viernes, 26 de junio de 2009

Quien acepta el aborto es indigno de recibir la Comunión


Alfa y Omega, en su Nº 645, ha publicado la carta “Dignidad para recibir la Santa Comunión”, firmada en Junio de 2004 por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Creo que merece la pena leerla y meditarla:

Presentarse para recibir la Sagrada Comunión debería ser una decisión consciente, basada en un juicio razonado respecto de la propia dignidad para hacerlo, según los criterios objetivos de la Iglesia, haciéndose preguntas como: «¿Estoy en plena comunión con la Iglesia católica? ¿Soy culpable de algún pecado grave? ¿He incurrido en una pena (por ejemplo, la excomunión, el entredicho) que prohíbe que reciba la Sagrada Comunión? ¿Me he preparado ayunando por lo menos una hora antes?» La práctica de presentarse indiscriminadamente a recibir la Sagrada Comunión, simplemente como consecuencia de estar presente en la Misa, es un abuso que debe ser corregido (véase Instrucción Redemptionis Sacramentum, nn. 81, 83).

La Iglesia enseña que el aborto o la eutanasia son pecados graves. La encíclica Evangelium vitae, respecto de decisiones judiciales o leyes civiles que autorizan o promueven el aborto o la eutanasia, declara que existe «una grave y clara obligación de oponerse por la objeción de conciencia. En el caso de una ley intrínsecamente injusta, como una ley que permite el aborto o la eutanasia, nunca es lícito por tanto obedecerla, o participar en una campaña de propaganda a favor de tal ley o votar por ella» (n. 73).

Los cristianos tienen «una grave obligación de conciencia de no cooperar formalmente en prácticas que, aun permitidas por la legislación civil, son contrarias a la ley de Dios. En efecto, desde el punto de vista moral, nunca es lícito cooperar formalmente con el mal. Tal cooperación nunca puede ser justificada invocando el respeto a la libertad de otros, o apelando al hecho de que la ley civil lo permite o lo requiere» (n. 74).

No todos los asuntos morales tienen el mismo peso moral que el aborto y la eutanasia. Por ejemplo, si un católico discrepara con el Santo Padre sobre la aplicación de la pena de muerte o en la decisión de hacer la guerra, éste no sería considerado por esta razón indigno de presentarse a recibir la Sagrada Comunión. Aunque la Iglesia exhorta a las autoridades civiles a buscar la paz, y no la guerra, y a ejercer discreción y misericordia al castigar a criminales, aún sería lícito tomar las armas para repeler a un agresor o recurrir a la pena capital. Puede haber una legítima diversidad de opinión entre católicos respecto de ir a la guerra y aplicar la pena de muerte, pero no, sin embargo, respecto del aborto y la eutanasia.

Aparte del juicio de un individuo respecto de su propia dignidad para presentarse a recibir la Santa Eucaristía, el ministro de la Sagrada Comunión se puede encontrar en la situación en la que debe rechazar distribuir la Sagrada Comunión a alguien, como en el caso de un excomulgado declarado, un declarado en entredicho, o una persistencia obstinada en pecado grave manifiesto (véase canon 915).

Respecto del grave pecado del aborto o la eutanasia, cuando la cooperación formal de una persona es manifiesta -entendida, en el caso de un político católico, como hacer campaña y votar sistemáticamente por leyes permisivas de aborto y eutanasia-, su párroco debería reunirse con él, instruirlo respecto de las enseñanzas de la Iglesia, informándole que no debe presentarse a la Sagrada Comunión hasta que termine con la situación objetiva de pecado, y advirtiéndole que de otra manera se le negará la Eucaristía.

Cuando «estas medidas preventivas no han tenido su efecto, o cuando no han sido posibles», y la persona en cuestión, con obstinada persistencia, aún se presenta a recibir la Sagrada Comunión, «el ministro de la Sagrada Comunión debe negarse a distribuirla» (véase Declaración del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos sobre La admisibilidad a la Sagrada Comunión de los divorciados que se han vuelto a casar [2002], nn. 3-4). Esta decisión, propiamente hablando, no es una sanción o una pena. Tampoco es que el ministro de la Sagrada Comunión esté realizando un juicio sobre la culpa subjetiva de la persona, sino que está reaccionando ante la indignidad pública de la persona para recibir la Sagrada Comunión debido a una situación objetiva de pecado.

Nota: Un católico sería culpable de cooperación formal en el mal, y tan indigno para presentarse a la Sagrada Comunión, si deliberadamente votara a favor de un candidato precisamente por la postura permisiva del candidato respecto del aborto y/o la eutanasia. Cuando un católico no comparte la posición a favor del aborto o la eutanasia de un candidato, pero vota a favor de ese candidato por otras razones, esto es considerado una cooperación material remota que sólo puede ser admitida ante la presencia de razones proporcionalmente graves.

+ Cardenal Joseph Ratzinger

12 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Está claro.

Bueno, pues ahora resulta que hay sacerdotes católicos (o supuéstamente católicos, como el jesuíta Masiá, que me tiene aburrida ya) que ha dicho que es una exageración o un fanatismo o algo así, excomulgar a nadie por el tema del aborto.

Yo no se si este hombre es retrasado o lo único que quiere es machacar constántemente a la Iglesia.


Cielo espero que tus cosas estén mucho mejor, me estoy acordando mucho de rezar por ti.

Si tienes tiempo, en la última entrada de mi blog ha dejado Pantagruel un enlace con el artículo que este elemento: Masiá, ha publicado en el País hablando sobre el aborto, me gustaría que dieras tu opinión.

Unidas en la oración.

Un abrazo.

Ricardo dijo...

Poco antes de las elecciones muchos se apoyaron en textos de Ratzinger para pedir el voto para el PP, que todos sabemos que y defiende el aborto, aunque no apoye la ley que el gobierno quiere imponer. Es curioso, ¿no?

Anónimo dijo...

Es un texto de hace cinco años perfectamente actual. Un saludo. Ignacio.

Angelina de Maria dijo...

..."SON INDIGNOS TODOS LOS QUE ATENTAN CONTRA LA VIDA..."
NO PUEDEN RECIBIR A NUESTRO CRISTO QUE SE HACE PRESENCIA EN CADA EUCARISTIA...
AQUELLOS QUE FIRMAN O APOYAN LEYES DE MUERTE,COMO SI SE TRATARA DE PAJARITOS...
SIEMPRE CREYENDO QUE LOS OJOS DE DIOS NO LOS VEN...
O DICIENDO :TOTAL SI DIOS ESTA EN EL CIELO ...

AMIGA TODA LA PROTECCION DEL CIELO PARA TI,Y SIGO CON MI CLAVEL BLANCO
Y LA MADRE DE LA MISERICORDIA TE GUIE.
TE ABRAZA CON EL CORAZON.
ANGELINA DE MARIA.

Guerrera de la LUZ dijo...

Hola querida, muchas gracias por todo.

Necesito hacerte una consulta:

Dice Pantagruel que ; la propia iglesia no ha definido aun cuando el embrión recibe el alma, y eso sería importante para el resto de su prédica -no lo hace porque no hay una única línea de pensamiento en ese sentido que justificase la decisión, y por algo será-.

Yo no creo que esto sea así en absoluto y estoy segura de que la Iglesia ha defindo clarísimamente este punto, ¿sabes tú exactamente dónde?

Muchos besos. Está todo lo tuyo mejor?? rezo.

José Miguel dijo...

Los cristianos tenemos la gran suerte de haber tenido a Joseph Ratzinger como Cardenal Prefecto para la Doctrina de la Fe y ahora como Papa, su claridad hace un gran bien a la Iglesia y la humanidad.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, eligelavida, pues todo que atente contra la dignidad de la persona es pecado grave. Y el aborto lo es.
También, me preocupa mucho la ligereza con la que la gente se toma el estar en comunión con el SEÑOR. Sospecho, incluso, que hay algunas personas que estando en concubinato, que creo no saben ni lo que es, participan en celebraciones, no ya sólo como fieles,sino colaborando como monaguillos u otros, y, por supuesto, comulgando. Tengo intención de comentarlo con el sacerdote, porque creo que debe de preocuparnos.
Comparto tu preocupación y te felicito porque hayas sacado este tema.
Gracias por tus oraciones para el Cursillo. Ya he regresado y ha sido un bendición del SEÑOR.
Un abrazo en XTO.JESÚS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Una pregunta, ¿por qué no pones lo de seguidores, pues de esa forma tendría al momento tus escritos actualizados. Ahora tengo que buscarte para entrar en tu blog a pesar de tenerle enlazada. Teniendote como seguidor me salen automáticamente cuando escribes algo nuevo.
Un abrazo.

eligelavida dijo...

Salvador, soy una novata en estas cosas. Acabo de añadir esto de seguidores y para mi sorpresa resulta que tengo varios! Bueno, ahí lo dejo, por si resulta útil. Gracias por tus comentarios. Un saludo.

eligelavida dijo...

Guerrera, acerca de cuando el embrión recibe el alma, te copio un párrafo de mi siguiente entrada. Son palabras de Juan Pablo II:

“Desde esa existencia embrionaria, hasta la plena madurez física y espiritual, se produce un desarrollo continuo y orgánico. Esta evidente proyección del embrión hacia su futuro impide que se le trate como pura materia biológica ya que, en el plan divino sobre el hombre la precisa «individualidad» biológica, acogida en el seno materno, es acogida también por el amor omnipotente de Dios, que interviene para dotarla de un alma inmortal. Ésta última en efecto, como principio de la persona, es creada inmediatamente por Dios (cf. Pío XII, Humani generis; Dz-Sch., 3.896). De ahí se sigue que al ser humano, incluso al más frágil, protegido a la vez por el calor del seno materno y por el amor creador de Dios, se le debe brindar el respeto debido a toda persona humana” (Juan Pablo II, Ángelus, Domingo 19 de diciembre de 1993).

Salvador Pérez Alayón dijo...

Me olvidaba de invitarte al blog que acaba de crear nuestro Conciliario de Cursillo, José Miguel. Ahí puedes ver fotografías del Cursillo y ojear su blog que me parece muy interesante y que nos puede ayudar a confortarnos en nuestro camino hacia la Casa del PADRE. El enlace que hice es este: bravodelaguna.blogspot.com/2009/06/mas-fotos-del-cursillo-lanzarote-18-21.html
Un abrazo en XTO.JESÚS.

Anónimo dijo...

Guerrera de la LUZ:

"Yo no se si este hombre es retrasado o lo único que quiere es machacar constántemente a la Iglesia."

Yo entiendo que, este hombre intelegente y "buena gente", con espíritu costructivo y conciliador, intenta poner un poco de luz.

Tú, Guerrera, muy alegremente, haciendo un juicio de intenciones, dices que quiere machacar a la Iglesia.
¿No es él parte de la Iglesia?
¿Cómo, amparada en "tu Verdad" inamovible, te atreves a juzgar a las personas, que dentro o fuera de la Iglesia, buscan "su verdad"?
Pues... a mi...a muchos...la autenticidad, de estas personas, nos resulta más edificante que los inmovilismos o los dogmas en los que os apoyáis los que los condenáis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).