lunes, 30 de noviembre de 2009

Coherencia


En una entrada anterior, os comentaba que el congresista Patrick Kennedy, sobrino del presidente John F. Kennedy ha declarado en una entrevista al diario The Providence Journal que el obispo de Rhode Island, Thomas Tobin, le ha negado la Comunión debido a su posición sobre el aborto y ha dado instrucciones a los sacerdotes de la diócesis sobre el tema.

Pienso que el obispo no hace nada nuevo. Simplemente, aplica la doctrina de la Iglesia.

Dice Luisa en 'Mis ideas cotidianas': Un católico no es mejor que nadie, pero tiene obligación de distinguir conceptos.

Esto no es un equipo de fútbol, ni un club social, ni un traje a medida. O estamos dentro o NO estamos.

Pues eso...


domingo, 29 de noviembre de 2009

Oración para sonreír


Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.

Que mis ojos sonrían diariamente por el cuidado y compañerismo de mi familia y de mi comunidad.

Que mi corazón sonría diariamente por las alegrías y dolores que compartimos.

Que mi boca sonría diariamente con la alegría y regocijo de tus trabajos.

Que mi rostro dé testimonio diariamente de la alegría que tú me brindas.

Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor.

Amén.

Madre Teresa de Calcuta

sábado, 28 de noviembre de 2009

Bono: La desfachatez de un farsante



En su día se enfrentó a Zapatero por la Secretaría General del PSOE y, por suerte, perdió. El Presidente del Gobierno se declara ateo, rojo y feminista y actúa en consecuencia. Bono se declara católico y ataca todo aquello que la Iglesia defiende. Afirma seguir a Cristo y sacrílegamente acude a tomar rosquillas ‘consagradas’. Intenta ganar votos mezclando blasfemias en sus discursos.

Ahora afirma que “como político que quiere inspirar su vida en el Evangelio de Jesús, aspira a que también la nueva ley incluya una dimensión de comprensión y de misericordia” y añade: “¡Mujer actúa en conciencia, esta ley no te condena!”

Como veis, todo muy new age, muy hippy, mucha sicodelia años 60, mucha farsa e hipocresía para defender el asesinato de un inocente. Me duele que un activista de la barbarie como Bono se declare católico o mencione a Cristo para promover el asesinato de un ser humano, como si ‘ser católico’ significara que todo vale mientras lleve detrás unas supuestas buenas intenciones que él mismo se adjudica.

El Papa Benedicto XVI dice en la exhortación apostólica Sacramentum Caritatis que el culto agradable a Dios nunca es un acto meramente privado, sin consecuencias en nuestras relaciones sociales: al contrario, exige el testimonio público de la propia fe. Y esto, que es válido para todos los bautizados, “tiene una importancia particular para quienes, por la posición social o política que ocupan, han de tomar decisiones sobre valores fundamentales, como el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas. Estos valores no son negociables”.

El Papa especifica además que el comportamiento de los políticos respecto a estos valores no negociables, “tiene una relación objetiva con la Eucaristía”.

Hace unos días leíamos en la prensa que el congresista Patrick Kennedy, sobrino del presidente John F. Kennedy, ha declarado en una entrevista al diario The Providence Journal que el obispo de Rhode Island, Thomas Tobin, le ha negado la Comunión debido a su posición sobre el aborto.

Que Bono sea el farsante que ha sido siempre no me preocupa. Pero sí me parece muy preocupante que los Obispos callen ante la farsa pública de los políticos 'católicos' españoles. Bono... ¡vete en paz!

jueves, 26 de noviembre de 2009

Masiá y su "proceso emergente"


Esto es lo último de Juan Masiá. Se titula: ¿Elegir, cancelar o abortar? Ya sólo el título da miedo y recuerda las sibilinas manipulaciones del lenguaje a las que nos tienen acostumbrados los partidarios del aborto.

En este artículo, Masiá vuelve a la carga en su afán de defender lo indefendible, más cuando se trata de un sacerdote católico. Para empezar, comenta una alegoría que denomina ‘el viaje abortado’ para hablar de la posibilidad de asesinar o no al no nacido en función de la actitud voluntariamente procreadora que tuvieran los miembros de la pareja. Ya se que este lenguaje os sonará un poco hortera, pero es el que utiliza el jesuita.

Presenta Masiá el caso de una pareja que no tiene un proyecto procreador y, no obstante, tiene ‘un embarazo imprevisto o, por diversas razones serias, no deseable y se plantea la interrupción inevitable de ese proceso, ¿qué límites de plazos hay que tener en cuenta –biológica, jurídica y éticamente-? ¿Qué diferencia hay entre “interrumpir un proceso emergente de constitución de una nueva realidad antes de que sea demasiado tarde” y “suprimir el resultado de ese proceso cuando ya se ha constituido esa nueva realidad” (en el caso del embarazo, aproximadamente entre la octava y décima semana de gestación)?’

Para el autor, hay una diferencia entre matar en la semana siete (lo llama “interrumpir un proceso emergente de constitución de una nueva realidad antes de que sea demasiado tarde”) y matar en la semana ocho (“suprimir el resultado de ese proceso cuando ya se ha constituido esa nueva realidad”). Claro está que nadie le ha preguntado a la “nueva realidad emergente” si quiere ser interrumpido ‘antes de que sea demasiado tarde’ o no.

Masiá termina diciendo que los chicos de quince años a los que explicó esta ‘alegoría’, la entendieron mejor que ‘algún mitrado escrupuloso y algún político sin escrúpulos’. Y añade: ‘Extremismos religioso-políticos se enfrentan en torno al aborto’. Y claro, él, como siempre, en el tibio centro.

La fotografía corresponde a los restos de un feto abortado en la sexta semana, que según Masiá no es más que 'un proceso emergente de constitución de una nueva realidad' que se puede 'interrumpir'.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Encerrado en un supuesto ‘coma vegetativo’


Rom Houben quedó totalmente paralizado hace 23 años como consecuencia de un accidente automovilístico. Durante todo este tiempo, los médicos afirmaron que se encontraba en estado vegetativo, por lo que no podía entender, hablar, oír o comunicarse. Por el contrario, Rom escuchaba y comprendía todo lo que se decía a su alrededor.

El diagnóstico fue realizado mediante una serie de exámenes internacionalmente aceptados (la llamada Escala de Glasgow) para evaluar la vista, el oído y las respuestas motoras. La conclusión fue que su conciencia estaba extinguida. Hace tres años, la nueva tecnología de escáneres mostró que su cerebro aún funcionaba de forma casi normal. Hoy, con 46 años, por fin ha podido comunicarse. Puede hablar mediante ordenador y leer libros. "Todo el tiempo estaba literalmente soñando con una vida mejor. Frustración es una palabra demasiado pequeña para describir como me sentía", ha declarado.

Pienso que no sería muy aventurado suponer que existen otros muchos casos de ‘comas’ o ‘estados vegetativos’ que no son tales en todo el mundo. Y no estamos hablando de que la ciencia haya podido curarle. Tan sólo de que gracias a los avances tecnológicos, los médicos empezaron a pensar que quizá su cerebro no estaba muerto, como habían declarado.

El doctor Laureys, responsable del descubrimiento, afirma que una gran parte de los pacientes en estado vegetativo están mal diagnosticados. Unos ‘vuelven a la vida’, otros mueren después de un tiempo, otros me temo que son eliminados como Terri Schiavo a base de quitarles la hidratación y el alimento.
Un tema muy serio para reflexionar...

martes, 24 de noviembre de 2009

Sarah Palin: "Sé lo que significa la sonrisa de mi hijo"


Hace un par de años empecé a notar algunos síntomas físicos peculiares, pero familiares, como el olor de los cigarrillos, que me hacía sentir más asco que de costumbre. Entonces empecé a sospechar algo.

No había forma de que yo pudiera comprar una prueba de embarazo en Alaska. Yo era la Gobernadora del estado. Las cajeras del supermercado me conocerían, la gente en la cola también, y lo siguiente que vería sería un titular en la prensa. Mi oportunidad llegó cuando volé a Nueva Orleans para hablar en una conferencia sobre petróleo y gas. Le pedí a mi guardaespaldas que me dejara en una farmacia. De vuelta al hotel, seguí las instrucciones de la prueba de embarazo, hasta que, poco a poco, una imagen de color rosa apareció.

Todd y yo siempre habíamos soñado con una gran familia y, sobre todo, con tener otro hijo. Temí las críticas, porque ese no era el momento ideal.

Se lo dije a Todd. Estaba extasiado. Para él, ha sido siempre: cuanto más, mejor.

Guardamos la noticia para nosotros. Acudí a mi ginecóloga. Me explico que a mi edad tenía más posibilidades de tener un niño con malformaciones o defectos genéticos. Me hizo una ecografía y me dijo: "El cuello del bebé es un poco más grueso de lo que debería…"

Mi primer pensamiento fue, "¿sólo estoy de doce semanas y ya se puede medir el cuello del bebé? ¡Increíble!" Luego recordé que en alguna parte había oído que eso era un signo del Síndrome de Down. El temor surgió en mi corazón, pero pensé: "Dios nunca me daría nada que yo no pudiera llevar. Y yo no creo que pueda llevar eso. A menos que Él me conozca mejor que yo misma, Dios no me daría un niño con necesidades especiales".

Me hice la amniocentesis porque tenía que saber. El resultado fue claro: estaba esperando un niño con Síndrome de Down.

Me sorprendió más allá de las palabras. ¿Cómo podía Dios hacer esto? Obviamente, él sabía que Heather, mi hermana, tenía un niño con necesidades especiales. ¿No es ese suficiente desafío para una familia?

"Tal vez la prueba está mal", pensé. "Quizá es un error. Dios... ¿estás escuchando?"

A los pocos días, Todd regresó de un viaje. Se dejó caer en la cama, aún con el abrigo puesto. Le entregué las imágenes del ultrasonido. "Es un niño", le dije entre lágrimas. El me miró: "¿Lo ves, Sara? ¡Dios sabe lo que está haciendo! Esto es genial".

Me senté en la cama. No sabía cómo decirlo de otra manera que no fuera directamente. "El bebé tiene Síndrome de Down". Todd no habló. Le recuerdo recostado sobre la cama, mirando las imágenes de la ecografía una y otra vez, en silencio, como buscando respuestas. "¿Están seguros?" "Sí, hay un cromosoma adicional". Puso las fotos a un lado y me dijo: "Estoy contento, y estoy triste a la vez". Yo sentía lo mismo. Todd me dijo: "Todo va a ir bien".

A partir de ese momento, Todd no volvió a preocuparse por ello. Pensaba en voz alta, preguntándose qué regalos nos traería el bebé. Empezó a hacer un montón de preguntas a otros padres con niños con necesidades especiales. Desde el principio, mi marido fue mucho más optimista que yo. Su actitud fue algo así como: "Bueno, está bien... ¡allá vamos!"

Antes de que nos diéramos cuenta, yo ya estaba de siete meses. Poco después decidimos hacer público el embarazo. Al mes siguiente me puse de parto. Pensé que era demasiado pronto y le pedí a Dios en silencio, que todo fuera bien. "Por favor, que no le pase nada al bebé". Se me ocurrió pensar: "Estoy tan enamorada de este niño, por favor, Dios protéjelo". Después de todos mis temores y dudas me había enamorado de este precioso niño. Lo peor que me podía pasar era perderlo. Pero Dios sabía lo que estaba haciendo.

Cuando la enfermera lo puso en mis brazos, me sentí abrumada de amor y admiración. Sabía que Dios había respondido a mi oración por completo.

Me alegré de que Dios lo trajera a nosotros pronto. Estábamos tan ansiosos de conocerlo. Cuando lo vi, mi corazón se inundó de una alegría indescriptible. Cuando hoy en día miro a mi precioso hijo, sé lo que significa su sonrisa.

Esta es una traducción libre de un resumen de un extracto de las memorias de Sarah Palin © Sarah Palin 2009 Extracted from Going Rogue: An American Life, by Sarah Palin, to be published by HarperCollins on December 10.

lunes, 23 de noviembre de 2009

"Vosotros sois custodios de la belleza"


"Vosotros sois custodios de la belleza. Vosotros tenéis, gracias a vuestro talento, la posibilidad de hablar al corazón de la humanidad, de tocar la sensibilidad individual y colectiva, de suscitar sueños y esperanzas, de ampliar los horizontes del conocimiento y el compromiso humano". Son palabras de Benedicto XVI en un reciente encuentro celebrado en la Capilla Sixtina con un gran grupo de artistas.

Hoy casi no concebimos el arte sin la supuesta ‘originalidad’ de la provocación. Muchas veces, incluso los creyentes, olvidamos que la belleza es algo que obliga al hombre a elevar la mirada a Dios, y la dejamos aparcada a la hora de buscar la expresión artística.

Ser artista, ya sea pintor, músico, escultor o poeta, no es buscar la rareza o la originalidad provocando y apelando a los más bajos instintos, como parece que algunos entienden el arte, sino que supone una búsqueda y una exaltación de la belleza y de todo lo que el ser humano es capaz de admirar en la creación.

El Papa Juan Pablo II dedicó su “Carta a los Artistas” a todos aquellos que con apasionada entrega buscan nuevas «epifanías» de la belleza para ofrecerlas al mundo a través de la creación artística. Buscar la belleza y transmitirla es convertirse en imagen de Dios creador, lo demás, es desfigurar el arte y quitarle su nobleza.

Y os preguntaréis qué tiene que ver este tema con la defensa de la vida. Pues TODO. Nada hay más bello que el ser humano, creado por Dios a su imagen, con un alma, un cuerpo y una mente capaces de exhalar la mayor de las bellezas incluso en el dolor y la enfermedad. Y nada hay más triste que ver esa belleza que Dios ha derrochado en la vida, contaminada por el hombre que no ha sabido valorarla.

Pienso que cuando el Papa Benedicto insta a los artistas a ser custodios de la belleza, está también apelando a todos los hombres, que no somos dueños de la vida, para que nos volquemos en cuidar y defender “esta” belleza, puesto que somos custodios y administradores de la misma. Hoy tenemos ante nosotros otra gran labor, la de despertar nuevamente la conciencia de la belleza del don de la vida.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Juan Pablo II: "¡Os confío la Cruz de Cristo!"


Hace 25 años el Papa Juan Pablo II, al clausurar el Año Santo, dijo a los jóvenes: “¡Os confío la Cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención”.

Los jóvenes que entonces recibimos este mandato y los de ahora, sólo debemos perseverar sin dejarnos influir por tantas fuerzas que hoy atacan nuestra Fe.

Que esta entrada de hoy, al igual que la del Sábado pasado, sea una pequeña reparación por las ofensas al Señor de esta Europa pagana.


Stabat Mater

La Madre piadosa estaba
junto a la cruz y lloraba
mientras el Hijo pendía;
cuya alma, triste y llorosa,
traspasada y dolorosa,
fiero cuchillo tenía.

¡Oh cuán triste y cuán aflicta
se vió la Madre bendita,
de tantos tormentos llena!
Cuando triste contemplaba
y dolorosa miraba
del Hijo amado la pena.

Y, ¿cuál hombre no llorará,
si a la Madre contemplara
de Cristo, en tanto dolor?
¿Y quién no se entristeciera,
Madre piadosa, si os viera
sujeta a tanto rigor?

Por los pecados del mundo,
vió a Jesús en tan profundo
tormento la dulce Madre.
Vió morir al Hijo amado,
que rindió desamparado
el espíritu a su Padre.

¡Oh dulce fuente de amor!
hazme sentir tu dolor
para que llore contigo.
Y que, por mi Cristo amado,
mi corazón abrasado
más viva en él que conmigo.

Y, porque a amarle me anime,
en mi corazón imprime
las llagas que tuvo en sí.
Y de tu Hijo, Señora,
divide conmigo ahora
las que padeció por mí.

Hazme contigo llorar
y de veras lastimar
de sus penas mientras vivo;
porque acompañar deseo
en la cruz, donde le veo,
tu corazón compasivo.

¡Virgen de vírgenes santas!
Llore yo con ansias tantas
que el llanto tan dulce me sea;
porque su pasión y muerte
tenga en mi alma, de suerte
que siempre sus penas vea.

Haz que su cruz me enamore
y que en ella viva y more
de mi fe y amor indicio;
porque me inflame y encienda,
y contigo me defienda
en el día del juicio.

Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance vida y alma estén;
porque, cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma
a su eterna gloria.

Amén.

viernes, 20 de noviembre de 2009

PREMIOS

¡Gracias Angelina!
¡Gracias Fotelias!

¡Gracias Salvador!

¡Gracias Ángel!

¡Gracias Terly!

¡Gracias Fotelias!

¡Gracias Salvador!

¡Gracias Cris!

¡Gracias Javi!

¡Gracias Martha Colmenares!
¡Gracias Yuria!

¡Gracias Javi!

¡Gracias Salvador!

¡Gracias Fotelias!

¡Vamos Rafa! ¡Un poquito de por favor!


La pregunta:

Un amigo se va a la guerra de Afganistán con el ejército español. ¿Tendría algunas palabras?

La respuesta de Nadal:

Es difícil decir algo. ¡Me parece algo tan increíble irte a la guerra! Sólo el hecho de decir "me voy a la guerra" me parece inconcebible. Prácticamente todas las cosas malas que pasan en la vida son culpa de los radicalismos de cualquier tipo, que desencadenan problemas que podrían evitarse. Uno puede tener aficiones, simpatías, creencias, pero siempre con respeto hacia las opiniones de los demás, sin faltar. Igual que la religión. Uno puede ser religioso, ateo, cristiano, musulmán, lo que sea, pero de aquí a llegar a todas las barbaridades que se han hecho por la religión es demasiado. Para mí la religión es la mayor causa de mortalidad de la historia.

¡Vamos Rafa, hombre! Para empezar nadie te ha preguntado nada sobre la religión. ¿Qué pasa? ¿Es el recurso que has preparado para cuando no sabes que decir?

¡Vamos Rafa! ¿Que la religión es la mayor causa de mortalidad de la historia? Comprendo que por tu edad habrás estudiado la LOGSE y no se te puede pedir gran cosa, pero que quieres que te diga… pensé que tenías más coco. Lo digo “con todo respeto hacia las opiniones de los demás, sin faltar”.

Con un poco de suerte, si Dawkins se entera de la frase, te la pone en los autobuses.

¡Vamos Rafa! ¡A leer un poquito! Y a la raqueta, que parece que se te da mejor.

Entrevista completa aquí.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Historia de una monja: “No dejaremos que nos quiten la Cruz”


Helen Kafka nació en Moravia, la zona más católica de la actual República Checa. Desde muy joven quiso ser religiosa y con 20 años entró en la Congregación Hospitalaria de los Franciscanos de la Caridad de Viena, tomando el nombre de Sor María Restituta en honor a una antigua mártir de la Iglesia.

"Fue una auténtica enfermera, pronto se convirtió en una institución en Mödling; su capacidad como enfermera, su determinación y calor hacían que muchos la llamasen Sor Resoluta, en vez de Sor Restituta", declaró Juan Pablo II en su beatificación.

En marzo de 1938 tiene lugar el Anschluss, la anexión de Austria por Alemania y las nuevas autoridades políticas pro-nazis prohíben los crucifijos en los hospitales. En el hospital de Sor Restituta se ha construido un ala nueva... y en cada habitación ella coloca un crucifijo, en abierto desafío a la normativa.

Un médico la delata a las autoridades y la Gestapo la detiene el Miércoles de ceniza de 1942. Es condenada a muerte. Le ofrecen la libertad a cambio de que renuncie a su Congregación. Ella se niega y es decapitada el 3 de marzo de 1943 en la prisión de Viena. El capellán de la prisión le hizo la señal de la cruz en la frente antes de la ejecución. Sus últimas palabras conocidas fueron: "he vivido por Cristo; quiero morir por Cristo".

"Mirando a la beata Sor Restituta podemos ver a qué alturas de madurez interior puede llegar una persona conducida por la mano divina. Arriesgó su vida para ser testigo de la Cruz. Mantuvo la cruz en su corazón, dando testimonio otra vez antes de ser ejecutada, cuando pidió al capellán que le hiciese el signo de la cruz en su frente", señaló Juan Pablo II durante la beatificación.

"A los cristianos nos pueden quitar muchas cosas, pero no dejaremos que nos quiten la Cruz como signo de salvación. ¡No dejaremos que la quiten de la vida pública! Escucharemos la voz de nuestra conciencia que dice: hay que obedecer a Dios antes que a los hombres".

Fuente: Fluvium

lunes, 16 de noviembre de 2009

Pepiño dixit: "el aborto es un pecado"


Bueno, esta entrada va a salir un poco desfigurada pero, como diría Bono, ‘ej que’ llevo un buen rato con un ataque de risa. Acabo de pasarme por el blog del inefable Pepiño Blanco y, no os lo vais a creer, pero lo de Pepiño, va en serio. Aquí os dejo un extracto:

Soy católico (si tú lo dices...). Como tal, estoy dispuesto a creer que el aborto es un pecado (mira, por una vez y sin que sirva de precedente, tienes razón. El aborto es un pecado, porque es una gravísima ofensa a Dios. El Concilio Vaticano II lo califica como un “crimen horrendo”, porque consiste en quitar la vida a una criatura inocente, incapaz de defenderse).

Pero antes soy ciudadano y demócrata (ya empezamos con la coherencia). Y como tal, no estoy dispuesto a creer ni a admitir que el aborto tenga que ser un delito (eso es lo malo de tantos católicos, que anteponen el hecho de ser ciudadanos y demócratas al honor de ser testigos de Cristo).

Como creyente (¡y dale!), se me puede exigir que mi vida personal responda a los criterios morales derivados de mi fe (pues, más bien sí…).

Pero como representante de los ciudadanos no se me puede exigir que pretenda imponer esos criterios por ley a toda la sociedad. Más bien se me tiene que exigir lo contrario: que defienda el derecho de todas las personas a vivir de acuerdo con sus propios valores, religiosos o de cualquier otro tipo (muchos estamos esperando que defiendas el derecho de todas las personas a vivir… sin más. Pero parece que podemos esperar sentados).

La confusión entre pecado y delito, la idea obsoleta de que el Estado debe actuar como brazo ejecutor de la doctrina de la Iglesia (¿y esto quien lo dice?), la injusta pretensión de obligar a todos a vivir según las creencias de algunos (esto se lo has copiado a Maritere de la Vega), la nunca abandonada aspiración de hegemonizar moralmente a la sociedad a través de las leyes (tú has visto muchas películas), es la causa principal de que muchos sigan viendo hoy a la Iglesia Católica como un instrumento de opresión (sólo tú y otros pocos herejes).

Cuando Azaña pronunció su famosa frase: España ha dejado de ser católica, no quería decir que los españoles hubieran perdido la fe, sino que la religión había regresado al ámbito del que nunca debió salir, el de las convicciones íntimas y privadas (veo que sigues con tu más puro estilo laicista. "Se habla hoy de pensamiento laico, de moral laica, de ciencia laica, de política laica. En la base de esta concepción hay una visión a-religiosa de la vida, del pensamiento y de la moral, es decir, una visión en la que no hay lugar para Dios" - Benedicto XVI).

No hay ninguna amenaza eclesiástica (¿alguien te ha amenazado?) que pueda inducirme, como miembro del Parlamento, a promover una legislación que convierta en delincuentes a las mujeres que quieren decidir sobre su maternidad. (Demagogia barata. La maternidad hay que decidirla antes de ser madre. Cuando se ha engendrado y se aborta, se es madre de un hijo al que has asesinado).

Y la obligación del legislador democrático, cualesquiera que sean sus convicciones íntimas, es garantizar que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos en condiciones de libertad y de seguridad ("La democracia necesita de la virtud, si no quiere ir contra lo que pretende defender y estimular" – Juan Pablo II).

Porque si el aborto es un crimen que tiene que ser perseguido, lo será de igual manera con la ley que está en vigor desde hace más de veinte años que con la que ahora propone el Gobierno (¡y yo que creía que eso sólo lo decíamos cuatro radicales!). Se trataría del mismo crimen cuando gobernaba el PP y se practicaban en España más de medio millón de abortos legales cada año que cuando gobierna Zapatero. (¡Olé! Pues a ver si resulta que al final te ha iluminado el Espíritu Santo, porque tienes toda la razón. Es el mismo crimen, gobierne quien gobierne).

Pero nada de eso sucede. Nadie llamó asesino a José María Aznar (‘ejem’… algunos sí…), que gobernó ocho años con una ley que bajo el coladero del “daño psicológico” para la madre permite abortos prácticamente sin límite y sin control (y que trajo a España la Píldora del día después y la Píldora abortiva. ¡Sí señor! Y si sigues escribiendo así de bien, voy a tener que darte un espacio diario en mi blog).

Hay más… (aciertos y sandeces, la mayoría sandeces, todo hay que decirlo). Si queréis leerlas, haced clic aquí.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Dinero de sangre


Hoy os traigo un vídeo muy interesante. Sólo dura dos minutos y medio, pero es altamente informativo. Habla del dinero de sangre, es decir, de las ganancias que obtienen las clínicas abortistas por practicar abortos legales o ilegales. Se trata del vídeo promocional de “Bloodmoney” (Dinero de sangre), un documental producido en Hollywood que pretende sacar a la luz la verdad sobre la multimillonaria industria del aborto.

Es espeluznante escuchar a una antigua ‘trabajadora’ de esta organización hablar del plan estructurado que existe para apartar a las niñas y jóvenes de la influencia paterna y convertirse en sus asesores en ‘salud sexual y reproductiva’, abocándolas al aborto.


jueves, 12 de noviembre de 2009

La Iglesia no propone una moral de mínimos sino de máximos


Zenit informa de las declaraciones de monseñor Luis F. Ladaria, secretario de la Congregación para la Doctrina de la fe, durante una conferencia ofrecida a un grupo de estudiantes. El prelado habló del tema de la dignidad humana y de los nuevos planteamientos presentados en la institución Dignitatis personae, publicada el 12 de diciembre de 2008 por dicho dicasterio.

Afirmó que la dignidad humana “no se concede” por instituciones terrenas, sino que “se reconoce como un dato previo” y recordó que científicamente está comprobado que desde el momento de la concepción hay vida humana y por lo tanto, el nuevo ser posee ya un alma y un espíritu. “Si es un humano, es siempre una persona. No existe en él nada en abstracto”.

“El hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios. El concepto de persona es fundamental para las aproximaciones al misterio de la trinidad y la encarnación. El hombre es persona, Cristo es persona en su relación con el Padre, es Hijo”.

Monseñor Ladaria señaló que el objetivo de la Iglesia es defender a los más indefensos y recordó las palabras del Papa Benedicto XVI el pasado 8 de enero cuando ante los embajadores ante la Santa Sede, les dijo que los más pobres son “los niños no nacidos” y por ello, las prácticas que van en su contra consisten en una “grave discriminación”.

“La Iglesia propone su doctrina, no propone una moral de mínimos sino de máximos. Presenta un ideal al cual cada creyente debe aspirar. Porque hay un principio fundamental: cada cristiano está llamado a la santidad según su estado de vida”.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Ochocientos millones de muertos en el mundo por causa del aborto legal


El pasado día 8 finalizó el IV Congreso Internacional Provida, celebrado bajo el lema "Sensibilización: una sinfonía por la vida".

El Congreso aprobó de la llamada Declaración de Zaragoza. En ella, representantes de organizaciones nacionales e internacionales, defensoras de la vida, la familia y la dignidad humanas exigen eliminar toda práctica abortiva, eugenésica, eutanásica o que manipule la vida humana, cualesquiera que sean los medios utilizados para ello.

Entre otras cosas, la Declaración afirma que "los más de ochocientos millones de muertes provocadas hasta el momento mediante abortos 'legales', en los países del mundo que lo han autorizado, constituyen un delito de lesa humanidad que, por su número y extensión, propone que se denomine a partir de ahora como mega-genocidio".

Se trata de un documento dirigido a gobernantes, legisladores, magistrados, sanitarios, líderes políticos y religiosos, intelectuales, educadores y comunicadores sociales; organizaciones civiles; madres y padres de familia, y a todos los responsables de la promoción de los Derechos Humanos.

martes, 10 de noviembre de 2009

¿Puede un asesinato ser un mal menor?


Desde que en España el Gobierno comenzó a hablar de la nueva ley del aborto, he escuchado a innumerables políticos y periodistas decir la sandez de que se trata de una ‘cortina de humo’ ante la crisis. Una maniobra de distracción sobre los problemas del paro, el aumento de precios, los despidos, los salarios insuficientes, las grandes hipotecas y otras lindezas por el estilo.

El profesor Leopoldo Abadía a los sufridores de la crisis, aquellos que no tienen ingresos fijos, ni empleo, ni propiedades, los denomina NINJAS (no income, no job, no assets). Y yo me pregunto ¿alguien puede creer que los 'ninjas' se van a distraer de sus problemas económicos hablando del aborto?

Mientras el Gobierno parece más interesado en reducir drásticamente la población que en solucionar los problemas económicos de España, la oposición, que no se opone a nada, guarda un imperioso silencio convencida de que lo mejor es callar. Callar y no reabrir "un debate sobre un tema ya consensuado".

Rajoy sólo habla para decir que nuestra sociedad no desea cambiar la legislación sobre el aborto, que está muy bien como está. La realidad es que el PP legaliza la píldora; el PSOE la da sin receta. El PP subvenciona abortorios; El PSOE también. El PP legaliza la investigación con embriones sobrantes de la fecundación in vitro; El PSOE amplía el número de embriones con los que se puede investigar. Pero… ¿no es todo lo mismo?

Cuando veo a algunos ‘provida’ (?) con globitos rojos y camisetas con el lema ‘cada vida importa’, perdiendo el culo por hacerse la foto con uno de los mayores abortistas de España, empiezo a sospechar que quizá Rajoy tiene razón. El aborto está ‘consensuado’, como dicen los burgueses de la derecha. La mitad del electorado español apoya a un partido que quiere una nueva ley de plazos. La otra mitad vota incansable a un partido que defiende los más de 300 asesinatos diarios de bebés 'no deseados'. Y lo que es más trágico aún: millones de católicos votan al PP argumentando que se trata de un mal menor.

¿Puede un asesinato ser un mal menor?

Leo en la prensa que Aznar ha sido nombrado catedrático extraordinario de la Universidad Católica de Murcia… ¡de la Cátedra de Ética, Política y Humanidades! Otra interjección interplanetaria digna de la probrecilla Pajín: Obama, doctor Honoris Causa de la Universidad Católica de Notre Dame y Aznar, catedrático extraordinario de la Universidad Católica de Murcia. ¿Qué tendrán las Universidades Católicas que están tan ansiosas de ser políticamente correctas y promocionar abortistas?

Os recomiendo el artículo de Luis Fernando Pérez Bustamante:

Ni Aznar podía llegar a más ni la UCAM y los prelados que la apoyan a menos

lunes, 9 de noviembre de 2009

Cuándo el diagnóstico prenatal supone una condena a muerte


Hace unos días apareció la noticia. Según un estudio realizado en el ‘Children’s Hospital’ de Boston, el 96% de los niños no nacidos a los que se les detecta síndrome de Down son abortados.

Las técnicas de diagnóstico prenatal, teóricamente diseñadas para detectar y solucionar problemas durante el embarazo, se han convertido en un juicio donde se decide si el feto, el ser humano a punto de nacer, debe seguir viviendo o debe ser condenado a muerte. En otras palabras, el diagnóstico prenatal puede suponer una condena a muerte. Esto ha producido una gran preocupación entre los investigadores y médicos que temen que se frene la financiación destinada al estudio de este problema congénito.

Por suerte, aún quedan familias que con generosidad y valor afrontan el nacimiento previamente anunciado de un hijo enfermo o discapacitado, a pesar de la falta de apoyo social.

domingo, 8 de noviembre de 2009

¿Estoy matando? Sí, lo sé

El Dr. Curtis Boyd es un médico abortista americano que comenzó a realizar abortos ilegales en los años setenta y que hoy es una referencia para los abortistas del mundo entero. En 1973, después de la legalización del aborto en EEUU. abrió su primera clínica en Texas.

Hoy es el único ‘médico’ en este Estado que realiza abortos durante el último trimestre de gestación.

Hace pocos días realizó unas sorprendentes declaraciones en televisión admitiendo, por fin, que lo que él hace es matar a un ser humano, aunque no mostró ningún signo de arrepentimiento.

"Am I killing? Yes, I am. I know that" (¿Estoy matando? Sí, lo hago, lo sé).

Boyd es un ministro baptista convertido al Unitarismo, y tiene la desfachatez de decir que cuando practica un aborto 'le pide al espíritu de ese embarazo que vuelva a Dios con amor y comprensión' ("I'll ask that the spirit of this pregnancy be returned to God with love and understanding").

Muy en consonancia con su presidente (recordemos que Obama siempre se ha mostrado favorable al aborto por nacimiento parcial que se realiza en el tercer trimestre de gestación), afirma que practica abortos en beneficio de la salud de las mujeres, especialmente las niñas que, según asegura, acuden a él con nueve o diez años embarazadas.

Que haya locos sueltos por el mundo no es extraño ni novedoso, pero que se consienta que un hombre lleve asesinando niños más de treinta años, primero de espaldas a la ley y ahora apoyado por la misma, y que además hable con esta frivolidad del tema, demuestra hasta donde llega la decadencia de nuestra sociedad.

Ver vídeo con declaraciones de Curtis Boyd.

sábado, 7 de noviembre de 2009

La Cruz, un toque de amor eterno sobre las heridas del hombre


Ante la sentencia de Estrasburgo que condena al Crucifijo a permanecer encerrado en un armario para que los no creyentes crean que han logrado una victoria, quisiera recordar las palabras del Papa Juan Pablo II cuando afirma que “la cruz es como un toque del amor eterno sobre las heridas más dolorosas de la existencia terrena del hombre” (Dives in misericordia).

Nada más. Que esta entrada de hoy sea una pequeña reparación por las ofensas al Señor de esta Europa pagana.

¡Buen fin de semana!


¡Cuántas veces, Señor, me habéis llamado,
y cuántas con vergüenza he respondido,
desnudo como Adán, aunque vestido
de las hojas del árbol del pecado!

Seguí mil veces vuestro pie sagrado,
fácil de asir, en una cruz asido,
y atrás volví otras tantas, atrevido,
al mismo precio en que me habéis comprado.

Besos de paz os di para ofenderos,
pero si fugitivos de su dueño
hierran cuando los hallan los esclavos,

hoy que vuelvo con lágrimas a veros,
clavadme vos a vos en vuestro leño,
y tendréisme seguro con tres clavos.


Lope de Vega

viernes, 6 de noviembre de 2009

115.812 niños asesinados el año pasado mediante aborto quirúrgico

Un total de 115.812 niños han muerto asesinados el año pasado en España mediante aborto, según las cifras dadas a conocer por el Ministerio de Sanidad y Política Social.

Recordemos que a estos crímenes hay que sumar los abortos no quirúrgicos, cometidos con la píldora abortiva y la píldora post coital.

De las 115.812 mujeres que mataron a sus hijos mediante aborto quirúrgico en el 2008, 10.221 eran menores de edad.

Una vez más, Cataluña, Madrid y Andalucía son las Comunidades con mayor número de abortos.

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, como no podía ser de otro modo, ha valorado positivamente estas cifras, que no dudo que aumentarán los próximos años. Sin embargo, quisiera hacer una reflexión al respecto:

La nueva ley del aborto aún no ha sido aprobada. Más de 115 mil niños han sido asesinados legalmente en España gracias al famoso ‘consenso’ que el Partido Popular defiende que es preciso mantener a toda costa. Decir no a la nueva ley, pero apoyar la actual, es admitir que se sigan cometiendo estos crímenes. ¿Es posible que una mayoría de españoles consienta esta masacre?

jueves, 5 de noviembre de 2009

Camiones por la Vida


La última iniciativa americana en defensa de la vida son unos camiones que se desplazan por las grandes ciudades con una ‘publicidad’ muy peculiar: la denuncia de lo que verdaderamente significa un aborto.


Junto a imágenes reales de fetos abortados, aparece la palabra ‘choice’ (elección), que los abortistas utilizan continuamente para designar el asesinato de niños. Se trata de uno de sus eufemismos favoritos. ‘Interrumpir un embarazo’, es decir, abortar, no es más que una elección que realiza la mujer libremente en un momento determinado de su vida. Pues bien, grupos pro-vida americanos, conscientes de que en América muere un niño cada 22 segundos por causa del aborto ‘legal’, han decidido invertir en camiones para que los ciudadanos vean lo que realmente significa esta ‘elección’.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

La «partera de Auschwitz» y su lucha por la vida


Stanislawa Leszczynska nació en 1896 en Lodz (Polonia). Casada con Bronislaw Leszczynski tuvieron tres hijos. En 1922, se convirtió en matrona y comenzó a trabajar en los distritos más pobres de Lodz.

El 18 de febrero de 1943 es detenida junto a sus hijos. Dos de ellos son enviados a Mauthausen, mientras ella y su hija Sylvia son deportadas al campo de concentración de Auschwitz. Allí Stanislawa pasó dos años trabajando como partera en una barraca húmeda, con literas infestadas de insectos y ratas.

Poco después de llegar al campo, se le ordenó que practicara abortos a las embarazadas o que eliminara a los bebés que fueran naciendo, a lo cual se negó poniendo en peligro su propia vida.

Durante sus años de «partera de Auschwitz», Stanislawa Leszczynska ayudó a nacer a más de 3.000 bebés, a los cuales administraba el bautismo antes de entregárselos a sus madres. De éstos, sólo sobrevivieron 30. Cerca de 1.500 fueron ahogados y más de 1.000 murieron de frío y de hambre. Tan sólo unos 150 bebés (de aspecto «ario» y ojos azules) fueron enviados a orfelinatos o entregados a padres alemanes para su adopción.

Mujer de profundas convicciones religiosas, Stanislawa consiguió llevar una luz de esperanza a los tristes barracones de Auschwitz. Sus compañeras presas comenzaron a llamarla “Mutti”, esto es, Mamá o mami. María Saloman, una superviviente del campo, relata así su testimonio:

"Había semanas en las que Stanislawa apenas tenía tiempo para dormir. A veces se sentaba junto a una paciente al lado de la estufa, dormía un momento, pero enseguida se levantaba de un salto y corría a ayudar a alguna de las mujeres que gemían. Cuando la señora Leszczynska se acercó a mí por primera vez, supe que todo iría bien. Mi bebé consiguió sobrevivir los tres últimos meses en el campo, aunque parecía condenada a morir de hambre, pues yo no tenía leche para alimentarla. "Madre" de alguna forma encontró a dos mujeres como nodrizas de mi bebé, una estonia y una rusa. Al día de hoy no sé a qué precio. Mi Liz le debe su vida a Stanislawa Leszczynska. No puedo pensar en ella sin lágrimas en los ojos".

Stanislawa Leszczynska murió en 1974 y está en proceso de beatificación. Mientras tanto, las peregrinaciones a su tumba son constantes.

Fuentes: La razón.es y Holocausto en español

martes, 3 de noviembre de 2009

Religiosas se anuncian entre clínicas abortistas para salvar vidas


Hoy os traigo un caso curioso. El de unas religiosas, Siervas de la Pasión, que trabajan en la Casa Cuna Santa Isabel de Valencia. La responsable de la Casa es sor Aurora Gallego. Lleva 44 dedicada a recoger a madres embarazadas que, presionadas por sus padres, parejas o médicos, se ven abocadas al aborto. De esta forma, han salvado la vida a cientos de niños.

Todo comenzó cuando sor Aurora, paseando junto a un amigo por la plaza Urquinaona, en Barcelona, al llegar a la altura del metro, en el hueco de un árbol, descubrió los cadáveres de dos niños recién nacidos, aún con el cordón umbilical. Ella lo describe como un vuelco al corazón. Le dijo a su amigo: “tú búscate la vida como puedas, que yo ya la tengo buscada. De ahora en adelante me voy a dar al Señor para que estos niños que están aquí tengan vida”.

Así se hizo religiosa, y comenzó a trabajar en la Casa Cuna que ahora dirige. Son monjas llenas de iniciativa. Para conseguir salvar niños, incluso se anuncian en las Páginas Amarillas entre las clínicas abortivas: “las chicas llegan a través de Cáritas, de Cruz Roja, de trabajadoras sociales, de quienes nos conocen. O porque nos han visto en internet. Y luego también hay otra cosa muy importante: nos anunciamos en las Páginas Amarillas entre las clínicas abortivas. Y nos llaman confundidas: ¿Es la Clínica Santa Isabel? Es que quiero abortar y no sé cuánto me va a costar”.

Sor Aurora dice que la idea fue del Espíritu Santo.

lunes, 2 de noviembre de 2009

El Genocidio consentido


Mi querido y pequeño amigo: si todo hubiera transcurrido adecuadamente, no tendría sentido que me dirigiera a ti. Mis palabras serían ociosas, por tu corta edad no podrías entenderlas y por la distancia que nos separa sería imposible que llegaras a escucharme.

Pero las cosas han ido mal… más de 112.138 veces al año. Por eso mismo sé que sí me escuchas y que me entiendes: estoy convencido de que clausurado teológicamente el limbo, encontraste abierta una puerta extraordinaria a “primera clase”, donde se perfeccionó tu prematuro saber y entender.

¡Cuánta perplejidad al enteraros de que al tiempo que tomabais la salida ya habíais llegado a la meta…! Y qué duro habrá sido comprobar en carne propia:

Que aquellos que debieron mimaros y arroparos, encargaron vuestra mortaja de plástico, formol y látex.
Que esos otros que debieron atenderos, medicaros y sacaros adelante, sajaron con una legra vuestras carnes.
Que todos los presuntos garantes del bien común y de los derechos inalienables de los desvalidos… calcularon los réditos electorales de vuestra sangre y la vertieron por 30 escaños miserables.
Y… ¡qué pena, también… haber comprobado que tantos y tantos otros, delante de una urna de cristal, en lugar de optar por la vida sin ambages, fueron pintado una y otra vez, una gaviota de negro o bien una rosa de sangre!

Sois una de las más numerosas escolanías de la Iglesia Triunfante y a vuestras blancas gargantas apelamos para la conversión del Dies Irae en Te Deum, para que los ataúdes blancos dejen de ser un resultado político y se demanden tan sólo en accidentes inevitables y muy, muy ocasionales.

No hay aborto conveniente y aborto intolerable porque no hay justificación posible para la decapitación, la abrasión, la trituración y el descuartizamiento de criaturas inocentes.

Tampoco tiene sentido rasgarse las vestiduras porque a las menores de 16 años se les conceda licencia para matar… y que se tenga por conveniente que la misma criatura suba al cadalso hospitalario con una mujer de diecisiete, de veinticinco o de treinta y nueve años.

Es tan aberrante matar al niño porque su coeficiente intelectual no llegue al punto deseado, como abrir la veda unas semanas para cazar a cualquier pequeño infante.

En definitiva, no podemos consentir una "franquicia en la cobertura" de la defensa de la vida por un montante de 112.138 muertos al año.: hay que evitar la ampliación de la ley pero hay que luchar con uñas y dientes por la derogación de la ley criminal del 85, que algunos “bienpensantes” consideran "de consenso". Tenemos ante nosotros un reto importante desde 1985: despertar las conciencias de esa atonía connivente con el exterminio y al tiempo, rechazar las “sinergias” con los abortistas light, con los partidarios de exterminar a los disminuidos, a los hijos de violadores y de mujeres deprimidas o desesperadas.

El aborto inducido que se tolera en España hace ya veinticinco años, tiene un nombre: GENOCIDIO SOCIALMENTE CONSENTIDO. Y aunque los nuevos proyectos legislativos nos sugieran la necesidad de un esfuerzo renovado, ¡no caigamos en la trampa de “disparar contra las tejas” para evitar perjuicios a las poltronas calientes! Hay que minar todo el muro de la muerte, desde sus cimientos, con acciones legítimas y eficaces en todos los frentes: en el sanitario, en el político, en el mediático y en el callejero-militante.

Pido a Dios que se apiade de esta sociedad criminal, que nos conceda la gracia de la conversión y una rectificación moral y legislativa apremiante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).