lunes, 14 de septiembre de 2009

La Exaltación de la Santa Cruz


Hoy, día 14 de Septiembre, los católicos celebramos la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

Pero ¿qué sentido tiene exaltar la cruz? ¿Acaso no es escandaloso venerar un patíbulo infamante?

Dice el apóstol san Pablo: "Nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles" (1 Co 1, 23). Pero los cristianos no exaltan una cruz cualquiera, sino la cruz que Jesús santificó con su sacrificio, fruto y testimonio de inmenso amor. Cristo en la cruz derramó toda su sangre para librar a la humanidad de la esclavitud del pecado y de la muerte.

Por tanto, de signo de maldición la cruz se ha transformado en signo de bendición, de símbolo de muerte en símbolo por excelencia del Amor que vence el odio y la violencia y engendra la vida inmortal. "O Crux, ave spes unica!", "¡Oh cruz, única esperanza!". Así canta la liturgia.

Narra el evangelista: junto a la cruz estaba María (cf. Jn 19, 25-27). Su dolor forma un todo con el de su Hijo. Es un dolor lleno de fe y de amor. La Virgen en el Calvario participa en la fuerza salvífica del dolor de Cristo, uniendo su "fiat", su "sí", al de su Hijo.

Queridos hermanos y hermanas, unidos espiritualmente a la Virgen de los Dolores, renovemos también nosotros nuestro "sí" al Dios que eligió el camino de la cruz para salvarnos. Se trata de un gran misterio que aún se está realizando, hasta el fin del mundo, y que requiere también nuestra colaboración. Que María nos ayude a tomar cada día nuestra cruz y a seguir fielmente a Jesús por el camino de la obediencia, del sacrificio y del amor.

Palabras del Papa Benedicto XVI (Ángelus del Domingo 17 de septiembre de 2006).

6 comentarios:

E. Baregó dijo...

La cruz, para nosotros, representa AMOR, amor que se dona, amor que perdona, amor que se entrega, amor que transforma.

Linda entrada, Aquí en el "otro lado del charco", es decir en América Latina ya celebramos esta fiesta el 3 de Mayo,pero claro que nos unimos a la Iglesia Universal, para tenerla en cuenta.

Ojalá nuestro mundo entienda que la Cruz de Cristo no engendra muerte sino vida, porque es cruz de Amor, por Amor y en el Amor, no como las "cruces", que muchos se inventan hoy y que engendran cada vez más la absurda y torpe "cultura de la muerte".

Bendiciones

Sancho dijo...

Una fiesta que muchas veces pasa desapercibida. Gracias por recordarla.

Un saludo.

Natalia Pastor dijo...

La cruz es un símbolo de amor, de perdón.
Por eso no se entiende,ese afán por desterrar el crucifijo y los símbolos cristianos que son parte y acervo de nuestra cultura y de nuestra historia de los espacios públicos.
Saludos.

Terly dijo...

Gracias, Elige, por tu visita y bonito comentario. La verdad es que nos cruzamos muchas veces y también yo te leo, lo que sucede es que se va ampliando tanto la red de amigos que empieza a ser difícil detenerse en todos.
También yo me hago seguidor de este blog y ya nos iremos visitando.
Un saludo.

Luis y Mª Jesús dijo...

Que Ella nos ayude.

unachicadelmontón dijo...

Lo de 'Eluana,descansa en paz. Ejecutada en Febrero de 2OO9'..
en fin,solo con eso me da repelus tu blog. Que demagogo,no?
Has visto una foto del estado de Eluana cuando murio..?
Cuanta hipocresia!
moderacion de comentarios.. 'publico solo lo que me favorece'.
Gracioso. Si puedes contestame,que yo,no 'modero' comentarios.
Y sin insultar,que yo no lo he echo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).