martes, 1 de septiembre de 2009

¿Divorcio... sí?


“Pero, vamos a ver” – dice Alfonso- “Dos personas se unen, y establecen un compromiso. Se comprometen a llevar una vida en común, a educar a sus hijos y ser fieles el uno con el otro. ¿No os parece absurdo? ¿Ser fiel porque has firmado un papel donde dice que no vas a enrollarte con nadie más? ¿Y si me canso de esa persona? ¿Y si conozco a otra que me atrae más? ¿Es que tengo que fastidiarme porque un día me comprometí a algo... desconociendo lo que me deparaba el futuro? ¿No estáis de acuerdo?”

Tengo que reconocer que los casi todos los menores de 45 y algunos de los mayores, están de acuerdo con el bueno de Alfonso. Esto me decepciona. Esperaba más fortaleza en mis amigos para no caer en el relativismo. Cuando pienso que está todo dicho, una sorpresa:

“Yo no”- reconozco que nos sobresaltamos un poco al oír la voz de Alicia, que por cierto, fue alumna mía de inglés. “El amor no es solo un sentimiento, aunque nazca como tal. Al principio, conoces a alguien y te sientes atraído por esa persona. Te gusta físicamente, admiras algún rasgo de su personalidad... Sí, surge un sentimiento hacia esa persona. Pero después, ese sentimiento da paso a algo mucho más profundo, y el amor se convierte en un acto de la inteligencia y de la voluntad”.

Esto es demasiado para Alfonso y para Julián (otro compi de la facultad) que empiezan a partirse de risa. Alicia no de arredra: “Profundizas en ese primer enamoramiento, sabes que haces una donación, una entrega de ti misma. Y lo haces conscientemente, no sólo porque en ese momento el sentimiento te lleva por ahí, sino porque quieres. Porque has escogido a esa persona concreta y te entregas a ella, renunciando a todas las demás. El amor es justamente eso, lo más opuesto que existe al egoísmo”.
Julián la pone en su sitio: “Yo creo que no es para tanto. Las cosas tendrían que ser mucho más simples. ¿No habéis visto acaso como son las típicas películas de amor? Chico conoce chica. Se gustan, entiéndase, se enamoran, se pelean por alguna bobada para dar algo de emoción a la peli, se reconcilian... y viven felices para siempre”.

Le pregunto si cree que se puede vivir con alguien feliz para siempre.

“Pues que quieres que te diga... Nuestros abuelos lo hacían, me refiero a lo del “para siempre”, pero ya he dicho antes que era más bien por obligación”.

Marga (ya os hablé ayer de ella) salta como una leona: “¡Eso era una inmoralidad! Es evidente que no se puede forzar a nadie a permanecer casado con una persona a quien ya no ama. Y los sentimientos son algo muy variable”.

¿Estais de acuerdo???

Os pongo un enlace al blog de Luis y Mª Jesús (desde el 5º B) que hoy trata de este mismo tema.

17 comentarios:

Pantagruel dijo...

Bueno, una de mis abuelas he oído que no lo pasó muy bien con mi abuelo -librepensador de derechas-, que era un poco crápula, y entonces no había salida. David y Pepi bailaban el día de su boda, y ella en un momento dado le dijo: "David, tengo que confesarte algo". Él se erizó, "Dime". "Te debo una explicación, le dijo. Habrás notado que en nuestros años de noviazgo he sido algo fría contigo, que no te he permitido más que algunas caricias muy ligeras". "Sí, es cierto, replicó él". "Eso es porque siempre quise entregarme solo y completamente a la persona con la que me casara; ibas a ser tú, pero hasta hoy no podía estar segura; hoy, ya lo sabes, soy toda para tí, nueva para tí, y para todo". Mientras ella le hablaba notó que la cabeza de David caía sobre su hombro y notó la humedad de sus lágrimas. "Pero David, no sabía que esto te emocionara tanto, es mi regalo de bodas!" "Sí, dijo él, lo tomo emocionado, pero lo peor -y es por lo que lloro- yo no puedo hacerte ese mismo regalo..." En fin, amo a Laura. Buenas noches.

Guerrera de la LUZ dijo...

En lo que estoy plenamente de acuerdo es en que el amor es una donación y que implica un ejercicio de salir de nosotros mismos en el que llega un momento que han de intervenir la inteligencia y la voluntad. El famoso "te quiero querer".

Creo que todos somos "amables" y que cuanto más profundicemos en el corazón de la persona a la que hemos elegido amar, más la amamos. Pero claro, esto ha de ser recíproco.

Desde mi experiencia y desde mi punto de vista, lo que veo a mi alrededor es que los únicos matrimonios que siguen "vivos" y amándose después de décadas y más décadas son los que han puesto a Dios en el centro de su vida y de su unión. El es el único Maestro del Amor.

Vivir junto a una persona que no te ama y a quien no amas me resulta aberrante.

Besos cielo.

Juanjo dijo...

Nadie dijo que el matrimonio fuera fácil. Pero facilitar la ruptura o casarse dejando la puerta abierta es no aceptar un compromiso total.

Es evidente que después pueden salir mal las cosas. Coincido con Guerrera en que los que perseveran son los que luchan día a día poniendo a Dios en el centro de sus vidas.

Teresa dijo...

La familia cristiana, fermento de la sociedad, es también una presencia, una epifanía de Dios en el mundo. Son palabras del Papa Juan Pablo II, firme defensor del matrimonio. Sus catequesis sobre el matrimonio y la familia pueden encontrarse en internet. Antes de llegar al Papado, era conocido por su dedicación a la familia y al matrimonio. Creo que a los católicos aún nos falta entender la importancia de estas instituciones.

Angel dijo...

Opino lo mismo que Guerrera. y ¿porque no voy a confesarlo si creo que es bueno?En más de una ocasión hemos hablado con otros matrimonios de que si Dios no estuviera en nuestra vida seguramente ya nos hubiéramos separado mi esposa y yo. La renuncia, el sacrificio, el buscar el bien del otro, el humillarse y pedir perdón y tantas otras virtudes,¿ de dónde salen las fuerzas?A medida que se avnaza en el conocimiento de Dios y de su amor, se avanza también en el de tu conyuge. El problema de hoy y de siempre es cuando el ego se pone en el trono.

Natalia Pastor dijo...

Comparto plenamente la opinión de Guerrera.
Como dice San Pablo en su carta a los Corintios "El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor no pasará jamás".

Joaco dijo...

El amor entre hombre y mujer, para que sea humano, debe ser un compromiso para siempre.... (a nadie con buenos y verdaderos sentimientos le satisface un planteamiento del tipo.. hoy te quiero pero dentro de un tiempo ya veremos...) requiere el esfuerzo y compromiso de mantener la fidelidad (la infidelidad destruye el verdadero amor y los vínculos familiares) y puede ser una cosa complicada. Me acuerdo del Evangelio cuando los discípulos no comprendían la exigencia radical de Jesús en este asunto.... con lógica un poco primitiva pero comprensible decían (más o menos, cito de memoria): ¿entonces a quién le interesa meterse en esto de casarse? Respuesta de Jesús: “para los hombres es imposible, pero para Dios nada lo es”.

Otra cosa es si hablamos de las leyes divorcistas. Ahí ya entramos en otro terreno, más duro y político, y hay que decir que la ley del divorcio actual en España (y países de “nuestro entorno”) es tiránica y canallesca, y lleva a situaciones gravemente injustas y dañinas. Cualquiera que conozca el “percal” sabe que lo que digo es cierto... no me alargo de momento. Y además la responsabilidad, los culpables de esta ley canallesca y tiránica no son los “sociatas”, sino los obispos (nada menos que el Presidente de la Conferencia Episcopal de entonces) y políticos católicos. Grave.

Joaco dijo...

...y por una vez y sin que sirva de precedente no estoy muy de acuerdo con Guerrera de la Luz cuando dice:

Vivir junto a una persona que no te ama y a quien no amas me resulta aberrante.

No tiene por qué ser aberrante. Hay muchos matrimonios que siguen juntos a pesar de no haber amor, el cual ha desaparecido, ha muerto, lo han liquidado.... pero se puede llegar a un acuerdo de convivencia para salvaguardar ciertas cosas que son importantes, y puede que esto sea menos malo que una separación forzosa o forzada. Hombre, yo quizás aceptaría la frase si la cambiamos un poco, porque hay de todo en esta vida:

Vivir junto a una persona que te odia y te hace la vida imposible me resulta aberrante.

Eso quizás sea más aceptable.

misideascotidianas dijo...

Lo cierto es que la Iglesia contempla la separación. No así el divorcio.

El tema es duro, pero esto es lo que hay.

Un salu2

Luisa

Pantagruel dijo...

La iglesia contempla la "anulación" del matrimonio canónico -matrimonio por "temor reverencial", manitrimonio no consumado,... siempre que se le echen unos dinerillos a la Santa Rota, y la no validez del matrimonio civil, sobre todo si es el de una divorciada que quiere ser reina.

eligelavida dijo...

Es mentira decir que la Iglesia contempla la anulación del matrimonio. Como seguramente sabes, la Iglesia considera que no tiene potestad para disolver un matrimonio. Y sólo admite esta posibilidad de disolución en el caso del matrimonio rato y no consumado, excepción que sólo puede realizar el Romano Pontífice.

El matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano, ni por ninguna causa fuera de la muerte.

Por lo tanto, la Iglesia no anula ningún matrimonio. De hecho, los procesos matrimoniales canónicos tienen la finalidad de establecer la validez o no de un matrimonio y, en su caso, de declarar la nulidad. Si un matrimonio es declarado nulo, es porque nunca existió, nunca fue válido aunque tuviera apariencia de tal, pero no porque haya sido anulado.

Por ello, las sentencias de los tribunales que estudian estos casos son siempre “pro nullitate” o “pro validitate”. El tribunal no entra en lo ocurrido en los años de ‘supuesto’ matrimonio, sino en cómo éste se celebró: si existió algún impedimento, un defecto de forma o un vicio de consentimiento.

En resumen, la Iglesia no anula matrimonios, sólo los declara nulos cuando encuentra que ha habido una cauda de nulidad preexistente.

Pantagruel dijo...

Será como tu dices, Elige, pero a pesar de ello, todos hemos visto a Francisco Rivera "Paquirri" casarse dos veces con novias de blanco y en iglesias católicas, y con cura católico, por no buscar más ejemplos. Una hija de una gran amiga mía, de familia entrañable y muy católica, consiguió la anulación de su matrimonio católico alegando "temor reverencial" a sus padres como vicio de su "sí", ya que se casó menor y embarazada; estos "pro nulitate" tienen un precio en abogados canónicos y tribunales de la Santa Rota. "Todo el mundo" está de acuerdo en que en las declaraciones de nulidad de matrimonios canónicos hay mucha hipocresía y algún dinero. Elige, porque admitas que esa valiosísima institución hace algo mal no se te tienen que caer los anillos. Por qué temes esbozar alguna crítica, aunque sea suave? Como obra en manos de hombres, aunque la instituyese Dios, algun defectillo puede tener, digo yo, sin ánimo de ofender.

El argumento de que la iglesia no anula los matrimonios sino que identifica aquellos que "nunca tuvieron lugar" es curioso, y perverso. Podría aplicarse a otras cosas; por ejemplo, "los fetos abortados nunca exisitieron, solo tuvieron apariencia de tales", por hacer referencia a otro de tus caballos de batalla. Buen día.

eligelavida dijo...

Ni la Iglesia ni nadie puede anular un matrimonio, sólo reconoce que no existió si, después de valorar la situación, el tribunal ve que ha habido impedimentos para ese matrimonio fuese válido. No es un argumento perverso. Es una realidad. Te recuerdo que las legislaciones civiles también regulan estos casos en los que el matrimonio no puede considerarse válido. Y los tribunales civiles tampoco anulan matrimonios.

Parece que compartes una idea, por otro lado muy común en los ‘librepensadores’ de que el Derecho es un instrumento incompatible con el Evangelio, como si acudir a los Tribunales de la Iglesia, fuera poco menos que impropio de un cristiano. Grave error de formación. El Derecho busca la verdad, y se ordena a lo que es justo, aunque nuestra sociedad laicista niegue esta afirmación.

No todo matrimonio fracasado es nulo, pero es cierto que muchos tienen un vicio de raíz, es decir, son nulos de origen, ya sea por defecto del consentimiento, por falta de capacidad de los contrayentes o por un grave defecto de forma.

“Todo el mundo está de acuerdo en que en las declaraciones de nulidad de matrimonios canónicos hay mucha hipocresía y algún dinero”. Ya estamos con que lo que dice la mayoría es válido porque lo dice “todo el mundo”. Pues menudo argumento.

Pantagruel dijo...

Yo no he dicho nada de incompatibildad Evangelio-derecho, Elige. El derecho canónico para los creyentes. Los demás con el civil tenemos bastante. Pero cuando alguien recurre a los tribunales eclesiásticos ya sabe que debe llevar la cartera bien llena; no hay nulidad para los pobres, como "es bien sabido". Si bien es verdad que los pobre pasan de la nulidad, porque con una boda con cura ya tuvieron bastante. Los tribunales civiles sancionan separaciones, y divorcios, que son la anulación de un matrimonio, civil, por supuesto. Al pastear mi párrafo quitaste las comillas a "Todo el mundo", pero es que es verdad que eso la sabe, y lo comenta, "todo el mundo", aunque tú prefieras mirar para otro lado. No estás dispuesta a reconocer ni un solo defectillo menor -dinerario al fin y al cabo- al engranaje católico-eclesiástico? Elige, si lo hicieras estarías más próxima a la verdad. Te apreciaría más de lo que ya te aprecio :-)

eligelavida dijo...

Panta, las tres últimas entradas hablan del matrimonio, de la posibilidad de que éste dure toda la vida, de si el matrimonio supone o no perder libertad. No hablo del matrimonio católico en concreto. Pero tú en seguida lo centras todo en criticar a la Iglesia intentando extender calumnias. Reconozco que a veces agradezco tus mensajes cuando favorecen un sano debate. Pero cansas cuando repites una y otra vez tus ataques rebosantes de mensajes demagógicos: “los pobres”, “los ricos”, “los que ya tuvieron suficiente”, “es bien sabido”, “todo el mundo sabe”… No son argumentos.

Pantagruel dijo...

Elige, cuando un debate pierde la salud?

eligelavida dijo...

Cuando todo lo que se dice está ya dicho y uno se limita a atacar lo que para otro es sagrado. Además de aburrido, pierde interés. Por otro lado, te recuerdo que la Iglesia no es el tema de la entrada. Por lo que a mi respecta, este debate, si lo ha habido, acaba aquí. Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).