viernes, 25 de septiembre de 2009

Para arreglar el mundo, recomponer al hombre


En Internet encuentro esta historia, creo que de García Márquez:

“Un científico que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Así que pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día, su hijo de 7 años invadió su laboratorio decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle, con el objeto de distraer su atención.

De repente, se encontró con una revista en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo:

- Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie.

El científico calculó que al pequeño le llevaría varios días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente:

- Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo

Al principio el padre no creyó en el niño. Pensó que sería imposible que a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Pero para su sorpresa, el mapa estaba completo.

Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares, ¿Cómo era posible? ¿Cómo había sido capaz de hacerlo?

El padre preguntó con asombro a su hijo:
- Hijito, tú no sabías cómo era el mundo ¿cómo lo lograste?

El niño respondió:
- Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre.

Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía cómo era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo”.


No pretendamos arreglar los problemas del mundo si nuestro enfoque no es el de arreglar primero los problemas del hombre. Una de las bases sobre las que se sostiene la cultura de la muerte es el culto a la eficacia y a la utilidad, el llamado utilitarismo. Cuanto más consideración social tienes, cuanto más cobras, cuanto más puedes aportar con tu inteligencia, tu belleza, tu dinero o tu trabajo, más vales.

Hace unos meses os hablaba del “derecho a no nacer” defendido por algunos, y os contaba la historia de una mujer que padeció rubéola durante el embarazo, por lo que temía que su hijo naciera con graves malformaciones. Los médicos le realizaron algunas pruebas y le dijeron que estaba sana, y ella decidió no abortar. Su hijo nació al poco tiempo con graves trastornos: sordera, retinopatía, cardiopatía y problemas neurológicos.

Diez años después, sus padres demandaron a los médicos por el error cometido en el diagnóstico, argumentando que, de haberlo sabido, hubieran abortado, por lo que alegaban el derecho a no nacer para pedir una indemnización.

El padre del siguiente vídeo jamás hubiera abogado por el derecho a no nacer. Es un ejemplo de confianza y fe en el ser humano, y de respeto por su dignidad. Es como el niño que, para hacer el puzzle del mundo, se fija, no en el mundo, sino en el hombre. Que lo disfrutéis.


10 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Es impresionantísimo. Conocía esta historia desde hacía tiempo, pero he vuelto a llorar como la primera vez.

Que AMOR de padre Dios mío. Y si es sólo un ser humano, imaginemos cuánto nos querrá nuestro Padre Dios.

Por cierto, qué casualidad, el puzzle de la imagen que has subido lo estuve haciendo el otro día con mi hijo, es super chulo.

Un besito.

Teresa dijo...

Amar a cada uno como es, ese era también el mensaje de Madre Teresa que en todos era capaz de ver el rostro de Cristo.

Angel dijo...

Estoy seguro que los padres que demandaron tuvieron continuamente la presión de grupos abortistas. No me creo que en diez años su hijo no haya sido amado. Estoy convencido de que su vida fue un regalo mayor que sus ausencias físicas. ¿Qué hicieron con Ramón San Pedro? Convencerlo de que no merecía vivir. Es un lavado de cerebro calculado y meticuloso. No se aguanta diez años a un hijo si no se le quiere. Los testimonios que nos presentas son impactantes.

Juanjo dijo...

Lo del supuesto derecho a no nacer es de película de terror, y está muy en consonancia con nuestra globalizada y decrépita sociedad, donde el respeto a la dignidad del ser humano no ocupa precisamente un lugar prioritario. Si no, ¿de donde viene tanta prostitución, tanta pornografía, abortos, abusos y desastres?

Para dar prioridad al ser humano, tendríamos que ser capaces de elegir gobernantes con determinados valores, cosa que parece imposible en este país de zarzuela y en tantos otros.

Antecedente dijo...

Precioso ejemplo el del cuento. No había oído hablar de él. Habría que volver a ser como niños para revisar con otros ojos ciertas cuestiones que damos por supuestas.

Un saludo!

DasGretchen dijo...

Comparto 100% lo que dices.

En un país habitado por gente normal a esos padres se les habría retirado la custodia al día siguiente de interponer la demanda. Pero no... aquí seguimos con las medias tintas y la propaganda barata, como si no hubiésemos alcanzado ya cotas tremendas. Además, está claro que para arreglar el mundo, como dices, hay que recomponer al hombre... Pero me temo que mientras no caiga este régimen... chungo chungo

Luis y Mª Jesús dijo...

Había visto el vídeo, creo que éste y el de Tony Meléndez son de los que más me han emocionado.

También me encanta el título del post.
En este momento de tanta mentira estudiar el hombre desde la antropología filosófica es casi imprescindible. A mi me abrió nuevas luces el libro de "Antropología para inconformes" de Sellés y creo que en cuanto termine unas vacaciones que estoy haciendo a una compañera y vuelva a mi trabajo normal voy a continuar con antropología, ¿sabes de algún libro ameno, que no exija demasiada concentración? porque es para ratos libres.
Besos

Carmen dijo...

El respeto a la vida se ve tan claramente en estos padres, que no se entiende a los que defienden la eutanasia o el aborto eugenésico. Ojalá estos ejemplos sirvan para que el resto de la sociedad tome conciencia de lo triste que es rechazar a un ser humano porque está enfermo o disminuído. Ánimo siempre con tu blog!!

Marta dijo...

Este es un vídeo que merece la pena ver. Gracias.

Kike dijo...

Sí, son varios los que piensan que para recomponer al mundo primero hay que componer las estructuras dañadas... ¡Nada: hay que cambiar al hombre primero! Un amigo mío decía que la primera responsabilidad social que tiene el ser humano es ser santo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).