jueves, 15 de octubre de 2009

Que la Iglesia reaccione frente al mal


Es lo que pedimos los católicos cuando leemos noticias como esta:

El Institut Borja de Bioètica (IBB) ha emitido un informe acerca de la nueva ley del aborto en el que afirma que, aunque como organismo no se manifiesta a favor del aborto, considera que en el contexto presente, la nueva ley de plazos es una respuesta adecuada a una situación que la sociedad ya ha normalizado.

Tal como están hoy las cosas, nada tiene de extraño que un instituto de bioética se manifieste conforme con la nueva ley del aborto. Lo incomprensible es que este Instituto (IBB) está presidido por del Dr. Francesc Abel, de la Compañía de Jesús, y cuenta entre sus órganos rectores con otros miembros de ésta y de otras órdenes religiosas, como su Vicepresidente, Dr. Ramon M. Nogués (escolapio), el Hno. Miguel Martín (miembro del Consejo Provincial de la OHSJD), Pascual Piles Ferrando, o.h. (Provincial O.H.S.J.), ó Lluís Magriñà Veciana, sj. (Provincial de los Jesuitas en Cataluña).

Según el informe, el plazo máximo para abortar sin alegar ningún motivo no debería superar las 12 semanas. La fecha coincide con lo que consideran "el momento del inicio del carácter personal del embrión". Además, son partidarios del uso de métodos anticonceptivos, incluida la píldora postcoital y afirman que "todos ellos son aceptables desde un punto de vista ético siempre que deriven de una decisión responsable".

Lo más dramático es que estos religiosos han elaborado este documento con el fin de "orientar a muchas personas de inspiración cristiana", según sus propias palabras.

Este es un blog católico, y siempre he querido evitar en él críticas contra la Iglesia. Pero estos pseudocientíficos, sacerdotes y religiosos de distintas órdenes, no son la Iglesia. Más bien son una demostración de que el mal hacia la Iglesia no viene siempre desde fuera, sino desde el interior de la misma. Esperemos una pronta reacción por parte de sus superiores y que no ocurra lo de casi siempre, y es que la mala doctrina se expande con facilidad mientras los que tienen la responsabilidad de evitarlo miran para otro lado.

15 comentarios:

Joaco dijo...

Pues permíteme que te felicite una vez más. Es un asunto muy grave, y lo he comentado (de forma seguramente más áspera) el de la pasividad de las altas jerarquías de la Iglesia Católica, principales responsables en teoria de velar por la Moral, ante la que está cayendo a todos los niveles. Así que a mi estilo, yo formularé esta preguna: ¿hasta cuando seguirán de vacaciones en el Caribe?

Guerrera de la LUZ dijo...

Claro, el demonio desde dentro hace mucho más daño, por eso se mete en todas partes. Estos jesuítas, la Teresa Forcades y todo ese tipo de "religiosos" están puestos donde están para confundir a la gente, para relativizar el peor mal.

Por ejemplo, la Forcades. ¿¿Cómo es posible que nadie haya dicho nada?? no lo entiendo.

¿Por qué no se apresura la Iglesia a desautorizar a esta gente? ¿Cómo puede ser que siga dando charlas desde su monasterio, con su hábito de religiosa?¿?

Lástima que aquí nadie tendrá respuestas para estas preguntas.

Un beso cielo.

Natalia Pastor dijo...

Hay una cierta relajación,como dice Joaco,de las altas jerarquías de la Iglesia Católica ante sucesos y actitudes como estas que señalas en el post, que recuerdan a aquella tibieza con la que se afrontó a la teologia de la liberación...y ya sabemos que pasó.

Ricardo dijo...

Los obispos han declarado muchas veces cual es la posición de la Conferencia Episcopal ante el tema del aborto, la píldora, la familia, etc. Lo que no han hecho es condenar estas voces de religiosos y teólogos que hacen tanto daño.

Juan dijo...

Esto es realmente triste.Hay que estar solo con el Papa,y luego andar de puntillas en todos los ámbitos, no nos vayan a engañar con sutilezas y flojedades. Qué lástima y bronca me dá que tantos sacerdotes estén ciegos y sordos!! y no mudos, ya que por su boca sale de todo, menos lo que debería salir. El único consuelo que tengo , es que nuestro Señor aún se consuela con los pequeños que lo siguen. Es de conocimiento público, a través de las profecías , por ejemplo de Ana Catalina Emmerich, o de San Juan Bosco, que la iglesia va a pasar por un verdadero calvario, y que será atacada desde adentro mismo, la Verdad será relativizada, la Eucaristía cuestionada, y la porción de católicos que se mantengan fieles, serán perseguidos con la exclusión, y a veces con la fuerza. O sea que no nos asombremos, denunciemos el mal, como lo hiciste hoy acá de manera genial, y oremos, oremos , oremos.

Joaco dijo...

Se podría discutir, y sería largo, si lo que hacen (y lo que han hecho en los últimos 20 años) los máximos representantes de la Iglesia, con los medios de que disponen, es suficiente y lo adecuado ante un asunto tan grave como el aborto. Y lo mismo sobre otras leyes promulgadas en cuestiones directamente relacionadas con la moral católica (homosexuales, educación....).

En otro asunto igualmente grave, la disolución de la familia, sí que hay datos bastante claros: La principal causa de la destrucción masiva de la familia en España ha sido la ley del divorcio de 1.981. Esta ley fue promovida por el Presidente de la Conferencia Episcopal de entonces, Monseñor Tarancón. Los señores prelados españoles no han dicho ni publicado ni una sola palabra sobre esta ley devastadora para la familia española, por motivos evidentes (sin alguien puede contradecirme, agradecería que me facilitara datos). Se limitan a hacer alguna declaración sobre el nuevo “divorcio-exprés” que en la práctica cambia poco la situación de la ley de 1.981: solo acelera un poco los trámites en teoría, y en la práctica, ni eso, pues con la ley anterior ya era posible el divorcio automático por decisión unilateral de una de las partes, sin tener que alegar motivos. Los obispos, en esta asunto, como en tantos otros, se "escapan" y evitan ir a la raíz del mal.

Santisiembra dijo...

Es valiente tu post y triste la realidad de esos religiosos, dice hoy Jesús: "Hay de uds que construyen los sepulcros de los profetas a quienes sus mismos padres han matado" la falsa religiosidad, silenciar lo que no se debe, normalizar situaciones. Hay que estar claro y gracias por las luces que siempre nos das.

Luis y Mª Jesús dijo...

Me llevé un gran disgusto cuando vi las declaraciones de Teresa Forcades sobre el aborto, no me podía imaginar que una benedictina fuera partidaria de que la mujer decidiera sobre la vida del niño que llevaba en su seno. No quise hacer comentarios para no darla mas publicidad.
Es una pena que la vida o muerte de alguien dependa del contexto social, da miedo.
En fin, espero que seamos capaces de hacer ver a la sociedad de que la mayoría conservamos la cordura.
Un abrazo

eligelavida dijo...

Una buena noticia:

Hoy he leído que Monseñor Manuel Sánchez, obispo de Mondoñedo Ferrol y miembro de la subcomisión para la Familia y Defensa de la Vida de la CEE, ha declarado que el informe proabortista del Institut Borja de Bioética «no respeta la doctrina de la moral católica». Y ha añadido que las posturas defendidas en el informe «son contrarias a la moral católica expresada sin ambigüedades por los Papas y obispos en nuestros días».

Anónimo dijo...

Joaco.-

Las leyes...¿obligan a alguien a divorciarse o abortar?

El no discriminar a los homosexuales ¿te obliga a ti a optar por una pareja u otra?

Yo nunca abortaría; pero no condenaría a la mujer que decida hacerlo.
Creo que hay que ayudar a que no sea el aborto el medio de evitar enbarazos.

Joaco dijo...

A la anónima (parece ser que es una dama):

Las leyes sí obligan a divorciarse a la gente en contra de su voluntad. Incluso obligan a mucha gente a marcharse de su casa en contra de su voluntad, a dejar de convivir con sus hijos en contra de su voluntad... todas estas cosas, bastante terribles, les pasan a cientos de miles de personas en España gracias a la ley del divorcio, desde 1.981.

Yo sí condenaría a una mujer que aborta. Es un asesinato y los responsables de asesinatos deben ser condenados por las leyes. Condenaría aun más a los “médicos” que practican abortos y a quienes se lucran con la práctica de este genocidio.

En cuanto a tu pregunta “El no discriminar a los homosexuales ¿te obliga a ti a optar por una pareja u otra?” te advierto es confusa, nada clara y carece de sentido, así que no la puedo contestar. Solo te comentaré que yo como buen cristiano, quiero lo mejor para los homosexuales y por eso les recomiendo que procuren abstenerse de prácticas homosexuales, que son muy dañinas para el cuerpo y el alma, e incluso les recomiendo que procuren curarse de su desviación, porque es posible y está demostrado. Y no hace falta que diga de dos homosexuales no pueden equipararse a un matrimonio de hombre y mujer por múltiples motivos: eso ya lo saben los homosexuales inteligentes y sensatos.

Buenas tardes

Joaco dijo...

Matizo algo que dije antes: cuando dije "yo sí condenaría una mujer que ha decidido abortar" quise decir que "yo sí condenaría a una mujer que voluntariamente se ha provocado un aborto". A la que lo haya decidido pero no lo hubiera hecho, naturalmente, le ayudaría y de conminaría a no hacer una cosa tan terrible.

Anónimo dijo...

Joaco:

El divorcio es algo que puede decidir llevar a cabo, o no, la pareja que está casada. No hay ninguna ley que les obligue a divorciarse. El matrimonio se acaba cuando lo deciden los dos interesados o uno de los dos.
La ley del aborto tampoco obliga a nadie a abortar.

eligelavida dijo...

Anónimo, la ley del aborto no obliga a nadie abortar, pero obliga a muchos a morir. Permite que los niños sean asesinados por sus propios padres. Basta de argumentos demagogos.

Anónimo dijo...

El magisterio de la Iglesia es claro en este punto. Lo que pasa es que algunos quieren adecuarlo a la "mentalidad de este mundo", y es entonces cuando se tiene la impresión que están cantando fuera de la Iglesia.
El magisterio es guía segura para todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).