su cuerpo porque hayas decidido que no tiene derecho a vivir…éste recuerdo te marcará y jamás, nunca jamás vas a volver a ser la misma persona…Créeme, hemos visto muchas madres que no pueden dormir más en su vida tras hacerlo.

Rezo por ti, y por tus hijas.

Rezo porque lo pienses antes de hacerlo, aunque sólo sea una vez más.

Ve a una asociación de Síndrome de Down, habla con padres, conoce a esos niños y adultos…

Dale esa oportunidad a tu hija. Date esa oportunidad a tí misma. Eres su madre!! Has visto su cara, sus manitas, su cuerpo en las ecografías. Sin duda has escuchado el latido de su corazón, diferente en ritmo y cadencia al tuyo…fuerte…¿No eres tú!! ¡Es ella! ¡Y vas a ser tú la que decide parar ese latido!!

Tengo un hijo de 5 meses, también hubo peligro en ciertos momentos, te aseguro que lo querría igual con síndrome de Down, feo, guapo, sano o muy enfermo… ¡es carne de mi carne! ¡Es mi hijo!!!!!

Piénsalo, H. Piénsalo, deja a tu corazón sentir el amor de madre que llevas por esas dos niñas.

Sé que es difícil que sólo una carta de una amiga lejana a la que no ves hace tantos años haga que cambies de parecer…Pero es mi deber como médico, como persona, como madre…como alguien que defiende la vida de tu hija.

Déjala vivir. Aprende a manejar el dolor.

Aunque no creas en Dios, cree en tu hija. Ella está en tu vientre.

Te mando un abrazo, y rezaré por tus niñas y por tí.

Que Dios, en el que no crees te guíe y ojalá evite lo que piensas hacer.

Así pues y conmovida por la fuerza del razonamiento de esta mujer, médico y madre, pido a los creyentes que os suméis a nuestras oraciones para que no se produzca este aborto.

A los no creyentes, os pido vuestra participación activa en la sociedad para luchar contra esta barbarie.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Manifestación contra la imposición del estudio académico del aborto


El próximo lunes, 14 de diciembre, a las 14'00 horas, Universitarios por la Vida convoca a todos los jóvenes a manifestarse contra la pretensión del gobierno socialista de imponer el estudio académico del aborto.

La concentración tendrá lugar a la entrada de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, con el objetivo de "demostrar que la comunidad universitaria rechaza que se obligue por Ley, a médicos y enfermeros, a estudiar cómo se comete un aborto". Se pide a los estudiantes así como a los médicos, enfermeros o farmacéuticos que acudan a la concentración con su bata blanca.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Zapatero ¿por la vida?

José Luis Rodríguez Zapatero participó hace unos días en la inauguración del Coloquio Internacional sobre la abolición de la pena de muerte. En su discurso, pidió a los gobiernos de todo el mundo «que sean plenamente consecuentes con el carácter inviolable, incondicionado de la vida humana y con el derecho a no ser sometido a penas crueles, inhumanas y degradantes».

¿Que las niñas pueden abortar sin consentimiento paterno? ¿Que la PDD se da sin receta médica, incluso a menores? ¿Que una madre puede eliminar a un hijo porque es un hijo ‘no deseado’? No importa mientras todos seamos conscientes del “carácter inviolable, incondicionado de la vida humana”.

¿Que cientos de miles de vidas son trituradas, envenenadas en el seno de su madre, arrancadas a trozos y asesinadas con el beneplácito de la ley y la sociedad? ¿Que todas ellas son "sometidas a penas crueles, inhumanas y degradantes" por sus propios padres o por unos que se autodenominan ‘médicos’? No importa, mientras no se trate de las vidas de delincuentes asesinos.

Como veis, todo muy coherente.

El dibujo pertenece a la web "Dibujos por la vida".

jueves, 10 de diciembre de 2009

Si te lías


Con el ‘delicado’ nombre de "sitelias.net" (si te lías…), la Comunidad de Madrid tiene una web para informar a los jóvenes sobre su sexualidad. En ella, desarrolla con mucho bombo el programa PNUP o Programa de Normalización del Uso del Preservativo en la Población Joven de la Comunidad de Madrid que, como su mismo nombre indica, pretende generalizar el uso del preservativo entre los adolescentes y jóvenes como medida para favorecer un “comportamiento sexual responsable”.

También explica ciertos métodos a los que los jóvenes pueden recurrir en caso de mantener relaciones sin protección. Entre otros, el uso de la píldora postcoital de la que dicen textualmente: “Si tienes una relación con riesgo de embarazo, bien porque no hayas usado ningún método anticonceptivo o porque te haya fallado (rotura del condón, olvido de la píldora) puedes usar este tratamiento de urgencia. Recuerda: no es un método anticonceptivo habitual, sólo se utiliza en situaciones de emergencia. No se recomienda su uso frecuente ni su abuso y puede tener efectos secundarios. También debes de saber que no es un método abortivo”. Pues eso, que según la web oficial de la Comunidad de Madrid la píldora del día después no es abortiva.

De la IVE o Interrupción Violenta del Embarazo dice que se trata de “una elección extraordinariamente difícil que ninguna mujer toma "por gusto", ya que siempre hubiera preferido que no hubiera sucedido y evitarse ese riesgo”. La pregunta es: si hubiera preferido que no hubiera sucedido, ¿no hubiera sido mejor que no sucediera voluntariamente? No sé si me explico.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Padres que reclaman por no haber podido matar a sus hijos

Hace unos años, una mujer británica reclamó una indemnización a una clínica de Sheffield donde se había realizado la inseminación artificial, por haberla convertido en madre de trillizos, cuando ella sólo deseaba tener un hijo, dos a lo sumo. En otras palabras, aún conociendo los riesgos de parto múltiple que conllevan estas técnicas reproductivas, solicitó una compensación por haber tenido más hijos de los deseados.

Esto, que parece un caso aislado, se está convirtiendo en algo habitual. Quien decide tener un hijo, lo escoge a la carta, y si después no es enteramente de su agrado, reclama daños y perjuicios al médico que le ha atendido en el embarazo o a los científicos que han creado el embrión en un laboratorio.

Cada vez son más los padres que solicitan ser indemnizados cuando tienen un hijo discapacitado, por no haber sido advertidos por los médicos y no haber tenido la oportunidad de abortar. Esto naturalmente hace que los médicos exageren el ‘diagnóstico prenatal’, hasta el punto de recomendar la realización de pruebas invasivas aunque no existan sospechas de malformaciones a pesar del riesgo que esto tiene para el bebé, con tal de asegurarse de que éste viene en perfecto estado. Si no es así, las probabilidades de que el niño sea abortado son altísimas.

Hoy somos muy conscientes de nuestros derechos y reclamamos por muchas cosas. Lo malo es cuando esa ‘cosa’ es una vida humana y los que demandan son padres que reclaman no haber podido matar a sus propios hijos.

martes, 8 de diciembre de 2009

¡Feliz día de la Inmaculada!


El dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado el 8 de diciembre de 1854 por el Papa Pío IX, confiesa: «...la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano»

Con estas palabras el Papa Juan Pablo II se dirigió a la Virgen María para consagrar el mundo a su Corazón Inmaculado:

ACTO DE CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Madre de Cristo y Madre Nuestra,
al conmemorar el Aniversario de la proclamación
de tu Inmaculada Concepción,
deseamos unirnos a la consagración que tu Hijo hizo de sí mismo:

Yo por ellos me consagro, para que ellos sean consagrados en la verdad (Jn 17, 19),
y renovar nuestra consagración, personal y comunitaria,
a tu Corazón Inmaculado.

Te saludamos a ti, Virgen Inmaculada,
que estás totalmente unida a la consagración redentora de tu Hijo.
Madre de la Iglesia: ilumina a todos los fieles cristianos de España
en los caminos de la fe, de la esperanza y de la caridad;
protege con tu amparo materno a todos los hombres y mujeres
de nuestra patria en los caminos de la paz, el respeto y la prosperidad.

¡Corazón Inmaculado!

Ayúdanos a vencer la amenaza del mal
que atenaza los corazones de las personas e impide vivir en concordia:
¡De toda clase de terrorismo y de violencia, líbranos!
¡De todo atentado contra la vida humana,
desde el primer instante de su existencia hasta su último aliento natural, líbranos!
¡De los ataques a la libertad religiosa y a la libertad de conciencia, líbranos!
¡De toda clase de injusticias en la vida social, líbranos!
¡De la facilidad de pisotear los mandamientos de Dios, líbranos!
¡De las ofensas y desprecios a la dignidad del matrimonio y de la familia, líbranos!
¡De la propagación de la mentira y del odio, líbranos!
¡Del extravío de la conciencia del bien y del mal, líbranos!
¡De los pecados contra el Espíritu Santo, líbranos!

Acoge, oh Madre Inmaculada,
esta súplica llena de confianza y agradecimiento.

Protege a España entera y a sus pueblos,
a sus hombres y mujeres.
Que en tu Corazón Inmaculado se abra a todos
la luz de la esperanza.
Amén.

sábado, 5 de diciembre de 2009

¡Plantad en vuestra vida la cruz de Cristo!


El Crucifijo lo inventaron los que odiaban a Dios tanto, que colgaron a su Hijo de una Cruz. No les dolió entonces verlo así. Es más, se atrevieron a gritarle: "¡baja si puedes!". Y Jesús, que podía redimirnos con una palabra, con un gesto, con una frase… prefirió quedarse ahí, redimiéndonos con su sufrimiento y entrega.

Hoy, a esos mismos que odian a Dios, el crucifijo les duele. Saben que la Cruz es signo de la victoria de Cristo y no están dispuestos a tolerarlo. Tiemblan al pensar que algún colegial pueda contemplarlo y piense: “Señor, acepto y quiero la Salvación que Tú me das”. Les enfurece imaginar que algún moribundo pueda dirigir una mirada al Crucifijo en un hospital y se sienta amado y consolado. Se afanan en hacernos creer que Dios ha muerto, pero la cruz de Cristo zarandea sus conciencias.

¿Y quienes son estos que tanto se esfuerzan en eliminar el Crucifijo? Son, dice san Pablo, aquellos que andan entre nosotros “como enemigos de la cruz de Cristo: su paradero es la perdición; su Dios, el vientre; su gloria, sus vergüenzas. Sólo aspiran a cosas terrenas. Nosotros, por el contrario, somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador”.

La cruz es el verdadero árbol de la vida. La Iglesia de hoy no necesita católicos tibios, cumplidores de preceptos que se conformen con ser ‘buenos’. Necesita auténticos testigos de Cristo, ciudadanos del cielo, que prediquen que la Cruz es signo de la salvación para el mundo, cristianos que repitan incansables aquellas palabras que nos decía Juan Pablo II:

¡Plantad en vuestra vida la cruz de Cristo!

viernes, 4 de diciembre de 2009

Una madre arrepentida


Este es el testimonio de una madre arrepentida de haber abortado. Como tantas veces, se trata de una mujer incitada a abortar por su propia familia, cooperadores del asesinato. Me impresiona su relato porque hoy sigue habiendo mucha gente que niega la responsabilidad de los que rodean a la mujer embarazada cuando es ella la que paga el precio más alto por el crimen cometido.

Dice Juan Pablo II en el libro “Cruzando en Umbral de la Esperanza”: Rechazo firmemente la fórmula pro choice «por la elección»; es necesario decidirse con valentía por la fórmula pro woman «por la mujer», es decir, por una elección que está verdaderamente a favor de la mujer. Es ella quien paga el más alto precio no solamente por su maternidad, sino aún más por destruirla, por la supresión de la vida del niño concebido.


jueves, 3 de diciembre de 2009

Perdurará la huella del camino enseñado


Dice la Madre Teresa de Calcula: “Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Sin embargo, en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, perdurará siempre la huella del camino enseñado”.




miércoles, 2 de diciembre de 2009

La mujer que ha abortado puede ser “apóstol de la vida”


El Cardenal Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, durante una entrevista radiofónica en la que participaban los oyentes, respondió a la consulta de una mujer que afirmó haber abortado cuatro años atrás y estar arrepentida de ello, animándola a convertirse en apóstol de la vida y ayudar a otras mujeres que pasan por el mismo drama.

El cardenal recordó el caso del Dr. Bernard Nathanson, médico abortista norteamericano, que tocado por la ayuda de Dios y el conocimiento de la ciencia, descubrió la maldad de lo que había hecho y se convirtió en apóstol de la vida en el mundo entero.

martes, 1 de diciembre de 2009

Nadadores a contracorriente


Escribía Chesterton que sólo quien nada a contracorriente sabe con certeza que está vivo. Se trata, desde luego, de un ejercicio nada plácido, pues la energía que el nadador a contracorriente emplea en cada brazada no se corresponde con un avance proporcional; y basta con que flojee en su ímpetu para que la tentación del desistimiento haga mella en él. Quien nada a favor de la corriente, en cambio, no tiene que molestarse en bracear; y ni siquiera es preciso que esté vivo, pues la corriente seguiría arrastrándolo como si tal cosa.

Las grandes batallas del pensamiento, las conquistas que han ensanchado el horizonte humano, siempre se han librado a contracorriente; y, con frecuencia, quienes se atrevieron a protagonizarlas fueron contemplados por sus contemporáneos como retrógrados, incluso como peligrosos delincuentes. Pero, junto al rechazo o incomprensión de su época, estos pioneros que osaron contrariar el «espíritu de los tiempos» pudieron proclamar con orgullo que estaban vivos; y con su sacrificio irradiaron vida en un mundo acechado por la muerte, convocaron a la vida a quienes por cobardía, por estolidez, por conformidad con las ideas establecidas nadaban a favor de la corriente.

Como ocurriera hace dos mil años a los primeros patricios romanos que empezaron a manumitir esclavos, ocurre hoy a quienes se oponen al aborto. Los nadadores a favor de la corriente los anatemizan y escarnecen, los calumnian presentándolos como detractores de los «derechos de la mujer», los caracterizan como sombríos «retrógrados» que amenazan el progreso social. Pero, como aquellos primeros patricios romanos que reconocieron en cualquier persona una dignidad inalienable, quienes hoy se oponen al aborto no hacen sino velar por ese meollo irrenunciable de humanidad que nos constituye, que nos permite reconocer como miembro de la familia humana a quien aún no tiene voz para proclamarlo, que nos impone proteger la vida gestante, la más desvalida e inerme, como garantía de nuestra propia supervivencia moral, para que no nos ocurra lo que Marcel Proust denunciaba, al describir el clima de corrupción en el que se desenvolvían sus personajes: «Desde hacía tiempo ya no se daban cuenta de lo que podía tener de moral o inmoral la vida que llevaban, porque era la de su ambiente. Nuestra época, para quien lea su historia dentro de dos mil años, parecerá que hubiese hundido estas conciencias tiernas y puras en un ambiente vital que se mostrará entonces como monstruosamente pernicioso y donde, sin embargo, ellas se encontraban a gusto».

El día en que nos encontremos a gusto en un ambiente vital que consagra el aborto como «derecho» habremos dejado de merecer el calificativo de humanos; porque simplemente habremos dimitido de la razón, que es -según nos enseñaba Aristóteles- capacidad de discernimiento sobre lo que es justo y lo que es injusto. Y cuando el hombre se desprende de la razón es como cuando las ramas se desprenden del árbol, que no les aguarda otro destino sino amustiarse.

Cuando el aborto se acepta como una conquista de la libertad o del progreso, cuando se niega o restringe el derecho a la vida de las generaciones venideras, nuestra propia condición humana se debilita hasta perecer; y entonces nos convertimos, irrevocablemente, en esos nadadores a favor de la corriente que, sin advertirlo, aceptan su propia muerte con tal de no bracear. Porque muertos están quienes por cobardía, por estolidez, por conformidad con las ideas establecidas defienden el aborto; y también quienes con su silencio o indiferencia lo amparan, quienes con su anuencia sorda respiran sus miasmas, fingiendo que no les contagian.

A los soldados aliados que, en su avance hacia Berlín, liberaban los campos de concentración donde durante años se habían hacinado prisioneros famélicos, puras radiografías de hombre despojadas de su dignidad, no les estremecía tanto el espectáculo dantesco que se desplegaba ante sus ojos como la pretendida ignorancia de los lugareños vecinos, que habían visto llegar trenes abarrotados de presos al apeadero de su pueblo, que habían visto humear las chimeneas de los hornos crematorios, que habían visto descender la ceniza de los cadáveres incinerados sobre sus tierras de labranza y, sin embargo, habían fingido no enterarse de lo que estaba sucediendo ante sus narices. Con esta nueva forma de holocausto que es el aborto ocurre lo mismo: llegará el día en que las generaciones venideras, al asomarse a los cementerios del aborto, se estremezcan de horror, como hoy nos estremecemos ante las matanzas que ampararon los totalitarismos de hace un siglo (sólo que, para entonces, las cifras del aborto serán mucho más abultadas, vertiginosas de tan abultadas); pero se estremecerán, sobre todo, ante la complicidad tácita de una sociedad que, dimitiendo de su humanidad, prefirió volver el rostro hacia otro lado cuando se trataba de defender la vida más inerme, que incluso aceptó el aborto como un instrumento benéfico, entronizándolo en la categoría de «derecho».

A esas generaciones futuras les consolará, sin embargo, saber que, mientras muchos de sus antepasados renegaba de su condición humana, acatando la barbarie y bendiciéndola legalmente, hubo unos cientos de miles de españoles que el sábado 17 de octubre de 2009 salieron a la calle para gritarle a una sociedad que yacía agusanada en la tumba: «Levántate y anda». Y, agradecidos, comprobarán que, con su gustoso sacrificio de nadadores a contracorriente, aquellos cientos de miles de españoles irradiaron vida en un mundo acechado por la muerte.

Autor: Juan Manuel de Prada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).