martes, 5 de mayo de 2009

Una vida por vivir (13) ¿Un médico que “suicida”?


Tras la salida de Barbero, Julia se acercó lentamente a su taquilla. En la puerta, por dentro, había colgado una estampa con un crucifijo. Lo miró un minuto en silencio, recordando el día en que el director del hospital había ordenado retirar el crucifijo que colgaba de la pared de la sala de estar de los médicos. Algunos compañeros se habían quejado argumentando que su presencia molestaba y atentaba contra el espíritu democrático del hospital. El director, por no desairarles, había ordenado la retirada de todos los crucifijos y cuadros que representaran a la Virgen o tuvieran algún contenido religioso. ¡Que despropósito! La mayoría de los pacientes llevaban crucifijos o estampas que colocaban en la mesilla de noche. A Julia no dejaba de sorprenderle cómo estas órdenes absurdas eran aceptadas sin rechistar por sus compañeros. La indiferencia le preocupaba. Cerró suavemente la taquilla y se volvió.

Ángela, cerca, casi no se atrevía a hablar. Ella estaba habituada a ver discutir a los médicos, pero hoy, las palabras del doctor Barbero la habían impresionado demasiado. Finalmente, dijo en un susurro:

-Doctora, estoy desolada.

-Sí, te comprendo. ¿Te imaginas lo que pasaría si el suicidio asistido médicamente fuera una opción?

Julia se sentó frente a la mesa. Ella sí se lo imaginaba y temblaba sólo de pensarlo.

-Imagina la cantidad de enfermos y discapacitados que, en momentos de desesperación o de miedo serían inducidos a aceptar la muerte provocada. Tú sabes que los pacientes oncológicos, por ejemplo, o los enfermos de sida, o los mismos discapacitados graves, atraviesan periodos en que son más vulnerables psicológicamente. Figúrate lo que sucedería si cada vez que hablaran de morir, se encontraran con alguien dispuesto a recetarles un fármaco en una dosis letal, o sea, a matarles. Es el camino fácil, sí, pero desnaturaliza el fin mismo de la medicina, que no es solo curar, sino también paliar el dolor, ayudar al enfermo y, por supuesto, preservar la vida. La eutanasia y el suicidio asistido supondrían abrir las puertas a la eliminación de cualquier paciente cuyo problema no pudiéramos curar.

Ángela dijo:

–Pero eso ya se está haciendo en otros países...

-Sí, es cierto. Es increíble, ¿verdad? ¿Qué clase de mundo es este que destruye el dolor matando a quién lo padece? –se preguntó Julia.


(Continuará)

8 comentarios:

FOTELIAS dijo...

Hola amiga.
Darte las gracias por tu "Premio a la Amistad" y por tus comentarios.
Decirte que hace unos días estuve en una conferencia sobre la "eutanasia" y me quedó helado un dato -de los muchos- que expuso el conferenciante ... en un hospital de Holanda, pais en donde está legalizado el aborto libre y la eutanasia, un médico/matarife practicó la eutanasia a un paciente por que le hacia falta una cama ... cruel pero cierto.
Recibe un abrazo en XTO Jesús.
FOTELIAS.

Fran dijo...

Esto está muy interesante.
Muchas veces recurro a tus palabras, como las de Julia hoy, cuando surgen estos temas en conversación. Y cada vez es más necesario tener claros los argumentos que se quieren defender. Me he encontrado con personas empeñadas en dedicar su tiempo a la defensa de la eutanasia en plan voluntariado ¿No encuentran otra cosa más necesaria que hacer? Como podría ser ayudar a mujeres con problemas para llevar a cabo un embarazo, acompañar enfermos o atender al hambre del mundo y ahora de España también. Pues no, se dedican a intentar abrir las puertas a la muerte. Que macabro.

icue dijo...

Esuna crueldad dificil de entender, solo el egoismo hace que esto sea posible, lo que cuenta Fontelias ya es el colmo de la crueldad.
Un abrazo

Guerrera de la LUZ dijo...

Uffff... qué fuerte la última frase.

Un beso.

Hilda dijo...

Es que se empieza matando al que "sufre" por "compasión" y se terminará matando a quien se quiera porque simplemente se desea.
Saludos. Hilda

Ricardo dijo...

Lo peor de esto es que ya está sucediendo en muchas partes del mundo de forma absolutamente legalizada, y en otros lugares de manera solapada. Se trata de algo muy serio y no basta con denunciarlo. Es preciso concienciar a la opinión pública e impedir, no sólo la legalización de la eutanasia, sino que además es necesario que se penalicen los casos que haya.

Ricardo dijo...

Un médico que mata porque no puede curar, es todo menos médico. Los antiguos tenían más conciencia de lo que significaba ser médico, no hay más que leer el juramento hipocrático.

Anónimo dijo...

Parece que unes el desprecio por la vida con el rechazo al crucifijo o la defensa del laicismo. ¿Es así? Porque no veo que tenga nada que ver.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).