martes, 9 de junio de 2009

Valoración de los resultados electorales


Primero:

No existe el "voto católico", entendiendo como tal, el voto de aquellos bautizados que son consecuentes con su fe. "Voto católico" sería aquel que tuviera alguna consecuencia en política.

Segundo:

Aunque no existe el "voto católico", sí existen católicos que votan, y lo hacen siguiendo una serie de criterios que nada tienen que ver con los valores o principios cristianos. Es la fe vivida en privado, fuera de la escena pública. Son los católicos que van a Misa los domingos y fiestas de guardar, bautizan a sus hijos y los visten de almirante para hacer la Comunión. Son quizá unos grandes cumplidores de preceptos, pero no llevan su fe más allá del perchero de su casa, donde dejan colgado su catolicismo a la hora de comprar un libro, elegir un colegio para sus hijos, asistir a un espectáculo, practicar su profesión o votar.

De otra forma no se explica que el voto de los católicos (que no el “voto católico”) siga recayendo mayoritariamente en un partido que acepta el aborto, subvenciona abortorios en las Comunidades donde gobierna, legaliza la PDD, introduce en el sistema sanitario la píldora abortiva, equipara las uniones homosexuales al matrimonio, aprueba una ley de reproducción asistida y reprueba al Papa.

Tercero:

¿Cuántos católicos piensan a la hora de votar en los principios no negociables de los que habla el Papa Benedicto XVI?

Cuarto:

Lo ocurrido en las elecciones europeas era previsible y confirma lo que sabemos desde hace años: los españoles están satisfechos con el sistema actual de relevo bipartidista, donde los dos partidos mayoritarios apenas si se diferencian entre sí en lo que respecta a temas como la defensa de la vida y la familia. La abstención pasota, la abstención de castigo, el voto de castigo al PSOE, el voto del miedo a salirse del sistema, el voto útil (no vaya a ser que se desperdicie votando a quien defiende los valores cristianos), gana siempre sobre el voto de conciencia.

Quinto:

Una vez más se demuestra que España es mayoritariamente abortista. Naturalmente hay mucha gente que se opone a una ampliación como la que pretende el gobierno, pero qué duda cabe que una mayoría de españoles desea que el aborto en España sea posible y vota en consecuencia.

10 comentarios:

Luisa dijo...

He votado al PP y creo que Mayor Oreja, democristiano, representa mi voto católico.
Admiro y sigo tu estupendo blog, pero creo que esta entrada es excecivamente dura y no consigo entenderla.

Guerrera de la LUZ dijo...

Muy buen análisis, lo suscribo al 100%.

Conmigo que nadie cuente para ir a votar vomitando por dentro. Me da exactamente igual quien ocupe la Moncloa mientras se siga decapitando legalmente un sólo bebé. Yo no entraré jamás en eso. Para mi toda esa basura ya fué.

Besos.

ulpiano dijo...

¿A qué te refieres exactamente cuando dices que el voto católico no existe? Yo creo que muchos católicos hemos votado en conciencia.

eligelavida dijo...

Cuando digo que el voto católico no existe, me refiero a que es minoritario el número de católicos que votan de acuerdo a su fe y a sus valores. Claro que existen, pero reconocerás que el voto de los católicos (que no el voto católico) va mayoritariamente para partidos que apoyan antivalores como el aborto o las uniones homosexuales.

Aguijón dijo...

Luisa, Mayor Oreja hará lo que le digan... y está vendido por el Rajoyismo.
Yo creo que los católicos, como tantos otros, piensan qué voté la última vez, y votan igual.
Yo no vuelvo a dar mi voto al PP hasta que no vuelva a sus principios fundacionales. No me vale que esté Mayor Oreja. No me engañan más.
Esta vez ha sido la primera que no les he votado y así seguiré.
Saludos,

DonJoan dijo...

Acabo de leer un artículo que puede complementar éste: se trata del blog de Alejandro Campoy y versa sobre el voto católico. http://www.facebook.com/ext/share.php?sid=105721527144&h=zGh03&u=yYTFJ&ref=nf
Me parece muy interesante y creo que va en la línea que mantienes tú.

Luisa dijo...

Aguijón, hay un hecho incuestionable: "Un partido es lo que sus militantes activos quieren que sea". Por tanto, si los afiliados católicos del PP no participamos el partido tomará una deriva "secular", pero si participamos activamente y sin complejos el partido será fiel a sus principios que le inspira: El humanismo cristiano.
Desgraciadamente, estas elecciones han demostrado que fuera del PP solo cabe la dispersión del voto católico.

Anónimo dijo...

Pienso que los el PP ha tomado una deriva "secular" hace mucho tiempo. No se trata de ser un partido católico. Tan solo de defender principios universales contra los que un católico jamás puede ir. El PP gobernó y sus afiliados católicos no pudieron evitar que durante ese tiempo el aborto aumentara en España. Hoy, la capital del aborto es Madrid, con gobierno pepero. No creo que tenga nada de malo intentar que las cosas cambien.

Enhorabuena por el blog. Alfredo

eligelavida dijo...

Don Joan

He leído en enlace y creo que no has entendido mi posición. Para mí, sí debería haber un “voto católico”. El voto de aquellos católicos que son consecuentes con su fe.

Y no digo con esto, como afirma A. Campoy, que los católicos deban ser de “partido”. Es chabacano solo proponerlo. Simplemente pienso que un católico no debe dejar sus principios, su fe y sus valores aparcados a un lado a la hora de votar. Ser coherentes… ¿es eso mucho pedir?

DasGretchen dijo...

¡BRAVO POR TU ENTRADA!
Me ha encantado.
Un gran saludo querido/a (?) eligelavida

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).