lunes, 23 de noviembre de 2009

"Vosotros sois custodios de la belleza"


"Vosotros sois custodios de la belleza. Vosotros tenéis, gracias a vuestro talento, la posibilidad de hablar al corazón de la humanidad, de tocar la sensibilidad individual y colectiva, de suscitar sueños y esperanzas, de ampliar los horizontes del conocimiento y el compromiso humano". Son palabras de Benedicto XVI en un reciente encuentro celebrado en la Capilla Sixtina con un gran grupo de artistas.

Hoy casi no concebimos el arte sin la supuesta ‘originalidad’ de la provocación. Muchas veces, incluso los creyentes, olvidamos que la belleza es algo que obliga al hombre a elevar la mirada a Dios, y la dejamos aparcada a la hora de buscar la expresión artística.

Ser artista, ya sea pintor, músico, escultor o poeta, no es buscar la rareza o la originalidad provocando y apelando a los más bajos instintos, como parece que algunos entienden el arte, sino que supone una búsqueda y una exaltación de la belleza y de todo lo que el ser humano es capaz de admirar en la creación.

El Papa Juan Pablo II dedicó su “Carta a los Artistas” a todos aquellos que con apasionada entrega buscan nuevas «epifanías» de la belleza para ofrecerlas al mundo a través de la creación artística. Buscar la belleza y transmitirla es convertirse en imagen de Dios creador, lo demás, es desfigurar el arte y quitarle su nobleza.

Y os preguntaréis qué tiene que ver este tema con la defensa de la vida. Pues TODO. Nada hay más bello que el ser humano, creado por Dios a su imagen, con un alma, un cuerpo y una mente capaces de exhalar la mayor de las bellezas incluso en el dolor y la enfermedad. Y nada hay más triste que ver esa belleza que Dios ha derrochado en la vida, contaminada por el hombre que no ha sabido valorarla.

Pienso que cuando el Papa Benedicto insta a los artistas a ser custodios de la belleza, está también apelando a todos los hombres, que no somos dueños de la vida, para que nos volquemos en cuidar y defender “esta” belleza, puesto que somos custodios y administradores de la misma. Hoy tenemos ante nosotros otra gran labor, la de despertar nuevamente la conciencia de la belleza del don de la vida.

11 comentarios:

Ricardo dijo...

Una entrada muy interesante y unas palabras muy hermosas las del Papa. Valorar la belleza y transmitirla con nobleza es la misión de un artista.

Angelo dijo...

Me encanta qel post que has realizado, una invitación a dar gracias a Dios por la belleza que ha puesto en sus criaturas, de forma especial la del ser humano. Cuanto para contrastar con el culto al cuerpo que hoy se ha convertido para muchos y muchas en su dios. La verdadera belleza está en el alma inmortal que Dios nos ha dado. Gracias elige. Un beso fuerte

Angelina de Maria dijo...

GRACIAS AMIGA!!
TUS PALABRAS ME DAN ALIENTO,Y HERMOSO LO QUE HAS ESCRITO HOY...Y COMO CUSTODIO DE BELLEZA TAMBIEN ME MOLESTAN ESAS RARAS INTERPRETACIONES QUE EXISTEN HOY EN DIA DE BELLLEZA,CAYENDO EN PORNOGRAFIA BARATA,O MOSTRANDO APOLOGIAS DE LO TRISTE ,DE MUERTE,DE QUE TODO ESTA PRDIDO...
SIENDO QUE CREO CON MI MENTE Y CORAZON QUE JESUS Y MARIA ESTAN EN LA TIERRA CAMINANDO JUNTO A NOSOTROS Y NOS HAN VENIDO A AYUDAR CON EL REVOLTIJO QUE HAY EN ESTA TIERRA...BUENO YA SE ME SOLTO EL FRENO Y ME ENLOQUEZCO ESCRIBIENDO...EN FIN AMIGA QUE DIOS TE REGALE UNA LINDA SEMANA,DE LA MANO DE MARIA.

ANGELINA DE MARIA.PA'SERVIRLE

Juanjo dijo...

Para la mayoría de nosotros, ver la belleza en el don de la vida, que a veces es doliente, pobre, impedida, es mucho mas difícil que apreciar la belleza en cualquier otro lugar de la naturaleza. De ahí que los ecologistas y los defensores de los animales defiendan el aborto como si eso no fuera una gran paradoja.

En cuanto al arte, el Papa parece que predicara en el desierto, porque lo que ahora se considera arte, muchas veces no es más que una provocación para llamar la atención.

Anónimo dijo...

Hola eligelavida

Me dedico a la pintura, doy clases para adultos y he hecho varias exposiciones y me encanta ver que el Papa dedica especiales palabras para los que nos dedicamos a “crear”, que no a destruir. Un beso.

Fernanda

ARCENDO dijo...

Preciosa entrada. Tenemos un gran Papa, además de un excelente intelectual, es un hombre con una sencillez y una sensibilidad impresionantes. DIOS ES BELLEZA, buscarla y difundirla también es hacer apostolado.
SALUDOS.

Aquiles dijo...

En un mundo consagrado a hacer dinero es raro encontrar a quien se quiera dedicar al mundo del arte; parece hoy algo obsoleto y de otro tiempo, pero me gusta que el Papa hable de ello como de una profesión noble. No hay más que mirar a nuestro alrededor para ver cuales son las cosas que perduran.

mrswells dijo...

MIL GRACIAS POR TU POST DE HOY. ME HA LLEGADO HASTA EL FONDO lo que dice el Papa y lo que dices . Creo que todos los talentos humanos son Arte. Un abogado, por ejemplo, puede crear gran belleza si logra hacer relucir a la justicia.
Mi gran orgullo, mi belleza son mis hijos..a traves de ellos Dios me da la capacidad de poder entregar belleza al mundo

Marta dijo...

Preciosas palabras. Un abrazo.

Oceanida dijo...

Los pintores siempre seran custodios de la belleza, es verdad, pueden transladar belleza que quizas nunca veriamos si no es por ellos, como todos los artistas.

El arte es algo unico que a veces confundimos. Pero tambien es muy amplio.

Y los arquitectos? Uff.

Si. Realmente somos afortunados de poder contemplar las maravillas del arte.

Y hemos perdido tantas.

Un abrazo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Muy grande!!

Un post digno de enmarcación. Las tareas que nos está encomendando este Papa son grandiosas, cada día me gusta más leer a Benedicto.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).