martes, 8 de diciembre de 2009

¡Feliz día de la Inmaculada!


El dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado el 8 de diciembre de 1854 por el Papa Pío IX, confiesa: «...la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano»

Con estas palabras el Papa Juan Pablo II se dirigió a la Virgen María para consagrar el mundo a su Corazón Inmaculado:

ACTO DE CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Madre de Cristo y Madre Nuestra,
al conmemorar el Aniversario de la proclamación
de tu Inmaculada Concepción,
deseamos unirnos a la consagración que tu Hijo hizo de sí mismo:

Yo por ellos me consagro, para que ellos sean consagrados en la verdad (Jn 17, 19),
y renovar nuestra consagración, personal y comunitaria,
a tu Corazón Inmaculado.

Te saludamos a ti, Virgen Inmaculada,
que estás totalmente unida a la consagración redentora de tu Hijo.
Madre de la Iglesia: ilumina a todos los fieles cristianos de España
en los caminos de la fe, de la esperanza y de la caridad;
protege con tu amparo materno a todos los hombres y mujeres
de nuestra patria en los caminos de la paz, el respeto y la prosperidad.

¡Corazón Inmaculado!

Ayúdanos a vencer la amenaza del mal
que atenaza los corazones de las personas e impide vivir en concordia:
¡De toda clase de terrorismo y de violencia, líbranos!
¡De todo atentado contra la vida humana,
desde el primer instante de su existencia hasta su último aliento natural, líbranos!
¡De los ataques a la libertad religiosa y a la libertad de conciencia, líbranos!
¡De toda clase de injusticias en la vida social, líbranos!
¡De la facilidad de pisotear los mandamientos de Dios, líbranos!
¡De las ofensas y desprecios a la dignidad del matrimonio y de la familia, líbranos!
¡De la propagación de la mentira y del odio, líbranos!
¡Del extravío de la conciencia del bien y del mal, líbranos!
¡De los pecados contra el Espíritu Santo, líbranos!

Acoge, oh Madre Inmaculada,
esta súplica llena de confianza y agradecimiento.

Protege a España entera y a sus pueblos,
a sus hombres y mujeres.
Que en tu Corazón Inmaculado se abra a todos
la luz de la esperanza.
Amén.

9 comentarios:

Sancho dijo...

feliz día!

Anónimo dijo...

Por asociación con su Hijo, la Virgen se hace signo de contradicción para el mundo y, a un tiempo, signo de esperanza, a quien todas las generaciones llamarán bienaventurada!!

Alfonso

Braveheart dijo...

Preciosa fotografía de la pza. de España en Roma. Allí preside el lugar la imagen de la Inmaculada Concepción. Que ella proteja a España.

ulpiano dijo...

¡De todo atentado contra la vida humana, desde el primer instante de su existencia hasta su último aliento natural, líbranos!

icue dijo...

Que gran fiesta la de hoy, siempre tengo presente que a Jesús se va y se vuelve por Maria.
Feliz dia de la Inmaculada.
Un abrazo

Diosenmicalle dijo...

Feliz Día:)

Tinta

Äriastóteles Lumínico dijo...

¡Mi madre nació el día de la Inmaculada!

Salvador Pérez Alayón dijo...

María es la luz que nos enseña a aceptar, reconocer, guardar y saber estar todos los momentos de nuestra vida.

Ella supo aceptar la llamada que DIOS le hizo; supo reconocer su sencillez, su pequeñez y el don de DIOS, y supo saber estar en las situaciones que, en el cumplimiento de la Voluntad del SEÑOR, tuvo que asumir en su vida.

Hoy he escrito un reflexión sobre ello en mi blog "De dodim a agapé".

Un abrazo en XTO.JESÚS.

E. Baregó dijo...

Feliz día de la Inmaculada, que por su intercesión el Señor, nos bendiga a todos y de sentido a la muerte de tantos inocentes que morirán.

Bendiciones

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).