martes, 31 de marzo de 2009

El Doctor "Barbero"


El doctor Barbero tenía el aspecto de un hombre quemado por el trabajo y por la ambición de ser alguien. Eran las siete y media de la mañana, y estaba a punto de comenzar la reunión.

Todas las mañanas, un grupo médicos y algunos de sus alumnos se reunían para repasar los historiales de los pacientes y preparar el trabajo del día. Si había alguna intervención programada, el responsable la explicaba a los demás, para que los alumnos fueran familiarizándose con el trabajo práctico.

A punto de entrar en la pequeña sala de reuniones que había junto a su despacho, el doctor Barbero estaba irritado. Uno de sus alumnos llegaba tarde y eso le molestaba. ¿Es que este niñato creía que se podía prosperar dando plantón a un profesor? Y el caso es que no era un mal estudiante. Tenía especial interés en él, porque estudiaba y sacaba buenas notas, pero no poseía ninguna experiencia en el trato con los pacientes. El trabajo de campo también era importante y por esa razón, le había insistido en que se presentara a pasar la ronda de la mañana.

Por la esquina del pasillo, apareció corriendo un joven. Mientras se abrochaba la bata se acercó al doctor Barbero disculpándose por la tardanza.

-¡Romero, que sea la última vez!- le espetó el doctor Barbero. –La próxima vez que llegue tarde, puede despedirse de hacer prácticas hasta el próximo curso.

Álvaro Romero afirmó en silencio, temeroso de añadir algo a sus disculpas. Sabía que Barbero tenía una buena opinión de él y no quería causarle mala impresión.

En tres ocasiones, el doctor le había permitido asistirle mientras pasaba consulta por las tardes, y había observado que el médico era tan estricto como el profesor. Escuchaba durante unos minutos, hacía dos o tres preguntas, examinaba al paciente y lo despachaba con alguna medicación o con la recomendación de una intervención quirúrgica. No intentaba ser amable. Para él, lo importante era ser respetado. Álvaro, mientras tanto, permanecía mudo observando. Entre paciente y paciente, el doctor Barbero le explicaba algunas peculiaridades del caso y le permitía hacer preguntas.

Álvaro se sentía muy agradecido por ello, consciente de que gozaba de un privilegio que no todos los alumnos podían disfrutar. Era un joven de veintitrés años, ilusionado por terminar la carrera de medicina y especializarse en neurología. Su padre era comerciante y había hecho un gran esfuerzo para darle a Álvaro una educación universitaria.

El doctor Barbero entró en la sala y doctores y alumnos se sentaron alrededor de una gran mesa ovalada, dispuestos a repasar los historiales de los pacientes.

Álvaro, tomaba apuntes en silencio. Por lo general, disfrutaba mucho en estas reuniones, porque resultaban muy formativas. Todos los allí presentes tenían algo en común, su interés por la medicina y por la salud de sus pacientes, y compartían un mismo lenguaje.

Al llegar al historial de Pablo Hernández, el doctor Barbero comentó:

-Paciente con lesión medular traumática en la cuarta vértebra cervical, causante de tetraplejia. Sufrió un accidente hace seis meses. Después de unos días en coma, fue operado y tratado con rehabilitación en otro hospital. Nos los remitieron hace dos meses. Aquí, ha sido intervenido quirúrgicamente por mi equipo. Tiene una mínima movilidad en los hombros. En fin- concluyó -éste paciente ya lo hemos estudiado otras veces. No merece la pena volver sobre él, porque su estado es irreversible y nada podemos hacer.

Álvaro, levantó la cabeza sorprendido por el comentario. Uno de los estudiantes preguntó:

-Imagino que algo sí se podrá hacer. No sé ¿no está recibiendo ningún tratamiento psicológico?

-Por supuesto que sí- terció rápidamente otro de los doctores. –En este hospital tenemos una importante unidad de Psiquiatría y Psicología clínica. Ya saben ustedes que para nosotros es prioritario que los pacientes, además de los cuidados médicos habituales, reciban atención psicológica.

-¡Para lo que sirve!- interrumpió Barbero. -¿Cómo te sentirías tú si estuvieras en su lugar?- inquirió dirigiéndose al alumno que había preguntado y tuteándole. -Yo te lo diré, querrías morirte. Bueno, pues eso es lo que con toda lógica desea este paciente, y lo normal sería que lo dejáramos en paz. Además- añadió -los psicólogos tienen como misión principal la de ayudar al paciente para que asuma sus limitaciones e intente integrarse nuevamente en la sociedad. Eso no esta sucediendo en este caso, aunque les diré que no me extraña. Seguramente, ninguno de nosotros querríamos vivir en una situación semejante.

-Pero, supongo que continuará con la rehabilitación, ¿no? Además...

-Señores, por favor- interrumpió Barbero –naturalmente que los fisioterapeutas están haciendo lo posible para mantener la mínima funcionalidad de los músculos que aún puede mover. Pero como pueden imaginar, su estado es irreversible.

-Aquí también hay una buena unidad de cuidados paliativos... - terció otro de los alumnos.

-No son cuidados paliativos lo que necesita este paciente.

El doctor Barbero dejó los papeles y uniendo las manos encima de la mesa dijo:

-Miren, unas veces, los médicos podemos tratar a determinados pacientes con los cuidados paliativos, pero otras no. Cuando alguien está a punto de morir, podemos ayudarle con la sedación final. Pero un paciente cuyo problema no podemos curar... y que no desea vivir... requiere otra cosa. El suicidio asistido, tendría que ser un recurso válido en estos casos- sentenció.


(Continuará...)

lunes, 30 de marzo de 2009

“Dormir” a un ser humano


Como hombres que somos, continuamente nos enfrentamos ante el misterio de la muerte.

Dado que vivimos en una sociedad utilitarista dominada por el hedonismo, el pensamiento de que la vida sólo vale la pena en la medida en que nos proporciona placer, va ganando terreno. Y así, cuando la vejez o el dolor acechan, se reivindica el “derecho a morir” como una forma de liberar a la persona de un sufrimiento que se antoja absurdo.

Cuando vemos a un animal sufrir, lo “dormimos”, es decir, lo eliminamos, para evitarle una vida de sufrimiento carente de sentido. Y esa es precisamente la reivindicación de los que apoyan la eutanasia: poder poner fin a la vida de las personas que por enfermedad, ancianidad o sufrimiento no gozan ya de suficiente bienestar.

Pero, ¿quién mide la calidad de vida de aquellos a los que se pretende eliminar? ¿No es cierto que hay una tendencia a matar a los que no son útiles, a los que cuestan dinero y a los que son una carga? Si embargo, una cosa es practicar el egoísmo y otra muy distinta es reconocerlo. Volvemos entonces a escuchar el mismo espeluznante argumento que se utiliza para defender el aborto: “lo hacemos por su bien”.

Puede ocurrir que en algunos casos alguien participe en la eutanasia de una persona enferma, incluso que sea colaborador fundamental en su suicidio llevado por una falsa compasión. Pero este sentimiento mal enfocado, no puede justificar la participación en el acto de quitar la vida a un ser humano. Compadecerse, debiera significar soportar junto a alguien un sufrimiento, solidarizarse, prestar ayuda, apoyo material, espiritual y moral, pero nunca, eliminar el sufrimiento, matando a quien lo padece.

«Nada ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano inocente, sea feto o embrión, niño o adulto, anciano, enfermo incurable o agonizante. Nadie además puede pedir este gesto homicida para sí mismo o para otros confiados a su responsabilidad ni puede consentirlo explícita o implícitamente. Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo ni permitirlo».

Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Iura et bona, sobre la eutanasia (5 mayo 1980).

domingo, 29 de marzo de 2009

¡Respeta la Vida!


Puede que muchos se escandalicen con este vídeo. Se trata de una niña muerta en las calles de una populosa ciudad china, cuyo cadáver yace en el suelo ante la indiferencia de los viandantes. Es una consecuencia más del aborto selectivo de niñas o del infanticidio que se lleva a cabo por motivos culturales ancestrales en países donde tener más de un hijo está penalizado. No sabemos si se trata de una niña nacida a término y posteriormente asesinada o de una niña abortada en las últimas semanas de embarazo. Los proabortistas se escandalizarían del primer caso y apoyarían sin duda el segundo. ¡Qué paradoja! La niña muerta sería la misma.



sábado, 28 de marzo de 2009

El triunfo del espíritu


Homenaje a todas aquellas personas que con su esfuerzo y afán de superación nos demuestran que la vida siempre es digna de ser vivida.


viernes, 27 de marzo de 2009

Libres para hacer el bien


Somos libres, sí; pero somos libres para hacer el bien. No somos libres para matar al indefenso, para abandonar al necesitado, para colaborar con quien quiere matarse, para seleccionar quien vive y quien muere, para fabricar seres humanos en una probeta, para despreciar nuestra propia vida.

Somos libres, pero si hacemos un mal uso de nuestra libertad, nos esclavizamos. En el uso de nuestra libertad optamos por el bien o el mal. Si escogemos el mal, podemos destrozarnos a nosotros mismos. Es preciso, por tanto, tener en cuenta unas normas morales, que no están ahí para quitarnos la libertad, sino para enseñarnos a hacer un buen uso de ella, sin dañarnos a nosotros mismos.


Una vez, una persona fue a comprar un automóvil. El vendedor le hizo notar algunas cosas: Mire que el coche posee condiciones excelentes, trátelo bien: ¿sabe?, ponga gasolina súper en el depósito, y para el motor, utilice aceite del fino. El otro le contestó: No; para que sepa le diré que de la gasolina no soporto ni el olor, ni tampoco el aceite; en el depósito pondré champagne que me gusta tanto, y el motor lo untaré de mermelada. Haga Vd. como le parezca, pero no venga a lamentarse si termina con el coche en un barranco.

El Señor ha hecho algo parecido con nosotros: nos ha dado este cuerpo, animado de un alma inteligente, y una bella voluntad. Y ha dicho: esta máquina es buena, pero trátala bien”. (Juan Pablo I, Audiencia General, miércoles 6 de septiembre de 1978).


jueves, 26 de marzo de 2009

El "mal menor": un argumento para el asesinato


Que el aborto es un crimen abominable, es algo que puede comprender todo aquel que entiende que hay vida en el seno de la madre. Luchar contra la ampliación de la ley del aborto es encomiable. El número de abortos practicados en España durante 2007 ascendió a 112.138, frente a los 101.592 registrados en 2006, lo que supuso un incremento del 10.38%. Si con esta nueva ley el crimen de nonatos crece todavía más, los promotores de la cultura de la muerte, habrán ganado la batalla.

Sin embargo, luchar sólo en contra de la ampliación de la ley, aceptando la ley vigente como un mal menor, repugna a cualquier conciencia bien formada. Aquí no estamos hablando de opiniones, ideologías o preferencias. Estamos hablando de la vida y de la muerte. Si admitimos que se puede matar en determinados supuestos, ¿por qué no en otros?

La defensa de la vida, no admite componendas. O se protege la vida del ser humano, o se permite su aniquilación y se es, por tanto, un asesino. Porque no sólo es asesino el que mata, también el que consiente o el que calla a sabiendas.

Sinceramente, me siento incapaz de ir a manifestarme junto a aquellos que gritan consignas en contra de los abortos ilegales, pero callan ante los legales. ¿Es que hay un aborto bueno y otro malo? ¿Tenemos que pedir que se acaben los abortos ilegales, pero aceptar que el asesinato legal se siga produciendo en aras del sagrado “consenso social”?

¿Porque lo acepta la mayoría tengo que asumir que es bueno? ¿Quién se inventó esta estupidez? Porque practicarla, ya sabemos todos quien la practica.

Que hay que frenar esta nueva debacle, es evidente. Pero esto no podrá hacerse mientras nuestra sociedad no considere el aborto como lo que es, un crimen nefando y una gravísima injusticia.

Tenemos que ser conscientes de que no podemos refutar esta nueva ley aceptando la antigua. Quien acepta el “derecho de la mujer” a matar a su hijo utilizando el pesticida RU486, ¿qué argumentos puede dar en contra de que se amplíen los plazos? ¿No se trata acaso de un mismo asesinato? Y quien defiende el “derecho” a eliminar a un feto de tres meses con un problema congénito, ¿qué puede argüir frente al “derecho” a matarlo cuando el embarazo está más avanzado? ¿No se trata de una misma vida?


miércoles, 25 de marzo de 2009

Jornada por la Vida


El Papa Juan Pablo II pidió en la Encíclica Evangelium vitæ la celebración de una Jornada por la Vida para «manifestar el gozo por una vida que nace, el respeto y la defensa de toda existencia humana, el cuidado del que sufre o está necesitado, la cercanía al anciano o al moribundo, la participación del dolor de quien está de luto, la esperanza y el deseo de la inmortalidad».

Acogiendo esta invitación, la Conferencia Episcopal Española organiza cada año la Jornada por la Vida coincidiendo con la solemnidad litúrgica de la Encarnación del Señor.

La campaña lanzada por la sociedad por la Iglesia con motivo de esta jornada nos invita a reflexionar a partir de la realidad de tantas especies animales protegidas, permitiendo que nos hablen los niños no nacidos que no tienen voz, para decirnos: «¿Y yo?, protege mi vida».

Esta es la oración de la Iglesia para esta Jornada:

-Que la Iglesia sepa anunciar con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

-Que los pastores y las comunidades cristianas no descuidemos las tareas que ya se vienen haciendo a favor de la vida y las intensifiquemos en todo lo que sea posible.

-Que los gobiernos y los legisladores protejan eficazmente el derecho fundamental a la vida.

-Que las familias sean escuela de amor y aprecio del valor de la vida de todo ser humano.

-Que los profesionales de la sanidad apoyen siempre la vida y rechacen toda práctica que atente contra la integridad o la vida de las personas.

-Que los científicos proclamen con valentía el valor sagrado de la vida humana y que nunca se dejen seducir por posibilidades contrarias a la ética.

-Que las futuras madres en dificultades encuentren el apoyo que necesitan y reciban soluciones positivas y eficaces para proteger la vida de sus hijos.

-Que cuantos apoyan cualquier atentado contra la vida humana sean curados de su ceguera.

-Que cese la “creación” de seres humanos destinados a ser utilizados y destruidos.

-Que nadie ignore que el sufrimiento, la vejez, el estado de inconsciencia y la inminencia de la muerte no disminuyen la intrínseca dignidad de la persona.

-Que a los moribundos no les falte la cercanía de sus seres queridos y, en caso necesario, los cuidados paliativos que les permitan aliviar el dolor y vivir con serenidad el final de esta vida.

De la Vigilia Eucarística para la Jornada por la Vida del 25 de marzo de 2009, Solemnidad de la Anunciación del Señor.


martes, 24 de marzo de 2009

Porque el aborto no es un derecho...


Con motivo de la Jornada por la Vida que se celebra mañana, están previstas una serie de iniciativas encaminadas a apoyar, desde distintos ámbitos, la defensa de la vida humana.

En esta lucha, no caben medias tintas, manipulaciones del lenguaje o silencios culpables. Desde aquí pedimos que las manifestaciones, concentraciones y declaraciones que se realicen, tengan en cuenta que el tema de la vida merece un planteamiento radical. No es posible hablar de defender la vida pidiendo que no se amplíe la ley del aborto, pero aceptando al mismo tiempo la ley asesina vigente.

El cardenal Rouco, ha convocado a los madrileños para la celebración de una Eucaristía mañana, 25 de Marzo, a las 19:00 horas, en la Catedral de la Almudena, para orar por un doble objetivo: por una parte, para que la ley que pretende sacar adelante el gobierno, no prospere, y por otra, para que acabe de una vez la matanza de niños inocentes que está teniendo lugar en España desde hace años con total impunidad.

Además, tendrán lugar las siguientes actividades con motivo de la Jornada por la Vida:

AES, convoca para el Miércoles 25 de Marzo, dos concentraciones:

En Madrid, a las 20:30 horas, Concentración ante el Ministerio de Igualdad. c/Alcalá, 37.

En Sevilla, a las 20:00 horas, Concentración ante la Consejería de Justicia. Plaza de la Gavidia.

Por otra parte, el próximo domingo 29 de marzo a las 12.00 horas tendrá lugar en Madrid la primera manifestación contra la ampliación del aborto impulsada por el Gobierno.

La manifestación, convocada por Derecho a Vivir (DAV), HazteOir, Médicos por la Vida y Grupo Provida Madrid, a los que se han sumado otros organismos, comenzará frente al Ministerio de Igualdad, en la calle Alcalá número 37, y llegará a la Plaza de las Cortes, donde se leerá un manifiesto.

La Marcha por la Vida se completará con concentraciones simultáneas en toda España en defensa del Derecho a Vivir y en apoyo a la mujer embarazada. Estos son los eventos y concentraciones DAV en toda España (25-29 marzo)


lunes, 23 de marzo de 2009

La ciencia no debe olvidar la ética.


"Cada ser humano, es mucho más que una singular coincidencia de informaciones genéticas que le son transmitidas por sus padres. La procreación de un hombre no podrá reducirse nunca a una mera reproducción de un nuevo individuo de la especie humana, como sucede con un animal.

Cada vez que aparece una persona se trata siempre de una nueva creación. Lo recuerda con profunda sabiduría el Salmo: "Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno... No desconocías mis huesos, cuando, en lo oculto, me iba formando" (139, 13.15). Si se quiere entrar en el misterio de la vida humana, por tanto, es necesario que ninguna ciencia se aísle, pretendiendo que posee la última palabra. Hay que compartir, por el contrario, la vocación común para llegar a la verdad, según la diferencia de las metodologías y de los contenidos propios de cada ciencia.

Se insinúa una nueva mentalidad que tiende a justificar una consideración diferente de la vida y de la dignidad de la persona fundada sobre el propio deseo y sobre el derecho individual. De este modo, se tiende a privilegiar las capacidades operativas, la eficacia, la perfección y la belleza física en detrimento de otras dimensiones de la existencia que no son consideradas como dignas.

Se debilita el respeto que se debe a todo ser humano, en presencia de un defecto en su desarrollo o de una enfermedad genética, que podrá manifestarse en el transcurso de su vida, y se penalizan desde la concepción a aquellos hijos cuya vida es juzgada como no digna de ser vivida.

El desarrollo biológico, psíquico, cultural o el estado de salud no pueden convertirse nunca en un elemento de discriminación. Es necesario, por el contrario, consolidar la cultura de la acogida y del amor que testimonian concretamente la solidaridad hacia quien sufre, derribando las barreras que la sociedad levanta con frecuencia discriminando a quien tiene una discapacidad o sufre patologías, o peor aún, llegando a la selección y el rechazo de la vida en nombre de un ideal abstracto de salud y de perfección física.

Si el hombre es reducido a objeto de manipulación experimental desde los primeros pasos de su desarrollo, significa que las biotecnologías médicas se rinden ante el arbitrio del más fuerte. La confianza en la ciencia no puede hacer olvidar el primado de la ética cuando está en juego la vida humana".


Palabras del Papa Benedicto XVI a los participantes en el congreso científico internacional "Las nuevas fronteras de la genética y el riesgo de la eugenesia", febrero de 2009.

domingo, 22 de marzo de 2009

Trasmitir valores



El ámbito ideal para trasmitir valores es, seguramente, la familia. Hoy, además, tenemos otras posibilidades para hablar abiertamente de ellos, incluso para debatir ideas, y es Internet.

La red es un universo por donde hay que saber navegar para no caer en lugares peligrosos, que los hay y que son por desgracia muy accesibles. Ante los ataques a la vida, a la libertad, a la justicia y a la dignidad del ser humano, nosotros también podemos responder desde esta misma tribuna.

Hace años, el Papa Juan Pablo II, hablando de las extraordinarias posibilidades que ofrece Internet, nos exhortaba a los católicos a “cruzar intrépidamente este nuevo umbral y a entrar en lo más profundo de la red” para trabajar en el gran compromiso de transmitir el Evangelio.

Salvador Pérez Alayón, autor de los blogs: Mis vivencias e inquietudes, Yo soy creyente católico, y de Dodim a Agapé, ha tenido la bondad de otorgarme el premio Dardo, que entrega a los blogs empeñados en la búsqueda del bien, la justicia, la libertad, la defensa de la vida, la solidaridad, y la dignidad de todos los seres humanos.

Por su esfuerzo en difundir estos mismos valores, yo quiero compartir este premio con los siguientes blogs:

Por la vida y nada más que por la vida
La vida se va complicando

Gracias Salvador y gracias a todos.

En memoria del no nacido


En muchos lugares del mundo, se recuerda a los niños abortados con gestos como el que vemos en la fotografía. Se trata de un monumento en memoria de los no nacidos que se encuentra en el barrio de Queens, Nueva York.

Dice textualmente: "En memoria de los no nacidos. Dedicado a cambiar los corazones y el parecer de la sociedad".

¡Ojalá cada día se lleven a cabo más iniciativas como esta! Que en nuestros pueblos y ciudades se recuerde a aquellos a los que la propia sociedad les negó la vida, con el fin de que la gente, poco a poco, se sensibilice con el drama del aborto.

sábado, 21 de marzo de 2009

Harambee, "todos juntos"


El Papa Benedicto XVI, en su discurso de despedida de Camerún, ha exhortado a los católicos a luchar contra la injusticia, la pobreza y el hambre cualquiera que sea el lugar donde se encuentren.

Aprovechando que el viaje del Papa está dirigiendo nuestras miradas hacia África, quisiera presentaros un fantástico proyecto internacional de solidaridad enfocado al desarrollo de este continente. Su nombre es Harambee.

Harambee, que en swahili significa “todos juntos”, nació en Roma el 6 octubre de 2002 con ocasión de la canonización de San Josemaría Escrivá. Entre sus objetivos se encuentran el de impulsar proyectos de carácter educativo, cooperar con programas asistenciales, sanitarios y de protección a la infancia, favorecer la integración de personas que están en riesgo de exclusión por diversas razones, como la guerra o las desigualdades económicas, y organizar campañas de sensibilización sobre la realidad africana, para difundir los grandes valores africanos, como la solidaridad, el respeto a los mayores o el amor a la familia.

Se trata de un proyecto internacional que actúa a través de iniciativas de carácter cultural, educativo, artístico o deportivo, y que pretende difundir los valores, las cualidades y las posibilidades de futuro del continente africano.

Desde su nacimiento, hace 6 años, Harambee ha crecido y se ha implantado en nuevos lugares, como España, Francia, Portugal, Estados Unidos e Irlanda y ha ayudado económicamente a 28 iniciativas sociales y educativas de 14 países del área sub-sahariana.

Creo que merece la pena conocer la gran labor solidaria que realiza esta organización, que pretende colaborar “desde dentro” y con el máximo respeto, al desarrollo de un continente tan castigado por las guerras, el hambre y la pobreza y, al mismo tiempo, tan rico en valores.

Website de Harambee


viernes, 20 de marzo de 2009

¿Quién es responsable de esto?


Hace unos días, veía a una abortista levantarse en medio de un debate, sintiéndose agredida por la fotografía de un feto vivo en el vientre de su madre.

Yo no quisiera agredir a nadie, y mucho menos convertir este blog en una exposición de fotografías truculentas, sin embargo, son fotos reales, expresión de los cientos de niños que son asesinados diariamente en España.

Este que veis en la imagen, no era aún un niño "viable". Sin embargo, ¿alguien se atrevería a afirmar que sólo era un conjunto de células?

“Quien se elimina es un ser humano que comienza a vivir, es decir, lo más inocente en absoluto que se pueda imaginar: ¡jamás podrá ser considerado un agresor, y menos aún un agresor injusto! Es débil, inerme, hasta el punto de estar privado incluso de aquella mínima forma de defensa que constituye la fuerza implorante de los gemidos y del llanto del recién nacido. Se halla totalmente confiado a la protección y al cuidado de la mujer que lo lleva en su seno. Sin embargo, a veces, es precisamente ella, la madre, quien decide y pide su eliminación, e incluso la procura.

La responsabilidad implica también a los legisladores que han promovido y aprobado leyes que amparan el aborto y, en la medida en que haya dependido de ellos, los administradores de las estructuras sanitarias utilizadas para practicar abortos.

Una responsabilidad general no menos grave afecta tanto a los que han favorecido la difusión de una mentalidad de permisivismo sexual y de menosprecio de la maternidad, como a quienes debieron haber asegurado —y no lo han hecho— políticas familiares y sociales válidas en apoyo de las familias, especialmente de las numerosas o con particulares dificultades económicas y educativas.

Finalmente, no se puede minimizar el entramado de complicidades que llega a abarcar incluso a instituciones internacionales, fundaciones y asociaciones que luchan sistemáticamente por la legalización y la difusión del aborto en el mundo. En este sentido, el aborto va más allá de la responsabilidad de las personas concretas y del daño que se les provoca, asumiendo una dimensión fuertemente social: es una herida gravísima causada a la sociedad y a su cultura por quienes deberían ser sus constructores y defensores” (Evangelium Vitae).

jueves, 19 de marzo de 2009

San José, protector de la Vida


Si san José hubiera sido un hombre contemporáneo, envuelto en la neblina de la Cultura de la muerte, más de uno le hubiera aconsejado que obligara a su mujer a abortar. Al fin y al cabo, el niño concebido era un hijo no esperado, no programado, ni siquiera era suyo.

Pero José, no pensó en si ese embarazo cuadraba o no con sus planes, sino en si cuadraba con los planes de Dios. Y por ello, siguió su camino, y cumplió su misión, proteger y cuidar la nueva Vida que crecía ya en el vientre de María.

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, decía el martes comentando la campaña de la Conferencia Episcopal que "el camino que siguen los obispos es un camino distinto del que sigue la sociedad".

Yo no lo creo, nuestra sociedad no puede estar tan ciega. Por suerte, no todos siguen el camino de la muerte. Para muchos, no sólo para los obispos, el camino a seguir es el de la Vida, no el marcado por unos politicastros del tres al cuarto que dibujan cuidadosamente los surcos ya manchados de sangre por donde quieren que pisemos.

¡El Hijo de Dios necesitó de alguien que lo protegiera desde el momento de su concepción! ¡Protejamos nosotros también la Vida!

Y no dudemos en rechazar el camino que nos marcan, el de la Cultura de la muerte. Nosotros, sintámonos orgullosos de seguir, como san José, nuestro propio camino, el de la Vida.

Os invito a leer la exhortación Apostólica REDEMPTORIS CUSTOS que el Papa Juan Pablo II dedicó a la figura y la misión de San José en la vida de Cristo y de la Iglesia.

miércoles, 18 de marzo de 2009

¡Que los padres devoren a sus hijos!


Goya seguramente era vidente porque, sin duda, este cuadro sin fue pintado pensando en la España actual.

En él, el gran Saturno, ávido de poder, se merienda a sus hijos como rosquillas para evitar que lo derroquen. Y es que aferrarse al poder parece ser una de las características de lo español.

Si no, ¿cuál es la razón de nuestros políticos para legalizar la merienda de niños? Mucho me temo que la misma. Conservar el poder aún a costa de matar. Saben que el pueblo quiere carnaza, y se la dan.

Ayer, el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo, en lugar de quedarse calladito, se dedicaba a dar carnaza criticando la nueva campaña de la Iglesia contra el aborto, y se asombraba de que los obispos hayan comparado la exigua población del lince ibérico con la humana. Según este señor, proteger al lince es lógico, porque hay pocos, pero no tiene sentido proteger al ser humano porque al parecer la humanidad 'sufre un problema de superpoblación'. Pues estupendo, ya sabemos cuales son los nuevos argumentos abortistas.

Así que adelante, ¡que los padres devoren a sus hijos!

martes, 17 de marzo de 2009

¡Protege mi vida!


La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha puesto en marcha la campaña “¡Protege mi vida!. Se trata de una iniciativa enmarcada en el contexto de la Jornada por la Vida, que se celebrará el próximo 25 de marzo en todas las diócesis españolas.

Con motivo de esta jornada, los Obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida han publicado una Nota en la que afirman:

"En nuestra sociedad se va asumiendo una grave deformación de la verdad en lo que respecta al aborto, que es presentado como una elección justa de la mujer destinada a solucionar un grave problema que le afecta de manera dramática. Se llega incluso a incluir el aborto dentro de los llamados «derechos a la salud reproductiva». Sin embargo, la auténtica justicia pasa por la custodia del niño que va a nacer y el apoyo integral a la mujer para que pueda superar las dificultades y dar a luz a su hijo.

Esta situación va a acompañada de una evidente paradoja: cada vez es mayor la sensibilidad en nuestra sociedad sobre la necesidad de proteger los embriones de distintas especies animales. Existen leyes que tutelan la vida de estas especies en sus primeras fases de desarrollo. Sin embargo, la vida de la persona humana que va a nacer es objeto de una desprotección cada vez mayor.

El derecho primero y más fundamental es el derecho a la vida. La mal llamada interrupción voluntaria de la vida del niño en sus primeras fases de desarrollo supone una clara injusticia y una grave violación de los derechos fundamentales de la persona.

Son muchas las personas que han asumido las falsedades divulgadas sobre el aborto hasta el punto de interpretarlo no como una acción intrínsecamente mala, sino como un bien que hay que defender o, a lo sumo, como un mal menor que hay que aceptar.

A este engaño contribuye no sólo la manipulación del lenguaje, sino, de una manera muy directa, la presentación del aborto como solución liberadora ante una situación dramática.

La realidad no es así. El hecho cierto, que casi siempre se oculta, es que el aborto produce una grave herida en la madre, sobre todo de carácter psicológico y moral, de tal manera que la mujer se constituye en víctima directa del aborto.

La defensa de la mujer no pasa por ofrecerle ayudas técnicas y económicas para abortar, ya que lejos de aliviar su situación, el aborto la agrava de una manera enormemente dolorosa: acaso «¿se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas?» (Is 49, 15). Por eso, la verdadera justicia pasa por la ayuda eficaz e integral a la mujer embarazada para que pueda acoger la vida de su hijo.

La procreación de un hombre no podrá reducirse nunca a una mera reproducción de un nuevo individuo de la especie humana, como sucede con un animal. Cada vez que aparece una persona se trata siempre de una nueva creación.

Deseamos pedir a los creyentes un compromiso activo con todas las asociaciones eclesiales que tienen como fin la defensa de la familia y de la vida y que, gracias a Dios, cada vez son más numerosas en nuestro país. La causa de la vida humana nos pide colaborar también con todos los que trabajan en su defensa, que son también cada vez más. Con nuestro testimonio y apoyo queremos dar esperanza a las madres y a los padres que tienen dificultades para acoger a sus hijos. En la Iglesia han de encontrar el hogar en el que se descubren cuidados y donde pueden recibir las ayudas que necesitan".

Leer Nota completa: LA VERDADERA JUSTICIA: PROTEGER LA VIDA DE QUIENES VAN A NACER Y AYUDAR A LAS MADRES.

lunes, 16 de marzo de 2009

Cuando el duelo dura toda la vida...


Sucedió hace 57 años. Entonces María tenía 27 años y estaba soltera. Cuando supo que había quedado embarazada, se lo dijo a su novio y éste, sin dudarlo dos veces, la incitó a abortar. María todavía recuerda cómo la metió en un taxi y la llevó a un piso de la madrileña calle Barcelona, 3, casi esquina con Santa Ana.

'Aquello era una pocilga, una carnicería'. Él le decía: 'No te preocupes, estás en buenas manos'.

El 3 de mayo de 1951, mes y medio más tarde, María tuvo una fuerte hemorragia 'en el retrete'. Ahí es donde 'nació' su hijo. 'Tenía los bracitos, el cuerpecito, todo. Lo lavé, lo besé y lo metí en una caja de membrillo que tenía'. ¿Qué hizo con él? 'Pensé en guardarlo en alcohol, pero tenía miedo de que mi madre se enterara, así que finalmente me despedí de él y lo tiré por el retrete’, recuerda entre lágrimas.

Después, estando ya casada, María quedó embarazada cuatro veces más, pero todos estos embarazos terminaron en abortos espontáneos; probablemente consecuencia del aborto al que fue sometida cuando tenía 27 años. (Historia publicada en la revista Alba).


Un testimonio que refleja a la letra las palabras de Juan Pablo II en “Cruzando en Umbral de la Esperanza”: Muchas veces la mujer es víctima del egoísmo masculino, en el sentido de que el hombre, que ha contribuido a la concepción de la nueva vida, no quiere luego hacerse cargo de ella y echa la responsabilidad sobre la mujer, como si ella fuese la única "culpable".

Precisamente cuando la mujer tiene mayor necesidad de la ayuda del hombre, éste se comporta como un cínico egoísta, capaz de aprovecharse del afecto y de la debilidad, pero refractario a todo sentido de responsabilidad por el propio acto.

Son problemas que conocen bien no sólo los confesonarios, sino además los tribunales de todo el mundo y, cada vez más, también los tribunales de menores.

Por tanto, rechazo firmemente la fórmula pro choice «por la elección»; es necesario decidirse con valentía por la fórmula pro woman «por la mujer», es decir, por una elección que está verdaderamente a favor de la mujer.

Es ella quien paga el más alto precio no solamente por su maternidad, sino aún más por destruirla, por la supresión de la vida del niño concebido.

domingo, 15 de marzo de 2009

Curar matando no es un acto médico


La llamada doctrina del "bien superior", defendida por muchos filósofos y científicos, afirma que todo, incluso las personas, pueden ser sacrificadas para lograr un bien mayor; en otras palabras, que "el fin justifica los medios". Veamos unos ejemplos:

Hoy sabemos que en Australia, entre 1945 y 1970, cientos de niños huérfanos y abandonados fueron utilizados para probar la efectividad de vacunas contra enfermedades como el herpes y la tos ferina. Eran niños que nadie quería, ¿para qué podían servir? Fueron utilizados como cobayas para obtener vacunas seguras con las que poder tratar a la población sana y eliminar enfermedades. ¿Es esto ético?

¿Es admisible secuestrar a un niño para extraerle los órganos? ¿Nooo? ¿Seguro? ¿Ni aunque sea un "niño de la calle", abandonado y solo, que pasa hambre y no tiene futuro? ¿Ni siquiera para salvar a un niño español que con un transplante podría tener una calidad de vida magnífica, estudiar y ser alguien de provecho para nuestra sociedad? ¿Noooo?

Naturalmente que no, porque cualquier persona sensata sabe que no es lícito hacer el mal, ni siquiera para alcanzar con ello un bien.

Entonces, ¿por qué admitimos que varios seres humanos sean fabricados en una probeta, estudiados, seleccionados para la vida, para la muerte, para la investigación, para ser donados, cedidos, tratados como mercancía o congelados como la merluza? Uno de ellos, será elegido para ser el donante de su hermano enfermo... De acuerdo, el fin es bueno, pero los medios empleados para alcanzarlo, son perversos.

Unos que se denominan médicos, han conseguido curar a un niño gravemente enfermo, fabricando un hermano a su medida. Para ello han creado varios embriones en un laboratorio, y han seleccionado a uno para vivir porque estaba sano y era compatible con su hermano.

"Seleccionado" significa que ha sido escogido, preferido, designado, lo cual implica que otros han sido rechazados, destruidos, o congelados como embriones no aptos o sobrantes.

¿Qué pensará este pequeño ser humano cuando sepa que no fue concebido en un acto de amor de sus padres, sino fabricado por un técnico de laboratorio que mezcló los ingredientes? ¿Cómo se sentirá al saber que fue elegido porque reunía lo necesario, mientras que otros hermanos fabricados con el mismo fin y de la misma inmoral manera se quedaron en el camino?

¿Y qué dirá el niño enfermo al saber que muchos embriones hermanos suyos han sido eliminados porque padecían su misma enfermedad, o porque no eran compatibles con él?

El bebé medicamento ha tenido suerte. Nuestra sociedad utilitarista lo ha declarado “apto”, “útil”, y por eso, está vivo. Sus hermanos no han sido tan afortunados y ahora están muertos o congelados. Esto tiene un nombre: eugenesia.

Curar matando no es altruismo, no es ético, no es un acto médico.

sábado, 14 de marzo de 2009

Cristo, reconocido por un niño no nacido


¿Qué sentido tendría hablar de la dignidad del hombre, de sus derechos fundamentales, si no se protege a un inocente, o se llega incluso a facilitar los medios o servicios, privados o públicos, para destruir vidas humanas indefensas?

¡Queridos esposos! Cristo os ha confiado a su Espíritu para que no olvidéis sus palabras. En este sentido sus palabras son muy serias: “¡Ay de aquel que escandaliza a uno de estos pequeñuelos! ... sus ángeles en el cielo contemplan siempre el rostro del Padre”.

El quiso ser reconocido, por primera vez, por un niño que vivía aún en el vientre de su madre, un niño que se alegró y saltó de gozo ante su presencia”.

HOMILÍA DE JUAN PABLO II en Madrid, el 2 de noviembre de 1982, en la celebración de la Misa para las familias durante su viaje apostólico a España.

viernes, 13 de marzo de 2009

Para desmemoriados...


Extracto del artículo publicado por Manuel Morillo el 9 de marzo en Diario Ya con el título: "Recordamos hipocresías centroreformistas a providas desmemoriados".

El grupo parlamentario socialista ha elaborado las propuestas que servirán de base para la futura ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo elaborada por el gobierno Zapatero, que se basará en los plazos. Fuentes del Partido Popular han anunciado que la recurrirán. Esto ha tranquilizado a la "derecha" bien pensante y le ha confirmado en la necesidad de volver a votarle como "mal menor" a pesar de su historial.

En el año 96 el Partido Popular, el partido que había recurrido la ley del aborto socialista llegó al poder y allí se mantuvo durante 8 años.

Durante ese periodo el Partido Popular, teniendo en contra a todos los sindicatos cambió las leyes laborales y las fiscales, teniendo en contra a la opinión pública y a la Iglesia nos metió en una guerra, teniendo en contra la sociología de su electorado hizo el mayor número de traspaso de competencias a las autonomías gobernadas por partidos separatistas, etc.

Pero durante esos años, la mitad de ellos con mayoría absoluta no cambió la ley del aborto (recordemos, el partido que había presentado el recurso de inconstitucionalidad). Ni siquiera usó la Administración para controlar el fraudulento tercer supuesto de "salud psíquica" y facilitar alternativas.

- 11 años de gobierno socialista con aborto tras el recurso al constitucional del PP = 359.624 abortos.

- 8 años de gobierno del PP, el partido que hace el recurso constitucional = 511.429

El Partido Popular perdió el gobierno central, pero mantuvo el poder en importantes autonomías, con todas las competencias en Educación, Sanidad e Inspección, y en grandes Ayuntamientos, con competencias en asistencia social.

¿Qué ocurre en las autonomías gobernadas por el partido que puso el recurso de inconstitucionalidad a la primera ley del aborto? Pues que tienen las mayores tasas, tanto en números absolutos como relativos de abortos (Madrid a la cabeza) y mantiene convenios con los abortorios

¿Qué ocurre en los ayuntamientos gobernados por el partido que puso el recurso de inconstitucionalidad a la primera ley del aborto?: que sus servicios sociales reparten píldoras abortivas a niñas (incluso con el desconocimiento paterno).

¿Hipócrita el anuncio de recurso a la nueva ley?

¿Hacemos una apuesta? ¿Quién cree que esta nueva ley de aborto por plazos que aprobará el PSOE no la consolidará el PP, como ocurrió con la del 85?

Y lo peor es que se consolidará con la complicidad necesaria de una gran parte de la derecha bienpensante que volverá a votar al PP.

Por que una gran parte de la responsabilidad de este holocausto es de los votantes que dan el poder a los partidos abortistas.


Leer el artículo completo aquí: Recordamos hipocresías centroreformistas a providas desmemoriados.

jueves, 12 de marzo de 2009

"Acompasar" derechos


Disculpad la fotografía, pero esto es algo real que no se puede ocultar. Y no es lo que va a suceder cuando se apruebe la próxima ley del aborto. Es lo que ocurre todos los días en España y que se acepta sin discusión porque, como dice Rajoy, “tiene un gran consenso social”.

La ministra Herodes afirma que es un comportamiento fundamentalista pretender que las jóvenes menores de edad tengan que consultar a sus padres antes de cargarse a sus propios hijos.

Soraya por su parte, dice lo que decimos todos, que hay que parar esta nueva ley; pero añade (atención, que os podéis caer) que “en temas tan delicados y con opiniones tan "variadas" en la sociedad española, hay que "oír a todo el mundo" y tratar de construir consensos como se hizo con anterioridad”.

Si aún aguantáis sin vomitar, sigo...

¿Oír a TODO el mundo? Que yo sepa, nadie “ha oído” la voz del no nacido durante estos años en los que se ha abortado a destajo.

Y continúa diciendo la ingeniosa Soraya Sáenz de Santamaría, en su defensa de la actual ley de despenalización, que hay que "acompasar" dos derechos, el de la madre y el del 'nasciturus' (fíjate tú qué bien), mientras que "en la fórmula de la ministra prima uno sobre el otro" (vaya, qué injusto). "Yo creo siempre en el equilibrio (pues menos mal) y que en la colaboración de derechos está la virtud" (¡toma ya!).

Sí, lo habéis entendido bien. Según la portavoz del PP la nueva ley sería un desastre, pero la actual es el colmo del virtuosismo, porque en ella se dan el equilibrio y la colaboración de derechos.

¿ACOMPASAR DOS DERECHOS?

¿Qué quiere decir esto? ¡Vaya usted a saber!

Debo ser muy zoquete, pero ¿cómo se "acompasan" el derecho de la madre a cargarse al nasciturus y el del nasciturus a vivir? Porque acompasados, lo que se dice acompasados... no los veo yo muy acompasados.

Me pregunto cómo van a hacer los católicos en las próximas elecciones para seguir votando al PP (el eterno “mal menor”) y, al mismo tiempo, 'acompasar' el derecho del nasciturus con el derecho de su mamá a 'elegir'. Y por favor, pensad si las medidas del PP se corresponden con la defensa de los valores cristianos y con los principios que el Papa denomina INNEGOCIABLES.

miércoles, 11 de marzo de 2009

El pesticida humano


La Mifepristona, componente de la pídora RU 486, es una hormona sintética que bloquea la progesterona, hormona indispensable durante el embarazo. Esta droga provoca la expulsión del embrión, al impedir su implantación en el útero.

Por consiguiente, tanto si se administra antes como después de la implantación, es un potente abortivo que se presenta como una alternativa al aborto quirúrgico.

Su introducción en España ha sido promovida por los dos partidos políticos mayoritarios. Se trata de una opción “más atractiva” que el aborto quirúrgico porque, en principio, no precisa de quirófano. Además, con su uso se evitan las posibles objeciones de conciencia del personal sanitario (basta encontrar a un desalmado que firme la receta), y sus partidarios afirman que produce menos trauma en la mujer (pero… ¿no era que el aborto no producía trastornos sicológicos?). En realidad, sucede todo lo contrario. La mujer que aborta mediante la píldora RU 486 experimenta en absoluta soledad lo que significa matar a su hijo en un plazo tortuoso de más de 72 horas, que es lo que tarda la píldora en actuar. En muchos casos, el feto no es expulsado y es preciso practicar un legrado.

Los obispos españoles han sido rotundos en su rechazo de este pesticida humano y declaran: “Al resultar más sencillo el procedimiento, podría acentuarse la falsa impresión, por desgracia ya bastante difundida, de que el aborto es un "asunto privado" que concierne en exclusiva a la madre y, sólo muy secundariamente, a las personas y facultativos que la asistan. Pero no se debe olvidar que también el padre, la sociedad entera y, sobre todo, el ser humano víctima del aborto están implicados en éste. La píldora abortiva podrá camuflar el aborto, pero no despojarlo de su carácter de crimen ni de las graves implicaciones sociales y públicas que todo crimen comporta”.

Más sobre la RU 486 en: EL ABORTO CON PÍLDORA TAMBIÉN ES UN CRIMEN.

Premio APACHE 2009 - Gracias


Mi amigo FOTELIAS, creador y alma del blog “Por la Vida y nada más que por la Vida”, me ha ofrecido el “Premio Apache 2009”. Como sabéis, soy una novata en la bloggosfera. Este blog comenzó su andadura el 31 de enero de este año, por lo que creo que el trabajo ha sido escaso y el premio es inmerecido. Sin embargo, lo acepto gustosa, ya que se trata de un premio dedicado a los blogs y sitios web que luchan contra el terrorismo, y creo que eso coincide plenamente con el objetivo de “eligelavida”: luchar contra el terrorismo que, desde la misma estructura del Estado, ataca masivamente la vida humana, convirtiendo el aborto y otras tácticas anti-persona, en un auténtico crimen contra la Humanidad.

Las condiciones del premio Apache son:

-Publicar la foto del premio.
-Enlazar al sitio que lo otorga (opcional).
-Elegir al menos ocho sitios en la red que sean acreedores al mismo.

De manera que, después de agradecer humildemente este premio, paso a nombrar los blogs que me gustaría que lo aceptaran:

Amor y familia”, porque Desire, con sus relatos familiares, promociona la familia como pilar de la sociedad libre y en paz.

JUAN PABLO II, maestro, padre, pastor, amigo...”, porque qué mayor lucha por la paz que dar a conocer la vida de este gran Santo.

Caraacara”, porque sus entradas van directas al corazón humano.

Ivan, del “blog de un católico”, por su trabajo decidido en pro de los valores cristianos.

José Miguel, de “Sevilla, gran ciudad”, que afirma con palabras de la Madre Teresa que el aborto mata la paz del mundo y es el peor enemigo de la paz.

El blog de Angelina”, porque sus poemas son una continua llamada a la paz y a la vida.

A SB del blog “Silencio”, por su constante búsqueda de la verdad.

De lo humano y lo divino”, por su lucha incansable en contra del aborto, de la eutanasia, de la tortura, de la droga y de todo lo que atente contra la Vida humana.
Gracias a todos.

martes, 10 de marzo de 2009

Mi mamá va al cole

Según un estudio de la OMS y el Ministerio de Sanidad, el número de embarazos de chicas adolescentes entre 15 y 17 años se ha duplicado en los últimos 10 años y el 50% de ellas aborta. En grandes ciudades como Barcelona, el número de embarazos se ha triplicado y la cifra de abortos llega al 75%.

Hace unos meses, el Instituto de Política Familiar informaba de que sólo en Andalucía abortan cada día ocho adolescentes menores de 19 años y cada tres días se practica un aborto a una menor de 15 años.

Después de las declaraciones de Herodes, digo, de la ministra de "igual da" Aído sobre el derecho de las menores a “elegir”, creo que sería interesante reflexionar acerca del porqué de tantos embarazos adolescentes.

Nuestros jóvenes no parecen tan idiotas. De hecho, se supone que son los mejores informados de la historia. Se les habla de sexo en el colegio, en los medios de comunicación juveniles, en los centros de salud, en la televisión; las comunidades autónomas lanzan continuamente folletos explicativos con dibujitos para que todo les quede muy claro; se les incita a utilizar la contracepción; se pone a su alcance píldoras y preservativos… ¿Cuál es entonces el problema?

¿No será que la información no basta? ¿No será que esta información está manipulada?

La experiencia demuestra que la anticoncepción no es una solución válida para frenar el aborto.

Es preciso formar a los jóvenes desde edades muy tempranas. Y no hay otra manera de formar, que no sea FORMAR EN LA VERDAD. Sé que gano impopularidad al decir esto, pero es necesario explicar a nuestros niños que no deben hacer un uso irresponsable de su sexualidad, que las relaciones sexuales pertenecen al ámbito matrimonial y que no se debe restar al acto sexual su misión procreativa y unitiva dentro del matrimonio.

Por favor, pensad un poco y os daréis cuenta de que anuncios tipo “póntelo, pónselo”, o campañas como la del pijo y políticos afines pidiendo a los jóvenes que utilicen el preservativo, son una macabra manipulación que lo único que pretende es desincentivar la abstinencia juvenil y fomentar la promiscuidad sexual. Así de claro.


lunes, 9 de marzo de 2009

Los que no lograron que su civilización perviviera…


“Nacido un hijo, no era dueño el padre de criarle, sino que tomándole en los brazos, le llevaba a un sitio llamado Lesca, donde sentados los más ancianos de la tribu, reconocían el niño, y si era bien formado y robusto, disponían que se le criase repartiéndole una de las nueve mil suertes; mas si le hallaban degenerado y monstruoso, mandaban llevarle las que se llamaban apotetas o expositorios, lugar profundo junto al Taigeto; como que a un parto no dispuesto desde luego para tener un cuerpo bien formado y sano, por sí y por la ciudad le valía más esto que el vivir. Por tanto, las mujeres no lavaban con agua a los niños, sino con vino, haciendo como experiencia de su complexión, porque se tiene por cierto que los cuerpos epilépticos y enfermizos no prevalecen contra el vino, que los amortigua, y que los sanos se comprimen con él, y fortalecen sus miembros”.

Se trata de un pasaje de “La vida de Licurgo”, de Plutarco. En esta obra, su autor explica como el pueblo espartano practicaba la eugenesia, permitiendo vivir sólo a aquellos que después fueran a ser útiles a la sociedad. Los niños que no pudieran ser buenos guerreros y las niñas que no parecían lo bastante robustas como para engendrar hijos fuertes, eran directamente eliminados.

Plutarco, que vivió entre el año entre 46 y el 120 d.C. nos dejó un texto completamente actual. Sus palabras se refieren a Esparta, pero podrían referirse a la China comunista, a Holanda, a la Alemania Nazi, a los Estados Unidos del siglo XIX o a la España actual. Aquí todavía no se admite la eutanasia de los nacidos con algún tipo de discapacidad, pero se trabaja con ahínco para que el pueblo acepte esta mentalidad. Nuestra sociedad es la más utilitarista de toda nuestra historia. La vida vale en función de lo que materialmente pueda aportar.

Como reflexión, sólo decir que Esparta se extinguió sin legar a la Humanidad nada que merezca la pena recordar. Ningún artista, político, jurista, filósofo, humanista, matemático, arquitecto, músico o escultor. Este pueblo de gentes “perfectas”, robustas y bien formadas, que desechaban a los “defectuosos” y buscaban procrear sólo a los útiles, no logró que su civilización perviviera.

domingo, 8 de marzo de 2009

"Hagamos algo bello para el Señor"

El mes de octubre del año pasado colgué este vídeo en http://www.eligelavida.net/. Hoy lo traigo aquí porque creo que es un documento que merece la pena.

Para quienes creen que el sentido de su vida está en el placer que pueden obtener de ella; para quienes se deprimen si no pueden disfrutar de la última consola o del último modelo de coche; para quienes no entienden que se puede amar en el sufrimiento, este vídeo nos muestra el testimonio heroico y silencioso de una mujer intrépida y valiente que con su sacrificio hace de su vida una entrega amorosa al más débil y necesitado.

Puede que parezca una simple gota en el océano, pero sin esa gota, el océano no estaría completo. Disfrutad de estas imágenes. Son fuertes, pero son también una celebración del Evangelio de la Vida. Su protagonista pone en práctica las palabras de Madre Tersa de Calcuta cuando nos animaba diciendo: "Hagamos algo bello para el Señor".

sábado, 7 de marzo de 2009

Expertos en Humanidad


Luis Alberto Loyo Martín, párroco de la Catedral de Bilbao, afirma en la revista Ecclesia Digital:

“Que en España existen facilidades para abortar casi sin límites es algo clamoroso. Hoy mismo un compañero sacerdote me acaba de contar cómo desde el Departamento de Bienestar social del municipio donde él reside y atiende pastoralmente, se ayudó económicamente a una mujer rumana para abortar. La ayuda económica era de 65,00 ?, y el lugar una clínica bien conocida de un barrio de la periferia de Bilbao. Desde dicho departamento nadie la asesoró sobre otras salidas a su situación, y lo único que obtuvo como apoyo fue el más barato, 65,00 ? que es el precio de la aniquilación de un ser humano. Cuesta bastante más sacarse una muela en un dentista, o hacerse una limpieza bucal.

Nuestra sociedad está asistiendo adormecida a la relativización del valor de la vida humana, cuya consecuencia inmediata la están pagando miles de seres inocentes condenados a ser considerados desecho médico y a un plazo aún sin determinar todos nosotros, que un día podremos vernos devaluados por no ser productivos o útiles para la ideología dominante.

Necesitamos un grupo de expertos en humanidad, con la legitimidad y autoridad suficientes, reconocidas por un consenso social, de modo que sean capaces de asentar unas bases indiscutibles para todos y que garanticen el valor absoluto de la vida humana. Unos expertos que no sucumban a los interese del ambiente, ni cedan a las presiones ideológicas materialistas, sino que crean de verdad en el ser humano, su realidad profunda y su fragilidad personal, y así lo defiendan contra cualquier amenaza que restrinja su desarrollo o cercene arbitrariamente su ocaso natural”.

Leer el artículo completo aquí: Ley del aborto; "expertos" ¿para qué?

viernes, 6 de marzo de 2009

La clave es creer en el hombre

Los padres de Samuel Mann son unos auténticos testigos del Evangelio de la Vida. Cuando a las veinte semanas de embarazo los médicos detectaron que su hijo padecía enanismo tanatofórico les sugirieron solucionar el “problema” con un aborto o practicarle la eutanasia, no prestándole asistencia médica si el niño nacía vivo. Sin embargo, los Mann protegieron la vida de su hijo y han luchado desde entonces por él con todos los medios a su alcance. Este es su testimonio:

jueves, 5 de marzo de 2009

Hijos "deseados"


El lunes pasado os hablaba del superviviente, el hijo “super-mega-deseado a tope”, fabricado a la medida de unos padres egoístas, que acaba creciendo con el rencor y la tristeza de saber que vive porque otros como él murieron y se quedaron por el camino.

Nuestra sociedad es cada vez más laicista, qué duda cabe, pero lo peor es que los propios católicos se están descristianizando.

¿Puede un católico hablar de niños deseados o no deseados? ¿No sabemos acaso, porque nuestra fe nos lo dice, que todo ser humano es un don de Dios? “El mandamiento de Dios para salvaguardar la vida del hombre tiene su aspecto más profundo en la exigencia de veneración y amor hacia cada persona y su vida” (Evangelium Vitae).

Cuando caemos en la trampa del lenguaje y hablamos de hijos deseados o no deseados, nos acercamos mucho a los argumentos que defienden los promotores del aborto: “sólo es válido aquello que se desea; más vale abortar que traer al mundo un hijo “no buscado”.

Toda vida es sagrada y por tanto, se haya previsto o no su nacimiento, debe ser respetada, más aún, amada. Qué cosa más natural que cuando una pareja contrae matrimonio “desee” tener descendencia. «El mismo Dios, que dijo «no es bueno que el hombre esté solo» (Gn 2, 18) y que «hizo desde el principio al hombre, varón y mujer» (Mt 19, 4), queriendo comunicarle cierta participación especial en su propia obra creadora, bendijo al varón y a la mujer diciendo: «Creced y multiplicaos» (Gn 1, 28)» (Evangelium Vitae).

Os dejo, para ilustrar el tema, con un vídeo que encontré en el blog de la Capellanía de Orvalle, y que refleja esta verdad: para nosotros, toda vida es “deseada”.


miércoles, 4 de marzo de 2009

El derecho a no nacer


En 1982 Josette Perruche estaba embarazada cuando su hija mayor tuvo rubéola. Inmediatamente, quiso saber si ella también se había contagiado, pues una mujer gestante con rubéola tiene muchas posibilidades de que su hijo nazca con graves malformaciones congénitas. Los médicos le realizaron algunas pruebas y le dijeron que estaba sana, por lo que ella decidió no “interrumpir el embarazo”.

Nicolás nació al poco tiempo con graves trastornos: sordera, retinopatía, cardiopatía y problemas neurológicos.

Diez años después, sus padres demandaron a los médicos por el error cometido en el diagnóstico, argumentando que, de haberlo sabido, hubieran abortado, evitándole así al niño el sufrimiento de su discapacidad. Obtuvieron indemnizaciones por los perjuicios causados a ellos y a su hijo.

Es cierto que hubo un error médico, sin embargo, aunque los doctores hubieran diagnosticado bien, nada se habría podido hacer por Nicolás, salvo matarlo, según aseguran sus padres. Y esto es lo que en definitiva reconocen los Tribunales: Nicolás se ha visto perjudicado por el falso diagnóstico, ya que si los médicos hubieran dicho que su madre padecía rubéola, ésta lo hubiera abortado, y él se vería libre de sufrimientos.

Los padres afirman con ello que la vida de Nicolás es un “perjuicio” para ellos y para el propio niño y piden ser indemnizados.

Es evidente que se trata de un argumento sin pies ni cabeza. Si los médicos hubieran acertado en su diagnóstico, Nicolás se vería libre de su discapacidad porque no existiría, ya que sus padres lo habrían matado.

La sentencia que da la razón a los padres dice: "los fallos cometidos por el médico y el laboratorio impidieron a la madre ejercer la opción de interrumpir el embarazo a fin de evitar el nacimiento de un niño minusválido, por lo que éste puede demandar la reparación del perjuicio resultante de su minusvalía".

Con este fallo se abren muchas puertas terroríficas. No abortar o no recomendar el aborto de un niño minusválido podrá ser considerado delito. No diagnosticar una minusvalía en un feto, dará derecho a los padres a pedir una indemnización. Los niños que en el futuro nazcan con enfermedades congénitas podrán denunciar a sus padres por no haberlos abortado. Porque ahora hay un nuevo derecho, el “derecho a no nacer”.

martes, 3 de marzo de 2009

El superviviente


El superviviente es un hijo deseado. Como corresponde a su generación, sus padres se lo pensaron mucho antes de decidirse por la paternidad. Lo principal, claro está, era vivir sus vidas, realizarse profesionalmente, viajar.

Primero fueron las Visas oro, después el BMW, el adosado en la sierra, los fines de semana en París y Londres y los veranos en Cancún. Durante este tiempo ocurren un par de “accidentes” en los que ella sospecha un posible embarazo que hace sonar todas las alarmas. Un hijo no buscado es una desgracia, un obstáculo para la realización de sus padres, algo que interfiere en una vida personal y laboral minuciosamente planificada. Pero, por suerte, ella es una mujer moderna; sabe adonde acudir para que le den la píldora que todo lo soluciona.

El stress de una vida tan ajetreada trae sus crisis, y por el camino del matrimonio pasan dos o tres invitados/as que ocupan el tiempo de los cónyuges durante las “separaciones a prueba”. Poco a poco, las cosas vuelven a su cauce dejando cicatrices, por lo que, para “sentirse” más unidos, deciden que por fin ha llegado el momento de ser padres. Y así, satisfechos de su madurez, programarán el donde y el cuando teniendo en cuenta todos los posibles avatares profesionales y vacacionales.

La pareja se ha decidido a tener un hijo, pero ahora resulta que la madre es ya bastante mayor y, probablemente, precisará de cuidados especiales durante la gestación. La realización de pruebas de diagnóstico prenatal será lo normal en este caso, porque ambos querrán estar seguros de que su hijo no va a ser un niño “defectuoso”. Ante la menor sospecha, no dudarán en recurrir al aborto.

Después de tantos años de evitar un embarazo y a la edad que tienen, es posible que David (porque han decidido que será varón), se retrase un poco, y ellos no pueden esperar. Ya es tarde y hay prisa porque se pasa el arroz. Si es necesario, recurrirán a la reproducción asistida. Pensándolo bien, ésta es una gran idea. Lo han planeado todo demasiado como para arriesgarse a un final imprevisto, y quieren poner todos los medios para que David sea un niño sano. Fabricarán varios embriones en un laboratorio y sólo seleccionarán a un par de ellos; a los mejores.

Han pasado unos meses y todo ha salido bien. David se parece a cualquier otro bebé, pero sus padres saben que es una criatura particularmente valiosa. No es un niño cualquiera, ellos dicen que es un hijo “fruto del amor”. Esperan cuanto menos que sea guapo, inteligente, sano, dócil, buen estudiante y deportista.

Sus padres serán posesivos, absorbentes, controladores. Padres helicóptero, todo el día encima de su hijo.

Y David irá creciendo y querrá ser rebelde, y sabrá que vive porque otros como él murieron, porque fue planificado minuciosamente, porque fue “seleccionado” para vivir como podía haber sido rechazado; Sabrá que hay hermanos suyos en un congelador y que otros han sido carne de experimentos; Algún día oirá hablar de todos aquellos que se quedaron en el camino… Y sentirá rencor; Y tendrá la vida difícil de quien se sabe un “superviviente”.

lunes, 2 de marzo de 2009

Los culpables del fracaso de la “selección natural”


Darwin afirmaba: "Entre los salvajes, los cuerpos o las mentes enfermas son rápidamente eliminados. Los hombres civilizados, en cambio, construyen asilos para los imbéciles, los discapacitados y los enfermos y nuestros médicos ponen lo mejor de su talento en conservar la vida de todos y cada uno hasta último momento, permitiendo así que se propaguen los miembros débiles de nuestras sociedades civilizadas. Esto es sumamente perjudicial para la raza humana".

En otras palabras, la Madre Teresa, las Misioneras de la Caridad, las Hermanitas de los Pobres, Cáritas, las ONG que mantienen comedores para los “sin techo”, los que colaboran con Manos Unidas, los que apadrinan niños del Tercer mundo impiden, al asumir el cuidado de los más débiles, el buen funcionamiento de la "selección natural".

Y claro, necesitamos que vengan los progres a restaurar el “equilibrio de la naturaleza”. Son gentes de buena voluntad que han decidido dar un empuje a la selección natural y ayudan, siempre con la mejor intención, a eliminar a aquellos que “sobran”.

Lo hacen a través de la eutanasia (véase el caso de Eluana Englaro), el aborto, especialmente el eugenésico (que como sabéis no cura nada, pero algún nombre le tenían que poner), la selección embrionaria preimplantacional (una de esas rarezas en las que la izquierda y la derecha están de acuerdo), y la esterilización.

A las mujeres con antecedentes de problemas genéticos en su familia, y a las que viven en la pobreza, se les aconseja la ligadura de trompas como método anticonceptivo, cuando no es otra cosa que esterilizar; Se realizan pruebas de diagnóstico prenatal con el fin de abortar aquellos seres humanos susceptibles de padecer malformaciones o enfermedades congénitas; En la reproducción asistida se selecciona a los “mejores” embriones para la vida, mientras que los restantes son candidatos para la muerte, la investigación o el congelador; Se proclama la heroicidad de aquellos que “ayudan” a morir a quien lo solicita. En resumen, se exige el derecho a matar a los hijos concebidos y aún no nacidos, así como a los disminuidos, ancianos y enfermos.

Que nadie caiga en la ingenuidad de pensar que esto es una ideología pasada y superada. Hoy, la eugenesia se practica en España.

domingo, 1 de marzo de 2009

Juan Pablo II: ¡Respeta, defiende, ama y sirve a la vida, a toda vida humana!

La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida.

La vida del hombre proviene de Dios, es su don, su imagen e impronta, participación de su soplo vital. Por tanto, Dios es el único señor de esta vida: el hombre no puede disponer de ella.

El mandamiento «no matarás», incluido y profundizado en el precepto positivo del amor al prójimo, es confirmado por el Señor Jesús en toda su validez. Al joven rico que le pregunta:

«Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?», responde: «Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos» (Mt 19, 16.17). Y cita, como primero, «no matarás».

Entre todos los delitos que el hombre puede cometer contra la vida, el aborto procurado presenta características que lo hacen particularmente grave e ignominioso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).