martes, 20 de octubre de 2009

Madre Teresa, un don para la Iglesia y para el mundo


Ayer celebramos el sexto aniversario de la Beatificación de la Madre Teresa de Calcuta.

Nacida el 26 de agosto de 1910 en Skopje, una ciudad situada los Balcanes, recibió en el bautismo el nombre de Gonxha Agnes. Cuando tenía dieciocho años, animada por el deseo de hacerse misionera, Gonxha dejó su casa para ingresar en el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, conocido como Hermanas de Loreto, en Irlanda. Allí recibió el nombre de Hermana María Teresa (por Santa Teresa de Lisieux).

Llegó a Calcuta el 6 de enero de 1929. Después de profesar sus primeros votos en mayo de 1931, la Hermana Teresa fue destinada a la comunidad de Loreto Entally donde enseñó en la Escuela para niñas St. Mary.

El 10 de septiembre de 1946, durante un viaje de Calcuta a Darjeeling para realizar su retiro anual, Madre Teresa recibió su “inspiración”, su “llamada dentro de la llamada”. Ese día, de una manera que nunca explicaría, la sed de amor y de almas se apoderó de su corazón y el deseo de saciar la sed de Jesús se convirtió en la fuerza motriz de toda su vida. Durante las sucesivas semanas y meses, mediante locuciones interiores y visiones, Jesús le reveló el deseo de su corazón de encontrar “víctimas de amor” que “irradiasen a las almas su amor”. “Ven y sé mi luz”, Jesús le suplicó. “No puedo ir solo”. Le reveló su dolor por el olvido de los pobres, su pena por la ignorancia que tenían de Él y el deseo de ser amado por ellos. Le pidió a Madre Teresa que fundase una congregación religiosa, Misioneras de la Caridad, dedicadas al servicio de los más pobres entre los pobres.

El 17 de agosto de 1948 se vistió por primera vez con el sari blanco orlado de azul y atravesó las puertas de su amado convento de Loreto para entrar en el mundo de los pobres.

La Madre Teresa de Calcuta murió el 5 de Septiembre de 1997 en la casa madre de su comunidad en Calcuta, a la edad de 87 años.

El siguiente documental recoge las palabras de las Misioneras de la Caridad que se encontraban con ella en el momento de su muerte. Es un homenaje a esta gran Santa que fue, en palabras del Papa Juan Pablo II, “un don de Dios a los más pobres de entre los pobres; y, al mismo tiempo, precisamente por su extraordinario amor a los últimos, fue y sigue siendo un don singular para la Iglesia y para el mundo”.


7 comentarios:

Oceanida dijo...

Como persona inmejorable.
Pedazo de mujer.

Luis y Mª Jesús dijo...

"ojos para mirar", que ella desde el cielo nos ayude

Teresa dijo...

Una santa de nuestro tiempo que admiró al mundo. ¡Madre Teresa, ruega por nosotros!

DasGretchen dijo...

Muy bonita entrada. Felicidades y saludos.

Guerrera de la LUZ dijo...

Madre Teresa, qué bonita y qué pequeñita fuiste aquí.

Danos un poco de tu fuerza para poder siquiera asomarnos a los agujeros que tú limpiabas con tanto amor.

Ruega a Cristo por nosotros.

Carmen dijo...

Gracias por el vídeo. Ver a Madre Teresa hablar de la alegría me ha emocionado.

Ricardo dijo...

Me ha gustado muchísimo el vídeo. Es emocionante escuchar la voz de Madre Teresa, con su inglés tan peculiar y ver su aspecto "tan de la India" y tan universal al mismo tiempo. Gracias y un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).