lunes, 31 de agosto de 2009

¿Existe el "amor matrimonial"?


Anoche estuve en El Escorial, tomando unas tapas con un grupo de amigos de edades muy variadas. Entre ellos, Carmen y Ricar, una pareja de novios en los treinta que se casará el próximo septiembre. En el curso de la conversación, a uno de los “vejestorios” de 55 años, se le ocurrió mencionar el “amor matrimonial”, así, como suena, y ¡no sabéis la que se armó entre los más jóvenes!

Que si el amor es el amor y no necesita papeles, que si se casa quien quiere y eso “se respeta”, ¡faltaría más!, pero ni falta que hace para experimentar el amor. Y ya podéis figuraros lo que significa para los jóvenes eso de “experimentar” el amor.

Uno de los más firmes defensores del amor libre, como siempre, Alfonso, hijo de unos amigos. Para que os hagáis una idea, os diré que Alfonso es guapo, inteligente, de familia “con posibles”, que se decía antiguamente, 24 años y a punto de terminar medicina. Su opinión de los que se casan es muy gráfica, simplemente, “están como cabras”. Nos dice:

El matrimonio hoy por hoy ya no tiene razón de ser. Antes... sí, porque la mujer vivía muy desprotegida socialmente, y necesitaba el apoyo del hombre, que era el que recibía educación, el que manejaba el dinero y el que tomaba las decisiones. Pero hoy, que las mujeres estudian y tienen los mismos derechos que el varón, ¿qué sentido tiene esclavizarse en el matrimonio? Hoy, por fortuna, podemos disfrutar de los placeres del matrimonio, sin tener que cargar con los fardos que nuestros padres llevaban al cuello. La mujer, los hijos, el jefe, los médicos de los niños, los colegios... Y total, ¿para qué?”

Le pregunto si cree en el amor.

“Bueno- duda – es que en esto que llamamos amor hay mucha mentira. Todo el mundo sabe que a una chica le gusta un hombre porque reúne ciertas condiciones. Vamos, que es algo así como un casting, y no esa trola del sentimiento profundo y bla, bla, bla, que nos cuentan nuestros abuelos”.

Marga, que fue a su mismo instituto y hoy es novia de un amigo le apoya diciendo que las chicas también hacemos nuestros castings:

“Cuando vamos a discotecas o a fiestas donde sabemos que podemos conocer chicos, vestimos de una forma determinada. Procuramos estar guapas para atraerles, pero no demasiado provocativas, para que no se echen atrás. Porque a los hombres les encanta “ligar” con mujeres fáciles, pero en el fondo las desprecian. Así que tenemos que mantenernos en un término medio. Y por cierto, aunque a las chicas nos gusta mucho hablar, somos capaces de escuchar durante horas las batallitas del machito de turno y fingir que estamos muy interesadas, y...”

Yo, entre tanto, muda, interesadísima y preguntándome si cuando yo tenía veinte años, también pensábamos así. Por fin, Víctor, el sensato del grupo, se anima a hablar y explica que el matrimonio no es solo un contrato. Es algo mucho más profundo, dice, una institución natural, es decir, una institución basada en la ley natural, que es aquella que deriva de la ley eterna de Dios. La respuesta de Alfonso es inmediata:

“¡Venga hombre, eso lo dices tú y cuatro curas!”

11 comentarios:

Marta dijo...

Desde luego, estoy con Victor, aunque explicar estas cosas hoy en día resulta difícil, porque casi todos los jóvenes tienen asumido otro estilo de vida. Lo digo por mis compañeros de estudios.

Pantagruel dijo...

Vaya, ese muchacho promete. Acabará siendo una especie de Dr. M... Bueno, me ahorro comparadores para no herir sensibilidades, pero se entiende lo que quiero decir, no? ;-)

Anónimo dijo...

Supongo que si hiciéramos una encuesta, la mayoría de jóvenes diría que el amor es lo que es y no hay porqué añadir el calificativo ‘matrimonial’, que es lo mismo casarse que ‘rejuntarse’ y que no hay diferencia que se trate de chico-chica o de parejas del mismo sexo. Y es que vienen escuchando esto hará unos veinte años, y claro, es lo que les hemos enseñado. Elvira

Sancho dijo...

Hoy, la sociedad está herida de muerte, porque poco a poco se ha ido matando el concepto de matrimonio y familia. Asimilar otro tipo de uniones al matrimonio y permitir el divorcio ha logrado la desestabilización social que se buscaba. En estos tiempos, lo más común es ver niños que viven con uno solo de sus padres y que apenas tienen contacto con el otro. Ahora sufrimos ya las consecuencias de la desestabilización de la familia que comenzó en los años sesenta. Pero el futuro nos demostrará qué negativo ha sido para la sociedad aceptar como matrimonio lo que no lo es y fundar familias en uniones que no pueden sostenerlas. Saludos

Yuria dijo...

Hola. La familia es lo más bonito, y dentro del matrimonio, x supuesto.

Angelina de Maria dijo...

hola amiga : que frescura tu exposicion de hoy...yo tengo 48 años madre soltera,y sigo creyendo en el amor y en el matrimonio.pues el amor es trascender y asi lo logramos a traves de los hijos.¿pero que clase de hijos quiero tener? ¿con bendiciones de Dios o no?Cristo nos ha hecho librespero si en nuestro casting para la gran elecion de la vida podemos pedir la direccion del cielo,Dios no se equivoca ,el conoce el camino bueno y verdadero para cada uno de nosotros,el que nos hace feliz...

te pido permiso para copiar tu comentario y publicar en mi blog.
espero tu autorizacion.

te quiero amiga!!!angelina de maria

eligelavida dijo...

Hola Angelina

Por supuesto que puedes copiar lo que quieras. He visto que estás a tope de nuevo con tu blog. Por cierto, mil gracias por tus correos, especialmente el del día 27. El poema ¿es tuyo? Un abrazo

mrswells dijo...

Existe

Luis y Mª Jesús dijo...

El comentario era tan largo que creo que es mejor que haga un post. La idea es que el matrimonio tal y como está configurado hoy no llega a la categoría de contrato. Me imagino, desde mi postura de jurista, ver una escritura de compra de un piso en la que el comprador estableciera que cuando al mirar por la ventana ya no le emocione la vista se resolverá la venta y el vendedor tiene que devolverle el precio, ningún vendedor lo admitiría, pero en el caso de que lo hiciera solo les vincularía a ellos nunca a los que no intervinieron en el contrato y, desde luego, el registrador no lo inscribiría porque ese pacto nunca podría afectar a terceros.
Un abrazo

Juanjo dijo...

Gracias por la información.

Guerrera de la LUZ dijo...

Hola Eli!

El gran problema es que con la basura que les echan en la tele en los programitas que ven donde los imbéciles de turno se burlan ampliamente del matrimonio, la sociedad enferma en la que vivimos, la cultura de ir cada uno a su bola, pasar de todo, ponerle los cuernos a tu "pareja" porque ya no tienen ni marido, ni mujer, los jóvenes no tienen ejemplos de amor verdadero ni de familia unida.

¿Qué podemos esperar que piensen los que ahora tienen 20 años?¿? si están más perdidos que un burro en un garaje los pobres.

La sociedad avanza sí, pero hacia el precipicio. Y luego hay que soportar que digan que los cristianos frenamos el avance de la sociedad. Pues ojalá. Lo que deberían hacer sería darnos las gracias.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).