sábado, 28 de febrero de 2009

Los que han sabido sentirse afortunados

Hace unos días colgaba en el blog el vídeo de Nick Vujicic, un joven discapacitado que con su fuerza y voluntad es un testigo de que podemos vencer la Cultura de la muerte aceptando a los demás como son y reconociendo que toda vida humana es valiosa y tiene un sentido.

Hoy os presento a Sergio y Marian, padres orgullosos de Sebastián, un niño con Síndrome de Down que el próximo marzo cumplirá dos años. Como ellos mismos declaran en su blog, están dispuestos a romper esquemas para lograr que su hijo llegue tan lejos como él quiera.

Un matrimonio que ha sabido sentirse afortunado de recibir en su familia con alegría y gratitud a un maravilloso niño “no perfecto”, convirtiéndose así en auténticos testigos del Evangelio de la Vida.


viernes, 27 de febrero de 2009

La eugenesia, un atentado contra la humanidad


El Papa Benedicto XVI, en el reciente Congreso sobre "Las nuevas fronteras de la genética y el peligro de la eugenesia", promovido por la Pontificia Academia para la Vida, ha declarado que "todo ser humano es mucho más que una singular combinación de informaciones genéticas que le transmiten sus padres. Cada aparición en el mundo de una persona es siempre una nueva creación". Por ello, "si quiere entrar en el misterio de la vida humana es necesario que ninguna ciencia se aísle, pretendiendo poseer la última palabra. Al contrario, se debe compartir la vocación común para llegar a la verdad, a pesar de la diferencia de las metodologías y de los contenidos propios de cada ciencia".

Sobre la eugenesia, el Santo Padre afirmó que, a pesar de haber sido condenada en el pasado, sigue habiendo "manifestaciones preocupantes de esta práctica odiosa". Se insinúa una nueva mentalidad que tiende a justificar una distinta consideración de la vida y de la dignidad personal fundada en el propio deseo y en el derecho individual. Se tiende a privilegiar las capacidades operativas, la eficiencia, la perfección y la belleza física en detrimento de otras dimensiones de la existencia no consideradas dignas. De esta manera se debilita el respeto de cada ser humano, también cuando tiene un defecto en su desarrollo o una enfermedad genética que podrá manifestarse a lo largo de su vida, y se penalizan desde la concepción aquellos hijos cuya vida se considera que no debe ser vivida".

"Es necesario reafirmar que toda discriminación ejercida por cualquier poder contra personas, pueblos o etnias sobre la base de diferencias basadas en factores genéticos reales o presuntos es un atentado contra toda la humanidad. Hay que subrayar con fuerza la igual dignidad de cada ser humano por el hecho de haber nacido. El desarrollo biológico, psíquico, cultural o el estado de salud no pueden ser nunca un elemento discriminante".

jueves, 26 de febrero de 2009

Te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida.


26/02/2009, Jueves después de Ceniza

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Deuteronomio 30, 15-20


Moisés habló al pueblo, diciendo: - «Mira: hoy te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal. Si obedeces los mandatos del Señor, tu Dios, que yo te promulgo hoy, amando al Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos, guardando sus preceptos, mandatos y decretos, vivirás y crecerás; el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para conquistarla. Pero, si tu corazón se aparta y no obedeces, si te dejas arrastrar y te prosternas dando culto a dioses extranjeros, yo te anuncio hoy que morirás sin remedio, que, después de pasar el Jordán y de entrar en la tierra para tomarla en posesión, no vivirás muchos años en ella. Hoy cito como testigos contra vosotros al cielo y a la tierra; te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida, y viviréis tú y tu descendencia, amando al Señor, tu Dios, escuchando su voz, pegándote a él, pues él es tu vida y tus muchos años en la tierra que había prometido dar a tus padres Abrahán, Isaac y Jacob.»

miércoles, 25 de febrero de 2009

La "cara bonita" de la Cultura de la muerte


La “Cultura de la muerte” es un término acuñado por Juan Pablo II que hace referencia a esa mentalidad hedonista que fomenta la destrucción de la vida humana más débil e indefensa por razones egoístas y utilitaristas. No se trata sólo de que una persona ataque o destruya a otra, sino que conlleva lo que el Papa llama “una estructura de pecado”. La sociedad facilita los medios para que esto suceda. Lo que la ley natural nos dice y la conciencia siempre ha considerado un mal, ahora se legaliza y se acepta como algo habitual e incluso, en algunos casos, obligado.

¿Por qué la sociedad no se rebela ante temas tan atroces como la eutanasia activa, aplicada tantas veces contra el deseo del enfermo, o el aborto, responsable de la muerte violenta de millones de inocentes? ¿Quién manipula las mentes y las conciencias para que nos ceguemos ante lo que es evidentemente una atrocidad? Que el hombre sea capaz de causar muerte y violencia no es una novedad. Lo sorprendente es cómo la sociedad justifica esta violencia manipulando el lenguaje y presentando hipócritamente la “cara bonita” de la cultura de la muerte.

Tomemos como ejemplo la selección embrionaria preimplantacional. Ésta consiste en “fabricar” embriones en un laboratorio, examinarlos y seleccionar a los sanos para la vida o para el congelador y a los defectuosos para la muerte. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que es una aberración del comportamiento humano que un científico fabrique a otros seres humanos en una pipeta y, cuando aún están en su estado embrionario, destruya a los “no perfectos” (¡como si hubiera alguien perfecto!), o a los no deseados (a veces la pareja de turno desea un varoncito o una niña), y escoja, cual si fuera un pequeño dios, a los sanos para ser implantados en el útero de una mujer a la que llamaremos madre, o quizá no, pues tal vez se trate sólo de un útero de alquiler. Eso si los pequeños embriones tienen suerte y no van a parar a un congelador. Y todo ello en aras de la ciencia, para poder decir que una pareja con muchas posibilidades de tener un hijo con una determinada enfermedad hereditaria, va a tener sólo hijos sanos. Y es que la ciencia adelanta que es una barbaridad. Ya ven, el científico no cura al niño, no sana al progenitor enfermo, pero es capaz de mirar por un microscopio y decir cual si deshojara una margarita: “éste sí, éste no, éste sí, éste no”.

Ahora imaginen a un político al que preguntan si está de acuerdo con la selección embrionaria preimplantacional, y responde 'políticamente correcto': “Por supuesto, ¿cómo no voy a estar de acuerdo con que la gente se cure?" ¿Lo ven? ¡Al final resulta que nace un niño y lo hemos curado! Pues esta hipocresía es la "cara bonita" de la Cultura de la muerte.

Artículo de la http://www.eligelavida.net/

martes, 24 de febrero de 2009

A mi hijo, sólo le enseñaré el Amor


Hoy traigo a “eligelavida” el impresionante testimonio de Sor Lucy Vertrusc, una joven religiosa que durante la guerra de Yugoslavia quedó embarazada como consecuencia de una violación. Este hecho traumático la situó ante una encrucijada como persona y como religiosa. En la carta que Lucy escribió a su Superiora explica cual va a ser su respuesta a la violencia y al odio: “Alguien tiene que empezar a romper la cadena de odio que destruye desde siempre nuestros países. Por eso, al hijo que vendrá le enseñaré sólo el amor”.

Soy Luci, una de las jóvenes religiosas que ha sido violada por los soldados serbios. Le escribo, Madre, después de lo que nos ha sucedió a mis hermanas Tatiana, Sandria y a mí.

Permítame no entrar en detalles del hecho. Hay en la vida experiencias tan atroces que no pueden confiarse a nadie más que a Dios, a cuyo servicio, hace apenas un año, me consagré.

Mi drama no es tanto la humillación que padecí como mujer, ni la ofensa incurable hecha a mi vocación de consagrada, sino la dificultad de incorporar a mi fe un evento que ciertamente forma parte de la misteriosa voluntad de Aquél, a quien siempre consideraré mi Esposo divino.

Hace pocos días que había leído "Diálogos de Carmelitas", y espontáneamente pedí al Señor la gracia de poder también yo morir mártir. Dios me tomó la palabra, pero ¡de qué manera! Ahora me encuentro en una angustiosa oscuridad interior. Él ha destruido el proyecto de mi vida, que consideraba definitivo y exultante para mí y me ha introducido de improviso en un nuevo designio suyo que, en este momento, me siento incapaz de descubrir.

Cuando era una adolescente escribí en mi Diario: nada es mío, yo no soy de nadie, nadie me pertenece. Alguien, en cambio, me apresó una noche, que jamás quisiera recordar, me arrancó de mi misma, queriendo hacerme suya...

Era ya de día cuando desperté y mi primer pensamiento fue el de la agonía de Cristo en el Huerto. Dentro de mí se desencadenó una lucha terrible. Me preguntaba por qué Dios había permitido qué yo fuese desgarrada, destruida precisamente en lo que era la razón de mi vida; pero, también me preguntaba a qué nueva vocación Él quería llamarme.

Me levanté con esfuerzo y mientras ayudada por Josefina me enderezaba, me llegó el sonido de la campana del convento de las Agustinas, cercano al nuestro, que llamaba a la oración de las nueve de la mañana.

Hice la señal de la cruz y recité mentalmente el himno litúrgico: En esta hora sobre el Gólgota, Cristo, verdadero Cordero Pascual, paga el rescate de nuestra salvación.

¿Qué es, Madre, mi sufrimiento y la ofensa recibida, comparados con el sufrimiento y la ofensa de Aquél por quien había jurado mil veces dar la vida? Dije despacio, muy despacio: “que se cumpla tu voluntad, sobre todo ahora que no tengo dónde aferrarme y que mi única certeza es saber que Tú, Señor, estás conmigo”.

Madre, le escribo no para buscar consuelo, sino para que me ayude a dar gracias a Dios por haberme asociado a millares de compatriotas ofendidas en su honor y obligadas a una maternidad indeseada. Mi humillación se añade a la de ellas, y porque no tengo otra cosa que ofrecer en expiación por los pecados cometidos por los anónimos violadores y para reconciliación de las dos etnias enemigas, acepto la deshonra sufrida y la entrego a la misericordia de Dios.

No se sorprenda, Madre, si le pido que comparta conmigo un "gracias" que podría parecer absurdo. En estos meses he llorado un mar de lágrimas por mis dos hermanos asesinados por los mismos agresores que van aterrorizando nuestras ciudades, y pensaba que no podría sufrir más. ¡Qué lejos estaba de imaginar lo que me habría de suceder!

A diario llamaban a la puerta de nuestro convento centenares de criaturas hambrientas, tiritando de frío, con la desesperación en los ojos. Hace unas semanas un muchacho de dieciocho años me dijo: Dichosas ustedes que han elegido un lugar donde la maldad no puede entrar. El chico tenía en la mano el rosario de las alabanzas del Profeta. Y añadió en voz baja: Ustedes no sabrán nunca lo que es la deshonra.

Pensé largamente sobre ello y me convencí de que había una parte secreta del dolor de mi gente que se me escapaba y casi me avergoncé de haber sido excluida. Ahora, soy una de ellas, una de las tantas mujeres anónimas de mi pueblo, con el cuerpo desbastado y el alma saqueada. El señor me admitió a su misterio de vergüenza. Es más, a mí, religiosa, me concedió el privilegio de conocer hasta el fondo la fuerza diabólica del mal.

Sé que de hoy en adelante, las palabras de ánimo y de consuelo que podré arrancar de mi pobre corazón, ciertamente serán creíbles, porque mi historia es su historia, y mi resignación, sostenida por la fe, podrá servir si no de ejemplo, por lo menos de referencia de sus reacciones morales y efectivas.

Basta un signo, una vocecita, una señal fraterna para poner en movimiento la esperanza de tantas criaturas desconocidas.

Dios me ha elegido -que Él me perdone esta presunción- para guiar a las más humilladas de mi pueblo hacia un alba de redención y de libertad. Ya no podrán dudar de la sinceridad de mis palabras, porque vengo, como ellas, de la frontera del envilecimiento y la profanación.

Recuerdo que cuando frecuentaba en Roma la universidad para la Licenciatura en Letras, una anciana eslava, profesora de literatura, me recitaba estos versos del poeta Alexej Mislovic: “Tú no debes morir porque has elegido estar de parte del día”.

Ahora ya todo pasó y al volver hacia atrás tengo la impresión de haber sufrido una terrible pesadilla. Todo ha pasado, Madre, pero, todo empieza. En su llamada telefónica, después de sus palabras de aliento, que le agradeceré toda la vida, usted me hizo una pregunta concreta: ¿Qué harás de la vida que te han impuesto en tu seno? Sentí que su voz temblaba al hacerme esa pregunta; pregunta a la que no creí oportuno responder de inmediato; no porque no hubiese reflexionado sobre el cambio a seguir, sino para no turbar sus eventuales proyectos respecto de mí. Yo ya decidí. Seré madre. El niño será mío y de nadie más. Sé que podría confiarlo a otras personas, pero él - aunque yo no lo quería ni lo esperaba- tiene el derecho a mi amor de madre. No se puede arrancar una planta con sus raíces. El grano de trigo caído en el surco tiene necesidad de crecer allí, donde el misterioso, aunque inicuo sembrador le echó para crecer.

Realizaré mi vocación religiosa de otra manera. Nada pediré a mi congregación que me ha dado ya todo. Estoy muy agradecida por la fraterna solidaridad de las hermanas, que en este tiempo me han llenado de delicadezas y atenciones, y particularmente por no haberme importunado con preguntas indiscretas.

Me iré con mi hijo, no sé adonde; pero Dios, que rompió de improviso mi mayor alegría, me indicará el camino a recorrer para hacer su voluntad.

Volveré pobre, retomaré el viejo delantal y los zuecos que usan las mujeres los días de trabajo y me iré con mi madre a recoger en nuestros bosques la resina de la corteza de los árboles...

Alguien tiene que empezar a romper la cadena de odio que destruye desde siempre nuestros países. Por eso, al hijo que vendrá le enseñaré sólo el amor. Este mi hijo, nacido de la violencia, testimoniará junto a mí que la única grandeza que honra al ser humano es el perdón.

lunes, 23 de febrero de 2009

El estigma de la enfermedad


A comienzos del siglo XX la mentalidad eugenésica estaba tan extendida que diferentes corrientes de pensamiento que abogaban por el “perfeccionamiento” de la raza humana se fijaron como objetivo la eliminación de los enfermos, débiles y disminuidos.

¿Y cómo se pretendía eliminar a los discapacitados físicos y mentales? Pues sencillamente, impidiendo que cualquier persona sospechosa de engendrar un hijo “no perfecto” pudiera reproducirse. En Europa, EE.UU y Centroamérica se promulgaron leyes que obligaban “a la esterilización de los ejemplares humanos indeseables de reproducción y a la preservación de la especie humana contra cualquier causa de degeneración”. Como consecuencia de esta mentalidad eugenésica, surgieron los primeros grandes abortorios, destinados ante todo a la eliminación de la descendencia de los pobres, marginados, enfermos y razas consideradas inferiores.

Esto que parece historia, no fue más que el comienzo de la Cultura de la muerte en la que vivimos inmersos. El ser humano “no perfecto” sigue siendo despreciado y vilipendiado y es, ahora más que nunca, víctima de la eugenesia. Por supuesto, hoy en día ésta se practica bajo una fina capa de “derechos humanos” y al amparo de las más modernas “democracias” utilizando, cómo no, la habitual manipulación del lenguaje. Se habla de “derechos reproductivos y sexuales”, del “derecho de la mujer a su propio cuerpo”, del “derecho de opción” y de la necesidad de suprimir el dolor y el sufrimiento de aquellos que no pueden tener una “calidad de vida” apropiada.

Los medios científicos y tecnológicos se ponen al alcance de esta mentalidad asesina. La amniocentesis y la biopsia corial son pruebas de diagnóstico habituales en la medicina, y rara vez se realizan con el fin de ayudar al feto ante una posible malformación o problema genético. Lo que pretenden es la eliminación de aquellas vidas humanas que no van a nacer perfectas. Detectar una anomalía cromosómica antes del parto no la hace curable. Y sin embargo, se invierte una gran cantidad de dinero en estas pruebas, y muy poco en los tratamientos posteriores y la estimulación de estos niños.

Antes, estar enfermo o disminuido suponía ser merecedor de los cuidados y del cariño de los otros. Hoy, supone tener impresa una marca que acredita que la víctima es un buen candidato para la eliminación. El diagnóstico prenatal se encamina, no a buscar soluciones ante un eventual problema, sino a averiguar quienes llevan el estigma de la enfermedad o de la discapacidad y son por ello candidatos para la muerte.

domingo, 22 de febrero de 2009

2009 Año de Oración por la Vida


A propuesta de la Subcomisión para la Familia y Defensa de la Vida, de la Conferencia Episcopal Española (CEE), se ha puesto en marcha un año de oración por la vida que, desde el mes de enero, pretende, según palabras de Juan Pablo II en la Evangelium Vitae que "en cada comunidad cristiana, con iniciativas extraordinarias y con la oración habitual, se eleve una súplica apasionada a Dios, Creador y amante de la vida".

Os animo a participar en esta iniciativa para que los cristianos nunca nos desanimemos en la defensa del don de la vida desde su concepción hasta su término natural, las familias transmitan con firmeza y amor el Evangelio de la vida, los gobiernos protejan eficazmente este derecho fundamental, y la humanidad entera logre desterrar los fermentos del egoísmo y de la muerte.

sábado, 21 de febrero de 2009

¡Mi madre me ha matado!


5 de octubre

Hoy comienza mi vida. Mis padres todavía lo ignoran. Soy tan pequeña como una semilla de manzana, pero ya tengo mi vida. Y yo voy a ser una niña. Tendré los cabellos rubios y los ojos azules. Todo está dispuesto por anticipado, incluso que me gustarán las flores.

19 de octubre

He crecido un poco, pero soy aún demasiado pequeña para poder hacer nada por mí misma. Mi madre lo hace todo por mí. Y (lo que es curioso), ella no sabe todavía que me lleva junto a su corazón, que me ayuda sin cesar y que me nutre con su sangre. Es muy buena. Algunos dicen que no soy una verdadera persona humana; que solamente existe mi madre. Pero, sin embargo, soy en realidad una persona, lo mismo que una miguita de pan. Mi madre vive realmente y yo también.

23 de octubre

Mi boca está a punto de abrirse. Pensadlo: dentro de un año más o menos yo sabré reír y un poco más tarde, hablar. Sé que mi primera palabra será: ¡Mamá!

28 de octubre

Mi corazón ha empezado a latir hoy para sí mismo. A partir de ahora continuará latiendo hasta el fin de mi vida. Sin jamás pararse a descansar. Y pasados muchos años se fatigará, se parará y entonces, moriré.

2 de noviembre

Crezco un poco cada día. Mis brazos y piernas empiezan a conformarse. Pero tendré que esperar bastante hasta que mis piernitas puedan llevarme a los brazos de mi madre y antes de que estos brazos tan pequeños, sean capaces de presentarle unas flores, o de besar a mi padre.

12 de noviembre

Las florecillas de mis dedos empiezan a brotar de mis manos. Es maravilloso ver lo pequeñitos que son. Seré capaz de sujetar los cabellos de mi madre con ellos. Y llevaré sus cabellos a mi boca y ella seguramente me dirá: ¡oh picarilla!

20 de noviembre

Hasta hoy el médico no le había dicho a mi madre que yo vivía junto a su corazón. ¡Qué contenta debe estar! ¿Estás contenta, mamá?

25 de noviembre

Mi padre y mi madre seguramente están pensando qué nombre me van a poner. Pero no saben siquiera que soy niña.

10 de diciembre

Mis cabellos crecen, son suaves, claros y relucientes. Yo me pregunto: ¿cómo serán los de mamá?

24 de diciembre

Me pregunto si mamá escucha el ruido de mi corazón al latir. Mi corazón es fuerte y sano. Late con regularidad... ¡tendrás una hija muy fuerte, mamá!

28 de diciembre

¡Hoy, mi madre me ha matado!

(Escrito por el Cardenal Stefan Wyszynski (1901 - 1981), Primado de Polonia, y publicado en Milicia, revista de las Congregaciones Marianas. México, 1978).

viernes, 20 de febrero de 2009

Oración por la Vida

Oh María,
aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos, la causa de la vida:

Mira, Madre, el número inmenso
de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas
de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia
o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu Hijo
sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo
como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud
durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo
con solícita constancia, para construir,
junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.

jueves, 19 de febrero de 2009

¡Sin límites!

¿Qué hubiera pasado si los padres de Nick Vujicic hubieran sabido que su hijo iba a nacer sin brazos ni piernas? ¿Hubieran decidido abortarlo? El propio Nick se hace esta pregunta ante la mentalidad utilitarista de una sociedad como la nuestra que evita que no nazcan aquellos que, según sus parámetros egoístas, no van a tener suficiente “calidad de vida”.

Cuando Nick nació, los médicos pensaron que no sobreviviría... pero Nick resultó ser un saludable bebé, sin brazos ni piernas.

Fue uno de los primeros niños discapacitados aceptado en un colegio normal donde, según relata, lo pasó mal debido a la incomprensión, discriminación e incluso rechazo de algunos compañeros por ser "distinto".

Sin embargo su fuerte personalidad, su valentía y su fe lo han llevado adonde hoy se encuentra. Nick afirma: “No me cambiaría por nadie en el mundo. No porque me guste vivir sin brazos ni piernas, sino porque sé que con mi vida puedo dar algo a los demás que otros no pueden: esperanza”.


miércoles, 18 de febrero de 2009

Asesinan a su hija de 23 semanas tras un aborto fallido

Ayer, ACI digital informaba sobre el trágico caso de una joven de Florida que ha relatado cómo empleados de una clínica abortista en Estados Unidos asesinaron a su bebé de 23 semanas, tras el aborto fallido al que había sido sometida. Esta historia ha conmocionado al país en los últimos días.

Al saber que estaba embarazada, la joven de 18 años, se dirigió al Miramar Woman Center Inc. donde el Dr. Pierre Jean-Jacque Renelique le dijo que "era un procedimiento de dos días, que tomara unas medicinas y volviera al día siguiente”.

Finalmente, dio a luz a una niña. Ella relata así su experiencia: "Volví la cara, mirando a la pared y pude verla. No se movía mucho. Buscaba aire. No lloraba, solo gemía, sonidos lastimeros solamente. Pensé que sería una burbuja, o algo más grande, no un bebé. Parecía un bebé de agua, como esos muñecos que llenas con agua. Era muy pequeña".

Según la joven, el dueño de la clínica abortista, Belkis Gonzalez, que carece de licencia médica, entró en la habitación, cortó el cordón umbilical, puso a la niña que aún se movía en una bolsa roja de desechos biológicos y la arrojó a un cesto de basura.

En noviembre de 2008, la policía, después de investigar el caso, confirmó que la niña había nacido viva.

La joven ha demandado a la clínica por el asesinato de su hija.

martes, 17 de febrero de 2009

La Píldora del día después

La píldora post coital o píldora del día después es calificada muchas veces como “anticoncepción de emergencia”. Sus promotores afirman que es un buen sistema para “prevenir un embarazo después de una relación desprotegida”. Nuevamente, vemos como la manipulación del lenguaje y la utilización de eufemismos son una constante en el desarrollo de la Cultura de la Muerte.

La Píldora del día después, aprobada por el Partido Popular en marzo de 2000, es una autentica técnica abortiva y no simplemente anticonceptiva, pues su acción consiste en impedir, no la fecundación del óvulo, sino la implantación del óvulo fecundado.

Para más información, os traigo este documento gráfico que explica con toda claridad en qué consiste la llamada “Píldora del día después”.

¿Qué es la Píldora del día después?

lunes, 16 de febrero de 2009

"Derechos" a la carta

Esta carta ha sido firmada por la Federación Internacional de Planificación de la Familia, de la que España es miembro junto con organizaciones de otros 170 países del mundo.

Carta de los Derechos Sexuales y Reproductivos:

1º Derecho a la Vida: la vida de ninguna mujer puede ser puesta en peligro por causa de embarazo o parto. Y el niño… ¡a la basura! ¿Habéis visto mayor cinismo?

2º Derecho a la libertad y Seguridad de la Persona: ninguna mujer debe ser objeto de prácticas como la mutilación genital femenina, el embarazo forzado, la esterilización o el aborto forzado. Y si ninguna mujer debe ser objeto de esterilización, ¿por qué le ligáis las trompas?

3º Derecho a la igualdad y a estar libres de todas las formas de discriminación, incluyendo el ámbito de la vida sexual y reproductiva. Que no se permita MATAR, que eso es “mu” discriminatorio.

4º Derecho a la Privacidad, todos los servicios de salud sexual y reproductiva deben ser confidenciales. ¿Será por aquello de "nosotras abortamos, nosotras callamos, mi cuerpo es mío, mi niño también y me lo cargo sin decir ni pío"?

5º Derecho a la Libertad de Pensamiento. No, si pensar, puedes pensar lo que quieras, pero a ver si te enteras que de pensar a matar hay un trechito.

6º Derecho a la Información y a la Educación, incluyendo el acceso a una información completa de los métodos de planificación familiar. Llevamos años con el “póntelo, pónselo” y lo único que han conseguido es que aumente el aborto, el SIDA y las ETS.

7º Derecho a optar por contraer matrimonio o no. Ninguna mujer puede ser obligada a contraer un matrimonio contra su voluntad. Pues claro que no, estúpidos. Cásate, no te cases, ponte de blanco o de amarillo, déjate crecer el pelo, córtatelo, pero hagas lo que hagas, NO MATES A TU HIJO.

8º Derecho a decidir tener hijos o no tenerlos y cuando tenerlos. ¿Sabes como se hacen los niños? Pues si no los quieres, no lo hagas.

9º Derecho a la Atención de la Salud y a la Protección de la Salud, que incluye el derecho a no ser objeto de prácticas tradicionales que sean perjudiciales para la salud. ¿? Me lo repitan…

10º Derecho a los beneficios del progreso científico, incluyendo las técnicas apropiadas en salud reproductiva. Más información… Y aquí explican lo guay que son las nuevas técnicas para eliminar seres humanos y quedar como una rosa.

11º Derecho a la libertad de asociación, que incluye el derecho a sensibilizar a los Gobiernos para que prioricen los derechos sexuales y reproductivos. Os garantizo que están más que sensibilizados, si no ¿de donde sacáis tanto dinero?

12º Derechos de mujeres, hombres y jóvenes a ser protegidos de la violencia, la explotación sexual y los abusos sexuales. Muy bien, pero vosotros sí que abusáis de la juventud mintiendo para manipularles y sacarles el dinero, que esto al final es un negocio.

domingo, 15 de febrero de 2009

¿Es esto un "derecho"?

Todavía hay quien se pregunta si de verdad se practican en España tantos abortos como dicen. Este vídeo, grabado con cámara oculta en una clínica abortista de Madrid, se explica por sí solo.

Para aquellos que ponen el grito en el cielo ante la nueva ley de plazos que el Gobierno quiere aprobar, pero que aceptan la actual ley como algo ya consensuado y que debe respetarse, va la siguiente pregunta: ¿Qué diferencia hay para estos niños asesinados?

Porque durante la noche en que se grabó este vídeo, se cometieron cuatro asesinatos, dos ilegales (porque no estaban amparados por los supuestos de la ley vigente), y dos “legales”.

¿Alguien cree que esto que van a ver puede ser “legal”? ¿Es esto un “derecho”?

Este vídeo contiene imágenes de mujeres matando a sus hijos, ¿médicos? practicando “asesinatos legales”, niños muertos recién salidos del vientre de su ¿madre? después de haber sido envenenados, ¿doctores? y ¿personal sanitario? preparándose para practicar un aborto sentados en el suelo con la ropa de quirófano (menos mal que las ¿clínicas? están para eso, para evitar los riesgos de infecciones para la ¿MADRE?), cadáveres de niños abortados envueltos en un trapo… y, todo ello, lógicamente puede herir la sensibilidad de cualquier ser humano. Aún así, más duele saber que esto se produce y no querer enterarse.


sábado, 14 de febrero de 2009

Madre Teresa


El aborto es el acto más diabólico que puede cometer el hombre. No entiendo el aborto.

Creo que si los países ricos permiten el aborto son los más pobres, y necesitan que recemos por ellos porque han legalizado el homicidio.

El aborto empobrece a la gente desde el punto de vista espiritual; es la peor pobreza y la más difícil de superar.

Jesús dijo: "El que recibe a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe". Al adoptar un niño, las parejas reciben a Jesús; por el contrario, al abortar, rechazan a Jesús.

El aborto es un homicidio en el vientre de la madre. Una criatura es un regalo de Dios.

Toda vida es la vida de Dios que se hace presente entre nosotros, aún en un niño que todavía no ha nacido. Nadie tiene derecho a levantar su mano para segarla.

El aborto mata la paz del mundo... Es el peor enemigo de la paz, porque si una madre es capaz de destruir a su propio hijo, ¿qué me impide matarte? ¿Qué te impide matarme? Ya no queda ningún impedimento.

El aborto va contra del mandamiento del amor.

viernes, 13 de febrero de 2009

El Pijo


El PSOE presentó ayer las conclusiones de la Subcomisión del Congreso en la que recomienda al Gobierno la elaboración de una Ley de Plazos para el aborto. El PP, con su tibieza habitual, sólo pide que se cumpla la despenalización actual.

Entretanto, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, nos explica su estrategia para defender la vida y, en una entrevista publicada por La Vanguardia, afirma que más allá de la semana 20 el aborto no debería existir. ¡Mira tú qué apañao! Yo flipo, y me pregunto… ¿y tú quien te crees que eres para decidir sobre la vida y la muerte? Si estos son los antiabortistas… ¿para qué queremos aborteros?

¿Qué? ¿Que no lo he entendido? ¡Ah, claro, no te lo pierdas, es que es una “cuestión científico-técnica”! ¡Mola mazo! Pues perdona, tronco, o sea, no te piques, ¿eh? No había "pillao" que tenías argumentos tan potentes.

Si no estuviéramos hablando de algo tan serio, me partiría de risa. ¡No nos vaciles!

Por lo visto, según este pijo, Condonero General del Reino (al que por cierto, no sé cómo, pero votan muchos católicos), a partir de la semana veinte el feto es viable y no debería abortarse. Puff, ¡qué peso me has quitado de encima! O sea, tú, como tu jefe Rajoy, tu jefa Esperanza y tu jefecilla Rajoidi, piensas que matar está bien pero sólo antes de una fecha determinada. Después, no… A ver tíos, ¿y luego os quejáis de una ley de plazos??? ¡De qué vas niñato!

En serio, que lo quiero entender, te lo juro por la cobertura de mi móvil. Entonces… si el feto es viable, tiene derecho a vivir. Si no es viable… pues que se aguante. Ya veremos si sus mamás los quieren o no. Por cierto ¿qué hacemos con todos esos abuelitos que con un Alzheimer avanzado pasan el día mirando al vacío? ¿Nos los cargamos también? Porque no sé si te habrás dado cuenta de que tampoco son “viables”. Hay que lavarlos, abrigarlos, darles de comer, amarlos… ¿Qué dices? ¿Que me estoy poniendo cursi? Mira, tú te has puesto el bigote de melena, pero la “solución” final que defiendes se parece mucho a la que proponía otro bigotudo… Te lo juro por Snoopy, y si no te gusta lo que te digo… ¡supéralo!

jueves, 12 de febrero de 2009

¿Nos fiamos del médico?


Debiéramos, pero…no. En el fondo, no nos fiamos. Si no, ¿por qué hay tanta gente que firma el testamento vital? Claramente, porque tienen miedo a ser “mal tratados” cuando se acerque el momento de su muerte. Y es que la muerte es inevitable. Pienso que, en general, los seres humanos la aceptamos con serenidad. De hecho, es una parte de la vida, una de las pocas cosas que sabemos por seguro que van a suceder. Pero de ahí a que nos maten o a que no nos dejen morir en paz, va un abismo. Y desgraciadamente, estas dos opciones se están convirtiendo en una posibilidad aterradora.

«No daré a nadie aunque me lo pida ningún fármaco letal, ni haré semejante sugerencia». Esta famosa frase del juramento hipocrático tiene más de dos mil años, y ahora que tenemos tantos conocimientos científicos y que la técnica ha avanzado extraordinariamente… ¿va a tener el ser humano menos principios morales y éticos que entonces?

Afortunadamente, la mayor parte de los profesionales de la medicina están totalmente en contra de la eutanasia y del auxilio médico al suicidio. Saben por experiencia que el deseo de morir que a veces expresan los enfermos, es un mensaje de petición de ayuda. Pero, por desgracia, unos pocos olvidan que la profesión médica está fuertemente atada, les guste o no, a principios morales. El médico no es un expendedor de recetas, un fontanero del cuerpo, un desgraciado que ve setenta pacientes al día y dedica cinco minutos a cada uno. No, aunque muchos no lo reconozcan, el médico tiene la obligación de proteger la vida con sus conocimientos y habilidades, de curar si está a su alcance, de paliar el dolor, de evitar la utilización de determinados procedimientos excepcionales cuando éstos son inútiles y añaden sufrimiento y, sobre todo, de no matar.

Pero nuestra sociedad tiene tanto miedo a sufrir y tanto asco del enfermo que desgraciadamente aplaude a quien mata. Francamente, da nauseas ver a quien facilitó cianuro a un tetrapléjico para que se suicidara, ser tratada como una heroína en televisión. Por suerte, esta persona no pertenece a la profesión médica. Sin embargo, es lo que pretenden muchos, que los médicos, cuando no puedan curar, maten. Algo que por cierto ya está sucediendo, porque en algunos países está legislado que el médico puede decidir sobre la vida o la muerte de un enfermo. Naturalmente, esto provoca una desconfianza atroz entre los pacientes que, lógicamente, se preguntan si el médico está ahí para ayudarles o para quitarles de en medio.

miércoles, 11 de febrero de 2009

La vida es bella y debe vivirse en plenitud también cuando es débil y está envuelta en el misterio del sufrimiento


El vídeo que aparece a continuación lleva mucho tiempo en la red. Hoy lo traigo para ilustrar las palabras de Benedicto XVI con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo.

Dice el Papa: “Es necesario afirmar con vigor la absoluta y suprema dignidad de toda vida humana. No cambia, con el transcurso del tiempo, la enseñanza que la Iglesia proclama incesantemente: la vida humana es bella y debe vivirse en plenitud también cuando es débil y está envuelta en el misterio del sufrimiento”.

“El cuidado de los niños enfermos constituye un elocuente testimonio de amor por la vida humana, en particular por la vida de quien es débil y en todo y por todo dependiente de los demás".

“Dado que el niño enfermo pertenece a una familia que comparte su sufrimiento a menudo con graves impedimentos y dificultades, las comunidades cristianas no pueden dejar de hacerse cargo también de ayudar a los núcleos familiares afectados”.

El Papa invita a las familias con niños enfermos a “dirigir la mirada a Jesús crucificado” en cuyo “sufrimiento por amor entrevemos una suprema coparticipación en las penas de los niños enfermos y de sus padres”.


Esta es la historia de Eliot Hartman Mooney, un niño nacido con una trisomía 18 y que sólo vivió 99 días. Sus padres, desoyendo el “consejo” de los médicos, se negaron a abortarlo cuando en el séptimo mes de gestación se les comunicó que su hijo nacería con una enfermedad congénita “incompatible con la vida”.

A sabiendas de que su hijo tenía pocas probabilidades de sobrevivir al parto o de superar los primeros meses, decidieron tener a Eliot y convertir su vida en una celebración del amor de Dios. Son por ello unos auténticos Testigos del Evangelio de la Vida.

Si aún no lo habéis visto, no os perdáis este vídeo elaborado por los padres de Eliot. Es todo un testimonio de amor a la vida. El vídeo termina con estas palabras: “Dios se complació al tomar al más humilde ante los ojos del mundo y mostrar la verdad… y nosotros lo celebramos hoy. Eliot, tú estás bien, y aunque te extrañamos más de lo que podemos expresar, solo nos separa nuestro tiempo en la tierra. Hasta pronto hijo. Mamá y papá”.


martes, 10 de febrero de 2009

Eluana ha muerto


No estaba mantenida con vida artificialmente ni conectada a ningún aparato. No sufría de encarnizamiento terapéutico. Simplemente, no moría. Por ello y no por otra cosa, ha sido “ayudada a morir” a base de negarle el alimento y el agua. Negar a un ser humano los cuidados más elementales de alimentación e hidratación es un homicidio, por mucho que se oculte bajo una falsa piedad.

Hace años vivimos una historia semejante. La joven americana Terri Schiavo murió de un ataque al corazón sobrevenido como consecuencia de una bulimia severa. Terri, al igual que Eluana, fue privada de alimentos e hidratación con la intención de causar su muerte.

El padre de Terri, que se opuso en su momento a que se aplicase la eutanasia a su hija, dirigió hace unos días una carta al padre de Eluana. En ella afirmaba:

"Los partidarios de la eutanasia le dirán que hacer morir de hambre y sed a una persona con daños cerebrales no causa dolor. Yo he sido testigo de este tipo de ejecución y le puedo asegurar que es falso. Se trata de la muerte más dolorosa que un ser humano pueda experimentar. Ésta es la razón por la que siempre se lleva a cabo en la más estricta reserva, lejos de testimonios y grabaciones. Mi hija parecía un detenido de los que se ven en los documentales sobre los campos de exterminio nazis, por lo que no quiero que nadie más muera de esta manera”.

Desgraciadamente Eluana ha muerto ejecutada de forma cruel y atroz. Su vida fue declarada “no digna” de ser vivida y por ello, ahora es una víctima más de la Cultura de la Muerte. Descanse en paz y que Dios tenga misericordia de sus verdugos.

lunes, 9 de febrero de 2009

Eluana, en el Bunker de la Muerte


Maximilian Kolbe es un santo polaco, franciscano, que murió heroicamente en el campo de concentración de Auschwitz en 1941.

Un día de agosto el comandante Fritch, jefe del campo, llamó a los ochocientos prisioneros del bloque 14 en donde hacía recuento. Uno de los detenidos había conseguido huir. Como represalia, el comandante decide condenar a muerte a diez de sus camaradas de bloque.

Fritch escoge a sus víctimas. Uno de los elegidos, el sargento Franciszck Gajowniczek, comienza a llorar, implorando por su vida y hablando de su mujer y sus hijos a los que piensa que nunca volverá a ver.

Entonces, otro prisionero, el detenido número 16.670, se ofrece a morir en lugar del sargento. Se trata de un sacerdote franciscano de cuarenta y siete años que, con este gesto, señala su sentencia de muerte.

Las diez víctimas son condenadas a morir en el Hungerbunker, "Búnker de la Muerte" o, traducido literalmente, "Búnker del hambre", un sótano donde son encerrados vivos sin alimentos ni agua. Este búnker era un lugar más del campo de concentración, destinado a aniquilar a los presos. En él, los condenados eran abandonados desnudos hasta que morían de hambre y sed.

Maximilian Kolbe tardó en morir. Al cabo de dos semanas, un soldado bajó con una inyección de ácido fénico y terminó con él y con otros tres presos que aún quedaban vivos.

Desde hace unos días, Eluana Englaro se encuentra en su particular Hungerbunker, condenada a morir de hambre y sed. Su muerte, será igual de horrenda que la de este mártir y sus compañeros de celda. Sus mucosas se secarán, tendrá la boca pegajosa, la piel seca, la orina concentrada y negra, los ojos hundidos, la presión sanguínea baja, el corazón acelerado y, probablemente, convulsiones.

Y mientras algunos todavía intentan salvarla del bunker de la muerte, otros, que se llaman a sí mismo médicos, olvidando que la esencia de su profesión está en cuidar del paciente, estarán satisfechos y dirán que Eluana está muriendo con dignidad.

domingo, 8 de febrero de 2009

Los Derechos Humanos en el magisterio de Benedicto XVI


Palabras del secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, en su reciente visita a España. Extracto de su conferencia: los Derechos Humanos en el magisterio de Benedicto XVI:

La dignidad del ser humano, el tema clave de toda la doctrina social de la Iglesia, implica, entre otras cosas, el respeto a la vida desde su concepción hasta su ocaso natural.

El cristiano debe amar y desear la vida, como camino hacia Dios.

Benedicto XVI, en la Jornada por la Vida de la Conferencia Episcopal Italiana, recordaba que "la vida, que es obra de Dios, no debe negarse a nadie, ni siquiera al más pequeño e indefenso y mucho menos si presenta graves discapacidades".

Por lo mismo, no podemos "caer en el engaño de pensar que se puede disponer de la vida hasta legitimar su interrupción, enmascarándola quizá con un velo de piedad humana. Por tanto, es necesario defenderla, tutelarla y valorarla en su carácter único e irrepetible".

En el derecho a la vida nos encontramos frente a un panorama completamente nuevo con respecto a la época en que se aprobó la Declaración Universal, sobre todo a causa del desarrollo de las ciencias y de las tecnologías, con numerosos instrumentos técnicos para decidir sobre la vida y sobre la muerte. Se plantea la necesidad de recuperar el sentido pleno de la acogida de la vida.

El hambre castiga a 900 millones de personas en el mundo


El pasado 6 de febrero Manos Unidas celebró el Día del Ayuno Voluntario. Con ello comenzó la campaña contra el hambre, que este año lleva por lema: “Combatir el hambre, proyecto de todos”.

Actualmente existen más de 1.400 millones de pobres en el mundo, de los que 963 millones pueden considerarse hambrientos.

Si quieres ayudar a erradicar la pobreza extrema y el hambre, puedes colaborar con Manos Unidas, bien a través del voluntariado, o a través de tus aportaciones. Estos días se están celebrando rastrillos, cuestaciones en las calles y colectas en las iglesias.

"La más terrible pobreza es la soledad y el sentimiento de no ser amado" (Madre Teresa de Calcuta).

Más información Campaña contra el hambre, aquí.
Web Manos Unidas: http://www.manosunidas.org/

sábado, 7 de febrero de 2009

“El proceso de deshacerse del indigno”


Puede que el título de esta entrada escandalice a muchos, pero es así como Margaret Sanger, fundadora de Planned Parenthood, definía el aborto.

Esta feminista se consideraba sí misma como una gran defensora de los derechos humanos (¿?) y era partidaria de la eugenesia, de la segregación racial, del control de natalidad a través de la esterilización especialmente de negros, hispanos y asiáticos, y una clara defensora del aborto.

Su desprecio hacia la vida se acrecentaba con las personas de raza negra. En varias ocasiones declaró que “el control de la natalidad debía conducir en última instancia a una raza más limpia”. Esto la llevó a defender la esterilización de negros e hispanos: “la esterilización eugenésica es una necesidad urgente... Debemos prevenir la multiplicación de esta mala estirpe”.

Hoy, la "International Planned Parenthood Federation" o "Federación Internacional de Paternidad Planificada", una de las más grandes plataformas abortistas del mundo, ha dado todo su apoyo a Obama en las pasadas elecciones presidenciales. Y el primer presidente negro de la historia ha comenzado ya a pagar su deuda con los abortistas, sucesores de aquella que afirmaba que el aborto “debía conducir a una raza más limpia…”

Obama recordó en su primer discurso como presidente que hace menos de 60 años su padre no hubiera podido comer en restaurantes de Washington debido a su raza. Paradójicamente, una de las primeras medidas que ha adoptado tras las elecciones ha sido la de firmar una orden ejecutiva levantando la prohibición de usar fondos del Gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero.

No hay que ser muy espabilado para entender que esta “promoción del aborto en el extranjero” se hace ante todo en países pobres, entre negros e hispanos. Consiste, ni más ni menos, que en fomentar la eugenesia que impulsaba la fundadora de la "International Planned Parenthood Federation". Una mujer que incluso se atrevió a proponer esta práctica como medio para evitar los conflictos raciales que vivía Norteamérica afirmando: "la eugenesia es la forma más adecuada para solucionar los problemas raciales, políticos y sociales".

Más sobre Margaret Sanger en http://www.eligelavida.net/ (Detractores de la vida. M.Sanger)

viernes, 6 de febrero de 2009

La historia de Hanna


Esta es Hanna. Llegó a la misión de Zway, en Etiopía, a comienzos del 2008, en brazos de Sor Gio. Alguien la había dejado abandonada en la puerta. Tenía dos años, pesaba tres kilos y se encontraba al borde de la muerte.

Nieves Crespo, misionera salesiana, relata como los médicos le dijeron que en ese país sólo cabía esperar que Hanna muriera: "durante todos estos días en mi mente sonaba y resonaba el Evangelio de Jn. 5, 1 ss. en el que Jesús se acerca al enfermo de la piscina de Betesda, de los cinco pórticos… el enfermo llevaba 38 años esperando a que alguien le metiese en la piscina el primero durante la agitación del agua para ser curado: “Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina….”, en cambio Jesús le procura la curación a su modo: “Levántate, toma tu camilla y anda”…. Y en mi mente resonaba y resonaba Hanna que, durante dos años, había esperado, no se sabe donde… hasta estar al borde de la muerte… para ser curada…"

Nieves se pone manos a la obra. Escribe varios e-mails intentando encontrar recursos para que Hanna pueda ser operada en España: “Hola; Os escribo para ver si podemos hacer algo para salvar la vida de Hanna”.

La respuesta fue increíble. En una semana, Hanna volaba a Madrid. Sufrió dos paros cardiacos y fue operada a vida o muerte en el Hospital Ramón y Cajal. La operación fue un éxito y el 8 de enero volvía a casa.

En una reciente entrevista, Nieves da las gracias a todos los que con su generosidad han hecho posible que Hanna viva. Al mismo tiempo comenta:

“Me sorprendió que esa unidad cardiaca infantil con tantos medios tuviera tan pocos niños, y una ginecóloga me explicó que si a Hanna la hubiesen concebido en España, seguramente habría sido un aborto”.

Si quieres colaborar con la misión: Commercial Bank of Ethiopia,for Salesian Sisters of Zway, P.O. Box 112, Zway, EthiopiaN. 01704 / 172885 / 00 - Código SWIFT CBETETAA

El blog de Nieves Crespo, misionera salesiana en Etiopía es http://zwayetiopia.wordpress.com/

jueves, 5 de febrero de 2009

Eutanasia y dignidad humana


Extracto del discurso de Juan Pablo II: «TRATAMIENTOS DE MANTENIMIENTO VITAL Y ESTADO VEGETATIVO: AVANCES CIENTÍFICOS Y DILEMAS ÉTICOS». 20 de marzo de 2004.

Por tanto, el enfermo en estado vegetativo, en espera de su recuperación o de su fin natural, tiene derecho a una asistencia sanitaria básica (alimentación, hidratación, higiene, calefacción, etc.), y a la prevención de las complicaciones vinculadas al hecho de estar en cama.

En particular, quisiera poner de relieve que la administración de agua y alimento, aunque se lleve a cabo por vías artificiales, representa siempre un medio natural de conservación de la vida, no un acto médico.

El único resultado posible de su suspensión es la muerte por hambre y sed.

Por otra parte, es conocido el principio moral según el cual incluso la simple duda de estar en presencia de una persona viva implica ya la obligación de su pleno respeto y de la abstención de cualquier acción orientada a anticipar su muerte.

Ilustres señoras y señores, para concluir, os exhorto, como personas de ciencia, responsables de la dignidad de la profesión médica, a custodiar celosamente el principio según el cual el verdadero cometido de la medicina es «curar si es posible, pero prestar asistencia siempre». (to cure if possible, always to care).

Como sello y apoyo de vuestra auténtica misión humanitaria de consuelo y asistencia a los hermanos que sufren, os recuerdo las palabras de Jesús: «En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25, 40).

(Para leerlo completo: www.eligelavida.net Documentos de la Santa Sede. Discursos.)

miércoles, 4 de febrero de 2009

Matar a Eluana


"No se ha certificado la muerte cerebral, la prueba es que a nadie se le ocurriría pedir sus órganos". Son palabras del doctor Renzo Puccetti, secretario de la organización Scienza & Vita de Pisa-Livorno.

Eluana Englaro, la joven italiana que lleva en coma irreversible desde 1992 debido a un accidente de tráfico, ha sido trasladada al centro 'La Quiete' de Udine, en el norte de Italia, donde morirá cuando los médicos la priven de la alimentación que la mantiene con vida. Este es el deseo de su familia que, después de una larga batalla legal, ha conseguido que el Tribunal Supremo de Italia apruebe su muerte por interrupción de la alimentación e hidratación.

Eluana ha sido condenada por un gran delito: no se muere. Y porque no se muere de muerte natural, ha sido castigada a morir de desnutrición y deshidratación.

Alguien, un ser humano, una persona irrepetible, cuya dignidad humana no depende de su estado de coma, de su discapacidad o de su situación, va a morir porque los sanos y los fuertes, han decidido que quieren ahorrarse el espectáculo de su enfermedad y el dinero que cuesta, y cargados de “buenos sentimientos”, han optado por no alimentarla más.

Me pregunto si algún defensor de la eutanasia se atreverá a afirmar que esto es una muerte digna.

martes, 3 de febrero de 2009

La hipocresía del “lo hacemos por su bien…”


Al parecer el Comité de Expertos del Ministerio de Igualdad está preparando un documento para elaborar una ley que permita abortar hasta las 22 primeras semanas en caso de anomalías físicas o psíquicas del feto. Nuestros gobernantes dejan chiquito al Dr. Mengele y por fin van a lograr su sueño: ¡conseguir mejorar la raza! Sin afirmar nada semejante, por supuesto, que así dicho, suena fatal. Es mejor decir: “lo hacemos por su bien”. ¡Faltaría más!

Lo cierto es que el ser humano “no perfecto” es despreciado como una vida carente de valor. Hoy los avances científicos hacen que resulte imposible negar que el embrión y el feto sean seres humanos. Pero, al mismo tiempo, los adelantos técnicos permiten diagnosticar una malformación durante el embarazo y esto plantea a padres y médicos la posibilidad de “evitarle” al niño el sufrimiento. ¡Menuda solución! Superar el dolor matando a quien lo padece... Pero, ¿quién está más enfermo, el niño discapacitado o el que es capaz de eliminarlo?

Entonces, ¿un discapacitado no tiene derecho a nacer? Resulta muy triste ver que hay padres que rechazan e incluso están dispuestos a matar a un hijo porque padece alguna discapacidad. ¿Es por miedo al sufrimiento? ¿Es simplemente por egoísmo? ¿Es porque la sociedad no apoya a los discapacitados y un hijo enfermo es “caro” o está mal visto? ¿Acaso el sufrimiento se cura con la violencia de una muerte anticipada?

El artículo 15 de la Constitución Española dice que “todos tienen derecho a la vida”, pero ya hemos comprobado que todos, lo que se dice todos… es evidente que no. En España se practica y se apoya el aborto eugenésico, y el Estado permite el asesinato de las personas a las que más debiera proteger.

¡Basta ya de silencio ante estas atrocidades! Ya sabéis que se dice que la vida es muy peligrosa, pero no sólo por las personas que hacen el mal, sino también por aquellas que se sientan a ver lo que pasa.

lunes, 2 de febrero de 2009

La eutanasia: una solución que no es digna del hombre

Son palabras que el Papa Benedicto XVI dirigió ayer domingo a los peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro.

Ante el sufrimiento, el Santo Padre afirmó que "la verdadera respuesta no puede ser la de provocar la muerte, por más 'dulce' que sea, sino testimoniar el amor que ayuda a afrontar el dolor y la agonía de manera humana".

"Jesús sufre y muere en la cruz por amor. De esta manera, ha dado sentido a nuestro sufrimiento, un sentido que muchos hombres y mujeres de todas las épocas han comprendido y han hecho propio, experimentando serenidad profunda incluso en la amargura de duras pruebas físicas y morales".

El Santo Padre pidió oraciones por "todas las personas que sufren y por quienes se comprometen diariamente en apoyarlas, sirviendo a la vida en cada una de sus fases: padres, agentes sanitarios, sacerdotes, religiosos, investigadores, voluntarios, y muchos otros".

domingo, 1 de febrero de 2009

A nadie se obliga a abortar


En la entrada de ayer, terminaba con unas palabras de Juan Pablo II en la Evangelium Vitae en las que el Papa nos exhorta a proteger la vida de nuestros semejante, pues “cada hombre es «guarda de su hermano», ya que Dios confía el hombre al hombre”.

Siempre que leo estas palabras, me impresionan profundamente. Pienso que cualquiera con rectitud de conciencia, sea creyente o no, puede entender la gran responsabilidad que tenemos unos con otros. Por ello, nunca dejo de sorprenderme cuando escucho frases a favor del aborto como: “A nadie se obliga a abortar...” ¡Menudo argumento para defender un asesinato! “Que se pueda, no quiere decir que tú tengas que hacerlo si no quieres”, te dicen los abortistas. ¡Pues gracias, hombre! Gracias por no obligarme a matar a mi propio hijo. Sin embargo, la despenalización o legalización del aborto permite “optar”. En otras palabras, ante un embarazo, la mujer puede elegir si desea que su hijo nazca, o si prefiere matarlo. ¿No es esto acaso una posibilidad atroz? Una sociedad tiene que estar muy corrompida para afirmar que existe un “derecho a matar” a los más indefensos.

Más de 112.000 niños fueron asesinados en España durante el año 2007. “La muerte de cualquier hombre me disminuye” dice el poeta John Donne. No vivamos ni un minuto más como si esto no estuviera pasando.

Más sobre este tema en: ¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano? http://www.eligelavida.net/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).