sábado, 13 de junio de 2009

Olga Bejano, una luz en la oscuridad


Olga Bejano pasó más de la mitad de su vida sumida en la oscuridad de una extraña enfermedad. A lo largo de este tiempo, su fortaleza la llevó a madurar espiritual y personalmente, y esta madurez quedó plasmada en tres libros. En ellos, especialmente en el último que publicó en vida, “Los garabatos de Dios”, reflejó su experiencia de la enfermedad y su camino espiritual.

Olga falleció el pasado diciembre. Su madre, Mari Carmen Domínguez, con motivo de la presentación del cuarto libro de su hija, "Alas Rotas", ha explicado a la prensa que gracias a los libros de Olga, cuatro personas desistieron de suicidarse. Olga Bejano preparó este libro poco antes de morir, y puede ser considerado como su testamento espiritual. Se trata de una de las reflexiones más lúcidas y sobrecogedoras sobre la condición humana, el sufrimiento y la capacidad de superación personal.

Para describir a Olga Bejano, nada mejor que sus propias palabras:

"Sólo puedo ver durante unos segundos si me levantan el párpado derecho. No puedo hablar y tampoco escribir; me comunico con un sistema de abecedario inventado por mí y con unos garabatos que sólo entiende la enfermera que me cuida habitualmente. Me alimento a través de un botón de gastrostomía y respiro de manera artificial, con ventilación asistida y soporte de oxígeno. Tengo dolores crónicos, neumonías, fiebre casi a diario e infecciones continuas. Las más frecuentes son: respiratorias, gastrointestinales, de ojos (porque al no poder parpadear se me ulceran las córneas y se producen infecciones) y de oídos (porque llevo drenajes para poder oír y para que las secreciones no se acumulen. Sin los drenajes no oiría absolutamente nada).

A los 23 años, la enfermedad se complicó y dio su cara más fea. Me pronosticaron seis meses de vida, los cuales se han convertido en 20 años de propina divina. Entonces decidí que no podía esperar a la muerte de brazos cruzados. "El alma es más fuerte que el cuerpo", mi madurez espiritual y crecimiento personal han sido motivados por el sufrimiento y por la superación personal día a día. Mi alma es fuerte, luchadora, alegre, trabajadora y con una Fe y Confianza fuertes en Dios, en la Virgen María, en el Espíritu Santo y en mi Ángel de la Guarda.

Mi oración es algo constante, no falta en ninguno de mis días. Desde que descubrí a Dios me sucede algo similar a cuando una persona se enamora: me levanto pensando en Él, durante el día pienso en Él y al acostarme, cuando más relajada estoy, en la oscuridad y el silencio es cuando Él se siente mejor para hacerse oír. En la oración lo que cuenta no es lo que nosotros hacemos, sino lo que Dios hace en nosotros durante ese tiempo. Cuando rezo le pido fuerzas a Dios para que me ayude a llevar una Cruz que cada día pesa más y que ya ha pasado por las tres fases: al principio era ligera, como si fuera de plástico; luego se transformó en madera y desde hace 14 años, me parece de hierro. Tampoco dejo que la añoranza de sueños que no puedo cumplir me quite la paz y me abandono en la Confianza, en la Divina Providencia de Papá Dios. Dios es quién más sabe de mi. Un día soñé que el Señor me decía que iba a sufrir mucho, pero que mi sufrimiento iba a ser muy fértil. El tiempo le está dando la razón y es verdad que está dando sus frutos".

Más información sobre el cuarto libro, "Alas Rotas", en www.libroslibres.com

6 comentarios:

Fran dijo...

Me impresiona mucho la fortaleza que tuvo Olga Bejano. Conocí su experiencia a raíz de su muerte y me propuse leer lo que escribió con tanto esfuerzo, con todo su sufrimiento transformado en fruto, en crecimiento espiritual. Seguro que es de gran ayuda a todos.

Anónimo dijo...

El día de las elecciones no leí tu bloc.Me gusto muchísimo lo que escribías. Yo pienso como tu y me encanto que en algun comentario dijeran más o menos que eras dura o exagerada. Pienso que estuviste muy sincera y valiente pues todos deberíamos ser como tú y llamar a las cosas por su nombre poniendo siempre la verdad por delante. Te felicito también por los blocs siguientes como el mismo de hoy que es muy bonito. un beso

Roberto Gómez dijo...

El dolor dará sus frutos...la gente huye del Gólgota...todos a una...creyentes e incrédulos...se está mucho mejor en el Tabor... ni el Valhalla es ya atractivo...mejor una paraíso a lo musulman: goces y placeres...

Corrijo: el personal ya no sale corriendo de la Cruz, la desclavan y la llevan a una residencia o al camposanto (que ahora ya no se puede llamar cementerio), eso sí, todo muy digno: una residencia con jardines o una muerte digna (requetedigna, despidiéndose todos los que se quedan aquí).

Te veo el Blog muy subversivo...mostrando verdades... y de eso...no, no, se vende...

Me recuerda a un detalle curioso de esta España: hay dienro para viajes de la tercera edad, pero cuando ese abuelo o padre o madre, enferman y ya no pueden viajar al Mediterráneo...la Cruz...ya no hay un euro...ya no lo vemos...ya no existe...la Cruiz no viaja en autobús...


Un abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

El dolor cuando se apoya en CRISTO es otro tipo de dolor. No sé, porque no lo he experimentado, al menos en la línea de Olga, pero lo poco que hasta ahora me ha tocado me ha servido para entender que detrás del dolor está la fuerza y la acción del ESPÍRITU que lo hará llevadero y fructífero. No se puede entender, no solo lo de Olga, sino lo de muchas más personas que nos dejan un testimonio vivificador y reconfortante.
Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Guerrera de la LUZ dijo...

Lo de Olga fué algo asombroso. Cuatro íntimas amigas mías quisieron ir a conocerla y justo a la semana se murió. Volvieron fascinadas.

Tengo muchas ganas de leer sus libros.

Un beso.

Anónimo dijo...

os dejo este enlace sobre Olga

http://olgabejanodominguez.blogspot.com/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).