martes, 24 de noviembre de 2009

Sarah Palin: "Sé lo que significa la sonrisa de mi hijo"


Hace un par de años empecé a notar algunos síntomas físicos peculiares, pero familiares, como el olor de los cigarrillos, que me hacía sentir más asco que de costumbre. Entonces empecé a sospechar algo.

No había forma de que yo pudiera comprar una prueba de embarazo en Alaska. Yo era la Gobernadora del estado. Las cajeras del supermercado me conocerían, la gente en la cola también, y lo siguiente que vería sería un titular en la prensa. Mi oportunidad llegó cuando volé a Nueva Orleans para hablar en una conferencia sobre petróleo y gas. Le pedí a mi guardaespaldas que me dejara en una farmacia. De vuelta al hotel, seguí las instrucciones de la prueba de embarazo, hasta que, poco a poco, una imagen de color rosa apareció.

Todd y yo siempre habíamos soñado con una gran familia y, sobre todo, con tener otro hijo. Temí las críticas, porque ese no era el momento ideal.

Se lo dije a Todd. Estaba extasiado. Para él, ha sido siempre: cuanto más, mejor.

Guardamos la noticia para nosotros. Acudí a mi ginecóloga. Me explico que a mi edad tenía más posibilidades de tener un niño con malformaciones o defectos genéticos. Me hizo una ecografía y me dijo: "El cuello del bebé es un poco más grueso de lo que debería…"

Mi primer pensamiento fue, "¿sólo estoy de doce semanas y ya se puede medir el cuello del bebé? ¡Increíble!" Luego recordé que en alguna parte había oído que eso era un signo del Síndrome de Down. El temor surgió en mi corazón, pero pensé: "Dios nunca me daría nada que yo no pudiera llevar. Y yo no creo que pueda llevar eso. A menos que Él me conozca mejor que yo misma, Dios no me daría un niño con necesidades especiales".

Me hice la amniocentesis porque tenía que saber. El resultado fue claro: estaba esperando un niño con Síndrome de Down.

Me sorprendió más allá de las palabras. ¿Cómo podía Dios hacer esto? Obviamente, él sabía que Heather, mi hermana, tenía un niño con necesidades especiales. ¿No es ese suficiente desafío para una familia?

"Tal vez la prueba está mal", pensé. "Quizá es un error. Dios... ¿estás escuchando?"

A los pocos días, Todd regresó de un viaje. Se dejó caer en la cama, aún con el abrigo puesto. Le entregué las imágenes del ultrasonido. "Es un niño", le dije entre lágrimas. El me miró: "¿Lo ves, Sara? ¡Dios sabe lo que está haciendo! Esto es genial".

Me senté en la cama. No sabía cómo decirlo de otra manera que no fuera directamente. "El bebé tiene Síndrome de Down". Todd no habló. Le recuerdo recostado sobre la cama, mirando las imágenes de la ecografía una y otra vez, en silencio, como buscando respuestas. "¿Están seguros?" "Sí, hay un cromosoma adicional". Puso las fotos a un lado y me dijo: "Estoy contento, y estoy triste a la vez". Yo sentía lo mismo. Todd me dijo: "Todo va a ir bien".

A partir de ese momento, Todd no volvió a preocuparse por ello. Pensaba en voz alta, preguntándose qué regalos nos traería el bebé. Empezó a hacer un montón de preguntas a otros padres con niños con necesidades especiales. Desde el principio, mi marido fue mucho más optimista que yo. Su actitud fue algo así como: "Bueno, está bien... ¡allá vamos!"

Antes de que nos diéramos cuenta, yo ya estaba de siete meses. Poco después decidimos hacer público el embarazo. Al mes siguiente me puse de parto. Pensé que era demasiado pronto y le pedí a Dios en silencio, que todo fuera bien. "Por favor, que no le pase nada al bebé". Se me ocurrió pensar: "Estoy tan enamorada de este niño, por favor, Dios protéjelo". Después de todos mis temores y dudas me había enamorado de este precioso niño. Lo peor que me podía pasar era perderlo. Pero Dios sabía lo que estaba haciendo.

Cuando la enfermera lo puso en mis brazos, me sentí abrumada de amor y admiración. Sabía que Dios había respondido a mi oración por completo.

Me alegré de que Dios lo trajera a nosotros pronto. Estábamos tan ansiosos de conocerlo. Cuando lo vi, mi corazón se inundó de una alegría indescriptible. Cuando hoy en día miro a mi precioso hijo, sé lo que significa su sonrisa.

Esta es una traducción libre de un resumen de un extracto de las memorias de Sarah Palin © Sarah Palin 2009 Extracted from Going Rogue: An American Life, by Sarah Palin, to be published by HarperCollins on December 10.

20 comentarios:

Carlos dijo...

Impresionante. No sabía que Sarah Palin tenía un hijo con síndrome de Down pero me alegro de que haya relatado su experiencia. Es una madre trabajadora, de familia numerosa y abuela jovencísima. Un saludo.

Teresa dijo...

Me ha gustado leer el testimonio de una política que predica con el ejemplo. Todo lo que cuenta es muy humano y esperanzador.

Anónimo dijo...

Hola, soy madre de una niña con SD. Me he sentido muy identificada al leer el texto. Yo tambien me hice la amniocentesis porque tenía que saber, aunque en ningún momento tuvimos intención de abortar. Tambien sufrimos esos sentimientos de duda y tristeza mezclada con alegría Y HOY SOMOS MUY FELICES CON NUESTROS 4 CHICOS Y NUESTRA NIÑA CON SINDROME DE DOWN. Gracias por este blog que tanto bien hace.

Marucha dijo...

Es conmovedor este relato.


Un hijo es una sonrisa de Dios dibujada en nuestro corazón.

Los hijos son un regalo de Dios, sólo El sabe que característas especiales tendrá la creatura, pero todos traen una gran necesidad de ser amados.

NO DEFRAUDEMOS LA CONFIANZA QUE HA TENIDO DIOS AL PERMITIRNOS SER PADRES.

Guerrera de la LUZ dijo...

Qué bonito Elige. Yo tengo una amiga que tiene 5 hijos, uno de ellos es Down, y ella siempre dice que es el que más alegrías le da. Toda la familia le quiere con locura, son felices.

Ahora eliminan a todos los niños Down, a todos los enfermitos, a todos los que no sean perfectos. ¿No es eso nazismo puro y duro al más puro estilo Auschwitz?

Besos.

GUERRERO dijo...

Bellísima la historia, y más bello aún el final de la misma.Son vivencias que deben reafirmar nuestra defensa inquebrantable de la vida,desde la concepcion hasta su muerte natural.

Amig@mi@ dijo...

Toda una lección de la que aprender.
Con mi última hija, yo ya madurita tenía que hacerme la prueba... me negué.
Gracias a Dios todo fue bien.
Un testimonio precioso.
Besos

Fran dijo...

Creo que Sarah pensó desde el principio en su hijo como lo que él era: una persona con su propia identidad. Por eso pudo entender que su hijo la necesitaba ya. Y pudo empezar a quererle.

Cuando se está lleno de egoísmo se prefiere no ver ni sentir, no saber.

Florencia dijo...

Me emciona leer esto!!! Gracias Elige por acercarnos este testimonio, es un verdadero ejemplo de amor a la vida.
Todos hemos pasado por esa ecografía de las 12 semanas en la que miden el cuello del bebé para ver si tiene S.D. Con nuestro último bebé, al médico le pareció que era un poco más ancho q lo q debería ser, es terrible el miedo que se siente, quisiera decir que no lo sentí, pero sería mentir. Al final no, estaba bien, pero el temor me duró todo el embarazo. Sé que no es una buena noticia saber que tu hijo padece alguna discapacidad, el tema es una vez más, como lo tomamos, como le hacemos frente, se trata de tu hijo y el amor no cambia por que esté enfermo o sea discapacitado, todo lo contrario!!!!
Un verdadero ejemplo el de Sarah Palin y más en un país, en el que no se tiene ningún reparo en matar a los bebés si tienen algún defecto. Gracias a Dios por esta familia.
Un beso!!

Oscar dijo...

Un relato edificante. Me he encantado leerlo.

Ricardo dijo...

Gracias Elige por este conmovedor relato. Imagino que serán unas memorias muy interesantes. Unas elecciones presidenciales contra Obama no son cualquier cosa.

Florencia dijo...

Sabés que en Argentina todavía por medio de la ecografía no se detecta bien el S. Down? Conozco 3 casos en mi ciudad, uno es compañero de jardín de mi hija, que se enteraron de su condición el día que nacieron. En las ecografías no habían visto nada, y la amnio se deja para casos complicados, en los que realmente se justifique hacer ese estudio xq es invasivo y puede hacerle mal al bb, es riesgoso.
Con esto te digo q la duda la tenemos prácticamente todos, algunos más, otros menos. Recién ahora, hace muy poco, están empezando a haber ecógrafos mejores, pero en las grandes ciudades, claro.

eligelavida dijo...

Hola a todos y gracias por vuestros comentarios. Perdonad que haya tardado tanto en subirlos pero he estado sin Internet.

mrswells dijo...

El niño se parece a mi familia...

Este relato y todo lo que contais es precioso. PERO YO PIDO MAS. No nos conformemos con que el niño nazca, después hay que quererlo y no se puede querer a nadie SIN identificarse con él y reconocer su valor individual, llegará un día en que decir palabras como necesidades especiales o sindrome down sonará un crimen (decirlas) como ahora llamar "negro" a una persona, precisamente por la marginación que la etiqueta conlleva..pero mira, ahi esta obama de presidente, nunca se sabe, estos niños son el futuro

FOTELIAS dijo...

Hola Elige.
Una bella historia real llena de "esperanza" y de "vida" para todos y en especial para los americanos.
BENDICIONES.

bate dijo...

No me cabe la menor duda que esta mujer llegará a ser presidenta de los USA. Se llegará a comer de un bocadito al mesias Obama. Principios, contra marketing. Los USA no es España, gracias a Dios. Este texto dice mucho de esta mujer.
Un cordiasl saludo Elige.

TERE dijo...

Hola Elige! Qué bonita historia la que nos cuentas. Me da gusto que haya mujeres como ésta que platican y difunden su ejemplo para que otros encuentren apoyo.
Cuando yo estaba esperando a mi segunda hija el doctor me preguntó si quería hacerme los estudios. Yo dije que no. En ese momento yo sentí que si me hacía los estudios y resultaba que mi bebé venía con SD, la angustia, el miedo y la preocupación que sentiría por el resto del embarazo le iba a transmitir a él, así que decidí abstenerme, porque al fin y al cabo, de todos modos lo iba a tener.

Luis y Mª Jesús dijo...

¡Qué maravilla!, ¡qué bien hace las cosas Dios!, lo malo es que muchas veces, abusando de buestra libertad no Le dejamos hacer.
Gracias Elige.
Besos

Rosa dijo...

precioso!!! con tu permiso te voy a copiar y lo voy a poner en un grupo de facebook. Gracias

Anónimo dijo...

Genial brief and this mail helped me alot in my college assignement. Thanks you for your information.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).