sábado, 12 de septiembre de 2009

Un niño solitario


Hace poco mantuve una conversación con una señora llamada Laura, voluntaria en el correo de Priests for Life. Me contó una historia muy interesante sobre su hijo, Salvatore, que nació en 1973 el año en que Roe vs. Wade legalizó el aborto.

Después de haber dado a luz, mientras estaba en el hospital recuperándose de la cesárea, le impactó el hecho que aunque la maternidad estaba llena de mujeres, no había ningún otro recién nacido aparte del suyo. De hecho, su niñito estaba solo en un cuarto lleno de incubadoras vacías. Era un sitio extraño y hasta aterrador.

Una mañana los gritos y gemidos que provenían del corredor despertaron a Laura. Pensando que se trataba simplemente de los dolores de parto de otras mujeres que daban a luz, le preguntó a la enfermera por que no había alguien que las ayudara. La enfermera respondió con gran naturalidad: “Oh, no están en trabajo de parto, están abortando. No pensaron que dolería.”

Resultó que el hospital en el que estaba Laura se especializaba en practicar abortos y como consecuencia de la decisión de la Corte Suprema en 1973 era un negocio floreciente.

La imagen de esa maternidad fantasmagórica, vacía con un único niño solitario, vacía de los alegres sonidos del llanto de los neonatos, solamente con el llanto desconsolado de madres que habían abortado resonando en los corredores vacíos, me recordó una vez más lo vacío que está nuestro mundo por todos los abortos que han ocurrido desde la legalización de esta atrocidad, la más horrible de todas.

No se equivoquen, es la más horrible de todas las atrocidades. A veces la gente en nuestra propia Iglesia trata de banalizar el aborto incluyéndolo junto con otros males en el mundo, comparándolo con la pobreza, la enfermedad, la guerra, etc. Pero como lo demuestran claramente los números, no hay punto de comparación. Desde 1973 solamente en los EE.UU. ha habido 50 millones de abortos. En todo el mundo hay 42 millones de abortos al año. ¡Eso significa que en los últimos treinta años ha habido más de 1.500 millones de abortos!

¡1.500 millones! ¡Eso equivale aproximadamente a un cuarto del total de la población del planeta! Un cuarto de la población de la tierra asesinada, muerta, desaparecida.

Hay un poema famoso en inglés sobre Jesús que concluye con estas frases memorables. “Todos los ejércitos que han marchado, todas las armadas que han navegado, todos los reyes que han reinado, puestos juntos, no han afectado la vida del hombre en esta tierra tan poderosamente como esa únicaVida Solitaria.”

Lamentablemente, podemos decir del aborto:

Todas las guerras que jamás se hayan peleado,
todos los holocaustos perpetrados,
todas las plagas que asolaron la tierra,
todas las bombas arrojadas,
todas las hambrunas que arrasaron la tierra, puestas juntas, no han podido matar el número de seres humanos eliminados por el aborto.

Y sin embargo, la esperanza permanece, porque la gracia de Dios abunda, aún en medio de tamaña devastación.

Y ¿qué pasó con el bebé de Laura? Como ella misma me lo dijo con orgullo, su hijo, el padre Sal, ¡acaba de celebrar el primer aniversario de su ordenación sacerdotal en la Iglesia Católica!

Un niño solitario
Frank Pavone Pbo.
National Director, Priests for Life (Sacerdotes por la vida)

5 comentarios:

Teresa dijo...

Triste historia que seguramente se repite desde entonces todos los días.

Carmen dijo...

La aceptación del aborto en EEUU fue crucial para que el resto del mundo perdiera también el respeto por la vida. Uno de sus responsables, el dr. Nathanson fue muy escuchado entonces. Es una pena que no sea escuchado hoy.

Angel dijo...

Si Señor. Hay que decirlo bien alto. Este es uno de los comentarios por los que fuí atacado. Dije que era el Gran Genocidio de la historia y lo digo con voz más alta. ¡¡¡ES EL GRAN CRIMEN DE LA HISTORIA!!!. Y que nadie le llame otra cosa. Gracias elige la vida por tu gran denuncia. La historia que has contado como siempre: Escalofriante.

Guerrera de la LUZ dijo...

Impresionante post, por todo.

1500 de niños abortados... esto no podía ni imaginarlo. Un cuarto de la población total del planeta. Terrorífico.

¿Qué podremos hacer para desagraviar por todo esto?¿... pobre Dios, qué dolor.

Besos.

Luis y Mª Jesús dijo...

Creo que no puede haber una experiencia peor para la mujer. Recuerdo mi angustia en los abortos espontáneos que he tenido (por desgracia muchos), siempre me quedaba la angustia de si tenía que haber reposado mas, si había hecho algo mal. Me parece imposible imaginar el dolor que padecería si aquellos abortos hubieran sido provocados.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).