miércoles, 18 de noviembre de 2009

Historia de una monja: “No dejaremos que nos quiten la Cruz”


Helen Kafka nació en Moravia, la zona más católica de la actual República Checa. Desde muy joven quiso ser religiosa y con 20 años entró en la Congregación Hospitalaria de los Franciscanos de la Caridad de Viena, tomando el nombre de Sor María Restituta en honor a una antigua mártir de la Iglesia.

"Fue una auténtica enfermera, pronto se convirtió en una institución en Mödling; su capacidad como enfermera, su determinación y calor hacían que muchos la llamasen Sor Resoluta, en vez de Sor Restituta", declaró Juan Pablo II en su beatificación.

En marzo de 1938 tiene lugar el Anschluss, la anexión de Austria por Alemania y las nuevas autoridades políticas pro-nazis prohíben los crucifijos en los hospitales. En el hospital de Sor Restituta se ha construido un ala nueva... y en cada habitación ella coloca un crucifijo, en abierto desafío a la normativa.

Un médico la delata a las autoridades y la Gestapo la detiene el Miércoles de ceniza de 1942. Es condenada a muerte. Le ofrecen la libertad a cambio de que renuncie a su Congregación. Ella se niega y es decapitada el 3 de marzo de 1943 en la prisión de Viena. El capellán de la prisión le hizo la señal de la cruz en la frente antes de la ejecución. Sus últimas palabras conocidas fueron: "he vivido por Cristo; quiero morir por Cristo".

"Mirando a la beata Sor Restituta podemos ver a qué alturas de madurez interior puede llegar una persona conducida por la mano divina. Arriesgó su vida para ser testigo de la Cruz. Mantuvo la cruz en su corazón, dando testimonio otra vez antes de ser ejecutada, cuando pidió al capellán que le hiciese el signo de la cruz en su frente", señaló Juan Pablo II durante la beatificación.

"A los cristianos nos pueden quitar muchas cosas, pero no dejaremos que nos quiten la Cruz como signo de salvación. ¡No dejaremos que la quiten de la vida pública! Escucharemos la voz de nuestra conciencia que dice: hay que obedecer a Dios antes que a los hombres".

Fuente: Fluvium

21 comentarios:

Ricardo dijo...

Elige, gracias por este relato. No conocía la historia de esta mártir pero me consta que hay muchos hombres y mujeres que en el siglo XX fueron verdaderos testigos de la fe.

Gracias también por tu correo. Un saludo afectuoso.

Oceanida dijo...

Mi profundo respeto hacia esta mujer. Realmente estas historias me asombran.

Sinceramente, a mi me da igual que esten los crucifijos o no en la vida publica, no me molestan pero tambien entiendo que haya gente que se sienta incomoda.

La vida publica es lo que es, en ella no solo existen personas cristianas.

Me pregunto que se pensaria si por todas partes se exhibiera la media luna o la estrella de David, etc...

Recuerdo un dia en clase cuando tenia unos 11 anos, habia una companera que era testigo de Jehova y en clase de religion ( obligatoria ) ella se sentia incomoda hasta que le dijo al sacerdote que nos impartia clase que si se podia salir, ya que ella no era catolica, el sacerdote la dijo que no, que tenia que escuchar como todo el mundo y la obligo a quedarse. No me puedo olvidar como se paso toda la clase llorando en silencio. Me parecio de lo mas humillante.

No se puede pensar que lo nuesro es lo mas importante y obligar a los demas a tragar. Es Intolerancia.

Que hay de malo en que cada uno tenga su crucifijo en casa, porque tenemos que empenarnos en que los demas sean como nosotros?

Me parecio increible la historia de esta monja, admito que es un ejemplo de fortaleza y valentia increible, no solo en el aspecto religioso. Ojala todos tuvieramos esa fuerza para con lo que amamos.

Un saludo.

Angelina de Maria dijo...

NADIE PODRA APARTARNOS DEL AMOR DE DIOS...
LA CRUZ ES NUESTRA SI NOS LA QUITAN NOS TATUAREMOS:LA FRENTE ,LAS MANOS,LOS PIES Y EL CORAZON...CLARO NOS QUERRAN QUITAR LA VIDA POR ELLO...QUE ILUSOS ,TENEMOS VIDA ETERNA JAJAA
TE QUIERO AMIGA ELIGE...
ALGUN DIA NOS DAREMOS UN ABRAZO.
SEGURAMENTE ESTAREMOS JUNTAS EN ALGUNA BATALLA.

SERVIDORA DEL SEÑOR:ANGELINA.

ARCENDO dijo...

Otra dioscencia... jajaja. Eso de "hay que obedecer a Dios, antes que a los hombres", también lo he sacado yo en mi post de hoy.. jajaja.
Que gran MUJER nos presentas hoy, todo un ejemplo a seguir. UN CORDIALÍSIMO SALUDO.

eligelavida dijo...

Ricardo, el Papa Juan Pablo beatificó y canonizó a muchos mártires del siglo XX prácticamente desconocidos fuera de sus países pero que son un gran ejemplo en sociedades como la nuestra donde, bajo el nombre de democracia, se actúa muchas veces con absoluto totalitarismo, comenzando por la falta de libertad que hay en los partidos políticos. Ha llegado un momento n que el Estado entra a juzgar las conciencias. Increíble.

eligelavida dijo...

Hola Oceanida. Bienvenida. A modo de anécdota puedo contarte que hace un año estuve un par de meses en Nueva York, coincidiendo con la Navidad. Aparte del Papa Noel de Coca Cola, me temo que inevitable ya en nuestra cultura, vi muchos crucifijos, Belenes, y Misterios del Nacimiento expuestos en las tiendas, las entradas de los hoteles y hospitales, librerías como Barnes and Noble e incluso en el Radio City Music Hall, y ninguno de estos lugares son sospechosos de fundamentalismo religioso. La gente lo aceptaba respeto.

También te diré que la Navidad católica coincidió con lo que los judíos llaman Hannukah o Jánuca, una festividad muy importante donde durante ocho días consecutivos se van encendiendo las 9 velas de un candelabro de varios brazos. En muchos lugares (por ejemplo en la recepción de la casa de apartamentos donde vivíamos) junto al árbol cristiano y el Nacimiento se exponía el candelabro y, como puedes imaginarte, jamás nos molestó. Por el contrario, siempre lo contemplamos con absoluto respeto. Uno de los vigilantes, judío (llevaba el ‘kipá’ o pequeño gorro que utilizan algunos) nos felicitó la noche del 24 de Diciembre con un ‘Merry Christmas’. Nosotros también le deseamos un ‘Happy Hannukah’. ¿Te imaginas a los picajosos europeos exigiendo que se guarde el candelabro o el Nacimiento porque molesta? ¿A quién?

eligelavida dijo...

Arcen, me gusta eso de Dioscencia. La última frase está entrecomillada porque no es mía. La dijo el Papa durante la homilía en la beatificación de Sor Restituta. Profética, ¿verdad?

eligelavida dijo...

Angelina, ¡qué bonitas palabras! Yo también espero que llegaremos a conocernos en alguna batalla. Recibo tus correos con frecuencia. Gracias por tenerme entre tus contactos. Un abrazo.

Anónimo dijo...

El "lobby" proabortista no se da por vencido. Gracias a Dios fracasó en Tele 5 y ahora lo intenta en TVE 1. Vamos a hacérselo naufragar.
Es muy fácil votar:

Pinchar:
1º en http://www.rtve.es/noticias/encuesta/20091016/encuestareforma-ley-del-aborto/encuesta-13391.shtml

2º marcar no

3º votar.

Y ya se votó automáticamente.

ES IMPORTANTE EXPRESAR VUESTRA OPINION. VOTAR ANTES QUE QUITEN LA ENCUESTA Y PASARLA.

Luis y Mª Jesús dijo...

Yo tampoco conocía la vida de esta mujer. La coherencia es un ejemplo muy necesario hoy en día.
No entiendo que a nadie le molestela Cruz porque simboliza perdón, entrega, sacrificio...
Solo al demonio le puede molestar y, claro, el demonio campa a sus anchas hoy entre nosotros.
Gracias Elige por estos ánimos.
Besos

Carmen dijo...

Hola Eligelavida. Aquí sigo, totalmente enganchada a tu blog. Me gustó el artículo que dedicaste al crucifijo y me alegro de este testimonio de hace unos años. Puede que hoy nadie nos pida que seamos mártires, pero sí que al menos reaccionemos. Un abrazo.

Sancho dijo...

Ojalá que todos los cristianos nos grabáramos esta frase del Santo Padre en la cabeza. Yo desde luego, la suscribo. Menos respetos humanos y adelante. ¡No dejaremos que nos quiten la Cruz, que es nuestro signo de salvación!

Angelo dijo...

Y creo que hay que hacerlo en mil gestos pequeños que surgen durante el día. desde hacer la señal de la cruz al salir de casa, o al comer en un restaurante. Yo llevo dos semanas poniendo una pequeña cruz en mi mesa de trabajo. He visto las caras de sorpresa, hasta ahora nadie me ha dicho nada. Sé que se ha comentado por atrás ¿y qué? no la pienso quitar. Y confieso que no me resultó fácil, pero ahora me alegro de haberlo hecho. Vuelvo a repetirte, cuantos santos desconocidos, y es que no seguimos las beatificaciones y canonizaciones del pasado siglo y de este. Y me doy cuenta de que vale la pena hacerlo. Gracias

Aquiles dijo...

Un ejemplo de total actualidad. El gobierno italiano ha dicho que no va a retirar los crucifijos. Aquí, por supuesto, nadie ha dicho nada. Siempre los más cobardes. Estoy esperando que algún político católico (que al menos de nombre, lo hay) haga alguna declaración.

Teresa dijo...

Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.

eligelavida dijo...

Anónimo, gracias por la información. Yo ya he votado.

Mª Jesús, esa es la palabra: coherencia. Una cosa es lo que nos quieren imponer, y otra que lo aceptemos en silencio. Un abrazo.

Hola Carmen. Pues sí, pero reaccionar requiere también un cierto valor. Nuestros políticos son demasiado cobardes como para manifestarse.

Sancho, la frase es espectacular y de total actualidad. Tengo que ver en que año fue la beatificación de esta religiosa, pero podría haber sido dicha ayer. Un saludo.

eligelavida dijo...

Angelo, no dudes que se habrá comentado.

Los enemigos de Cristo y de la Iglesia llevan intentándolo mucho tiempo, pero es ahora cuando probablemente se están encontrando con el camino trillado. Un saludo.

Natalia Pastor dijo...

Una historia maravillosa, la cual desconocía por completo.
La cruz es símbolo de amor,entrega y perdón.
Los que desean arrinconarla y hacerla desparecer son los mismos que están entregados a la ingenieria social.
El objetivo supremo del poder, hoy, en España, es aniquilar cualquier vestigio de corte tradicional. Ya sea en la educación o en la estructura familiar, en la religión o en la identidad nacional, la política marcha expresamente orientada al exterminio de todo lo que recuerde a la sociedad «vieja», caduca, de todo lo que pueda representar un obstáculo para la sociedad «nueva».
Este proceso no ha empezado ahora, lleva muchos años en marcha, pero es ahora cuando se ha convertido deliberadamente en programa de gobierno: se trata de liquidar, de hacer desaparecer el mundo tal y como lo hemos conocido.

Guerrera de la LUZ dijo...

Yo cada día estoy más y más orgullosa de ser cristiana.

Mi última adquisición: una sudadera negra de Rammstein (un grupo de metal industrial) en el concierto el otro día, CON LA CRUZ en la espalda.

Si es que no podrían quitarla ni aunque se empeñaran durante siglos... La Cruz es la raiz, el centro del Universo de donde mana el Amor que mueve el mundo.

Besos.

Oceanida dijo...

Asi es Elige, llevas toda la razon.
Aqui se muestran simbolos de todas las religiones en todos lados, y a nadie le molesta, pero si eso pasara en Espana, se armaria un caos tremendo.

Porque siempre y unicamente a sido la cruz cristiana la que ha presidido siempre todos los sitios.

Esperemos entonces, que toda las personas tengan el icono de su religion en su vida publica.

eligelavida dijo...

Oceanida:

No hay nada que esperar, a nadie se le prohíbe, sólo a los católicos se les obliga a quitarse la cruz del cuello, el crucifijo de las aulas o el Rosario del coche. Y eso sucede en países que se llaman democráticos, que no quieren reconocer su origen cristiano, pero que pertenecen a Europa, antes conocida como ‘la Cristiandad’. La culpa está en la tibieza de los propios católicos, principalmente los políticos, que callan porque temen no parecer lo suficientemente ‘progres’, y en la intransigencia y la tiranía de los ateos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).