viernes, 1 de mayo de 2009

Una vida por vivir (11) Matar por piedad…


Ángela le devolvió la radiografía.

-Pero por fortuna, eso no va a suceder, ¿verdad? En este hospital no dejamos a los pacientes a su suerte...

-No, pero no creas que en nuestra sociedad estamos tan lejos de ello.- Dijo Julia guardando la radiografía en la carpeta. -Cuando yo era estudiante, a principios de los ochenta, pasé una temporada en Estados Unidos con una beca, y vi un caso semejante. Los padres de un niño con síndrome de Down que tenía además una fístula traqueo-esofágica semejante, pidieron a un juez que no se tratara a su hijo. Decían que si el bebé vivía, seguiría siendo un niño retrasado y su vida sería un continuo sufrimiento. Ya ves- prosiguió con ironía -si el niño no hubiera nacido con esta malformación, hubiera vivido como cualquier otro niño con síndrome de Down. El problema podía solucionarse con una intervención quirúrgica, pero el juez, “por piedad”, prohibió operar y alimentar al niño, y éste murió al cabo de unas horas. Te diré que para entonces, diez matrimonios se habían ofrecido a adoptarlo, pero nada pudieron hacer...

Julia se sentó y apoyando los codos en la mesa, se sujetó la cabeza dándose un ligero masaje en los párpados. Ángela estaba horrorizada. Conocía a la doctora y sabía que su testimonio era cierto.

Le vino a la mente un cartel que alguien había colgado en la sala de enfermeras de maternidad. Representaba a una bella mujer hindú, con un sari de preciosos colores y un pequeño bebé en brazos. A un lado, en grandes letras aparecía escrita una cita del famoso filósofo indio Rabindranath Tagore que decía: “Cada criatura, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios todavía no ha perdido la esperanza en los hombres”.

Con voz vacilante dijo:

-Doctora, ¿cómo es posible que sucedan estas cosas? ¿Es que la vida humana no vale nada?

(Continuará)

2 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

siempre tus palabras invitan a pensar... un besazo y gracias por estar ahí

Guerrera de la LUZ dijo...

Para algunas personas, la vida humana sólo vale si es "físicamente apetecible". Es así. Vivimos inmersos en el materialismo puro y duro, por eso es tan importante testimoniar lo contrario con nuestras vidas.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).