miércoles, 7 de octubre de 2009

Ven y verás


Cuando sor Verónica llegó al convento de las Clarisas de Lerma en 1984, hacía 23 años que en el monasterio no ingresaba una novicia. Pero ella no lo dudó. A sus veinticuatro años había decidido que «no merece la pena gastar las fuerzas en lo que tiene fin». Al poco tiempo, ya era maestra de novicias, y las vocaciones comenzaron a fluir de manera casi milagrosa.

Verónica relata (en el libro ‘Clara ayer y hoy’ de la editorial BAC), que el día de su primera comunión el sacerdote le dijo: «Si quieres ser feliz un día, estrena un par de zapatos; una semana, mata un cerdo; toda la vida, hazte monja de clausura».

Hoy, en un tiempo casi desértico de vocaciones sacerdotales y religiosas, el monasterio de las clarisas de Lerma crece como la espuma, hasta el punto de que un 10% de las novicias de toda España se concentran allí.

Yo estuve en el monasterio hace unos años con mi familia. Entramos de casualidad, viajábamos camino de Madrid y buscábamos un lugar donde hubiera Misa por la tarde. Los lugareños nos dijeron que el único sitio donde podía haber Misa a esas horas era en las clarisas, porque celebraban una fiesta especial.

Al entrar en la Iglesia vimos con sorpresa que las monjas eran tantas que ocupaban la mayor parte de los bancos y la zona de clausura la habían tenido que ampliar fuera de la verja, poniendo una separación del resto de los fieles. Pero lo que más me llamó la atención fue la juventud de las monjas, la mayoría por debajo de los treinta.

Se levantan a las dos y media de la madrugada para rezar maitines y de nuevo a las seis y media. El día lo dedican a la oración (seis horas), al trabajo (cinco horas en la huerta o de reposteras) y al estudio. Comen y trabajan en silencio.

¿Qué puede llevar a un grupo de chicas jóvenes a entrar en estos tiempos en clausura y dedicar su vida a la contemplación?

Dice sor Verónica: «No sé un momento puntual en que Él me llamara; me puse a seguirle. Me coloqué en la fila de los cristianos y de los consagrados, y aquí estoy, en la Iglesia de Cristo.

Al conocer a Jesucristo, mi Vida y mi Salud, no pude más que abrazarle y no querer soltarle jamás.

ÉL ha crecido en mí, y yo he crecido en Él, y no pude más que elegirle como el amor de mi juventud: Señor mío y Dios mío, mi inseparable vivir. Él es mi identidad, Él es mi destino y mi vocación.

¿A quién voy a seguir? Sólo a Él, mi único e incomparable».


14 comentarios:

Teresa dijo...

Una historia emocionante.

Ricardo dijo...

En estos tiempos materialistas, impresiona ver la felicidad de estas chicas jóvenes. Ojalá este vídeo sea de los más vistos del Youtube. Merece la pena verlo.

Antecedente dijo...

Me he quedado sin palabras al ver tanta maravilla.

Yajaire de DIOS dijo...

Hola me gusta mucho la vida de clausura, yo también elegi la vida de clausura me hice monja a los 18 años, tenía tanto miedo dejar mi familia y amigos, pero Dios me ayudo, me gusta el deporte de Surf,y una vez praticando este deporte en el mar, senti como el Señor Jjesús me llamaba con una paz que solo el puede dar a los que llama,empece hacer un poquito de oración,y cada día antes de meterme al mar, oraba y eje la la tabla y mi fui de monja carmelita, estoy muy feliz de ser toda para el Señor y consagrar mi vida al servicio de la iglesia,aunque en mi comunidad no an entradado religiosas hace ya mucho tiempo,pienso que Dios sabra la hora y momento cuando nos dara nueva vocaciones, de eso estoy seguro, me alegro por las de Lerma muchas personas le ha hecho mucha fama, me alegro por ello,pero no dejo yo de orar cada día con las esperanza de que en mi convento puedan tocar las puertas algunas jóvens generosas que quieran entregar su vida al Señor, yo se que de quien me he fiado y se que no me defraudará,ahora realizamos encuentros de retiro en nuestro monasterio,espero que ,muchas chicas quieran experimentar este estilo de vida,Si Dios no habitara en nuestro monasterio que vacío estaría,quiero decirles a los jóvenes vale la pena enarmorasede Jesucristo, el no quita nada Él lo da todo.No tengas miedo de dar la vida por Cristo.
gracias por valorar nuestra vida comtenplativa.

Marta dijo...

Me encanta el vídeo. Ya lo conocía pero da gusto verlo.

Carmen dijo...

Uno de mis regalos favoritos es el libro ven y verás que publicaron estas monjas. Allí cada una comenta su vocación. Siempre que puedo lo regalo, y no solo a chicas jóvenes. Es edificante ver esperanza y alegría. No todos tenemos esa vocación religiosa, pero todos podemos vivir con ese entusiasmo y entrega. Un abrazo.

ARCENDO dijo...

Acabo de ver el vídeo en el blog de Capellania Aldeafuente y me ha parecido fantástico.
La historia que cuentas... fabulosa, no hace más que reflejar el alma de estas grandes maestras de vida.
SALUDOS.

Carlos dijo...

Por lo que se, a muchas órdenes religiosas en España llegan vocaciones de Hispanoamérica. Aquí, aunque la preparación religiosa es muy básica y abundan las sectas, todavía parece que perdura el espíritu religioso. Por lo que he leído, no ocurre así con el monasterio de clarisas en Burgos donde por lo visto la mayor parte de las chicas que entran son españolas. Es siempre una buena noticia. Un saludo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Ya les he dicho a los capellanes de Aldeafuente que este vídeo está ardiendo internet. Qué alegría más grande.

Para mí estas vocaciones son la prueba más evidente de la existencia de Dios y de su Amor. Desde el punto de vista humano simplemente no se entiende.



Gracias por el post de abajo, me a encantado.

Y lo de las católicas esas por el derecho a decidir, pues qué quieres que te diga jamía... GROTESCO.


Muasss

Àngel dijo...

Clarisas y más clarisas. En fin graicas

Guerrera de la LUZ dijo...

*Me ha.

Por Dios... qué dolor a la vista.

Venía a decirte que antes justo nos estábamos cruzando. Gracias por la anécdota del Padre Pío, qué fuerte.

FOTELIAS dijo...

Hola Amiga.
Sin palabras.
No me acuerdo que Papa dijo más o menos, que estas mujeres y hombres de ORACIÓN son el "corazón de la Iglesia", una gran verdad.
Juntos en la Oración formamos esta IGLESIA peregrina.
Bendiciones.
FOTELIAS

Angel dijo...

He puesto un video en el que tu blog forma parte. Gracias.No te preocupes, duermo poco, pero lo hago.

Anónimo dijo...

Está claro que el Espíritu algo está suscitando.
También está claro que Sor Verónica es hermana del auxiliar de Oviedo, y que éste conoce muchos sacerdotes que pueden ayudar a las jóvenes a tomar un camino u otro.
Está claro que alguien debe ayudar en el sentido económico.
Está claro que no sólo estas monjas sino todas, jóvenes y mayores están en los conventos por su amor a Cristo y a los hombres todos.
Está claro que el P. Cantalamessa ha querido respaldar esta obra.
Está claro que deben organizarse,
porque si no, no está tan claro que tanta monja junta pueda vivir la vida con autenticidad. Santa Teresa se fue de la Encarnación donde eran ciento y pico de monjas y buscó un palomarcico más pequeño (al principio sólo 13 monjas, luego 21). El número es bueno, pero el exceso, en todo, puede ser un peligro.
Que Dios las siga ayudando e iluminnado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).