miércoles, 25 de noviembre de 2009

Encerrado en un supuesto ‘coma vegetativo’


Rom Houben quedó totalmente paralizado hace 23 años como consecuencia de un accidente automovilístico. Durante todo este tiempo, los médicos afirmaron que se encontraba en estado vegetativo, por lo que no podía entender, hablar, oír o comunicarse. Por el contrario, Rom escuchaba y comprendía todo lo que se decía a su alrededor.

El diagnóstico fue realizado mediante una serie de exámenes internacionalmente aceptados (la llamada Escala de Glasgow) para evaluar la vista, el oído y las respuestas motoras. La conclusión fue que su conciencia estaba extinguida. Hace tres años, la nueva tecnología de escáneres mostró que su cerebro aún funcionaba de forma casi normal. Hoy, con 46 años, por fin ha podido comunicarse. Puede hablar mediante ordenador y leer libros. "Todo el tiempo estaba literalmente soñando con una vida mejor. Frustración es una palabra demasiado pequeña para describir como me sentía", ha declarado.

Pienso que no sería muy aventurado suponer que existen otros muchos casos de ‘comas’ o ‘estados vegetativos’ que no son tales en todo el mundo. Y no estamos hablando de que la ciencia haya podido curarle. Tan sólo de que gracias a los avances tecnológicos, los médicos empezaron a pensar que quizá su cerebro no estaba muerto, como habían declarado.

El doctor Laureys, responsable del descubrimiento, afirma que una gran parte de los pacientes en estado vegetativo están mal diagnosticados. Unos ‘vuelven a la vida’, otros mueren después de un tiempo, otros me temo que son eliminados como Terri Schiavo a base de quitarles la hidratación y el alimento.
Un tema muy serio para reflexionar...

12 comentarios:

Angelo dijo...

¿Cuantos se habrán aniquilado siendo conscientes de ello?. una vez más se demuestra al debilidad y la nada del ser humano. La prepotencia de adueñarse de la vida, como si fuese el creador de ella. Un testimonio digno de post.
Estoy pendiente de los videos queme pedistes en Orvalle. Un beso.

Oceanida dijo...

Wow!

Me he quedado con la boca abierta y pensando que en estos casos tambien debe ayudar el grado de fuerza y las ganas de volver a la "vida" del que esta en esta situacion.

El ser humano tiene una enorme capacidad de voluntad, que desgraciadamente hasta no estar en estos casos, no usa.

Los avances en este aspecto son asombrosos. Bien por todos los medicos que no se dejan vencer.

Un abrazo.

Marta dijo...

¡Qué tortura! No se si yo hubiera podido aguantar eso.

Luis y Mª Jesús dijo...

Recuerdo que uno de los ginecólogos que me atendió una vez se molestó porque le dije: usted hable como médico, no como Dios, ¿vale?.
Los médicos tienen las limitacónes de la ciencia, pero a veces les falta humildad para reconocerlo.
Besos

Pablo dijo...

Estimados: si bien es cierto que Houben está consciente según se ha determinado, el método de comunicación que se está usando es fraudulento. El que escribe no es él sino su terapeuta, que probablemente lo haga de buena fe. Esto se llama "comunicación facilitada" y se basa en el efecto ideomotor; es reconocida como un fraude desde hace años. Vean los videos: el pobre hombre ni siquiera ve la pantalla donde está escribiendo. Piensen ustedes, antes de opinar ligeramente, si después de 23 años así quisieran vivir o por el contrario desearían terminar con la tortura que representa estar encerrado en el propio cuerpo.

eligelavida dijo...

Pablo

No puedo ni tan siquiera imaginar cómo se sentirá una persona que ha pasado (y sigue pasando) por un hecho tan traumático. Pero es evidente que, donde parecía que existía un coma vegetativo, resulta que hay un cerebro funcionando. Si no fuera así, nadie se plantearía siquiera cuales son los sentimientos de este hombre, pues daríamos por hecho que no siente nada.

Basándose en la suposición de que se trata de cuerpos vivos con un cerebro muerto, se dejó de alimentar a Terri Schiavo y murió, no por muerte natural, sino por falta de una atención básica por parte de sus semejantes.

Gracias y un saludo.

Pablo dijo...

Terri Schiavo tenía un daño cerebral extensísimo e irreversible, según quienes hicieron la autopsia. Houben tiene el cerebro en mucho mejor estado, y supongo que le ocurrió algo similar a esas personas que pasan años sin que se les diagnostique una enfermedad rara porque los médicos no conocen la tecnología disponible para hacerlo. Sólo quise llamar la atención sobre la cruel farsa de hacer que este pobre hombre escriba cosas que obviamente no puede decir, y sobre el uso que se le está dando a su caso.

Pantagruel dijo...

El cerebro de Terri Schiavo fue estudiado despues de su muerte, y era un cerebro destruido. No se pueden utilizar casos como el del pobre belga este para hacer demagogia. Todos los expertos deben saber distinguir un coma de un estado vegetativo, y de un síndrome de cautiverio que parece ser la situación en la que se encontraba el belga. Nadie debiera ser diagnosticado de coma, o de estado vegetativo sin ser valorado por un neurólogo experto. La Resonancia y otros estudios ayudan, pero en general dicen poco por sí mismos. Destacar los pocos casos en los que se cometen errores, además casos con diagnóstico llevado a cabo hace muchos años, cuando la tecnología era muy distinta, no conduce sino a aumentar la ansiedad de los familiares de personas que se encuentran en esas situaciones. Para más información sobre el síndrome del cautiverio se puede revisar el caso del redactor jefe de Elle, que por un ictus de tronco cerebral estuvo en ese estado el tiempo suficiente para escribir un libro ("La escafandra y la mariposa"). No se debe sembrar la duda en cada caso. Las personas en lista de espera para trasplante de órganos nunca agradeceran bastante la confusión que sembráis con estas posturas absurdas, en las que por ignorancia o por mala fe mezclais unos conceptos con otros (coma reversible, estado vegetativo, estado de mínima consciencia, muerte cerebral, síndrome del cautiverio...) No te escribo esto para que lo publiques, sino para tu propia información. Documéntate antes de hablar y de barrer siempre en la misma despiadada dirección, tan falta de empatía con los seres humanos sufrientes en aras de respetar presuntos designios divinos, tan crueles. Gracias por tu atención.

eligelavida dijo...

Pantagruel, ¿Cómo te va? Hace tiempo que no sabía nada de ti. Sobre el caso de Terri, lo que se plantea es que no murió de muerte natural, ni por enfermedad, ni porque su cerebro estuviera mal, sino porque no se le dio agua y alimentos. ¿Es eso una muerte DIGNA?

Los partidarios de la eutanasia decían que había que ‘ayudarla a morir’, es decir, matarla, para que no sufriera. Pero si verdaderamente estaba en coma, entonces no sufría. Sólo vivía, y no artificialmente. Simplemente alimentada, como Eluana Englaro, a quien también se dejó morir por falta de los cuidados más elementales.

¿Te parece apropiado y justo que una persona tenga poder sobre la vida de otra? ¿Quién y en función de qué?

Un saludo

Pantagruel dijo...

Con todo, vuelvo a insistir que Terri y Eluana estaban en estados vegetativos persistentes bien diagnosticados, sin duda alguna, aunque en el caso de Terri se planteara por algunos de los expertos que la valoraron que podía estar en lo que se llama "estado de mínima conciencia", en el que además de las funciones vegetativas se conserva alguna capacidad de interaccionar con el entorno, y en la que es más dificil establecer un pronóstico definitivo de irreversibilidad; la autopsia dio la razón a quienes defendían un estado vegetativo.

Terri y Eluana no estaban en un síndrome de cautiverio, como está el belga de tu entrada o estuvo el redactor de Elle; en este síndrome el paciente está completamente consciente, pero es incapaz de moverse, y por tanto no puede expresarse de forma alguna, por lo que parece estar en coma, o vegetativo, y lo importante es darse cuenta de que no es así. Es una situación bien distinta de la de Terri o Eluana, en la que hay que buscar la forma de entablar contacto con el paciente buscando algún movimiento residual: el dedo de un pie en el belga; el párpado del ojo izquierdo en el caso del redactor. Puesto que un neurólogo siempre tiene en cuenta la posibilidad de un cautiverio cuando valora a un paciente en coma, es más dificil que se le pase por alto esta situación.

Finalmente, ni Terri, ni Eluana, ni el belga, ni el redactor estaban en "muerte cerebral"; para ello todas las funciones cerebrales, las conscientes y las vegetativas, deben estar anuladas irreversiblemente, aunque el corazón siga latiendo automaticamente por algun tiempo. La muerte cerebral es la muerte de la persona, con todas sus implicaciones, y es la única situación en la que está permitido extraer los órganos para transplante, mientras el coraszón aun late, y la respiración se mantiene artificialmente con un respirador. Supongo que no tendrás ninguna objeción a esto, que está recogido por las leyes, y aceptado por la ICAR.

Perdona el rollo, pero son conceptos que se deben tener claros, porque en su conocimiento y en la aplicación de lo que de ellos se deriva, está implícita la tranquilidad de unas personas, y la vida de otras. No se pueden mezclar alegremente para decir siempre "adelante con la vida", porque a veces ya no la hay ("muerte cerebral") y otras es una vida que muchos no quisieran vivir ("estados vegetativos"). El "cautiverio" es otra cosa, y quien está en un cautiverio puede y debe opinar por sí mismo acerca de su futuro. Lo más importante es un diagnóstico correcto de cada situación, cada una con sus propias implicaciones.

Otro día si quieres hablamos de la eutanasia, que es otra cosa.

Gracias, perdón por la extensión y saludos.

Pantagruel dijo...

Querida Elige, me va bien. Estoy ausente de la blogosfera, aunque la sigo con el rabillo del ojo.

El debate detrás de estas situaciones es muy complejo como para despacharlo en dos palabras, y como vosotros haceis, siempre en la misma dirección: prolongar la vida a toda costa, con las excepciones que tú ya sabes.

Ni en el caso de Terri, ni en el de Eluana, ni en otros similares, se puede hablar de eutanasia, que es dar la muerte activamente. Ellas estaban en una situación en la que necesitaban ser alimentadas e hidratadas, para mantener una vida sin componente cognitivo, con funciones estrictamente vegetativas: respirar, latir y mantener más o menos ciclos de sueño y vigilia, sin conciencia, emociones ni razón.

La mayoría de los eticistas están de acuerdo en que interrumpir la alimentación e hidratación en estos casos no atenta contra ningún principio ético mayor, ni de no maleficiencia ni de beneficiencia; no se trataría ya de personas, sino de carcasas de personas. Se puede temer que esta actitud se generalice a otros seres que llegan a esa situación, como por ejemplo a pacientes con Alzheimer terminal, y no hay nada de malo en ello; somos humanos y podemos debatir sobre nuestro propio fin. La eutanasia también puede ser objeto de debate, pero ni a Terri ni a Eluana se les practicó eutanasia, simplemente se le retiraron cuidados artificiales. Por cierto, que la muerte por estarvación no implica gran sufrimiento, como se sabe por las personas que han fallecido por huelga de hambre.

La decisión de interrumpir alimentacón u otras limitaciones no debe ser decisión del médico, que se limitará a constatar la situación vegetativa en la que se encuentra el paciente, ni tampoco corresponde a la familia o cuidadores, más que de forma subsidiaria. Idealmente cada uno de nosotros debería dejar explícito su plan anticipado de asistencia, en el cual conste expresamente el deseo de cada uno si se llega a esas circunstancias. En estos casos, el marido de Terri, y el padre de Eluana, tuvieron que decidir en función de lo que creían que ellas deseaban, y lo horrible es que para hacerlo tuvieron que enfrentar durante años a fuerzas retrógadas, sin ninguna relación humana con sus seres queridos, ajenas e insensibles a su dolor, que trataban incluso de modificar las leyes para prolongar su sufrimiento real y el sufrimiento delegado de Terri y Eluana, que como tú bien dices, ya no podían sufrir, pero lo hubieran hecho de haberse visto llevando eso que vosotros aun llamais "vida". Dios nos libre.

(Continúa)

Pantagruel dijo...

La moderación ha invertido el orden de mis dos últimos comentarios. Si se lee primero el que aparece último se encuentra mejor el hilo y el sentido. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).