sábado, 6 de junio de 2009

Santo Tomás Moro, Pasión por la Verdad


De la vida y del martirio de santo Tomás Moro brota un mensaje que a través de los siglos habla a los hombres de todos los tiempos de la inalienable dignidad de la conciencia, la cual, como recuerda el Concilio Vaticano II, "es el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que está solo con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella" (Gaudium et spes, 16).

Cuando el hombre y la mujer escuchan la llamada de la verdad, entonces la conciencia orienta con seguridad sus actos hacia el bien. Precisamente por el testimonio, ofrecido hasta el derramamiento de su sangre, de la primacía de la verdad sobre el poder, santo Tomás Moro es venerado como ejemplo imperecedero de coherencia moral.

Estimado por todos por su indefectible integridad moral, la agudeza de su ingenio, su carácter alegre y simpático y su erudición extraordinaria, en 1529, en un momento de crisis política y económica del País, el Rey le nombró Canciller del Reino. Como primer laico en ocupar este cargo, Tomás afrontó un período extremadamente difícil, esforzándose en servir al Rey y al País.

En 1532, no queriendo dar su apoyo al proyecto de Enrique VIII que quería asumir el control sobre la Iglesia en Inglaterra, presentó su dimisión. Se retiró de la vida pública aceptando sufrir con su familia la pobreza y el abandono de muchos que, en la prueba, se mostraron falsos amigos.

Constatada su gran firmeza en rechazar cualquier compromiso contra su propia conciencia, el Rey, en 1534, lo hizo encarcelar en la Torre de Londres dónde fue sometido a diversas formas de presión psicológica. Tomás Moro no se dejó vencer y rechazó prestar el juramento que se le pedía, porque ello hubiera supuesto la aceptación de una situación política y eclesiástica que preparaba el terreno a un despotismo sin control.

Durante el proceso al que fue sometido, pronunció una apasionada apología de las propias convicciones sobre la indisolubilidad del matrimonio, el respeto del patrimonio jurídico inspirado en los valores cristianos y la libertad de la Iglesia ante el Estado. Condenado por el tribunal, fue decapitado.

Son muchas las razones a favor de la proclamación de santo Tomás Moro como Patrono de los Gobernantes y de los Políticos. Entre éstas, la necesidad que siente el mundo político y administrativo de modelos creíbles, que muestren el camino de la verdad en un momento histórico en el que se multiplican arduos desafíos y graves responsabilidades.

Éste es el horizonte a donde le llevó su pasión por la verdad. El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral. Ésta es la luz que iluminó su conciencia.


Palabras del Papa Juan Pablo II en la declaración de Santo Tomás Moro como Patrono de los Gobernantes y de los Políticos, 31 de octubre de 2000.

7 comentarios:

REX dijo...

Me quedo con esta frase de Juan Pablo II: “El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral”. Espero que los católicos que votan a partidos que protegen el aborto la tengan en cuenta.

ulpiano dijo...

Interesantes palabras para tener en cuenta ante las elecciones. Ojalá pudiéramos decir de nuestros políticos que destacan por su gran firmeza en rechazar cualquier compromiso contra su propia conciencia.

Amig@mi@ dijo...

Vengo del blog de Yuria, y acabo de hacer mía, desde allí, una frase de Cammilo José Cela referente a los amigos y los enemigos.
Tu post sobre sto Tomás Moro me la recalca aún más cuando dices: "abandono de muchos que, en la prueba, se mostraron falsos amigos".
De estos APRENDER.
Seguro que él lo hizo ;)
Muy buen post
Besos

misideascotidianas dijo...

Muy buen post Eli. Y Sto Tomás un hombre cabal y fiel, heroico y con sentido del humor y amor a la verdad.
Un bs
Luisa

Carlos dijo...

"Éste es el horizonte a donde le llevó su pasión por la verdad"
Que todos sigamos el camino de la verdad y la justicia para estar más cerca de Dios, un abrazo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Qué buen post cielo.

Creo que me lo llevo a mi blog para que todos nos encomendemos a este gran santo y que lo que ocurra mañana sea para bien.

¿No te importa no?, un abrazo.

(un día me llevaré tu blog entero) jajajaja

Luis y Mª Jesús dijo...

El gran drama de nuestra sociedad es que ya no interesa la verdad, ni siquiera se discute si algo es verdadero o falso.
un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).