jueves, 7 de mayo de 2009

Una vida por vivir (14) Ya nadie está a salvo


¿Qué clase de mundo es este que destruye el dolor matando a quién lo padece? –se preguntó Julia

Levantándose inquieta, se acercó a una ventana y la abrió para que entrara un poco de aire. La llegada de Barbero había enturbiado la atmósfera. Después continuó:

-¿Y sabes lo que se ha conseguido en esos países con la aplicación de la eutanasia? Pues que los pacientes sientan recelo del médico. Ya nadie está a salvo. Se ha pasado de “colaborar” con pacientes que pedían la muerte, a eliminar a otros simplemente porque se entiende que no tienen “calidad de vida”. Triste, ¿no crees?

Ángela no respondió. Julia se pasó una mano por la frente.

-Muchas veces, me pregunto qué se esconde detrás de esto, aparte de un gran egoísmo. Sinceramente, yo creo que la eutanasia se convertirá en un gran negocio, como ya lo son el aborto y la reproducción asistida.

-Pero doctora –se sorprendió Ángela - ¿Qué tiene que ver la eutanasia con la reproducción asistida? En el primero de los casos, se trata de matar, mientras que en el segundo, hablamos de dar la vida.

-Pues, aunque no te lo parezca, en los dos casos, hay una falta de respeto enorme hacía la vida humana.

Ángela insistió:

-Pero yo he conocido muchas parejas felices que antes no lo eran por causa de su infertilidad, y ahora, gracias a las técnicas de reproducción asistida, tienen niños preciosos.

-Creo, Ángela, que los profesionales de la medicina, tendríamos que reflexionar mucho más sobre este tema. Sí, también los del área de enfermería. Piensa, por ejemplo, que cuando colaboras en la realización de éstas técnicas, estas favoreciendo que se cometan atentados contra la vida humana.

-¿Atentados contra la vida? ¿No es eso un poco exagerado?

Julia insistió:

-Aunque mucha gente lo ignora, las técnicas de fecundación in vitro son causantes de muchos atentados contra la vida humana.

Ángela insistió:

-Pues en este hospital hay muchos médicos especializados en estas técnicas. Y hacen verdaderos milagros.

-Yo te diré lo que hacen. Para empezar, por lo general fabrican varios embriones más de los que van a ser implantados, con lo que muchos son después destruidos o destinados a la investigación. Y estoy hablando de embriones, de vidas humanas incipientes, no de simples células.

Observó a Ángela, que la contemplaba en silencio con expresión seria y añadió:

-Sí, Ángela. A veces, se cometen verdaderas atrocidades, porque mucha gente cree que el fin justifica los medios. ¿Que quiero conseguir que una pareja estéril tenga un hijo? Pues hago lo que sea. Y así, resulta que paradójicamente, cuando se trata de escoger entre la vida y la muerte, muchas veces, se opta por la muerte...

Julia se acercó a la nevera. La jaqueca le estaba provocando náuseas. Cogió una botella de agua fría y se la pasó por la frente antes de abrirla. Luego, comenzó a beber dando pequeños sorbos. Después continuó:

-Mira, me comentabas que hay parejas que no pueden tener hijos y acuden a técnicas de reproducción asistida. Pues Ángela, que sepas que, antes de aplicarlas, el médico tiene la obligación de informar a la pareja de que estos medios conllevan la destrucción de embriones. Aún así, mucha gente sigue en su empeño. Ya sabes, que si yo tengo derecho a tener un hijo, que si los embriones son míos y hago con ellos lo que quiero...

-Y entonces, ¿qué pueden hacer estas parejas que por algún problema no pueden concebir? - preguntó Ángela.

-Por lo pronto, no considerar al embrión o al hijo como una propiedad. Esto es lo que nos lleva después a aceptar la donación de óvulos o esperma, la utilización de madres de alquiler, la investigación con embriones y tantas otras atrocidades que hoy se cometen contra la vida humana.

-No se que decirle... creo que lo que dice es muy razonable. Pero no es eso lo que se nos cuenta cuando estamos en periodo de formación. Se da por hecho que estas técnicas son perfectamente aceptables.

-Pues no lo son. Son absolutamente inmorales. Ya has visto cómo a veces se desprecia la vida del enfermo, valorada como poco útil. ¡Pues qué decir de la vida del embrión! ¡Es considerara como prácticamente inexistente! Solo sirve para ser utilizada en función de la voluntad de los científicos o de sus padres. Es como si no tuviera valor en sí misma.

(Continuará)

5 comentarios:

José Miguel dijo...

Efectivamente detrás de la eutanasia, el aborto y la reproducción asistida se esconde un gran egoismo, un gran negocio y un gran desconocimiento de la Verdad (con mayúscula).

FOTELIAS dijo...

Te enganchas amiga.
Es cruel decirlo pero estamos bajo una nueva tiranía en la que el hombre está siendo exaltado hasta la adoración, brindandole la oportunidad de convertir sus intereses y apetencias en libertades y derechos, consagrándolas legalmente.
MUCHAS BENDICIONES.
FOTELIAS

Geanina Codita dijo...

Niza enviar mensaje de texto, ya que son imágenes bonitas. Felicidades!
http://translate.google.com/translate?js=n&prev=_t&hl=ro&ie=UTF-8&u=www.geaninacodita.blogspot.com&sl=ro&tl=es&history_state0=

Guerrera de la LUZ dijo...

Yo el verano pasado conocí a una chica que tenía un niño de 8 años fruto de una reproducción asistida.

Me contaba con mucho disgusto cómo había ido al cabo de 2 años a implantarse un embrion "suyo"_de su marido y de ella_ pues les habían dejado dos embriones congelados (sólo oir esto ya pone los pelos de punta). Me contaba horrorizada que, cuando quiso tener otro hijo, los dos embriones congelados habían muerto. Lo contaba así. Y de verdad, daba pavor la historia.

Ella, una chica lindísima, lo contaba como si verdaderamente se le hubieran muerto dos hijos y pienso que, hablando sobre el tema, se dió cuenta de las aberraciones que se hacen con la vida en este terreno.

Muy buen post, te felicito porque el mundo NECESITA reflexionar sobre este tema.

Besos.

Hilda dijo...

Totalmente de acuerdo con la Dra. Julia. Por una parte muchas personas ignoran eso sobre los métodos de fertilización artificial pero otros aún sabiéndolos los buscan porque como bien dices ven a los hijos como una propiedad, no como una bendición.
Hace tiempo que en mi blog hablé de eso, en el post del 17 de octubre.
saludos. Hilda

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).