miércoles, 9 de diciembre de 2009

Padres que reclaman por no haber podido matar a sus hijos

Hace unos años, una mujer británica reclamó una indemnización a una clínica de Sheffield donde se había realizado la inseminación artificial, por haberla convertido en madre de trillizos, cuando ella sólo deseaba tener un hijo, dos a lo sumo. En otras palabras, aún conociendo los riesgos de parto múltiple que conllevan estas técnicas reproductivas, solicitó una compensación por haber tenido más hijos de los deseados.

Esto, que parece un caso aislado, se está convirtiendo en algo habitual. Quien decide tener un hijo, lo escoge a la carta, y si después no es enteramente de su agrado, reclama daños y perjuicios al médico que le ha atendido en el embarazo o a los científicos que han creado el embrión en un laboratorio.

Cada vez son más los padres que solicitan ser indemnizados cuando tienen un hijo discapacitado, por no haber sido advertidos por los médicos y no haber tenido la oportunidad de abortar. Esto naturalmente hace que los médicos exageren el ‘diagnóstico prenatal’, hasta el punto de recomendar la realización de pruebas invasivas aunque no existan sospechas de malformaciones a pesar del riesgo que esto tiene para el bebé, con tal de asegurarse de que éste viene en perfecto estado. Si no es así, las probabilidades de que el niño sea abortado son altísimas.

Hoy somos muy conscientes de nuestros derechos y reclamamos por muchas cosas. Lo malo es cuando esa ‘cosa’ es una vida humana y los que demandan son padres que reclaman no haber podido matar a sus propios hijos.

6 comentarios:

Oscar dijo...

Elige, desgraciadamente, cada vez serán menos los padres reclamantes porque ahora a ley les apoyará. Ese es el camino que se está abriendo en España.

Carlos dijo...

El diagnóstico prenatal ya es algo habitual en casi todo el mundo y desde luego no se realiza para curar al feto en caso de enfermedad sino para tener un puntal en que apoyarse para eliminarlo. La ciencia en apoyo del mal.

DonJoan dijo...

De todos modos, el diagnóstico no es malo en sí mismo, sino que depende de la intención del que lo solicita. Sé de un hospital en el que mantienen este servicio porque entienden que salvará más vidas de las que podrían quitar: en los casos de riesgo, aunque las intenciones sean malas, la realización del diagnóstico es positiva y la mujer tiene a su hijo. Si no se les diera esa posibilidad, probablemente abortarían para no correr riesgos de ningún tipo. Lo digo porque hay quien trabaja en esto de los diagnósticos y lo hace de buena fe y sin que nadie pueda acusarle de colaborar siquiera indirectamente con la industria del aborto. Un saludo.

Fran dijo...

Primero se arriesgan y se ponen a prueba y luego reclaman. La prueba para hacer el diagnóstico ya es algo peligroso.

ARCENDO dijo...

El hecho sin duda es impactante, sin embargo estoy con D. Joan, el diagnóstico no es malo, lo perverso lo ponen las personas con la intención que tengan. SALUDOS.

Ricardo dijo...

Me impresiona que una mujer acuda a una técnica de inseminación artificial y luego reclame por tener tres hijos en lugar de dos. No tiene pies ni cabeza. Por no hablar de los embriones sobrantes que habrán quedado congelados.

Lo del diagnóstico prenatal será una entelequia mientras no existan prácticamente posibilidades de curar al nonato. La prueba está en la cantidad de niños abortados con esta práctica eugenésica. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).