martes, 7 de julio de 2009

"Médicos" que deciden el destino del hombre


El diagnóstico prenatal está a la orden del día. En mi opinión, los avances técnicos y científicos que apoyan la vida humana y buscan la curación de enfermedades son siempre positivos. Ahora bien, su aplicación puede ser mortal para el ser humano, cuando la intención de aquellos que los utilizan es la de matar si los no nacidos “no dan la talla”.

Cualquier técnica que permita conocer las condiciones del embrión o del feto durante el embarazo, sin poner en riesgo su vida ni, por supuesto, la de la madre, da la oportunidad a padres y médicos de planear soluciones o intervenciones médicas precoces ante malformaciones o problemas congénitos.

Por desgracia, estas técnicas de diagnóstico se realizan la mayor parte de las veces con la intención practicar un aborto en caso de confirmarse la existencia de una malformación o anomalía.

Así se expresa Juan Pablo II ante esta terrible violación del derecho humano del niño por nacer:

“Siento el deber de expresar aquí mi preocupación por la creación de un clima cultural que favorece la orientación del diagnóstico prenatal en una dirección que ya no es la de la terapia, para una mejor acogida de la vida del niño por nacer, sino más bien la de la discriminación de los que no resulten sanos en el examen prenatal. En el momento actual existe una gran desproporción entre las posibilidades de diagnóstico, que están en fase de expansión progresiva, y las escasas posibilidades terapéuticas: este hecho plantea graves problemas éticos a las familias, que necesitan ser sostenidas en la acogida de la vida naciente, incluso cuando esté afectada por algún defecto o malformación” (Juan Pablo II a la Asamblea Plenaria de la Academia Pontificia para la Vida, 24 de febrero de 1998).

Médicos que deciden fabricar personas en laboratorios, que determinan qué y cuantos embriones hay que implantar, que “curan” seleccionando a unos embriones para la vida y a otros para la muerte, que practican abortos porque el feto padece alguna enfermedad…

La cuestión es: ¿quién es el médico para decidir sobre el origen o el destino de los hombres?

40 comentarios:

José Miguel dijo...

Me quedo con tu pregunta ¿quién es el médico para decidir sobre el origen o el destino de los hombres?
Es evidente que la misión del médico es curar y si no fuera posible, al menos debería paliar los dolores. Pero, en ningún caso un médico debe quitar la vida de un ser humano.

Anónimo dijo...

No he conocido a un solo médico que haga un diagnóstico prenatal con una finalidad realmente terapéutica. Entre otras cosas porque muy pocas enfermedades tienen cura en el seno materno. En el fondo, todos sabemos que las mujeres se hacen ecografías para confirmar que todo va bien durante el embarazo. Si no es así, siempre aparece el planteamiento de la opción al aborto. Ignacio

Pantagruel dijo...

Querida Elige, comparto el interrogante con el que cierras tu interesante entrada: "¿quién es el médico para decidir sobre el origen o el destino de los hombres?", entre otras razones poderosas, porque ¿quién es el médico sino un hombre más?

Dicho esto, permíteme que rompa una débil lanza en defensa de mis colegas, o del colectivo profesional al que pertenezco. Creo que el título de tu post es tendencioso. ¿Donde están esos médicos que deciden "el destino del hombre". ¿Hay médicos que deciden practicar un aborto por sí mismos? ¿Hay médicos que deciden practicar una eutanasia por su cuenta y la ejecutan? ¿Donde están?

Una mujer embarazada va a su ginecólogo y en la ecografía éste detecta que el embrión tiene una espina bífida con mielomeningocele y una hidrocefalia, malformación relativamente frecuente que, se haga lo que se haga, va a limitar enormemente su vida, si llega a ser posible. ¿Es el médico por sí quien decide: "este embarazo se termina"? Estoy seguro de que la mayoría, si no todos los profesionales, expondrían a la madre, o a los padres, la situación de la forma más explícita y más empática posible, y lo que cabe prever, y es la madre, o los padres, quienes deciden si desean tener ese hijo, o por el contrario, ahorrarse y ahorrarle los enormes sufrimientos previsibles. No todos tenemos que ser héroes, y menos sin que nos pidan permiso para ello.

Imagina un oncólogo que en una revisión de una mujer con cáncer de mama descubre en la resonancia que tiene varias metástasis cerebrales y una infiltración meníngea… Eso significa un pronóstico cierto de muerte en pocos meses, con una calidad de vida muy jodida entretanto ¿La pasa a la salita contigua y sin más explicaciones le aplica el cóctel del Dr. Kerkovian -o del Dr. Montes, dirían algunos-? Estoy convencido de que ningún buen profesional haría eso; le explicaría a la paciente y a su familia la situación, de una forma tan "humana" como se pudiese, y les hablaría de las alternativas de tratamiento -pocas-, y en último caso de la posibilidad de los cuidados paliativos. Cabe incluso que la mujer pidiese terminar ya, y que la familia y hasta el oncólogo pensasen que no le faltan razones para desearlo, pero eso no está regulado hoy por hoy, y ningún médico lo haría, estoy más que seguro.

Esa es la situación, poniendo dos ejemplos más o menos afortunados, pero frecuentes en la práctica. ¿Me puedes poner alguno en el que ocurra lo que tú anuncias en tu titular?

Juan Pablo II tenía mucha razón en que los medios diagnósticos van muy por delante de las posibilidades de tratamiento: diagnosticamos cada vez más y antes, y luego no sabemos qué hacer. Cuando se puede curar, curamos, si se puede aliviar, aliviamos, algunos de nosotros hasta saben consolar, y cuando solo queda paliar el sufrimiento lo paliamos de la mejor manera posible, siempre dentro de la legalidad, que hoy por hoy no permite ir más allá. Yo soy partidario de que se regule -con enorme prudencia- ese "más allá" que hoy es tabú. No se le puede exigir a nadie la heroicidad, ni el sufrimiento estéril y gratuito, aunque Jesús eligiese esa vía para sí mismo.

Y finalmente, los médicos no juegan con los embriones en los laboratorios, hasta donde yo sé. Todas las técnicas de reproducción asistida, y todas las líneas de investigación con celulas embrionarias pasan los filtros de los comités éticos o de investigación, donde han de ser aprobados antes de ser puestos en marcha; en los comités de investigación no solo hay médicos; a veces hasta hay sacerdotes católicos, y no siempre jesuitas ;-). Los médicos, por sí solos, Elige, con independencia de intoxicaciones y manipulaciones acerca de nuestra imagen, no deciden nada.

(Sigue en otro comentario)

Pantagruel dijo...

(Continuación)

Alguien podría argumentar: "¿Y el Dr. Montes, qué? ¿Qué paso en Leganés?" No conozco al Dr. Montes y no me gusta el apoyo "exagerado" que algún partido y algunos medios le han prestado. No sé de lo que pasó en Leganés más que lo que la prensa ha contado, y por ella sé que los jueces no encontraron nada criminal en sus actuaciones. Parece que había irregularidades obvias -como el hecho de que una unidad de paliativos estuviese confundida en una sala de observación de urgencias- pero de ahí a decir que el Dr. Montes daba "matarile" sin encomendarse ni a dios ni al diablo, por utilizar la soez expresión que usa la derechona, hay un gran trecho, que hoy por hoy quien lo recorra incurre en calumnia.

Perdón por la extensión. El asunto es grave, y muy interesante desde muchos puntos de vista. No se puede despachar con prejuicios y brevedad.

La alternativa a lo que digo es: si a usted le toca una hijo gravemente malformado, se aguanta usted y se aguanta él. Si usted desarrolla metástasis que van a hacerle morir en breve y sufriendo mucho, ofrezca ese sufrimiento, como hizo Jesús en la cruz. Si el señor no le da hijos por vía natural, cómprese un perrito, o adopte. Si alguna esperanza hay de curar o aliviar enfermedades degenerativas con células madre embrionarias, aparte de usted esa esperanza... ¿Es éste el camino correcto? ¿El único?

ARCENDO dijo...

Los medicos están para curar. Los que no respetan ese PRINCIPIO, no son medicos, son matarifes.
SALUDOS

Salvador Pérez Alayón dijo...

Muy pronto viviré el nacimiento a la luz de mi primer nieto. Según el médico está previsto que sea sobre el 20 de agosto. Desde su concepción, cuando fue advertida mi hija de su presencia, he tenido la conciencia de ser abuelo. Cuando hablo con ella le pregunto por él. Son dos seres, en los que uno presta su utero y hace de hospedaje al otro. Son dos vidas entrelazadas por el amor de unos padres que han colaborado para darle vida, y esa vida tiene derecho a ser vivida y respetada. Indudablemente que en esta vida todo va a demandar sacrificio, renuncias, aceptación, por eso nuestra carrera es llegar a ser amor, la fuente de toda la felicidad.
Un abrazo en XTO.JESÚS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Cuando hacía mi comentario, no había leído otros, pues no habian aparecido todavía. Y no trato de polemizar. Quiero dejarlo claro, pues no voy a entrar en que si yo o tú. Cada cual que razone y busque la verdad donde y como quiera. Para eso es libre.
Y en eso voy a apoyar mi razonamiento. Todo dependerá de la fe que se tenga y en quien se tenga. Yo, desde mi fe en JESÚS, encuentro sentido en ÉL mismo. ¿Por qué tuvo ÉL que sufrir por mí? ¿Por qué tuvo ÉL que nacer en un corral y pasar por humillaciones, sufrimientos, desplantes, vivir pobremente, insultos y...etc? ¿Es qué yo me lo merezco?
Y todo para que pueda merecer la Vida de la Gracia, DIOS que se hace vida en mí, y pueda, participando de su propia vida, ser eterno y pleno como ÉL.
De igual forma, yo tendré que aceptar mis sufrimientos, mis sacrificios, mis renuncias, mis hijos, mis enfermedades, mis apetencias, mis inclinaciones, mis circunstancias, mis problemas, el mundo en el que vivo, a mis amigos, a todos ustedes, y a mí mismo. Es el camino de mi Cruz, y con la cual tengo que recorrer mi vida, asido a la mano de JESÚS, porque ÉL es mi salvación y en ÉL, con ÉL y por ÉL espero gozar un día de la felicidad eterna en presencia del PADRE.
Ahora, podrán decirme que estoy loco, o chiflado... lo acepto, pero esto no se pude entender sino desde una experiencia, encuentro con JESÚS. Y desde ahí se ven las cosas de otra forma.
Entiendo que desde otra opción, y sobre todo, de la del mundo, tal como lo ven ustedes es comprensible, pero el Reino de JESÚS no es de este mundo, es mirado con otros ojos, con los del amor. Por eso, estimo que nuestro diálogo no se produce, ya que están en planos diferentes. De cualquier forma comprendo, desde mi humanidad, lo que exponen y dicen, pero los invitos a vivirlo desde la experiencia del amor.
Un abrazo a todos en XTO.JESÚS.

eligelavida dijo...

El título de la entrada no es “los médicos deciden el destino del hombre”, sino “médicos” (entre comillas, es decir, algunos que se toman esa prerrogativa) que deciden el destino del hombre.

Y los hay. Son aquellos que inducen a la mujer a abortar porque espera un hijo con espína bífida, decidiendo que no van a ser felices (como si la profesión médica les diera derecho a decidir quién debe o no vivir). Son también los que apremian a la mujer a abortar si la ven “demasiado joven”, los que deciden qué embriones deben ser implantados y cuales desechados, los que fabrican niños medicamentos (cargándose varias vidas humanas por el camino), etc.

Evidentemente, gracias a Dios, la mayoría de los médicos no son así. Pero haberlos, los hay.

Pantagruel dijo...

Yo no los conozco, Elige.

Pantagruel dijo...

Arcendo, bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra. Por cierto hay alguna filatelia -afortunadamente ya en sepia- que me parece tenebrosa. Saludos.

Anónimo dijo...

Pantagruel:
Los que tienen una postura, marcada por sus creencias, las cuales no se cuestionan porque la aceptación de los dogmas se lo impide, aunque te entiendan no te lo pueden decir.

Anónimo dijo...

Anónimo, ya estáis los ateos como siempre, que lo sabéis todo, desde los dogmas hasta lo que pensamos los creyentes. Dais pena. Pero sobre todo, dais miedo, porque queréis imponer la muerte sobre la vida en nuestras sociedades. Esto no es una cuestión de creencias, es una cuestión de respeto. Dejad en paz la vida de los enfermos, la de los niños con retraso, la de los ancianos. Lo único que se os pide es que NO MATEIS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

También quiero manifestar y aclarar, porque se puede mal interpretar o no entender, mi opción es desde la total libertad. JESÚS no me impone, ni me obliga, me propone, me aocompaña y me libera, todo desde mi libertad y aceptación. ÉL, así nos lo enseña, pues fue el Primero en hacerlo dando su vida libremente, pues nadie lo obligó a morir en la Cruz, y menos por otros que no lo entendía ni le correspondían.
Ahora, ¿por qué le sigo? Le sigo desde la libertad, porque entiendo que es la mejor opción que tengo. Todo hombre, creo que en eso al menos coincidiremos,busca ser feliz y eterno, pues bien, en JESÚS encuentro esa promesa. JESÚS representa para mí la opción fundamental de mi vida. Y no sólo una opción, sino la más importante, la Única, que todo hombre quiere conseguir: "ser inmensamente feliz SIEMPRE". Desde ahí, todo lo demás lo estimo basura, aunque sean medios que como humano necesito, pero nunca serán un fin. El fin es vivir la Vida de la Gracia, DIOS que me hace participe de su propia Vida en JESÚS, y por lo tanto, ETERNO.
¿Quien me da más? Por mucho que he buscado, ¡y tengo ya mis años! no encuentro nada mejor. Y puedo decirle que he visto mucho, y he probado mucho. Hablo no desde un pedestal supuesto, ni imaginativo, sino que hablo desde la realidad vivida y gozada. Y les puedo decir que, desde mi experiencia vital, no hay nada más grande. Es más, es el gran Ideal que todo hombre quiere, aunque muchos estén ciegos po permanezcan atrapados por las cosas de este mundo. Al final todo quedará reducido a la eternidad, queramos o no, en la presencia de DIOS o fuera de ÉL, y ahí no habra alternativa: sera para SIEMPRE.
Y no se trata de asustar, ni de intimar a nadie. Se trata de hablar en verdad y ser testigo de la Palabra de DIOS, pues en su Palabra se habla de condenación o salvación, y eso llegará.
Por lo tanto, concluyo, no para discurtir, lo aclaro, sino para dar razones que justifican mi actitud y postura: "sigo a JESÚS desde mi libertad, porque me fío de ÉL, y porque me ha dado imnumerables razones para fiarme.
Un abrazo en XTO.JESÚS.

eligelavida dijo...

Salvador, suscribo tu último comentario. Un abrazo.

Lolat dijo...

Estoy con Elige la Vida.
Yo sí conozco a médicos que se equivocan diciendo que un bebé viene mal o muy mal y aconsejan que
lo mejor que puede hacer la madre es abortar. Después resulta que el médico se equivoca y gracias a la mama del bebe que no quiere abortar, como debe de ser, nacen unos bebes sanos y preciosos.
Tan preciosos son los que nacen con problemas pero que hacen felices a sus padres y familiares, pienso que hasta es una gracia Especial de Dios tener un hijo en cualquier circunstancia y sacarlos adelante.En palabras de Juan Pablo II "no hay que tener miedo"... También, tengo presente a tantos y tantos bebes deseados que por un error del "medico" que los hay, porque todos somos humanos y, el de sus padres por "miedo" no han llegado a nacer. Estos padres, no se enteran nunca del error.
Un beso

Juanjo dijo...

Hoy precisamente he leído la carta de una madre con una niña nacida con trisomía 18 que vivió ocho meses. Reconoce haber sufrido presiones para abortar y “desplantes” (lo dice literalmente) por parte de los médicos una vez nacida la niña. Y es que la soberbia de algunos matasanos les lleva a enfadarse con los padres que aceptan a sus hijos enfermos.

Pantagruel dijo...

La propia palabra "matasanos" lleva implícito un prejuicio contra el que las puertas del cielo no han de prevalecer. Como los curas, o los militares, los médicos han constituido históricamente una casta -cada vez menos g.a.d- a la que dar caña, desde un lado o desde el otro.

Comencé mi comentario afirmando que ¿qué es el médico, sino un hombre más? Errores, maldades,... cualquier defecto humano no les ha de ser ajeno, y no parece que el señor les dedique ningúna protección especial, y menos ahora que trabajamos para el seguro, en consultas atestadas, a juzgar por los opiniones aquí vertidas: lo que sale mal, sale mal por su culpa, lo que sale bien, bueno, eso es cosa del señor... No pasa nada, eso está más que aceptado.

No esperaba demasiada comprensión explícita para lo que expresé, porque como dice uno de los anónimos, no se puede opinar en contra de lo que marcan determinadas creencias, y menos públicamente. Entonces, no sé si de la declaración genérica de Fe como Liberación de Salvador Pérez Alayón se debe deducir en concreto que suscribe el último párrafo de mi segundo comentario a esta entrada.

¿No puede una mujer que se sabe embarazada de un síndrome de Edwards, en la segura angustia de esos momentos, malinterpretar lo que se le dice y pensar que se le está induciendo a hacer aquello de lo que simplemente se le informa? Yo no sé, pero sí, con seguridad, el malo, el taimado, el "pro-muerte" era el matasanos. Dios que en su infinita sabiduría permite las trisomías no tiene ninguna responsabilidad en esto, Él sabe qué es lo mejor para cada familia, la cuota de dolor y de sufrimiento que les corresponde, y ¿quienes son los hombres -médicos o simples madres- para intentar torcer sus designios? Ya, ya sé que el asunto de la existencia del mal en el mundo es otro problema que ahora no viene a cuento...

Guerrera de la LUZ dijo...

Panta, me parece muy bien que defiendas a tus colegas médicos, pero para que veas que hay de todo y que desgraciadamente es cierto que se está sometiendo a las mujeres a una presión y a unas coacciones brutales, te paso un ejemplo cotidiano: lee este testimonio. Lo enlazo, pero lo voy a copiar aquí de todas formas:

Coacción (Tomado de un comentario)
"Esta mañana he estado hablando con una persona que me ha llamado asustada. Le han dicho los médicos que, por su edad, tiene un riesgo mayor de que el niño que está esperando tenga síndrome de Down. Me dice que en el hospital le han coaccionado para hacerse la amniocentesis. Ella ha dicho que antes de firmar nada quería enterarse bien (porque allí no le han explicado nada, sólo que como está de 15 semanas tiene que hacérsela pronto, antes de las 20 para poder abortar legalmente). Es una persona sencilla, sin cultura, a la que han asustado porque tiene 40 años. Yo soy médico de familia en ejercicio. Hemos hablado más de una hora. Le he explicado que la amniocentesis es una prueba diagnóstica con riesgo alto de provocar daño al niño y que para qué se la va a hacer, si no piensa matar a su hijo ni aunque esté enfermo. Me ha preguntado como es el niño con 20 semanas y se lo he contado. Me ha preguntado como hacen el aborto y también se lo he contado. Está pensando..."
.



Y, en el sexto comentario, este es el desenlace:



CULEBRÓM SEGUNDA PARTE:
Esta mañana he visto seis llamadas perdidas de la persona a la que coaccionaban para hacerse la amniocentesis. Le llamo y me dice llorando que esta en el hospital porque tenia nueva cita con el gine y que le han echado la bronca por no ir a la cita de la amnio y que quieren que firme otra cosa para hacerle otra prueba que no entiende que es.
Le digo que me espere que voy. LLego al hospital y la encuentro escondida. Me dice que es porque cuando salen a llamar y le ven le vuelven a regañar y le instan para que firme. Veo que lo que tiene que firmar es que se le ha aconsejado hacerse la amniocentesis y que no se la hace porque ella no quiere y tambien que le van a hacer una ecografia especial para ver malformaciones posibles pero que no es tan precisa como la amniocentesis y que si luego el niño tiene algo que no se ha visto que no proteste. ALUCINANTE!!!!
Me identifico como medico y me explayo... les digo que no explican las pruebas, que no explican el consentimiento informado, que les coaccionan a firmar algo que no entiende, que no se hace la amniocentesis porque no quiere arriesgasrse a hacer daño al bebé, que ademas no va a matar al niño salga lo que salga por tanto no tiene razon de ser hacersela y que la ecografia se la hace pero la amnicentsis no.
A mi no se atreven a decirme nada pero le tumban en la camilla y le vuelve a decir CUATRO veces que por qué no e la hace, (yo oyendo todo porque solo nos separaba una cortinilla) y le preguntan "¿pero es que no interrumpirias el embarazo si el niño tuviese sindrome de Down?" y mi amiga: PUES NO!!!! "Ah! bueno entonces es verdad que no tiene sentido que te la hagas, ya no te insisto mas pero que sepas que aunque la ecografia ha salido RIGUROSAMENTE NORMAL por tu edad tienes mas posibiliddes..."
A mi, ni me miran, ni me tratan como a un "colega de profesion", PENOSO!!!! ellos mismos se descalifican... humilla el que puede no el que quiere...
A la salida me dice mi amiga que con tanta insistencia y sin entender nada si no llego a estar yo le convencen.
Está visto que tenemos que ir rescatando a los niños uno por uno. PUES LO HAREMOS!!!!!

23 de junio de 2009 22:49




A mí, sinceramente, me resulta demencial que ocurran estas cosas.

eligelavida dijo...

Nadie da caña a los médicos. Sólo a aquellos que, olvidando que la esencia de la medicina consiste en sanar y, cuando esto no es posible, aliviar el dolor y ayudar al paciente a obtener la mejor calidad de vida posible, se dedican a inducir a la muerte, como si ese fuera su trabajo, o a utilizar seres humanos como objetos, comenzando por crearlos en un laboratorio, seleccionarlos, elegirlos o desecharlos.

ulpiano dijo...

Desgraciadamente, unos pocos denigran la profesión médica con estos hechos. Es como si un ciudadano acude a la policía porque ha sido agredido, y ésta utiliza la violencia. Hay ciertas profesiones que implican confianza.

Pantagruel dijo...

Guerre, toda coacción es indeseable, pero tal y como está la medicina de judicializada -cada vez más- me parece correcto que a una mujer de 40 años embarazada le pidan que firme que se le ha informado del riesgo alto de trisomia 21 y que rechaza la amniocentesis; hay mujeres que han denunciado a su ginecólogo porque al tener un niño con síndrome de Down dijeron que no habían sido informadas del riesgo, ni de la posibilidad de diagnóstico prenatal. Es claro que si una mujer tiene decidido no interrumpir el embarazo en ningún caso, no tiene sentido buscar diagnóstico prenatal de enfermedades sin solución; quizás la angustia de la mujer, y su nivel educativo en este caso, hacían difícil las explicaciones, y aclarar qué se pretendía con cada paso; cuando llegó su médico de familia parece que todo resultó más fácil; me resisto a creer que ningún médico "induzca" a una mujer a abortar; es posible que el miedo a demandas y reclamaciones posteriores, que lleva a una práctica lamentablemente defensiva, haga que se carguen las tintas en la descripción de riesgos; a mí esto me parece comprensible. Como toda coacción es indeseable también creo que lo es la que ejercen "los rescatadores". Una mujer apurada llega a su cita en la Clínica Dator y se encuentra en la puerta a gente, aun educada y correcta, que le da panfletos para que cambie de opinión, sin respetar su derecho a la intimidad... Eso es una coacción bien explícita, pero claro, tú dirás: en este caso, el fin justifica los medios. Yo no.

Elige, la esencia de la medicina hoy es muy compleja; en el caso de los médicos que se dedican a interrumpir embarazos, ese es su trabajo, legal por cierto, si lo hacen dentro de los supuestos de despenalización del aborto. Por qué tiene que prevalecer otro criterio que la propia ley? De las investigaciones con embriones, o de las técnicas de reproducción asistida, ya dije que si se llevan a cabo de acuerdo con la ley han debido pasar los filtros de los comités éticos, de los que no pueden formar parte los médicos que proponen la técnica o la línea de investigación. La madre del niño sevillano curado del Fanconi con células del cordón umbilical de su hermano está muy feliz, y no se hizo sufrir a nadie. Las leyes pueden ser modificables, o mejorables, pero las que hay ahora regulando estas cuestiones no son malas. No caben aquí doctores Mengele, te lo aseguro. En democracia, el peor sistema de organizarnos si se exceptúan todos los demás, la reforma de las leyes, para permitir o para prohibir, ha de llevarse a cabo mediante la convicción de la mayoría. No cabe la imposición por otras vías. Dan cierta envidia países próximos al nuestro donde la iglesia informa a la sociedad, dicta normas para sus fieles, pero no trata de imponer nada, ni convocan masivas manifestaciones de matiz netamente político en los Campos Elíseos o en la Plaza de la Concordia, por ejemplo. Por qué tenemos que ser tan diferentes, si luego el papa ama más a Francia que a España ;-?

Bueno, corto ya, que luego se me acusa con razón de ir dando prédicas peripatéticas que producen hasta lástima.

Ricardo dijo...

Todos conocemos testimonios reales como el que dice Guerrera. Las palabras de Pantagruel son las de la mayoría de la sociedad, que se decanta claramente a favor del aborto. ¿Por qué? Pues porque es la opción más fácil. También es la más egoísta, pero nuestra sociedad ya está ciega de buscar tanto el placer y las cosas fáciles. Empieza a ser difícil encontrar mujeres dispuestas a ser madres de un niño discapacitado, o matrimonios dispuestos a aceptar una familia numerosa. Yo veo esto todos los días en los debates con mis alumnos. Todo se les va en conseguir cuerpos danone, ropa de marca y vida fácil.

No al aborto dijo...

Los médicos partidarios del aborto hablan mucho de libertad. Si haces lo que ellos quieren (abortar), te dan todas las facilidades posibles, alfombra roja y flores incluidas, pero si decides tener a tu hijo (que es cuando más ayuda vas a necesitar), entonces te tratan a base de desplantes, se lavan las manos, no te facilitan la vida.

Lo digo por experiencia personal. Cuando me advirtieron que mi hijo venía mal y decidí seguir con el embarazo, la reacción del médico fue la de darme la bronca porque me pasaba de fecha para abortar. Le dije que deseaba confirmar más adelante el diagnóstico, por supuesto, no para abortar, sino para prepararme psicológicamente para el nacimiento de mi hijo, que me decían que nacería con algo peor que un síndrome de down. El equipo médico me dio la patada. Por no querer aceptar su propuesta de aborto, me dijeron que me buscara otro médico. Ni siquiera quisieron confirmar el diagnóstico por ecografía más tarde. O me hacía la amniocentesis o nada. Yo me negué, puesto que no estaba dispuesta a abortar en ningún caso y esta prueba es invasiva. Al final, tuve que cambiar de médico. Por cierto, mi hijo nació hace dos años sanísimo. Cuantos irán a parar a la basura por gentuza semejante. Gracias por este blog que hace tanto bien.

Marta dijo...

Ahora mismo, esto es el estado del bienestar. Yo hago lo que quiero. Tú no me molestas, ni yo a ti, pero nadie se responsabiliza de sus acciones.

Con el argumento de la libertad, cada cual hace lo que quiere, aunque se lleve por medio a otros. El truco para que los demás lo acepten, está en decir que el otro no es una persona. Menuda hipocresía. Así se trató a los negros durante siglos.

Guerrera de la LUZ dijo...

Pantita, has leído el testimonio que te he puesto cielo??. Eso no es informar, es presionar y coaccionar. El fin: seleccionar la raza, creo que más claro agua, me parece que no lo has leído bien, relee por favor y dime si hacer sentir así a una madre te parece bien.

Los rescatadores, cómo se nota que no has estado en ninguna clase. Se le pregunta a la persona con todo cariño y respeto si quiere información sobre lo que va a hacer (dado que en el abortorio no se la van a dar). Te sorprenderías de la cantidad de madres que hay deseando ver la luz por algun sitio y que alguien las ayude... ayyy Panta.

Un día te vas a venir conmigo, sólo a mirar. Alguna acabará llorando en tus brazos y dándote las gracias.

Guerrera de la LUZ dijo...

Qué gusto poder dialogar sin agresiones. Panta que sepas que me encanta charlar contigo y que también cada día te quiero más.

eligelavida dijo...

Juanjo:

La carta de la que hablas, ¿donde aparece? Me gustaría leerla.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Pantagruel.-

Dices:

"Las leyes pueden ser modificables, o mejorables, pero las que hay ahora regulando estas cuestiones no son malas. No caben aquí doctores Mengele, te lo aseguro."

Con la información y explicaciones de tus comentarios lo has dejado bastante claro; pero el contenido de tus intervenciones lo tenemos en cuenta y lo valoramos, quienes acudimos a la infomación dispuestos a aprender y que no estamos sujetos a posturas inamovibles.

Pantagruel dijo...

Ricardo, de la deriva de la sociedad hacia el hedonismo somos todos responsables, y que conste que no entiendo bien por qué ha de preferirse el sufrimiento si se puede evitar, y dios nos da los medios para ello.

No al aborto, y por qué los médicos lo que quieren es provocar abortos? En nuestro país los médicos que practican abortos suelen trabajar en clinicas privadas concertadas -en la asistencia pública casi todos los ginecólogos son objetores- muy especializadas en practicar abortos, y por tanto nada implicadas en el diagnostico de malformaciones fetales. A esas clínicas van las mujeres cuando ya han decidido abortar por la razón que sea. El médico que diagnostica una trisomía 18 o 21, o una disrafia grave, no suele tener el menor interés en que se termine la gestación: informa a la embarazada de la situación y del pronóstico, y ésta, en uso libre de sus capacidades según la legislación vigente, decide si sigue adelante o no, en cuyo caso seguramente irá a otro centro asistencial a abortar. No entiendo entonces esas historias de coacción, y yo en la mayoría de las que he oído, las sugerencias por parte del médico, muchos de ellos aun católicos, suelen ir en el sentido de evitar el aborto, sobre todo si no se trata de una malformación grave. Esos equipos pro-aborto que maltratan a la mujer si no desea abortar me parece que proceden de leyendas urbano-integristas. Si te pasó eso que cuentas hiciste muy bien en cambiar de médico, e incluso deberías haberle pedido por escrito su coacción y haberlo denunciado. Me alegro de verdad que al final todo quedase en el susto, y que ahora tu y tu hijo disfrutéis el uno del otro. Y no uses la palabra "gentuza", mujer, que quizás lo que quieren es ayudar, o aliviar, o paliar.

Marta, claro que la libertad es hacer cada uno lo que quiere, dentro de ciertos límites, pero cada uno es responsable de sus decisiones y de sus consecuencias. "El otro", como tú dices, no puede ser persona jurídicamente hasta 24 horas despues de haber nacido; eso no es un truco, eso no lo decidieron los legisladores pensando en el aborto, es así desde mucho antes de que se considerara la regulación de éste.

Guerre, claro que he leído el testimonio que aportas, y con atención; yo no lo veo como deseo de selecionar raza alguna -quién en tu anécdota desea eso?-, sino de evitar sufrimiento a una mujer que por su edad tiene un riesgo alto de tener un hijo malformado, y se le informa de que eso se puede diagnosticar para que ella luego tome la decisión que desee. Donde está ahí la raza? El fin tampoco es la eugenesia, por si te refieres a eso: no decide el estado, ni ninguna institución: decide la madre, o los padres, deciden lo que quieran. Eso es todo. Por qué no consigues los documentos que querían que esa mujer firmase, a ver si realmente había algo coactivo? Dudo de que fuese así.

Te agradezco mucho tu invitación de ir a rescatar, o de ir a ver como se rescata. Creo que hoy toda mujer que va a un abortorio sabe perfectamente a qué va, y ha visto las fotos de los embriones descuartizados que circulan por todas partes, y la mano cogiendo los piececitos del feto, y al Padre Martinez Camino -S.J. por cierto- enseñando al bebe y al lince, con los colmillos ansiosos de sangre de excomulgadas. A pesar de saber todo eso, va. A qué darles más la tabarra? dicho sea con el mayor de los respetos.

A mí también me encanta charlar contigo, Guerre -bueno, contigo y con todos- y te quiero un montón ♥

Si a alguien le molestan mucho mis peroratas, que no desespere, que ya mismo desaparezco.

Ricardo dijo...

¿Alguien ha dicho que sea preferible el sufrimiento? Se trata, sencillamente, de no matar al que sufre. ¿Es tan difícil de entender que todos, también los enfermos o los que son simplemente diferentes, tienen derecho a la vida?

Ángel dijo...

Aunque no venga mucho al caso, en mi blog hablo de la conciencia y sus enemigos. O a lo mejor sí viene al caso.

eligelavida dijo...

Ángel:

Me gusta el artículo, especialmente porque se muestra optimista, de cara a este relativismo imperante. Termina diciendo “Por eso, aunque se empeñen los diseñadores sociales, el examen de conciencia y el arrepentimiento acabarán llegando a también a la sociedad anestesiada, porque el relativismo no es eterno, y el hombre seguirá aquí cuando fracase”. Ojalá sea así.

Pantagruel dijo...

Anónimo, te aseguro que yo también aprendo mucho en este debate; exponer mis puntos de vista me obliga a revisarlos, a ordenarlos, y también a ponerlos en cuestión. Por eso agradezco a Elige la libertad y el tono general de la discusión en su blog.

Pantagruel dijo...

Ricardo, yo no he leído aquí que nadie haya negado el derecho a la vida de los que sufren, o están enfermos. Nadie aquí quiere matar al que sufre, sino aliviarlo. La eutanasia activa está por regular. No es hoy una opción, aunque el sufriente la desee y la pida. He visto a pacientes pedir a la enfermera -lo piden a la enfermera- que termine con su sufrimiento, con su decrepitud, con su dependencia... No se les puede conceder ese deseo.

Ángel, el artículo que citas es muy interesante, y describe bien lo que está ocurriendo en nuestras sociedades; le hago sin embargo una objeción seria a su fondo: cuenta las cosas como si hubiese una conspiración de malvados para rediseñar el mundo, en contra de la llamada "moral natural" y de lo que enseñan las religiones monoteístas. Yo no creo que exista esa conspiración, creo que los "malvados" somos todos y cada uno de nosotros, que nos vamos dejando invadir -antes o después- por ese relativismo más humano que la rigidez inhumana -o sobrehumana- de los dioses y de sus verdades reveladas. Poco a poco, con esfuerzo, nuestra especie va modificando sus puntos de vista y asumiendo sus limitaciones sin esperar puerilmente que alguien por ahí arriba venga a resolver nuestros conflictos, nuestras dudas, nuestras debilidades. Solo una gran catástrofe que terminase con nuestra cultura y con su evolución actual podría retrotraernos a tiempos mágicos. Entretanto creo que el relativismo vital, ético, filosófico y científico seguirá ganando terreno. Soy optimista en eso.

Ángel dijo...

Soy un realista esperanzado.

eligelavida dijo...

Ángel, yo también

El gran Juan Pablo II decía: “La experiencia muestra que nuestra mente, aunque esté ofuscada y debilitada por muchos condicionamientos, es capaz de captar la verdad de las cosas, por lo menos cuando se trata de los valores fundamentales que hacen posible la existencia de los individuos y de la sociedad. Dichos valores se imponen a la conciencia de cada uno y son un patrimonio común de la humanidad. ¿No apela a ese patrimonio la conciencia común cuando condena los crímenes contra la humanidad, aun cuando estén respaldados por algún legislador? En realidad, la ley natural, precisamente porque Dios la esculpió en el corazón, es anterior a cualquier ley promulgada por los hombres y es la medida de su validez”.

Anónimo dijo...

Pantagruel.-

Qué bien lo has eplicado:

En mi también han ido ganando terreno ese "relativismo vital, ético, filosófico y científico" y te aseguro que no ha sido por pasotismo o dejadez en cuanto a los temas y vivencias religiosas.
Mi natural actitud y predisposición, a cuestionármelo todo, propició esta evolución que, al principio no fue nada fácil.

Pantagruel dijo...

Querida Elige, ayer hice aquí una cuasi-apología del relativismo, y aquí no me has respondido nada; sin embargo has criticado esa corriente en un blog donde la autora acaba de decir de mí esto, sin conocerme de nada: "Yo la verdad es que hace tiempo que detecte al sujeto:resentido social,que las pasado moradas en la infancia,familia de estrato bajo rozando el subsuelo y que descarga todo su odio contra la Iglesia,( a lo mejor algún cura le hablo del pecado nefando y le dió una clase práctica).Casos hay.
Añádele carrera profesional mediocre,matasanos de medio pelo,con trasiego personal y fracasos varios."

Yo creo que una virtud no teologal, pero sí bloguera, es ejercer una cierta lealtad con aquellos a los que uno acoge en su casa como invitados, o al menos como huéspedes. No me parece bien que critiques mi posición -aunque no hagas expresa referencia a mí-en un blog donde se me considera un indeseable por unos orígenes presuntamente humildes, un resentido con los curas porque quizás fue violado por ellos, un mediocre profesional, y un fracasado en la vida, todo esto sin conocerme de nada ni tener otra referncia de mi que mi blog y mis comentarios. Esa persona descubre su alma con los "defectos" que me encuentra.

Uno puede ir a los blogs que quiera, faltaría más, y opinar como quiera -yo no sé donde están esos dictadorzuelos que decís, quien os obliga a hacer nada, siendo vosotros quienes quereis imponer vuestros criterios -que segun vosotros proceden de dios, pero no sé como podreis demostrar eso, y desde luego no son mayoritarios-, pero yo, sin la menor duda, si viese a un visitante de mi blog ser vapuleado de esa manera, evitaría relación alguna con quien así se emplea. Para no ponerte en compromisos, me despido de tu blog. Me voy fuera por un tiempo breve y no me llevo el internet conmigo.

Tengo que decirte que hay una cosa que me sorprende. Ni tú ni tus visitantes entrais a debate con las opiniones disidentes de la vuestra. Dice el dicho que quien calla otorga, pero no es así, desde luego, no otorgas nada, sino que en la siguiente entrada se vuelve a los mismos clichés del juego con embriones, la "eugenesia", el diagnóstico prenatal como sentencia de muerte... y además como si todo ello fuese obligatorio, o impuesto.

Me parecen admirables las personas que enfrentan con entereza el dolor y el sufrimiento; me parecen odiosas las personas que quieren imponer a otras dolor y sufrimiento.

Tu blog se llama Eligelavida. Yo elijo la vida, pero sinceramente creo que elegir la vida es otra cosa.

Gracias por haberme dado la oportunidad de expresarme en tu blog. Un abrazo.

eligelavida dijo...

Panta:

A veces, no hace falta escribir un libro para contestar un comentario. Mi respuesta a tu apología del relativismo es contundente. Son palabras de Juan Pablo II que repito aquí, porque se ve que no las has leído:

“La experiencia muestra que nuestra mente, aunque esté ofuscada y debilitada por muchos condicionamientos, es capaz de captar la verdad de las cosas, por lo menos cuando se trata de los valores fundamentales que hacen posible la existencia de los individuos y de la sociedad.

Dichos valores se imponen a la conciencia de cada uno y son un patrimonio común de la humanidad.

¿No apela a ese patrimonio la conciencia común cuando condena los crímenes contra la humanidad, aun cuando estén respaldados por algún legislador?

En realidad, la ley natural, precisamente porque Dios la esculpió en el corazón, es anterior a cualquier ley promulgada por los hombres y es la medida de su validez”.

En otras palabras, TODOS somos capaces de llegar a las conclusiones a las que nos lleva la ley natural, por mucho que a veces nos ofusquemos y creamos que la verdad objetiva no existe y que todo vale por igual.

En cuanto a lo que dices de otros blogs, no he visto que te hayan criticado para nada, pero, si así fuera, tu solito tienes recursos de sobra para decir lo que quieras. Eso sí, te ruego no traigas la discusión aquí, porque cuando se te acaban los argumentos, tienes tendencia a derivar a temas “off topic”.

Por lo demás, ¿de verdad crees que voy a otros blog a comentar de ti? Me ha encantado el debate que hemos mantenido, pero empezar ahora con estas patrañas, lo siento, pero no tengo interés.

Pantagruel dijo...

Elige, te agradezco la respuesta. La ley natural, que según tú, dios nos esculpe en el corazón, no es igual para todos; hay diferencia de matices, y de ahí surgen los problemas. Había leido con atención las palabras de Juan Pablo II, pero yo no estaba debatiendo con él.

Con respecto a lo otro, no he dicho que vayas a otros blogs a hablar de mí, pero de alguna forma sentí que me respondías en otro blog -cierta paranoia por mi parte, quizás-. Creo que el tema no era completamente off-topic, pues pienso que hablar de lealtad entre bloguero y visitantes no es un off-topic en un blog; era un cierto lamento, y supongo que lo has advertido, y no ningún deseo de prolongar aquí conflictos que te son ajenos.

No se me han terminado los argumentos, pero en algún momento tengo que cortar para hacer las maletas, y por otra parte, como te dije antes, despues de leer tu nueva entrada me siento víctima de la maldición de Sísifo, y no puedo ahora coger de nuevo la piedra ladera arriba.

Guerre, he leido tu nuevo comentario en la entrada última, pero de verdad, tengo que hacer las maletas. Yo creo, insisto, que las mujeres saben perfectamente a qué van, y no niego que a veces se sientan presionadas en su decisión, pero ¿quién no lo está? No me parece momento para más presiones. Anda, muchos besos, y que te lo pases muy bien.

Elige, gracias de nuevo, y besos también para tí. Eres chica, no? (He visto en algún momento que alguien se dirigía a tí en masculino. Bueno si eres chico, besos también :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).