miércoles, 14 de octubre de 2009

Guardia Civil, con ellos


Militos, creadora del blog “DE DENTRO”, ha hecho, con motivo de la Festividad de la Virgen del Pilar, su particular homenaje a la Guardia Civil, relatando su vivencia personal después del atentado del 11 de diciembre de 1987 contra la Casa Cuartel de Zaragoza. Os dejo con su testimonio:

Siempre estuve con ellos, no recuerdo otra cosa, pero fue a partir del 11 de diciembre de 1987, cuando mi devoción a la Guardia Civil se hizo firme e inseparable de mi forma de vida.

Me encontraba en Zaragoza con mi marido cuando sucedió aquel terrorífico atentado contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil. Toda Zaragoza estaba conmocionada y ante el edificio de la Delegación del Gobierno, donde se iba a celebrar la capilla ardiente de las víctimas, se congregó la ciudad, yo diría que al pleno. Del cielo aragonés caía la lluvia a mares y nadie se movía. Mi marido pidió que le dejaran portar alguno de los féretros de los once asesinados por ETA. Y portó uno de los cinco ataúdes blancos, cinco niños murieron entre los escombros de su hogar mientras dormían. Y el alma se te helaba al contemplarlos. Tengo aquellas escenas, a pesar de los años transcurridos, grabadas tan adentro y de tal manera que al volver a traerlas al recuerdo aún siguen hiriendo.

Cuando comenzaron a llegar las autoridades los allí congregados nos abalanzamos sobre ellos con los paraguas enhiesta. Avalancha que fue contenida por los guardaespaldas. En la capilla ardiente rezamos por los asesinados en aquella masacre, conscientes de que ya estarían disfrutando del país de la Vida, y por sus familiares a los que no te atrevías a mirar a la cara, como si cada uno de nosotros hubiera tenido culpa de aquel desgarro. Nuestro paso por los féretros fue muy breve, ya que la fila de personas que deseaba mostrar su condolencia era interminable. Yo no quería irme de allí y nos quedamos fuera, en un largo pasillo, lleno también de los que de alguna manera queríamos vivir de cerca tanto dolor. Continuamos rezando en aquella antesala de la muerte.

Cuando hubo desaparecido el último periodista, hizo acto de presencia Narcis Serra, Ministro de Defensa de nefasto recuerdo, cubierto por todos los flancos por un escudo humano de guardaespaldas. Entró a dar su pésame a los familiares. Al verle salir, de un impulso me acerqué a él y le grité: “España se muere en tus manos”. Con los ojos desorbitados y el dedo alzado me chilló:

“En la Capilla ardiente no le consiento…”, no le dejé terminar y respondí: “No estoy en la capilla ardiente”. Parecía que todo terminaba allí, pero, cuando hubo desaparecido, me envío a un guardia civil para que le acompañase a la comisaría. Mi marido palideció, pero a mi no me importaba nada. Bajamos con él, mientras Julio intentaba por todos los medios convencerle de que no me arrestase. El pobre hombre decía: “Si no la va a pasar nada, sólo tomarla declaración”, Ya me iban a introducir en el coche cuando Julio, no sé lo que le diría, consiguió que me dejase en libertad. El Guardia Civil dijo “Bueno, váyase y desaparezca de aquí corriendo, no se la ocurra volver”.

En aquel terrorífico atentado, murió el hermano de José Francisco Alcaraz y sus dos sobrinas gemelas de tres años, Mirian y Esther. Como el mismo Alcaraz dice en su libro: “…eran años de plomo donde las víctimas resultaban molestas y los muertos había que sacarlos por la puerta de atrás de las Iglesias”. En esto algo se ha cambiado, pero demasiadas contemplaciones se han tenido y se tienen con ETA. Precisamente ahora acabamos de conocer que, hasta desde la policía, se permiten poner sobre aviso a los terroristas para evitar su apresamiento. ¡Demasiados culpables a la sombra del Gobierno!

Esta es mi modesta y dolorosa aportación al homenaje que se ha querido hacer a la Guardia Civil, desde este medio de Internet, EN LA FIESTA DE SU PATRONA, lA VIRGEN DEL PILAR.

Mi adhesión a estos hombres y mujeres de España, tantas veces denostados e incomprendidos, que empeñan sus vidas en un servicio exhaustivo, sin escatimar riesgos, a todos y cada uno de los que habitamos esta Patria tan dolorida y sacudida por la horda terrorista. Y por un gobierno que siempre anda mirando para otro lado.

Mi admiración, cariño y respeto constantes a este glorioso Cuerpo, cuyo lema es:

EL HONOR ES MI DIVISA

5 comentarios:

Militos dijo...

Gracias Elige, por supuesto que de mi blog puedes tomar cuanto quieras, para mi es un honor.
Esta es una vivencia que siempre llevo en el corazón por todo el dolor que pude compartir, o intentar compartir, con aquellas víctimas.
Un beso grande

Sancho dijo...

Me impresiona que una crítica al ministro de defensa supusiera una movilización para tomar declaración a la protagonista, mientras que no eran ni son capaces de lidiar con el terrorismo.

Anónimo dijo...

Desde 1987 hasta ahora, ¡qué poco hemos prosperado en este tema! Hace relativamente poco tuvimos que aguantar a zapatero hablando de “accidente” para referirse a un atentado.

Juanjo dijo...

Hasta hace poco, si morían civiles en un atentado de ETA, se decía que habían muerto víctimas inocentes. Pero si las víctimas eran militares o Guardias Civiles, entonces parece que ya no se les calificaba de inocentes. Y no digamos en tiempos de Franco, cuando muchos mal llamados españoles justificaban el terrorismo. Mucho ha tenido y tiene que sufrir la Guardia Civil.

Joaco dijo...

Buena la foto: tricornio, capa... y cumpliendo su deber incluso en las circunstancias más duras. Pero me temo que casi es una foto de otros tiempos.... en los tiempos presentes lo bueno tiende a desaparecer. Y lo malo tiende a propagarse. Pero cualquier día pueden cambiar las cosas: yo he llegado a la conclusión de que solo depende de que Dios quiera.

Una vez más: felicidades por tu blog. "Casi" perfecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).