miércoles, 30 de septiembre de 2009

No hay asunto más importante


Ayer, a propósito de “la ministra y el bebé”, un comentarista del blog no muy amable me llamó “obseso” por hablar con tanta frecuencia del aborto.

“Ya está bien —escribía—. Ha quedado claro que no os gusta lo que hacen millones de mujeres en España (sic). ¿Pero es que no hay asuntos más importantes? Tienes que hacértelo mirar, padre Enrique. Eres un obseso.”

Rechacé el comentario por una cuestión de estilo: no me gustan los insultos, y la palabra “obseso” podría considerarse como tal. Esta mañana, sin embargo, he ido al diccionario de la Real Academia y he comprobado que “obsesión” tiene también un significado neutro y aceptable: “Idea que con tenaz persistencia asalta la mente”.

Debo pedir perdón, por tanto, a mi comentarista. Tiene razón: en este sentido, sí que soy un obseso. Desde luego no participo de algunas pesadillas políticamente correctas que proliferan por ahí. Quiero decir que no me hace perder el sueño el cambio climático ni la gripe A, por citar sólo dos de las paranoias más frecuentes; pero sí me angustia el desprecio creciente a la vida humana, que es, en mi opinión, el síntoma más terrible de la decadencia moral y de la decrepitud de nuestra civilización.

Me obsesiona tanto que ni siquiera soy capaz de bromear con este asunto. Yo, que me río del lucero del alba todos los días, no dejo de rezar —y hasta de “llorar”— cada mañana en la Santa Misa por los niños muertos, por las mujeres manipuladas, por los médicos que asesinan y por los políticos que no se atreven a ser simplemente humanos: tan humanos, por los menos, como ese muñeco de plástico al que ni siquiera pueden mirar.

Me pregunta mi amigo si “no hay asuntos más importantes”. No, no los hay.

Título: "Soy un obseso"
Autor: Enrique Monasterio, creador del blog “Pensar por libre”.

martes, 29 de septiembre de 2009

Manifestación ¿sí o no?

Ante la controversia que se ha producido por la manifestación del 17 de octubre "en defensa de la VIDA, la MUJER y la MATERNIDAD", quisiera decir lo siguiente:

Sus convocantes afirman que se trata de una gran manifestación por la vida y CONTRA EL ABORTO y yo espero que así sea.

He leído el manifiesto y veo que detrás de la maravillosa frase “Cada vida importa”, se habla de la retirada del nuevo proyecto de ley del aborto, de ayudas para las madres, de incentivar la adopción, de solidaridad. Todo ello, digno de ser defendido.

No se habla explícitamente de pedir la derogación de la actual ley de despenalización del aborto, una ley asesina causante de la muerte de más de 1.200.000 niños y que ha convertido a España en el cuarto país más abortista de Europa.

No se pide la derogación de la ley Pastor, ley 45/2003, que introdujo en España el diagnostico prenatal- preimplantacional, que permite la experimentación y eliminación de embriones, es decir, de vidas humanas.

No se pide expresamente la prohibición de la píldora RU-486, aprobada por el PP en el año 2000, ni la de la Píldora postcoital introducida en el Sistema público de salud por Ana Pastor en 2001.

Tampoco se pide a las Comunidades autónomas gobernadas por el color que sea, que dejen de subvencionar abortorios con nuestro dinero.

Percibo una cierta tibieza en los convocantes que ha disgustado a muchos provida. Por otro lado, el PP, tan ladino como siempre, quiere aprovechar el clamoroso grito de cientos de miles de personas para convertir una manifestación por la vida, en una manifestación anti zp y a su favor.

Yo quisiera que TODAS ESTAS FORMAS de aborto antes descritas quedaran expresamente contempladas en el manifiesto. Sin embargo, de ahí a decir que se trata de una manifestación abortista, creo que va un abismo.

Por ejemplo, el punto (d) del manifiesto pide el compromiso del ordenamiento jurídico y de las políticas públicas con la única solución progresista y humana en materia de aborto: proteger SIEMPRE al no nacido como a cualquier otro ser humano y proteger siempre a la mujer para que nunca se vea abocada al aborto.

El punto (e) pide la promoción de una pedagogía de la Cultura de la Vida que reconozca y valore la dignidad del ser humano desde el momento de la fecundación hasta la muerte natural, y que enmarque la sexualidad humana en un ámbito de amor, respeto, responsabilidad y apertura a la vida.

Son dos puntos claramente opuestos a la política abortera que defienden tanto el PSOE como el PP. Estos últimos, ante un acto de este calibre pretenden confundir diciendo que van a asistir. ¡Qué incoherencia! “Proteger siempre al no nacido como a cualquier otro ser humano” implica rechazar la ley de despenalización actual, ¿o no?

Pienso que España necesita que la sociedad se manifieste, que muestre de una vez por todas que está POR LA VIDA y claramente CONTRA EL ABORTO.

Por otro lado, el Proyecto de reforma de la Ley del Aborto, aprobado por el Gobierno el pasado Sábado, necesita una respuesta por parte de la sociedad. Porque con esta ley, pasaremos de la actual “despenalización” de un crimen, a considerar dicho crimen un “derecho”.

Ya sé que se trata sólo de una cuestión semántica e ideológica, porque de hecho, en España padecemos ya el aborto libre. Pero, que duda cabe que con la nueva ley, el fraude que actualmente cometen las clínicas abortistas, pasará a estar protegido legalmente. En otras palabras, los que ya hacen negocio del crimen, tendrán ahora amparo legal.

Es preciso manifestarse contra el aborto, y éste es un momento crucial. Yo iré. Iré exigiendo lo que siempre he proclamado desde este blog:

LA DEROGACIÓN DE LA ACTUAL LEY DE DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO y LA INMEDIATA RETIRADA DEL NUEVO PROYECTO DE LEY.
¡¡ABORTO NO!!

lunes, 28 de septiembre de 2009

Lo siento, otra vez el Pijo


Os dejo esta información surrealista propia de un país de chirigota.

Dice Hazte Oír que Juan José Güemes, alias el Pijo, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha confirmado su asistencia a la manifestación del 17-O. ¡Jo, macho!, que dicen por esta tierra. Eso sí que es echarse una fantasmada.

Continúa HO: “Pide al Sr. Güemes que defina su postura ante el aborto y las medidas que tomará para defender la maternidad y la vida en la Comunidad de Madrid”. ¡Jo, macho! otra vez, y perdón que me repita más que el ajo, pero ‘ej que’ estos de HO van también de superdivinos de la muerte. ¿O es que son los únicos que no leyeron las declaraciones del Pijo afirmando que “hay que prohibir la interrupción del embarazo a partir de un cierto plazo, que puede estar entre las 12 y que nunca puede exceder las 20 semanas, porque a partir de las 20 semanas un feto es viable”? Vamos, que Aído a su lado, se queda chiquita.

En su alerta, HO reconoce que “las ayudas de la Comunidad de Madrid a la Red Madre son irrisorias comparadas con el dinero que destina a financiar los abortos de las "clínicas" privadas. Y es que, el 22% de los abortos que se practican en establecimientos privados, los paga el bolsillo del contribuyente madrileño, tal como recoge el Boletín Epidemiológico de la CAM (04-08)”. ¡Ahí está la verdad!

Pero, ¿qué veo? Un poco más abajo, aparece una nota de HO que dice: “Nota de Redacción: Juan José Güemes ha aclarado a HazteOir.org que la Consejería de Salud de la Comunidad Madrid, como pasa con el resto Consejerías de Salud, no puede dejar de financiar – sin incumplir la ley – los abortos que no se cometen en los hospitales de la Comunidad de Madrid como consecuencia de la objeción de conciencia de los profesionales de la Sanidad Pública. Al tratarse de una prestación que figura – por decisión del Ministerio de Sanidad – dentro de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, la Consejería se ve obligada por ley a garantizar la “prestación del aborto.¿¿¿¿¿¿?¿?¿?¿????

¿Qué no puede dejar de financiar – sin incumplir la ley – los abortos? Bueno, pues a pesar de estas chorradas monumentales, con las que el Pijo pretende justificar su postura y la de su jefa y la de su jefe y la de sus compis peperos, HO añade (sin sonrojarse lo más mínimo):

“Juan José Güemes explicó el pasado 19 de octubre de 2009 que “la Constitución reconoce el derecho a la vida, no el derecho a acabar con una vida”.

Y… (por favor sujetaos los machos)

por estos motivos, HazteOir.org ha retocado la redacción de esta alerta para reconocer la situación legal y los avances – todavía muy escasos – (¡y que lo digas!) en apoyo de la vida y de la mujer que se han producido en la Comunidad de Madrid en los últimos años como consecuencia de la acción de la Consejería de Sanidad”.

Plas, plas, plas, aplausos para el Pijo y Co. que van a ir a la manifa y claro, HO se ve en la obligación de justificarlos, porque sino, ¿cómo se entiende que pretendan defender la vida quienes pagan para mantener la muerte?

sábado, 26 de septiembre de 2009

Réquiem por las víctimas del aborto


Esto que vais a ver es un entierro real de víctimas del aborto.

Un grupo de ciudadanos defensores de la vida, pertenecientes al “Citizens for a Prolife Society” (http://www.prolifesociety.com/), recogieron los restos de 23 seres humanos de varios contenedores de basura situados tras dos clínicas abortistas de Michigan.

Posteriormente, tuvo lugar una Misa y el entierro de los restos. Todo un gesto de amor y respeto a la dignidad de la persona humana, con el que se acrecienta la lucha por la cultura de la vida.


viernes, 25 de septiembre de 2009

Para arreglar el mundo, recomponer al hombre


En Internet encuentro esta historia, creo que de García Márquez:

“Un científico que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Así que pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día, su hijo de 7 años invadió su laboratorio decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle, con el objeto de distraer su atención.

De repente, se encontró con una revista en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo:

- Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie.

El científico calculó que al pequeño le llevaría varios días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente:

- Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo

Al principio el padre no creyó en el niño. Pensó que sería imposible que a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Pero para su sorpresa, el mapa estaba completo.

Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares, ¿Cómo era posible? ¿Cómo había sido capaz de hacerlo?

El padre preguntó con asombro a su hijo:
- Hijito, tú no sabías cómo era el mundo ¿cómo lo lograste?

El niño respondió:
- Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre.

Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía cómo era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo”.


No pretendamos arreglar los problemas del mundo si nuestro enfoque no es el de arreglar primero los problemas del hombre. Una de las bases sobre las que se sostiene la cultura de la muerte es el culto a la eficacia y a la utilidad, el llamado utilitarismo. Cuanto más consideración social tienes, cuanto más cobras, cuanto más puedes aportar con tu inteligencia, tu belleza, tu dinero o tu trabajo, más vales.

Hace unos meses os hablaba del “derecho a no nacer” defendido por algunos, y os contaba la historia de una mujer que padeció rubéola durante el embarazo, por lo que temía que su hijo naciera con graves malformaciones. Los médicos le realizaron algunas pruebas y le dijeron que estaba sana, y ella decidió no abortar. Su hijo nació al poco tiempo con graves trastornos: sordera, retinopatía, cardiopatía y problemas neurológicos.

Diez años después, sus padres demandaron a los médicos por el error cometido en el diagnóstico, argumentando que, de haberlo sabido, hubieran abortado, por lo que alegaban el derecho a no nacer para pedir una indemnización.

El padre del siguiente vídeo jamás hubiera abogado por el derecho a no nacer. Es un ejemplo de confianza y fe en el ser humano, y de respeto por su dignidad. Es como el niño que, para hacer el puzzle del mundo, se fija, no en el mundo, sino en el hombre. Que lo disfrutéis.


jueves, 24 de septiembre de 2009

La náusea progre-feminista


Telecinco se ha lucido una vez más. La conocida “periodista” de las tripas, Karmele Marchante, dio un recital de frivolidad en el programa ‘Sálvame’, imagino que con intención de salvar la audiencia. Buscando como siempre lo más escabroso y faltando el respeto, como es costumbre de estos ‘profesionales’ y, en concreto, de este medio, convirtió una famosa canción infantil en una burla a las víctimas del aborto y a las víctimas del terrorismo.

Con una canción de Gaby, Fofó y Miliqui de fondo, Karmele hizo un show feminista-progre del peor gusto:

"Sábado antes de almorzar, una niña fue a estudiar, pero no pudo estudiar, porque tenía que abortar.

Así abortaba, así, así. Así abortaba, así, así. Así abortaba que yo la vi.

Feminismo pa’lante, machismo pa’tras. Soy soltera, soy soltera".

No satisfecha con esto, ridiculizó después el trágico asesinato de Carrero Blanco en manos de ETA:

“...voló, voló, Carrero voló... uy, y en el alero quedó..."

La gente que aplaudía al comenzar, no parecía tan contenta al acabar. Pero nadie la hizo callar, comenzando por el inefable Jesús Vázquez.

Para el que tenga estómago, aquí tenéis el audio. Aconsejo tomar antes un omeprazol.

martes, 22 de septiembre de 2009

¿Dos mamás o dos papás?


¿Es la familia algo caduco y de otro tiempo?

El presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), Eduardo Hertfelder, ha dado a conocer la cifra de rupturas matrimoniales que tuvieron lugar durante el año 2008 y que asciende a más de 118 mil.

Gracias a la famosa ley del “divorcio express”, en el año 2008 se rompieron 326 matrimonios cada día, es decir 1 matrimonio cada 4,4 minutos.

Por otro lado, he leído en la prensa que la Junta de Andalucía difunde en su página web una canción para lo más pequeños, que promociona uno de los grandes “lobbys” protegidos por el socialismo: el llamado lobby gay.

La canción, "Con dos mamás o con dos papás en todas las familias te querrán igual", dice así:

Todas las familias son diferentes
compuesta por poquitos o mucha gente.
Siempre nos dan amor y cariño
cuidando y educando a las niñas y niños.

Con mamá y papá o solamente mamá
con papá y mamá o solamente un papá.
Con dos mamás o con dos papás
en todas las familias te querrán igual. (BIS)

Hace muchos años, tuvo lugar un gran movimiento que preconizaba del “amor libre” (sexualidad fuera del matrimonio). Después, la banalización del matrimonio llevó a la defensa de la anticoncepción y el aborto como una forma mal entendida de “libertad”. La ideología hedonista y utilitarista “tomó el poder” atacando lo que es el fundamento mismo de la sociedad, la familia y el matrimonio, lo que ha derivado en la proliferación de prácticas contrarias a la vida y a la dignidad del ser humano: la reproducción artificial, el diagnóstico prenatal preimplantacional y la selección embrionaria. Y por último, como gran logro social, asistimos al remate del matrimonio con la llamada ideología de género.

El lobby gay tiene tal fuerza en los medios y en la política, que está implantando el pensamiento único en las escuelas, pues influir sobre los niños es ejercer el poder sobre toda la sociedad.

Ya no importa si se nace varón o mujer; hablar de donación, de complementariedad sexual, de vocación al matrimonio, es considerado como un atentado hacia lo progresista. Lo importante para los defensores de esta ideología es la “libertad de elección”.

El relativismo moral y la aceptación de la ideología de género están triunfando y es preciso que, al menos los católicos, luchemos contra ello, dando más formación y no permitiendo que nuestros hijos sean educados por el Estado, sino por sus padres, que son y deben ser siempre, los primeros educadores de sus hijos. De otra forma, pienso que el matrimonio y la familia seguirán debilitándose irremediablemente.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Manifa

Quiero ir a la manifestación del próximo 17 de octubre "en defensa de la VIDA, la MUJER y la MATERNIDAD".

Sus convocantes dicen que se trata de una gran manifestación por la vida y CONTRA EL ABORTO y yo espero que así sea.

He leído el manifiesto y veo que detrás de la maravillosa frase “Cada vida importa”, se habla de la retirada del nuevo proyecto de ley del aborto, de ayudas para las madres, de incentivar la adopción, de solidaridad. Todo ello, digno de ser defendido.

Pero no se habla en absoluto de pedir la derogación de la actual ley de despenalización del aborto, una ley asesina causante de la muerte de más de 1.200.000 niños y que ha convertido a España en el cuarto país más abortista de Europa. ¿Por qué?

No se pide la derogación de la ley Pastor, ley 45/2003, que introdujo en España el diagnostico prenatal- preimplantacional, que permite la experimentación y eliminación de embriones, es decir, de vidas humanas.

No se pide la prohibición de la píldora RU-486, aprobada por el PP en el año 2000, ni la de la Píldora postcoital introducida en el Sistema público de salud por Ana Pastor en 2001.

Tampoco se pide a las Comunidades autónomas gobernadas por el color que sea, que dejen de subvencionar abortorios con nuestro dinero.

Francamente, estoy confusa. ¿Creéis que todo esto está implícito en esta convocatoria?

Por ejemplo, el punto d) del manifiesto pide: el compromiso del ordenamiento jurídico y de las políticas públicas con la única solución progresista y humana en materia de aborto: proteger siempre al no nacido como a cualquier otro ser humano y proteger siempre a la mujer para que nunca se vea abocada al aborto.

“Proteger siempre al no nacido como a cualquier otro ser humano” implica derogar la ley actual, ¿o no?

Quiero creer que se trata de una mala manera de expresarse por parte de los organizadores, puesto que España necesita que la sociedad se manifieste, que muestre de una vez por todas que está POR LA VIDA y claramente CONTRA EL ABORTO. Si no está claro, todavía están a tiempo de rectificar.

Es preciso manifestarse contra el aborto, y este es un momento crucial, pero… ¿alguien puede explicarme qué problema hay para convocar una manifestación que pida a gritos y con claridad LA DEROGACIÓN DE LA ACTUAL LEY DE DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO y, por supuesto, LA INMEDIATA RETIRADA DEL NUEVO PROYECTO DE LEY? Bastaría con decir ¡¡ABORTO NO!!

sábado, 19 de septiembre de 2009

Cristianos en Vietnam recogen y entierran los fetos abortados


Jóvenes católicos de Saigón, en su mayoría universitarios, hacen guardia ante los centros abortistas para intentar convencer a las mujeres de que vayan a una casa de acogida en lugar de abortar. Por las noches, otro equipo recoge los fetos tirados a la basura, unos doscientos cuerpecitos cada noche. Todos los años se producen en Vietnam más de dos millones de abortos.

Al amanecer, en una pequeña capilla presidida por una imagen de la Divina Misericordia, depositan los fetos en una vasija para posteriormente enterrarlos en las pequeñas tumbas de cementerios creados por grupos provida. En las ciudades donde estos cementerios están prohibidos, los jóvenes incineran los cuerpos. Con ello, evitan que los cadáveres de los niños abortados sean utilizados como comida para los cerdos.

Con las cenizas, los católicos fabrican ladrillos. Cada ladrillo, cien niños. La intención de estos jóvenes es la de construir con estos ladrillos una Iglesia dedicada a la vida y que recuerde a los niños asesinados.

Puede parecer poca cosa, pero después de treinta años de prohibiciones, persecuciones y de educación marxista, estos jóvenes son un ejemplo para nuestra sociedad europea, hedonista y materialista y un modelo de personas que, no sólo respetan y luchan por la vida, sino que además, defienden la dignidad de todo ser humano. Recordemos que en España, sólo los cadáveres de abortos de cierta entidad son incinerados, ya que la mayor parte de las veces, no son considerados “restos humanos”.

(Gracias Guerrera por pasarme la noticia).

viernes, 18 de septiembre de 2009

Velas por la Vida


"El próximo 7 de noviembre en Zaragoza, se van a poner un millón de velas para recordar los abortos que ha habido en España y para que todos pensemos en ello. Si envías VELA al 7745, una de esas velas será la tuya. Necesitamos tu ayuda. Pásalo".

Con motivo del IV Congreso Internacional Provida que se celebrará en Zaragoza a principios de noviembre, el día 7 de ese mes se van a encender en Zaragoza un millón y medio de velas para recordar a los niños que no han nacido en España desde la entrada en vigor de la ley del aborto. Por cada mensaje se recaudarán 1,5 euros que se destinarán a financiar un proyecto de apoyo a las mujeres embarazadas y con problemas.

Más información, aquí.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Una vida dignísima


Les cuento algo que merece la pena conocer. Sinceramente, y me van a disculpar la presunción, no creo que existan muchas cosas realmente más importantes de la que voy a tratar a continuación. Va de la vida y la muerte, eso que entiendo a todos nos preocupa un poco.

Les cuento la historia de una niña llamada María. Nació hace tres meses. Sus padres desconocían hasta ese momento que tenía —no lo padecía, simplemente lo tenía— síndrome de Down. De haberlo sabido antes, en cualquier caso, la noticia no hubiera alterado ningún plan, porque los padres de María no valoran el derecho a vivir de las personas, y menos de sus hijos o hijas, en función de las condiciones físicas o mentales. María hubiera nacido muy querida en cualquier caso, como de hecho ocurrió.

Los médicos que la trataron, además del pesar que sintieron por no haber podido detectar a tiempo la condición especial de la pequeña, comprobaron que sufría —eso sí— unas malformaciones en el corazón que la obligarían a pasar por el quirófano en cuanto ganara un poco más de peso.

Transcurrieron las semanas y María engordó entre los cuidados de sus padres y los cariños de sus cuatro hermanos mayores. Llegó el momento de la operación, la cual no revestía, en principio, mayor dificultad de la que parece obvia en estos casos.

María quedó en manos de otros médicos que se dedicaron en cuerpo y alma durante once horas a reparar las averías congénitas de su minúsculo corazón. Mientras tanto, sus padres y familiares rezaron y pidieron rezar a todos los amigos (por eso conozco yo esta historia), que a su vez hicimos lo propio con nuestros amigos y familiares. Calculo que cientos de personas debíamos de estar unidas, muchos sin conocernos entre nosotros, en este gran empeño.

Pese a todo, la operación se complicó. El postoperatorio no dio los frutos esperados y María falleció el pasado miércoles al mediodía. El mensaje informativo que envió su padre y que todos leímos con un nudo en la garganta describió perfectamente la situación: “Ahora ya tenemos una poderosa intercesora en el Cielo”.

La esperanza, sin embargo, no borra la pena. Todos queríamos que la pequeña viviera, y no fue así. Pero la historia de María, en su inocente brevedad, imparte una lección con un contenido existencial profundo, además de periodístico. Pienso en el debate, tan actual en España, sobre qué es una vida digna.

Me parece que este concepto reviste demasiada importancia como para solventarlo con una mayoría parlamentaria. Casos como el de María aportan una luz más clarificadora para conocer la Verdad sobre la cuestión que otros argumentos intelectualmente más sofisticados. Está claro que la vida de esta niña, al igual que la de muchas otras personas que cada día mueren en circunstancias parecidas, ha sido enormemente digna.

Corta, pero dignísima. ¿Qué demonio nos lleva a dudar de la importancia de una persona por el mero hecho de que sus cualidades físicas le permitan vivir tan sólo diez meses, tres semanas o dos horas… o incluso cuando ni siquiera puede llegar a nacer? Pensar en María, en lo mucho que la he querido en la distancia aun sin haberla podido ver en este mundo, me convence todavía más de que no existen las vidas indignas, sino poco amadas, respetadas o valoradas.

Por supuesto, los gobiernos no deben ordenar la conciencia de las personas, y menos sus sentimientos, pero sí tienen la obligación de crear leyes que ayuden a valorar el bien más preciado que poseen los ciudadanos: la existencia.

Un teléfono contra el racismo o contra la violencia doméstica, o un dispensario para inmigrantes, revelan una sensibilidad pública, lo cual está muy bien. Pero es precisamente eso, sensibilidad pública, comenzando por la gubernamental, lo que necesitan tantos bebés, nacidos o no, enfermos o no, deseados o no, que no tienen la suerte de caer en un entorno como el que pudo percibir, durante tres hermosos y dignísimos meses, nuestra querida María.

Publicado en la Gaceta de los Negocios
Autor: Juan Bosco Martín Algarra

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Un bebé prematuro agoniza hasta la muerte por no "merecer" asistencia médica


El pasado mes de octubre, Sarah Capewell dio a luz prematuramente a su hijo Jayden después de unos cinco meses de gestación. Los médicos del James Paget Hospital de Norfolk se negaron a asistir al bebé porque le faltaban dos días para cumplir con el requisito establecido por la Asociación Británica de Medicina Perinatal, según el cual, debe darse asistencia solo a los niños que nazcan después de las 22 semanas de gestación.

El hijo de Sarah vivió casi dos horas sin asistencia médica, respirando sin ayuda. Los médicos que se negaron a trasladarlo a una unidad de cuidados especiales le dijeron a su madre que habrían tratado de salvarlo si hubiera nacido dos días después.

Hace dos años, Amillia Taylor nació en Florida con 21 semanas y seis días de gestación. La niña, sin embargo, sí recibió asistencia médica porque los doctores pensaron que tenía una semana más de edad. Esta equivocación le salvó la vida y hoy tiene ya casi tres años.

A veces, para justificar el aborto, se dice que el feto no es humano. Aquí esa cuestión ni se plantea. Simplemente se decide que antes de la semana 22 un niño prematuro no merece atención médica. ¿Por qué? ¿Quién decide semejante atrocidad? Aún en el caso de que no tuviera posibilidades de sobrevivir, ¿no merecería ese niño cuidados paliativos y atención médica como cualquier otro ser humano?

¿Qué sociedad es esta en la que una bofetada de un padre a su hijo se considera malos tratos, mientras que bebés prematuros agonizan hasta la muerte sin ningún tipo de asistencia médica?

martes, 15 de septiembre de 2009

La violencia nunca es solución


Ángel Sánchez, de Siete en familia, me envía una nota en la que la organización americana Life Issues Institute condena el asesinato de James Pouillon, un activista provida de 63 años, de salud precaria (portaba una bombona de oxígeno), abatido a tiros mientras se manifestaba en Owosso (Michigan) contra el aborto.

Resulta curioso observar la poca cobertura mediática que ha tenido este brutal asesinato, en comparación a la que tuvo el crimen cometido contra el médico abortista George Tiller el pasado 31 de mayo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha calificado de «deplorable» el asesinato de James Pouillon. «No importa de qué lado está cada uno en un debate, la violencia nunca es la solución correcta», dijo Obama, olvidando que los que están a un lado del debate son principalmente los niños amenazados de muerte en el vientre de sus propias madres, cuya violencia está protegida por leyes que el propio presidente de EEUU impulsa y apoya.

lunes, 14 de septiembre de 2009

La Exaltación de la Santa Cruz


Hoy, día 14 de Septiembre, los católicos celebramos la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

Pero ¿qué sentido tiene exaltar la cruz? ¿Acaso no es escandaloso venerar un patíbulo infamante?

Dice el apóstol san Pablo: "Nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles" (1 Co 1, 23). Pero los cristianos no exaltan una cruz cualquiera, sino la cruz que Jesús santificó con su sacrificio, fruto y testimonio de inmenso amor. Cristo en la cruz derramó toda su sangre para librar a la humanidad de la esclavitud del pecado y de la muerte.

Por tanto, de signo de maldición la cruz se ha transformado en signo de bendición, de símbolo de muerte en símbolo por excelencia del Amor que vence el odio y la violencia y engendra la vida inmortal. "O Crux, ave spes unica!", "¡Oh cruz, única esperanza!". Así canta la liturgia.

Narra el evangelista: junto a la cruz estaba María (cf. Jn 19, 25-27). Su dolor forma un todo con el de su Hijo. Es un dolor lleno de fe y de amor. La Virgen en el Calvario participa en la fuerza salvífica del dolor de Cristo, uniendo su "fiat", su "sí", al de su Hijo.

Queridos hermanos y hermanas, unidos espiritualmente a la Virgen de los Dolores, renovemos también nosotros nuestro "sí" al Dios que eligió el camino de la cruz para salvarnos. Se trata de un gran misterio que aún se está realizando, hasta el fin del mundo, y que requiere también nuestra colaboración. Que María nos ayude a tomar cada día nuestra cruz y a seguir fielmente a Jesús por el camino de la obediencia, del sacrificio y del amor.

Palabras del Papa Benedicto XVI (Ángelus del Domingo 17 de septiembre de 2006).

sábado, 12 de septiembre de 2009

Un niño solitario


Hace poco mantuve una conversación con una señora llamada Laura, voluntaria en el correo de Priests for Life. Me contó una historia muy interesante sobre su hijo, Salvatore, que nació en 1973 el año en que Roe vs. Wade legalizó el aborto.

Después de haber dado a luz, mientras estaba en el hospital recuperándose de la cesárea, le impactó el hecho que aunque la maternidad estaba llena de mujeres, no había ningún otro recién nacido aparte del suyo. De hecho, su niñito estaba solo en un cuarto lleno de incubadoras vacías. Era un sitio extraño y hasta aterrador.

Una mañana los gritos y gemidos que provenían del corredor despertaron a Laura. Pensando que se trataba simplemente de los dolores de parto de otras mujeres que daban a luz, le preguntó a la enfermera por que no había alguien que las ayudara. La enfermera respondió con gran naturalidad: “Oh, no están en trabajo de parto, están abortando. No pensaron que dolería.”

Resultó que el hospital en el que estaba Laura se especializaba en practicar abortos y como consecuencia de la decisión de la Corte Suprema en 1973 era un negocio floreciente.

La imagen de esa maternidad fantasmagórica, vacía con un único niño solitario, vacía de los alegres sonidos del llanto de los neonatos, solamente con el llanto desconsolado de madres que habían abortado resonando en los corredores vacíos, me recordó una vez más lo vacío que está nuestro mundo por todos los abortos que han ocurrido desde la legalización de esta atrocidad, la más horrible de todas.

No se equivoquen, es la más horrible de todas las atrocidades. A veces la gente en nuestra propia Iglesia trata de banalizar el aborto incluyéndolo junto con otros males en el mundo, comparándolo con la pobreza, la enfermedad, la guerra, etc. Pero como lo demuestran claramente los números, no hay punto de comparación. Desde 1973 solamente en los EE.UU. ha habido 50 millones de abortos. En todo el mundo hay 42 millones de abortos al año. ¡Eso significa que en los últimos treinta años ha habido más de 1.500 millones de abortos!

¡1.500 millones! ¡Eso equivale aproximadamente a un cuarto del total de la población del planeta! Un cuarto de la población de la tierra asesinada, muerta, desaparecida.

Hay un poema famoso en inglés sobre Jesús que concluye con estas frases memorables. “Todos los ejércitos que han marchado, todas las armadas que han navegado, todos los reyes que han reinado, puestos juntos, no han afectado la vida del hombre en esta tierra tan poderosamente como esa únicaVida Solitaria.”

Lamentablemente, podemos decir del aborto:

Todas las guerras que jamás se hayan peleado,
todos los holocaustos perpetrados,
todas las plagas que asolaron la tierra,
todas las bombas arrojadas,
todas las hambrunas que arrasaron la tierra, puestas juntas, no han podido matar el número de seres humanos eliminados por el aborto.

Y sin embargo, la esperanza permanece, porque la gracia de Dios abunda, aún en medio de tamaña devastación.

Y ¿qué pasó con el bebé de Laura? Como ella misma me lo dijo con orgullo, su hijo, el padre Sal, ¡acaba de celebrar el primer aniversario de su ordenación sacerdotal en la Iglesia Católica!

Un niño solitario
Frank Pavone Pbo.
National Director, Priests for Life (Sacerdotes por la vida)

viernes, 11 de septiembre de 2009

11S: In memoriam


Hoy es un día en el que el mundo entero dirige de nuevo su pensamiento a la ciudad de Nueva York, donde hace ocho años, las torres gemelas del World Trade Center se derrumbaron como consecuencia de un cruel atentado terrorista, causando la muerte de más de tres mil personas.

Hoy, desde aquí, sólo quiero interpelar una vez más las conciencias de aquellos que dedican su vida a planear y ejecutar atentados, amparándose cobardemente en bandas armadas, y en la justificación de unas supuestas “causas”, que nunca serán tales mientras su supervivencia dependa de la muerte de seres humanos inocentes.

Y por último, quisiera recordar a todas las víctimas de aquel trágico 11 de septiembre, y a todas las víctimas del terrorismo en España y a sus familiares, repitiendo, una vez más, que la vida y la dignidad de las personas son bienes inviolables. Ojalá que el sufrimiento de todos aquellos que murieron y de los que sobrevivieron a los atentados, contribuyan a la construcción de una auténtica paz en el mundo.

El Papa Juan Pablo II, un año después del atentado decía: “Los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre del año pasado y del conflicto en Tierra Santa han proyectado sobre el mundo una sombra oscura. Pero Jesús exhorta a sus discípulos a no tener miedo, y les repite: "Vosotros sois la sal de la tierra... Vosotros sois la luz del mundo" (Mt 5, 13-14). Los jóvenes se hallan dispuestos a responder a Cristo: ¡Aquí estamos!”


miércoles, 9 de septiembre de 2009

¿Por qué nadie pide la derogación total del aborto?


Hace un par de días, el presidente del PP, Mariano Rajoy, tuvo un encuentro digital con los lectores del diario El Mundo. Así es como respondió a la siguiente pregunta:

“¿En que supuestos es Vd. partidario del aborto? Quiero una respuesta clara”.

“En los supuestos que figuran en la actual regulación. Esta Ley lleva en vigor más de 20 años. El Tribunal Constitucional dijo que era constitucional y yo en mi programa electoral no planteaba la modificación. Tampoco la planteaba el programa del PSOE. Para mí la vida de un ser humano está por encima de cualquier otra consideración. Y solo en los casos que figuran en la Ley se debe autorizar”.

No se trata de ninguna novedad. Rajoy lleva mucho tiempo autocalificándose como defensor de la vida y defendiendo el aborto. Tampoco es nuevo que gran parte del electorado español le sigue y acepta las propuestas de este partido abortista. Para los peperos está muy bien manifestarse con globitos coloraos contra el aborto socialista, pero por favor, que nadie toque la legislación actual que permite a las niñas pijas zamparse la pildorita de turno si tienen un desliz, o a las treintañeras cargarse al hijo tan deseado que han decidido por fin tener, si al bebé se le diagnostica una malformación congénita, o eliminarlo directamente, si les da la depre.

No estoy frivolizando. Todos sabemos que las “razones” expuestas son las que contemplan los supuestos defendidos por el PP. Ahora, los provida encuentran una nueva causa por la que luchar: la no ampliación de la ley. Pero me pregunto, ¿por qué nadie pide la derogación total del aborto?

martes, 8 de septiembre de 2009

Todos somos Calcuta


Es muy conocida la petición de la beata Teresa de Calcuta al poder de EU y de todo el mundo sobre los niños que están a punto de ser abortados: «¡No los maten, dénmelos a mí!». La expresión es maravillosa. Y turbadora. Nos compromete a buscar las formas de justicia, caridad, acompañamiento e inserción social aplicables a las mujeres que deciden seguir el embarazo hasta su término, no obstante existan leyes que les permitan «deshacerse del producto».

La beata Teresa es un testimonio profundísimo de la resolución que deberíamos asumir los cristianos cuando nos decimos defensores de la vida del no nacido. Lo que nos dice esta expresión es que, si somos lo que decimos que somos, debemos trabajar sin descanso para que el nuevo ser venga a un mundo de justicia y dignidad. En otras palabras: para que ese pequeñito que hoy, por la causa que sea, está siendo objeto de deliberación por parte de su madre, con respecto a su vida, crezca arropado de una familia, recibido con esmero por todos los que gozamos del don inapreciable de la vida.

Todos somos Calcuta: una sociedad despiadada, en la que se puede encender una vela; un basural de inmundicias rescatable por el amor sin condiciones, reflejo del amor de Dios. Calcuta está a la orilla de nuestra comunidad, al otro lado del barrio, en el suburbio de mi ciudad, en algunos puntos de la geografía de mi Estado, en el 52 por ciento de los que habitan mi país. Ahí donde la vida está amenazada; ahí donde parece estar suspendida de su riqueza; ahí donde hemos cavado zanjas para echar los cadáveres vivientes de la avaricia; ahí está nuestra Calcuta.

Hubo un tiempo en que fue necesario ir a comprobar que existía una «ciudad de la alegría» en el corazón mismo de las tinieblas. Hoy, Calcuta está al lado. Y si queremos ser cristianos de los de verdad —y no esas criaturas blandengues y quejosas en que nos hemos convertido— es nuestra obligación imitar aquí mismo a la beata Teresa. Es nuestra obligación decirle a los pobres, a los desheredados, a los hambrientos, a los no nacidos: «No los voy a dejar solos; no voy a dejar que los maten: soy miserable, pero estoy aquí».

“Todos somos Calcuta”
Por Jaime Septién
Publicado en “El Observador de la Actualidad” el 30 de agosto de 2009

lunes, 7 de septiembre de 2009

Para la ONU, el aborto es parte esencial de la «salud reproductiva»


El Fondo de Población de las Naciones Unidas y el gobierno alemán han sido los anfitriones de un encuentro internacional celebrado en Berlín, que ha reunido a 400 activistas de «derechos reproductivos» de todo el mundo.

El motivo de este encuentro ha sido impulsar «la salud y los derechos sexuales y reproductivos», principalmente el aborto, a nivel internacional. La conferencia fue presentada como una reunión de las organizaciones no gubernamentales para conmemorar el decimoquinto aniversario de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) que se celebró en El Cairo en 1994, y se promociona como «el anteproyecto más integral del mundo para la salud sexual y reproductiva».

En la conferencia de apertura, Adrienne Germain, presidenta de la Internacional Women’s Health Coalition, elogió al presidente de los Estados Unidos Barack Obama y a la Secretaria de Estado Hillary Clinton, por defender que el aborto es parte esencial de la salud reproductiva.

jueves, 3 de septiembre de 2009

España, en cabeza


El Instituto de Política Familiar (IPF) ha denunciado que España es el país de la Unión Europea donde más se ha incrementado la práctica del aborto en los últimos años.

Desde 1997 y hasta el año 2007, 13 millones de niños han sido privados del derecho a la vida en los países de la Unión Europea.

En algunos países como Alemania o Italia, se está experimentando una tendencia a reducir el número de abortos, mientras en España, durante el periodo 1997-2007, se ha producido un incremento del 126%.

En el año 2007, en España se perpetraron al menos 112.138 abortos, es decir, uno cada 4,7 minutos; 15.307 de ellos, fueron realizados a niñas adolescentes.

¿Seremos capaces los españoles de darle algún día la vuelta a estas cifras? Pienso que sí. Cuando dejemos de manifestarnos contra el aborto socialista y nos manifestemos contra TODO aborto asesino; Cuando no hagamos distinciones entre los que dicen que la ley actual es una ley de consenso y, por tanto, buena, y los que quieren cambiarla por otra de plazos; Cuando castiguemos con nuestro voto a quienes subvencionan clínicas abortistas, se llamen como se llamen; Cuando dejemos de afirmar que lo que hacen los socialistas con la ley del aborto es una “maniobra de distracción de la crisis”. Cuando en España deje de protegerse el derecho de unos a “elegir” sobre la vida de otros.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

¿Amar es perder libertad?

Total, que la noche de tapas se estaba convirtiendo en “el debate del verano del Escorial”. Las voces comenzaron a subir, lo cual me gustó, que no hay nada peor que callarse cuando no se está de acuerdo. Alicia, por hablar, se llevó un par de palos. El primero de su amiga Marga:

“Tía, me sorprendes. No esperaba que nos salieras tan monjil. Todo eso no es más que una utopía. ‘Amar al otro por lo que es’, ¡pues no pides nada, no! Imagínate que dos personas se casan jóvenes. Poco a poco van madurando y en ese proceso no tienen por qué ir a la par. Cada uno evoluciona según sus circunstancias. Uno enferma, otro tiene un revés en el trabajo, otro se harta de la vida que lleva... ¿y qué? ¿Tienen que quedarse juntos como si verdaderamente estuvieran atados con unas cadenas así de gordas?” (Y hace un gesto exageradamente ostentoso con los brazos, pero ya os he dicho que Marga es exagerada para todo.)

“Eso, eso”, “estoy de acuerdo”, “¿dónde está la libertad?”

Bueno, parece que algunos se han puesto de acuerdo en algo, así que les pregunto a los otros:

“¿Qué pensáis? Alicia hablaba antes de entrega. ¿Quiere decir eso que se pierde libertad cuando se ama a alguien?

Marga, aunque la pregunta no es para ella, salta la primera: “Por supuesto. Y si te interesa esa persona, renuncias “libremente” a tu libertad. Pero si ya no te interesa... ¿Por qué sacrificar algo tan preciado?”

Julián la apoya: “Opino lo mismo. El amor comprometido significa perder libertad”.

Alfonso pone la puntilla: “Completamente de acuerdo”.

Los mudos parece que se resisten a hablar. Vuelvo al ataque y les pregunto: “¿Y vosotros qué? ¿Creéis que amar supone un sacrificio a la libertad personal?”

martes, 1 de septiembre de 2009

¿Divorcio... sí?


“Pero, vamos a ver” – dice Alfonso- “Dos personas se unen, y establecen un compromiso. Se comprometen a llevar una vida en común, a educar a sus hijos y ser fieles el uno con el otro. ¿No os parece absurdo? ¿Ser fiel porque has firmado un papel donde dice que no vas a enrollarte con nadie más? ¿Y si me canso de esa persona? ¿Y si conozco a otra que me atrae más? ¿Es que tengo que fastidiarme porque un día me comprometí a algo... desconociendo lo que me deparaba el futuro? ¿No estáis de acuerdo?”

Tengo que reconocer que los casi todos los menores de 45 y algunos de los mayores, están de acuerdo con el bueno de Alfonso. Esto me decepciona. Esperaba más fortaleza en mis amigos para no caer en el relativismo. Cuando pienso que está todo dicho, una sorpresa:

“Yo no”- reconozco que nos sobresaltamos un poco al oír la voz de Alicia, que por cierto, fue alumna mía de inglés. “El amor no es solo un sentimiento, aunque nazca como tal. Al principio, conoces a alguien y te sientes atraído por esa persona. Te gusta físicamente, admiras algún rasgo de su personalidad... Sí, surge un sentimiento hacia esa persona. Pero después, ese sentimiento da paso a algo mucho más profundo, y el amor se convierte en un acto de la inteligencia y de la voluntad”.

Esto es demasiado para Alfonso y para Julián (otro compi de la facultad) que empiezan a partirse de risa. Alicia no de arredra: “Profundizas en ese primer enamoramiento, sabes que haces una donación, una entrega de ti misma. Y lo haces conscientemente, no sólo porque en ese momento el sentimiento te lleva por ahí, sino porque quieres. Porque has escogido a esa persona concreta y te entregas a ella, renunciando a todas las demás. El amor es justamente eso, lo más opuesto que existe al egoísmo”.
Julián la pone en su sitio: “Yo creo que no es para tanto. Las cosas tendrían que ser mucho más simples. ¿No habéis visto acaso como son las típicas películas de amor? Chico conoce chica. Se gustan, entiéndase, se enamoran, se pelean por alguna bobada para dar algo de emoción a la peli, se reconcilian... y viven felices para siempre”.

Le pregunto si cree que se puede vivir con alguien feliz para siempre.

“Pues que quieres que te diga... Nuestros abuelos lo hacían, me refiero a lo del “para siempre”, pero ya he dicho antes que era más bien por obligación”.

Marga (ya os hablé ayer de ella) salta como una leona: “¡Eso era una inmoralidad! Es evidente que no se puede forzar a nadie a permanecer casado con una persona a quien ya no ama. Y los sentimientos son algo muy variable”.

¿Estais de acuerdo???

Os pongo un enlace al blog de Luis y Mª Jesús (desde el 5º B) que hoy trata de este mismo tema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).