lunes, 4 de mayo de 2009

Premio Amistad ¡Gracias Salvador!


Salvador Pérez Alayón hace en su blog “mis vivencias e inquietudes” una interesante reflexión en torno al tema de la amistad que os invito a leer, y finalmente brinda a este blog el premio Amistad que a su vez ha recibido de Marisela.

Gracias Salvador por este premio. Yo quisiera compartirlo con las primeras amistades que hice a través de “eligelavida”:

Angelina de María
Fotelias, por la Vida

Y también con nuevas amistades que espero permanezcan en la red por mucho tiempo:

Gloria, la Fe y el Amor
Luis, soy pequeño

Para todos, este extracto de un poema de Jorge Luis Borges:

No puedo darte soluciones para todos los problemas de
la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes
y no caigas.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te
parta el corazón, pero puedo llorar contigo y recoger
los pedazos para armarlo de nuevo.

Soy una persona feliz: tengo mas amigos de lo que
imaginaba.
Eso es lo que ellos me dicen, me lo demuestran.
Es lo que siento por todos ellos.
Veo el brillo en sus ojos, la sonrisa espontánea y la
alegría que sienten al verme.

Y yo también siento paz y alegría cuando los veo y
cuando hablamos, sea en la alegría o sea en la
serenidad, en estos días pensé en mis amigos y amigas,
entre ellos, apareciste tu.

No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el numero uno ni el numero final.
Lo que se es que te destacabas por alguna cualidad que
transmitías y con la cual desde hace tiempo se
ennoblece mi vida.

Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el
segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.
Entonces entendí que realmente somos amigos.
Hice lo que todo amigo:
Oré... y le agradecí a Dios por ti.

Gracias por ser mi amigo.

4 comentarios:

Gloria dijo...

Gracias Eli, por el premio y el poema. De verdad pienso que eres una amiga maravillosa, muchas bendiciones, Gloria

José Miguel dijo...

¡Felicidades! Es un premio que te lo mereces por tu noble y gran labor fomentando la amistad en torno de la defensa de la vida.
Te agradezco que quieras compartir conmigo el premio de Salvador.
PD: He estado de baja médica varias semanas, lo cual me ha impedido actualizar mi blog, gracias a Dios ya estoy restablecido.

Desire dijo...

Primero felicidades por el premio!
Segundo me encanto el poema, es bellisimo y muy emotivo.
Gracias por compartir el premio conmigo, es increible los lazos que uno forma en la red, realmente nos sentimos amigos y amamos a gente que ni siquiera conocemos por lo que escribe, compartimos sus ideales, lloramos con ellos cuando estan tristes o tienen problemas, para mi es algo maravilloso y agradezco a Dios por haberme permitido vivir esta bella experiencia...

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hermoso poema que describe todo lo que siento y quise derramar en mi pobre reflexión.
Es una gran suerte tenerte y contarte entre mis amig@s y leer tus buenas reflexiones, artículos y mensajes.
Ahora estoy un poco ocupado y preocupado, pues la responsabilidad es grande y el Cursillo demanda todo mi tiempo, por eso no estoy tan presente en los blogs de todos ustedes, pero me siento respaldados por sus oracines y eso me transmite fuerza y alegría.
¿Que DIOS te bendiga!
Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).